viernes, 16 de noviembre de 2018

El futuro es inasible, ve por él

Ilustración de Tim Enthoven 




aLfredO tRiFf

Los presentistas nos han hecho creer que el presente es superiormente superior que el pasado. Vivimos, aseguran ellos, en un post-algo temporal que nunca termina.

EL PRESENTE NUNCA ESTÁ PRESENTE ¿POR QUÉ NO?

El pasado tiene la culpa.

¿Y el futuro? Un "allí" que pende...

Nos han vendido una idea de un pasado intrínsicamente fallido. Vivimos un presente pluscuamperfecto de cartón-piedra plasmado de esperanzas ¿y pesadillas?

En la pantalla mediática brilla por su ausencia toda esperanza política y social -precisamente- porque nos creemos muy políticos y sociales. Pero no todo es mediático (se equivocó Baudrillard, como nos equivocamos todos). Hay un espacio puro, vivencial, muy de uno, en el desfase maravilloso de cada instante con velocidad de desplazamiento igual a CERO.

EL PRESENTE NO EXISTE

"Ser es tiempo" dijo un nazi acertado (qué horrible reconocerlo ¿no?). Ser tú es intuirte como futuro. El futuro exige un NO rotundo a lo mediático del presente, es decir, imaginar otro candidato presidencial para el futuro.

DES-FUTURIZAR ES EL LEMA

No pienses en tiempo. No le hables. Deja que el tiempo te hable a ti. Piensa simplemente en ser tú, mejor tú, siempre al filo tú, con propósito individual, íntimo y selectivo.  Busca ese nuevo sabor que limpie tu amargura del presente.

El futuro no se puede quedar atrás en la pantalla porque es INASIBLE.

Búscalo.