sábado, 22 de febrero de 2020

¿Quién manda en el mundo del arte?

hola, soy Ulrich Obrist, emperacurador del arte

alfrEdotRifF

A continuación un artículo en Babelia sobre Arco 2020, titulado quién manda en el mundo del arte.
Escojo la intervenciòn del curador más importante del mundo del arte: HANS ULRICH OBRIST.

(la entrevista transcurre bajo un velo de seudo-engaño inusitado) Ulrich Obrist admite lo inadmisible: un SISTEMA de arte en que el curador dispone (con el beneplácito del sistema) de agendas que "dan forma al futuro", con "herramientas para unir geografías" (observe el lenguaje casi gubernamental en su fuerza teleológica).

Introyectamos, comentando los disparates y el überalmidonamiento característico de Hans.
   
HUO: El poder siempre está con los artistas. 

¿De veras?

HUO: Pese a los picos de protagonismo e influencia de los diferentes agentes del sistema del arte, los artistas están en el centro. 


buscamos en los artistas cómo dar forma al futuro...

¡Entonces existe un SISTEMA del arte! Admisión que nos lleva al centro de dicho sistema, con su PC (curadores del partido, del cual eres líder indiscutible) con un aparato de exhibiciones, bienales, trienales, ferias, subastas, global, donde reinan el CONSENSO, la FAMA Y la GANANCIA.

HUO: En un momento como el actual, de peligro ecológico real, somos muchos los que buscamos en los artistas cómo dar forma al futuro.

No es coincidencia que los artistas que Ud. muestra, como el danés Jakob Kudsk, ostentan precisamente portafolios ecológicos (ellos siguen la comparsa, ¿y qué van a hacer?).

nos ha inspirado... la ecología en el corazón

HUO: ... nos ha inspirado a colocar la ecología en el corazón de todo lo que hacemos como profesionales del campo del arte. Como comisarios, directores de museos, críticos de arte o mediadores, nuestro papel es expandir la influencia de los artistas.

Acaba de lanzar su plataforma estético/política:

"me inspira X",
"soy comisario",
"como comisario mi papel es expandir la influencia de X".  ¿no son los artistas peones en su agenda?
"... colocar la ecología en el corazón de todo" es una imposición estético-política lanzada desde arriba, pero eso contradice el "facilitamiento" del trabajo del artista que Ud. dice defender. A propósito, genial el pretexto de la ecología poco menos que zhdanovista.

vamos a resolver los problemas más graves del mundo...

HUO: Ehem, las instituciones artísticas pueden ser una buena herramienta para unir geografías, ideas y formas de vida.

Representa Ud. un sistema global de unión de geografías, ideas y formas de vida. Eso es mucho más que arte. Es el gobierno estético. 

HUO: Cuando [los curadores] hacen uso de su poder como plataformas para el pensamiento , los problemas más graves del mundo pueden entenderse con honestidad y esperanza.

¿Su poder es una "plataforma para el pensamiento" que presentan los problemas "más graves del mundo" con "honestidad y esperanza"? Hans, su franqueza es meridiana y algo repulsiva.

                                                                   ahí está el verdadero poder,
 
HUO: Más allá de nombres y de listas, ahí está el verdadero poder. Eso debe mandar por encima de todas las cosas. 

Sí, por supuesto.

viernes, 14 de febrero de 2020

Dejar muchos otros es ser uno

Pedro Vizcaíno, The sentimental history of cuban art, 1993

aLfreDo tRifF

Para un amigo que odia a la muerte.

En cada individuo hay muchos otros que le moran. Sombras que le habitan como huellas de recuerdos, fuerzas otroras. Uno es pasado de otros, congelado y amalgamado en código a las espaldas. ¿Qué se es antes de ser uno? Acaso potencia o posibilidad de tal fecundación. Somos contenidos en nuestros padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos; antepasados nos preceden. Y todo ese embrollo de gente apunta a no uno, sino a todos.

Somos un pueblo de otra gente.

Individualidad nos remite a futuras sorpresas del linaje. Lo que diferencia lo particular de lo general es ese punto en el que yace la especie. Gene es código, información, secreto, seísmo. En ese océano genético, ser no implica un límite, sino lo opuesto.

La conciencia es también enigma y origen multifario, tejido de apariciones y desapariciones. Hay mucho más que una multitud de antepasados; también estamos anclados al futuro de un interminable tejido de otros.

domingo, 9 de febrero de 2020

La nueva edad de Oscar

JR/AD

Si hay algo que puede provocar alivio en esta pareja de empedernidos cinéfilos que compartimos vida es que en el transcurso del año llueva buen cine frente a las butacas.

Y eso precisamente, gracias quizás a la luminosa intercesión del espíritu de  los Lumiere, estén donde estén, es lo que ha ocurrido en 2019. Un año, además, marcado por el avance vertiginoso del streaming desde las diferentes plataformas, lo cual ha venido revolucionando la industria del cine y lejos de desalentar la asistencia a las salas, la ha reforzado por el propio proceso de masificación doméstica del séptimo arte. 

La mayoría de los filmes nominados por la Academia en las distintas categorías para el evento de premiación que hoy disfrutarán en vivo entre 26 y 30 millones de espectadores, muestran no solo una sólida factura sino que han logrado marginar la voracidad de la mercantilización del producto para centrarse en la concepción estética y la reflexión del contenido.



Curiosamente, filmes que en otro momento se hubiesen convertido en motivo de culto para un público elitista y me refiero a piezas poderosas de la temporada como Joker, el thriller psicológico de Todd Phillips en el que Joaquin Phoenix rinde una actuación difícilmente olvidable; Parasite, comedia negra del surcoreano Bong Joon Ho, sutil y asfixiante hasta llegar a ese salvaje desenlace con matices de Kurosawa y Tarantino; o Dolor y gloria, drama escrito y dirigido por Pedro Almodóvar, una vuelta al cine de autor tan relegado y desprotegido en la Europa actual, se han convertido cada una de ellas en un fenómeno de taquilla.


Vamos a lo más destacable de estos últimos 13 meses a nuestro criterio.

El 2019 lo iniciamos con Capernaum, aquella película libanesa de Nadine Labaki que se nos quedó pendiente desde el 2018, conmovedora historia de un homicidio cometido por un niño de doce años, interpretado magistralmente por el Zain Al Rafeea, niño sirio analfabeto y sin experiencia alguna como actor. Filme desgarrador que fue premio del jurado en el Festival de Cannes de 2018.

También pendiente de 2018, pudimos disfrutar de Girl, drama belga de Lukhas Dhont, basada en las vicisitudes de una chico/chica transexual de 16 años que aspira a ser bailarina profesional.

Otro filme que nos dejó huella fue Woman at War, comedia dramática islandesa ucraniana, escrita y dirigida por Benedikt Erlingsson, relato sobre una activista verde en guerra permanente contra una planta de aluminio. Filme contado con tono de refinado extrañamiento, oscilando entre comedia y drama hasta convertirse en sus últimos veinte minutos en un sorpresivo thriller de sensible final.

Un filme independiente captó poderosamente nuestra atención. Nos referimos a Luce, un drama dirigido por Julius Onah, de contenido incómodo para la crítica sometida a la mentalidad de lo políticamente correcto. Luce es un niño eritreo soldado que logra ser rescatado y acaba siendo adoptado por un matrimonio estadounidense que le prodiga durante años una esmerada educación. El niño se convierte en un estudiante de alto rendimiento y en un modelo de líder en formación hasta que se descubre que tras la apariencia late la sed de violencia de sus antecedentes. Onah desliza veladamente, pero de manera convincente, un discurso sobre el racismo en contra del blanco y los peligros de la inmigración proveniente de zonas conflictivas en los Estados Unidos, convirtiendo su filme en una pieza que fluye a contracorriente de las tradiciones de la crítica en la que predomina el pensamiento de izquierda. Impecablemente facturada, es una película que aún relegada por lo que he explicado merece verse y reflexionarse.

De Argentina nos impresionó La odisea de los giles, del realizador Sebastián Borensztein  (el mismo de Un cuento chino), un relato que se desenvuelve durante la crisis argentina de 2001 y cuenta la historia de un grupo de vecinos que son estafados cuando sobreviene el corralito y asumen una estrategia para vengarse. El filme logra reunir al destacado actor Ricardo Darín con el legendario Luis Brandoni.

Y de España, además de Dolor y gloria, nos llegó Mientras dure la guerra. Un retrato de Miguel de Unamuno y de una España en conflicto concebido por el realizador Alejandro Amenábar. Un filme hecho con rigor, contención pero con la sangre galopante en las venas.

De la península nos quedan pendientes filmes importantes: Intemperie, La trinchera infinita y Lo que arde.

Reitero, vale la pena recorrer el inventario de nominaciones a los Oscar este año en las diferentes categorías por su calidad sobresaliente. Ahí están Judy, The Irishman, The Two Popes, A Beatiful Day in the Neighborhood, Knives Out. Little Women, Marrriage Story, Once Upon a Time in Hollywood…y, por supuesto, otra de las favoritas de última hora, el monumental drama bélico 1917 de Sam Mendes.


Este Oscar viene con una nueva edad. Streaming, rejuvenecimiento digital, planos secuencia antológicos, historias de compromiso social, peso argumental y calidad dramatúrgica combinado con taquillazo. Industria bogante con concepto, estética y corazón. Sí, amigos, llueve y truena buen cine frente al lunetario. Qué gran alivio!

martes, 4 de febrero de 2020

Catastrofismo climático y sus muchas falacias


alfrEdo tRiFf

¿Te enteraste? Se acaba el mundo. 
¿Cuándo? 
Ahora mismo, es la catástrofe.
Pero ¿cómo, dónde? -- The day the earth caught fire (1961)

A MODO DE INTRODUCCIÓN 

En los últimos 10 años el tema del calentamiento climático ha cambiado radicalmente. La palabra "calentamiento" fue sustituida por "emergencia", y después por "catástrofe". El cambio responde a la creciente frustración del activismo climático internacional con los resultados de la Conferencia XV de Copenhagen (2009) y el Acuerdo de París (2016). 1

Los políticos y la prensa activista buscan apresuradamente "redireccionar" la estrategia climática ante lo que llaman falta de mecanismos de ejecución internacionales. De ahí el vaticinio, a raíz del Acuerdo de París, que la temperatura planetaria está a punto de subir 3 grados centígrados. Luego se manejan los tipping points (puntos de inflexión antes de la catástrofe) que pronostican un máximo de 11 años para revertir el efecto invernadero.

El bombardeo de la prensa (escrita y televisiva) es tan insistente que provoca el síndrome de eco-ansiedad manifestándose particularmente en los niños y asociado con la meta, no tan inocente, de la COP 25 de la ONU (2019) de crear... "un ejército de Gretas". 2

Lo que sigue al vuelo busca contrarrestar el bombardeo mediático catastrofista.

1. BREVE HISTORIA DEL CLIMA  

Comenzamos con una perogrullada: decir clima es decir cambio, es decir, calentamiento, es decir, enfriamiento. 

Para entender el clima debemos considerar la historia del clima.

Cuando se habla de calentamiento antropogénico se alude el período desde 1880 a la actualidad, que los expertos llaman calentamiento moderno. Según la IPCC, el efecto humano sobre el clima se hace verdaderamente discernible a partir de 1950.

Veamos la gráfica 1, abajo:

gráfica 1, cortesía, NASA

Las variables son: temperatura de la superficie del mar (en azul), temperatura en la tierra (en rojo), y el average de ambas (en verde). Observamos un incremento de 10 c durante el período "moderno" (que corresponde a la amplitud de la curva a la derecha).

Para comprender el calentamiento del período moderno, debemos compararlo con otros anteriores que le preceden, por ejemplo (gráfica 2): 

gráfica 2, cortesía joannenova.com.au

Los tres picos (a la derecha, arriba) corresponden a tres períodos: el "minoico," el "romano" y el "medieval", todos más calientes que el nuestro (el "minoico" por 4 0c, el "romano" casi por  20 c y el "medieval" por 10 c). A juzgar por la historia, la civilización ha seguido su curso sin mayores problemas climáticos.

La gráfica muestra algo inusitado: por los últimos 10,000 años, el planeta tierra ha sido mucho más caliente que hoy en día. Y es durante los últimos 2,000 años que el clima tiende a enfriarse aproximadamente 0.6 0c.

Visto históricamente, lo que vivimos en la actualidad es, no un calentamiento, sino un enfriamiento.

2. LA FALACIA DE LA CULPA ANTROPOGÉNICA 

El argumento principal de los catastrofistas es que el ser humano es culpable del calentamiento global. Visto ya en el punto anterior (arriba), ese reclamo se hace débil. La historia de la temperatura climática consiste en un cambio constante de períodos de calentamiento y enfriamiento. Inclusive dentro del calentamiento moderno, la temperatura se ha mantenido relativamente constante desde 1998.

¿Entonces?

3. LA FALACIA DEL C02 COMO CAUSANTE PRINCIPAL

El dióxido de carbono es enemigo mortal del catastrofismo. He aquí que nuestra vida animal y vegetal se basa en el carbono. La atmósfera es regulada por organismos fotosintéticos y fenómenos geológicos que dependen íntegramente del C023

Para el catastrofismo, el dióxido de carbono es la causa directa del incremento del efecto invernadero; efecto este causado por el indiscriminado uso de hidrocarburos (petróleo y sus derivados, llamados fossil fuels).

gráfica 3, cortesía, web.archive.org

La gráfica 3 (arriba) que presenta dos curvas: Una de temperatura (en rojo) y otra de emisión de C02 (en negro). Si la causa del calentamiento fuese el C02, la trayectoria de ambas curvas debiera quedar superpuesta. Entre 1945-1970s (véase dentro del cuadro rojo) las trayectorias se invierten, lo que invalida la posibilidad de una conexión causal estricta (más sobre causa y efecto luego). Recíprocamente, si el dióxido de carbono causara el calentamiento, este último no sería posible sin la presencia del C02, lo cual es falsificado por la gráfica 2.

4.  LA FALACIA DE EQUIVOCAR "TIEMPO ARTMOSFÉRICO" CON "CLIMA" (LA PARTE POR EL TODO)

Un punto martillado por los catastrofistas es la distinción entre tiempo atmosférico y clima. El tiempo atmosférico representa una instancia específica (de días o semanas) del clima, es decir, lo que sentimos en tiempo real. Por ejemplo: hoy enero 28, en Miami está nublado, con 64 grados farenheit, humedad del 66%, 10% de lluvia, presión de 30 inHG.

El clima, por otra parte, se define como un average de instancias de tiempos atmosféricos por un período que abarca 30 años. Aclaremos que a diferencia del tiempo atmosférico, EL CLIMA NO SE SIENTE. Un average no es un hecho específico (por ejemplo: ninguna pareja en Estados Unidos tiene 1.8 hijos). 

Un error muy común de los catastrofistas es usar el tiempo atmosférico del día-a-día para sustentar la tesis del calentamiento global (que es un average). ES UNA FALACIA. Apuesto que si hoy, enero 28, en Miami, hubiese 90 grados farenheit, la prensa lo publicaría como un ejemplo de calentamiento (GLOBAL), en lugar de una instancia de tiempo atmosférico (LOCAL).

5. LA FALACIA DE LA CATÁSTROFE CLIMÁTICA

De acuerdo a la prensa activista vivimos una catástrofe climática: "suceso brusco que produce una gran destrucción". El bombardeo diario de calamidades refiere eventos específicos del tiempo atmosférico que como ya vimos, confunde la parte con el todo.

¿Qué catástrofes? Ciclones, incendios forestales, sequías. Dejemos que las gráficas hablen (hay historia para todo... hasta de catástrofes).

Verifique aquí, 80 años de historia de ciclones en el atlántico norte y el mar caribe:

gráfica 4, cortesía de atmo.arizona.edu

Entre 1944-2011, la curva exhibe altas (entre 1948-1968) y bajas (entre 1972-1996). No hay nada que indique un cambio "catastrófico".

¿Qué hay de los fuegos alarmantes en California?


De acuerdo a la curva en la gráfica de arriba, los fuegos actuales (menos de 100) palidecen en comparación con la secuencia de fuegos del siglo XIX (200-600).   

¿Y qué hay de las sequías internacionales?

gráfica 6, cortesía worldwide, CRED

¿Catástrofe? No creo.

En el caso de las sequías, como en los fuegos forestales, el fenómeno de los últimos 20 años tiene que ver con hábitos específicos, como expansión urbana (sustitución del suelo vegetal por superficies impermeables para construcciones y estacionamientos), invasión agro-ganadera, tala indiscriminada o intensiva, cultivo o pastoreo inadecuado. Todo lo anterior tiene poco que ver con el clima y mucho con la pobreza, la falta de regulaciones, la corrupción institucional, etc.

¿Y la subida del nivel del mar? (rogamos paciencia con este punto, por favor).

gráfica 8, cortesía de joannenova.com.au

Observe que el nivel del mar en la gráfica 8 (arriba) comienza alrededor de los 1800, justo al comienzo del período moderno, cuando la huella humana del calentamiento aún no existía (el 85% del dióxido de carbono de índole antropogénico comienza alrededor de 1945).

La subida del nivel del mar se debe a tres factores principales: 1-temperatura del agua y cambios de la salinidad (se le llama estérico). 2- cambios en la criosfera (se le llama glacio-eustático), 3- cambios en las configuraciones de los continentes y las cuencas oceánicas (se le llama isostática). Los procesos isostáticos solo aplican para cambios del nivel del mar promediados de miles a millones de años (por lo que pueden ignorarse a los efectos de este estudio).

Veamos la gráfica 9, abajo (incluyendo los glaciares):

                                                              gráfica 9, cortesía de joannenova.com.au

Observemos que el 45% de la pérdida de hielo ocurre antes de 1900, con la atmósfera todavía por debajo de 300 ppm de C02 (vea la curva en azul). Para 1950 ya se nota una pérdida del 75% del hielo glaciar. Esto indica que solo el 25% de la pérdida de hielo correspondería al período antropogénico.

6. LA FALACIA DEL 97% 

Los catastrofistas se valen de una cifra mágico/mítica (el 97%) para combatir, ridiculizar y perseguir cualquier argumento que desafíe el dogma de la IPCC.

El cacareado consenso nunca ha sido demostrado, de acuerdo a este artículo del Wall Street Journal (2020). Existe, sí, una masa muy organizada de políticos, periodistas, activistas y científicos que se vale de un mensaje para AVANZAR UNA TESIS DE MIEDO, que no es nueva en la historia: el fin del mundo.

LA VERDAD NO RADICA EN EL CONSENSO. Hay consenso producto de la presión, la coerción, incluso del soborno. Repetimos: CONSENSO NO ES SINÓNIMO DE VERDAD. 

(aquí dejo para Ud. en este enlace, los consensos derrotados en el latón de basura de la ciencia)

7.  LOS FALSOS PROFETAS CATASTROFISTAS

Lo que hace que una hipótesis científica sea confiable es su capacidad de pronosticar. Los pronósticos catastrofistas no acaban de dar en el clavo. A continuación presentamos un muestrario de falsos pronósticos:


Paul Elrich, conocido biólogo, autor del libro La bomba P. Pronostica una hambruna global para 1975. "Ya es demasiado tarde."  (FALSO).


Modelos computarizados del Dr. S. I. Rasool, de la Academia de Ciencias, auguraban una era de hielo para 1971 (FALSO).


James Hansen, conocido climatólogo de Columbia University, profetizaba para 1988: 1ro, 6-7 grados centígrados más en 2050 (FALSO); veranos de 85 días con 90 grados farenheit (FALSO), 2do, el nivel del mar subiría de 1-6 pies (FALSO). 3ro, los ciclones aumentarían su fuerza en un 50% (FALSO).


El Dr. Hussein Shibab, director de Asuntos Ambientales vaticinaba en 1988: "Las Islas Maldivas quedarán cubiertas de agua en los próximos 30 años" (FALSO).


El príncipe Charles en 2009: "Solo quedan 96 meses" (FALSO).



Dr. Peter Wadhams, experto en climatología, profetizaba en 2013 que para 2015 el hielo del Océano Ärtico liberaría peligrosos niveles de gas metano (FALSO).  


La profesora Catherine Pickering, de Griffith University, vaticinaba en 2012 que la nieve de Victoria (Australia) desaparecería para 2020 (FALSO).


El vicepresidente Al Gore vacitinaba en 2009: "La capa de hielo del polo norte puede desaparecer para 2014" (FALSO). 


La marina de EEUU y el Departamento de Oceanograía vaticinaban en 2013, un verano sin cubierta de hielo para 2016, (FALSO).

Hay muchísimos más ejemplos. Uno se pregunta, ¿por qué tantos vaticinios falsos? ¿Cómo puede una ciencia darse ese lujo? Los pronósticos climatológicos de los últimos 30 años han abierto una página peligrosa para la ciencia. La IPCC no ha sido capaz de contrarestar el negocio de la propaganda catastrofista.    


______________

Después de tantos reveses los catastrofistas evitan dar fechas específicas para el fin del mundo. Ahora pronostican tipping points colocando la catástrofe en un futuro... ambiguo, lontano ma non tanto (10-20 años en el futuro).

Mas dicha imprecisión resulta el peor enemigo, porque si el fin del mundo no acaba de llegar, terminamos acostumbrándonos al fin del mundo por llegar.

Aquí CNN se atreve a profetizar el 2030 como "año de la catástrofe" (¿y ya no estábamos en ella?)

Los catastrofistas presentan cualquier cambio en el clima como un desastre y por tanto le han hecho creer a toda una generación que el clima mismo es un desastre interminable.

8. LA FALACIA DEL HIPEROBJETO

La falacia anterior es pariente de otra que llamamos FALACIA DEL HIPEROBJETO.5

Su mensaje es ditirámbico: DONDE CUNDE EL TODO, EL TODO CUNDE.

¿Qué es el todo? De acuerdo a este estudio, no ya la tierra y su atmósfera, sino cualquier asunto intergaláctico que involucre el planeta tierra:

el sol,
las oscilaciones orbitales y axiales,
las posibles colisiones de la tierra con otros asterioides,
el pasaje de nubes interestelares,
¡hasta explosiones de supernovas a cientos de miles de años-luz!


Cualquier evento terrestre o cosmológico deviene parte de la catástrofe (y los resultados se contradicen unos a otros)


¿cómo puede haber en todas partes a la vez un calentamiento más rápido que el average global?  


debido al calentamiento la tierra gira más despacio... y más rápido, sobre su eje,
los castores contribuyen al calentamiento, y a la vez, son aliados naturales contra el calentamiento, 


con el calentamiento hay más, y menos, insectos a la vez, 


con el calentamiento hay más ataques, y menos ataques, de tiburones, 


las termitas son un peligro... mientras que las hormigas son nuestra salvación,


el calentamiento deprime a los perros, 
   

el calentamiento aumenta con los pedos submarinos de las almejas,




el calentamiento ha encogido el tamaño del pene de los osos polares ...y del hombre,


... ha acelerando las enfermedades epidémicas,

... hizo posible la aparición del terrorismo de ISIS,

... es el causante de la pobreza en Senegal, 

... el incremento de las pulgas, 

... el incremento en el número de venados,

la lista de disparates no tiene fin.

Entonces hay momentos, muy pocos, en los que una noticia parece lanzar abajo el castillo de naipes  con un título como este: El peor escenario de las emisiones de gases de efecto invernadero ahora parece extremadamente improbable.  

9. EL SECUESTRO DE LA ECONOMÍA MUNDIAL EN ARAS DE UN SOCIALISMO/COMUNISTA GLOBAL

"Eliminar el cambio climático requiere el fin del capitalismo. ¿Tenemos lo que hay que tener para hacerlo?
la política no es suficiente. Hay que destruir el sistema y reelaborar nuestra relación con la propiedad, el trabajo y el capital"

Hay un aspecto no climático, sino político del catastrofismo que se pierde en el ruido mediático. Me refiero al proyecto de desmantelamiento de la economía capitalista que se cocina desde los think tanks de la izquierda socialista europea y de EEUU. Desmantelar la economía global no es nada fácil, pero resulta una posibilidad tangible desde adentro, si esta viene presentada con el propósito de salvar la vida en el planeta.  

La guerra contra el dióxido de carbono (C02) comienza con el Segundo reporte de la IPCC que concluye: "la evidencia demuestra una influencia humana discernible en el clima terrestre". La  influencia dañina es la energía derivada del petróleo, el gas natural y el carbón (los llamados fossil fuels). Otro enemigo es la energía nuclear. La cruzada contra la energía nuclear debía llevar a muchos a cuestionar las verdaderas intenciones del activismo catastrofista. ¿No acaso imperativo utilizar fuentes de energía viables y a la vez de emisión mínima para mitigar el efecto invernadero? En efecto. ¿Por qué entonces rechazar el uso de la energía nuclear? 4 El Wall Street Journal responde la pregunta: 
La utilización de la energía nuclear no depende de una reforma radical de la economía y la sociedad (como se pretende con las energías renovables), ni tampoco alimenta la fantasía de una humanidad futura en total armonía con la naturaleza. 
El imperativo político/económico del catastrofismo es utilizar las energías renovables, hasta ahora muy ineficientes, para reducir el consumo de energía y con ello detener el crecimiento económico global. Es una nueva guerra contra el capitalismo. Ahora el capitalismo no es la causa de la pobreza en el mundo, sino el causante principal de la destrucción del medio ambiente.

No se trata ya de que el capitalismo no es capaz de mitigar el cambio climático. No; el capitalismo es la causa misma del cambio climático. Deberíamos atrevernos a decirlo claramente. Preguntarnos cuál debería ser la alternativa al capitalismo y qué podría suceder si no hacemos el cambio.
¿Y la solución?
El comunismo, o socialismo -si quiere llamarlo así. Yo prefiero comunismo, porque describe un arreglo económico mucho más preciso y menos conducente al error. 
Lo anterior coincide con la plataforma del Green New Deal presentado por la congresista AOC. El ex jefe de personal de AOC, Saikat Chakrabarti decía en una entrevista para el Washington Post  que el Green New Deal no era un proyecto climático:
Lo interesante del Green New Deal es que no fue originalmente una cuestión climática en lo absoluto. ¿Ustedes pensaban que se trataba de una cuestión climática? El verdadero motivo para nosotros es cómo cambiar la economía entera.
Greta Thunberg, una de las figuras mas prominentes del catastrofismo, ha declarado en Project Syndicate:
La crisis climática no se trata solo del medio ambiente. Es una crisis de derechos humanos, de justicia y de voluntad política. Los sistemas de opresión coloniales, racistas y patriarcales lo han creado y alimentado. Tenemos que desmantelarlos a todos.
La posibilidad de un orden global burocrático de corte socialista/comunista en los países desarrollados está en el horizonte.

Lo anterior nos recuerda la advertencia del economista Ludwig von Mises en su libro Burocracia:  
El factor determinante de la política actual es sustituir la libre empresa por el control gubernamental. Poderosos partidos políticos y grupos de presión reclaman perentoriamente el control público de todas las actividades económicas. Buscan el control completo de la economía y la actividad humana que no se subordine a la regimentación de las autoridades. Para ellos el control estatal constituye la solución de todos los males.
Con o sin calentamiento climático, la receta político económica del catastrofismo es peligrosa.

__________________
1Tanto el presidente del consejo europeo, la presidencia sueca de la Uniòn Europea y Greenpeace lo calificaron de fracaso. 2 La militancia climática internacional de los niños es un brazo importante de la IPCC. Pocos conocen de la FFF, o Juventud por el clima, organización internacional con cuatro semanas globales en lo que va de 2019. De ahí que la comisionada para los derechos humanos de la ONU Michel Bachelet expresara: "Los niños y los jóvenes tienen el derecho a participar. Tenemos que implementar el principio intergeneracional de igualdad salido del Acuerdo de París". Este estudio, justo en el medio de la controversia, presenta un cuadro menos distorsionado de los pro y los contra del dióxido de carbono. Téngase en cuenta que más del 80% del consumo energético del mundo viene de hidrocarburos (las llamadas energías renovables representan el 4.9% de la necesidad energética del mundo). Pese a ello la energía nuclear sigue siendo el enemigo.  5 El hiperobjeto es una metáfora que usa Tymothy Morton en su libro Hyperobjects. Morton cae en la falacia de definir un objeto que no puede ser medido objetivamente. Es decir, el hiperobjeto es el todo y Morton (desde la parte) pretende medirlo.

sábado, 1 de febrero de 2020

Al Green - Tired of Being Alone



De alguna manera hay que ir en pos de la sanación. Y la música es una recomendable terapia. Hace casi cinco décadas ante la pérdida de un ser querido le pedí a un amigo estudiante de guitarra en el Amadeo Roldán que me aconsejara algo que escuchar para transitar del dolor a la búsqueda de la paz. De momento, esperé una receta clásica. Pero el espíritu de esa época corría en timbres mucho más mundanos y sudorosos. Brother, si quieres alivio para el alma vete al soul. ¿El soul?, pregunté desconcertado. Sí, me respondió, y completó su respuesta con una pregunta venida de su cancha: ¿Has escuchado a Al Green? No sé, no te sé decir, le contesté. Pues trata de oírlo, me aconsejó, esa voz te va abrir un espacio vasto y apacible, y entonces tú escogerás la manera de aterrizar.(JR)