Thursday, November 27, 2014

turkeygraphy

 


         Francisco de Goya's Still Life, Plucked Turkey and Pan with Fish (1808-12).

     Claude Monet, Les dindons (1877).
 
Chaïm Soutine, Hanging Turkey (ca. 1925)
 
Roy Lichtenstein, Turkey (1961)

 
 Richard Tuttle, Turkey (in 2 parts) (1970)
 
John Currin, Thanksgiving (2003).

Wednesday, November 26, 2014

Missouri -Mia Leonin


Mia Leonin

Ferguson, you’re the Missouri I’ve always known,
the Missouri I was white enough to see from a safe distance –
Michael Brown shot and left for dead.

Missouri, your are the mid-west with a southern twang, home of Jim
the slave and his author Mark Twain, the betwixt and between of you,
the border-state brutality of you lives on.

The Psych Funk of Black Merda



a continuación un material único en su género: Black Merda & afiliados – grupo legendario del género "funk" con influencia hendrix. el título "Psych Funk" viene bien al estilo del grupo, con ese sonido del combo de fines de los 60 de guitarra con fuzz, bajo y drums, que por momentos nos recuerda la música de Funkadelic! disfruten: "Cynthy-Ruth", "Reality" o bonos como "People Let Me Know", "Darn Well" y la inigualable versión de "Foxy Lady".

Tuesday, November 25, 2014

ferguson aRdE


ferguson está que arde, tras la decisión de un gran jurado no procesar al oficial Darren Wilson por la muerte a tiros de Michael Brown. noche de fuertes disturbios entre la población negra y la policía con más de 80 detenidos, al menos una docena de edificios incendiados, negocios saqueados y decenas de autos destruidos.


pero la pérdida material no es el problema. en ferguson hay algo que queda sin resolver. es la impunidad que un policía blanco salga ileso de cargos después de caerle a tiros a un joven negro desarmado que simplemente caminaba por la calle. circunstancia de un país desequilibrado, racialmente polarizado.

ferguson es síntoma de la crisis de identidad de todo un país. 

¿quiénes somos?

Sunday, November 23, 2014

Un aprendiz de fantasma recorre España

Jesús Rosado

Hace aproximadamente dos años, en plena crisis de la economía española, el querido amigo catalán Eduard Reboll me alertaba de la situación explosiva en la península con estas palabras…”la sociedad española le tiene servida la mesa a la aparición de un personaje populista”.
Premonitorio fue aquel anuncio porque, efectivamente, España ya es blanco de esa “lógica natural estratégica” que blanden figuras y movimientos cuando se genera la acumulación de urgencias sociales sobre la que el teórico posmarxista argentino Ernesto Laclau disertó en algún momento. La democracia española no ha mostrado recursos para desecar el tremedal político que ha causado crisis de economía y ética.
No pocas opiniones afirman que los partidos tradicionales agonizan. Hay algunos que le han apostado una lápida inamovible encima por la falta de gestión y la orfandad de valores. Y para colmo (o quizás para alivio), la familia monárquica apesta por la práctica de escandalosos abusos y vicios de poder. De modo que demagogia y corrupción han paralizado las opciones de la sociedad española. Y demagogia y corrupción suelen combatirse históricamente por los opositores con compromisos hipócritas y oportunismo desde los tiempos de Publio Crodo Pulcro, aquel magistrado que con argucias plebeyistas se apoderó de Roma.
Pues bien, un aprendiz de fantasma se ha despojado de su sábana escarlata y recorre las calles de Madrid. Pablo Iglesias es el último de los tribunos que han emergido en la ola populista que se ha extendido por Iberoamérica durante el siglo XXI. Aún no sabemos a cabalidad de que va esta aparición mesiánica multimedia. Si se trata de un efecto lateral, si ha sido construido por la inteligencia neocastrista del segundo milenio o si es portador de algún gen político original. Espabilado, habilidoso, ilustrado, persuasivo, contracultural, le ha metido el esfuerzo a la flauta en el momento preciso para seducir a los desclasados, que ojo, son muchos en la España ex democrática que han ido perfilando los partidos de turno.  El chico avanza gradualmente porque lo intenta hacer bien con su look hípster y la retórica asaltante de cielos y porque, joder, los discursos de los bandos históricos están laminados por capas recurrentes de excremento.
Pero una cosa es la muchedumbre española a la que le hace ilusión este príncipe comunero -con coleta a lo Raúl Castro y costillar guevariano- y otra cosa son los corazones estrujados de los exiliados cubanos en la madre patria, que saben de las oscuras consecuencias de sucumbir a estos manipuladores de la miseria extendida. Cincuenta y cinco años de cretinismo social inducido es suficiente culpa para no contemplar, entre alertas y espantados, estos rituales del fetichismo populista. Al menos, en el caso cubano y en los ecos hemisféricos que ha tenido el mismo, se tiende a repetir el mismo axioma: la propuesta legitimizada por las multitudes es para las multitudes y, por tanto, desmerece objeción, réplica y contrario. El enemigo del “todo” es el enemigo de “todos” y viceversa. Cuidado, chavales, con esta cabrona dialéctica ejercida sobre masas que fueron devotas a líderes seudoplebiscitarios, pues eso de tomarse a pecho el papel de plebeyos se les puede convertir en un mal sueño.
Las tácticas articulatorias de Pablo Iglesias y la plataforma Podemos evidencian no sólo conocimiento de las teorías leninistas sobre la organización de los movimientos sociales, sino también su adaptación a un criterio contemporáneo de praxis dentro del contexto institucional. Pablo Iglesias sabe elegir y corregir frases y acciones. Es ducho en debatir y rebatir. Es experto en marear al electorado potencial. Conoce de éste su realidad y necesidades y estudia toda posible base social con herramientas teóricas que le permiten el extrañamiento analítico. Para definirlo en la ya decadente nomenclatura del partidismo castrista, Iglesias es un “militante combativo” con rigurosa “preparación ideológica”. Ello no es fácil de entender para los que no han sido mamados por las falacias de la “fantasía roja”. Los que hemos sido testigos y víctimas de engendros que dedican su oficio a ilusionar y alienar a comunidades hambrientas de soluciones, sospechamos de este líder que se ha columpiado a media pulgada de la bandera soviética, que no deja de erotizarse con la memoria del hombre que derrumbó a Venezuela y que comparte cama con una Tamara Bunke madrileña.  

Pablo Iglesias se me pinta como un factor necesario para la depuración de una democracia obsoleta que se ha metido en un callejón sin salida y que tiene que reencontrarse en algún camino alternativo y de deliberación racional. Iglesias es un riesgo que implicará reflexión, maniobra y movilización de los pocos elementos saludables de la sociedad libre en España. Su presencia en el escenario político tiene un potencial altamente incendiario. Si llega al poder puede desencadenar una polarización extrema, y en ese extremismo estoy incluyendo el robustecimiento de los fascismos de ambas manos.
Eso, sin contar con toda la energía decisionista que despliega en el poder este tipo de interventor del destino colectivo que, por lo general, provoca a güevos un drástico proceso de desinversión. Si logra asumir el control del estado y es contenido en su radicalismo, los españoles pueden darse con un canto en el pecho. Así que es muy simple, ante Pablo Iglesias y su novia bolchevique, la España que aspira a seguir siendo democrática tendrá que aprender la lección y rápido, porque de una o de otra: o se arregla definitivamente o se va a la mierda.

Tuesday, November 18, 2014

onuma singsiri y el revólver de oro



la fuerza de ounuma singsiri está en su música directa de sensual sinuosidad pentatónica, ambiente nocturno de amapolas chinescas y fumaderos de opio en aquel reino de tailandia a principio de los años 70 en los tiempos de la fiebre del kung-fu y el agente 007 contra la KGB y francisco scaramanga. 

Saturday, November 15, 2014

¿hay arte en el arte contemporáneo?

barbara kruger, i shop therefore i am, 1987

aLfReDo tRifFf

conversando con amigos que admiro (un escritor y un pintor), sale el tema del arte contemporáneo.


declaran desde la trinchera: la deficiencia, la falta de destreza, la despreocupación por la excelencia.

mis amigos tal vez generalizan. cierto que hay aspectos del arte contemporáneo que padecen de tales "males". acoto la palabra porque debe justificarse. el arte debe criticarse teniendo en cuenta su contexto --algo que mis amigos en el calor de la discusión prefieren obviar.

¿pero qué es el arte contemporáneo? una bestia arcoiris cabalgando el sempiterno ahora.

cada color del arco una corriente, cada corriente un capítulo. les advierto a mis amigos que pueden ser culpables de "reduccionismo". palabra dura que no se escucha en medio del fragor de la batalla.

sale a relucir félix gonzález torres. la obra es casi un embuste: digamos la instalación portrait of ross, un montón de caramelos en una esquina. te los llevas y los masticas... cuando la montañita de caramelos se agota, el coleccionista los repone adquiriéndolos a una franquicia especial que los vende, y así sucesivamente.

¿es arte eso? --la ironía cabalga un caballo escuálido.

félix gonzález torres, portrait of ross, 1992

trato de explicar que gonzález torres es un pionero del llamado "process art". aquí lo importante no es el terminado de la obra en el sentido tradicional, sino su curso anterior: esbozar, preparar, ensamblar, etc, hay toda una vivencia congelada detrás de la obra y gonzález torres quiere documentarla, exhibirla. insisto en el contexto que siempre informa el resultado. 

mi argumento no mella el escudo de materia escéptica de mi amigos. no me doy por vencido.

por ejemplo, el arte conceptual (corriente presente del arte contemporáneo) reacciona contra excesos formalistas de mediados del siglo XX. cito el lema clement greenberg, a saber, la meta del arte consiste en un refinamiento formal de su propia esencia. para el formalista la pintura consistiría en un objeto plano sobre el cual se aplican pigmentos (greenberg prohíbe cualquier manipulación tridimensional o figurativa).

¿puede acaso haber otra manera de evidenciar "destreza"?


los dejo con merda de artista de piero manzoni. se trata de 90 laticas llenas de feces. exhibe cada una, en su tapa superior, la firma del artista; su superficie lateral lee: "contenido neto, 30 gramos, empacada fresca, producida y enlatada en mayo, 1961".

cual artículo de consumo, manzoni negocia su propio excremento y lo inscribe dentro de la especulación económica capitalista. conceptualmente invicto y profético: una de las laticas se subastó en sotheby's en 2007 por 124,000 €.

¡pero el mercado no determina qué es bueno o malo! --argumentan mis amigos.

correcto, manzoni buscaba precisamente eso. desde lo conceptual merda de artista exhibe ¿artificio? fina ironía. no en balde merda de artista es paradigma del arte conceptual.

todo arte debe exhibir cierta "destreza", si por ello entendemos la manifestación de su esencia, pero ¿cómo definir "esencia"? el criterio religioso y didáctico del arte medieval tiene poco en común con el ideal secularista y humanista del renacimiento. por supuesto que dábamos por sentado que la esencia del arte era representar, ser fiel a la realidad.

¿qué hacer con la revolución de la fotografía?

la supuesta primera fotografía, niépce, 1826 

el ideal representativo del arte figurativo quiebra como resultado de la fotorgrafía a partir del post-impresionismo. la fidelidad de un corot en pleno realismo decimonónico no aplica para el arte de gaugin o cezanne. aventuro que ninguno de los dos hubiera podido entrar al taller de un jacques-louis david.

naturaleza muerta con estatuilla de cezanne acusa una falta en la perspectiva académica que no hubiera pasado inadvertida a un pintor francés tradicionalista de fines del siglo XIX.

p. cezanne, naturaleza muerta con estatuilla, 1894

¿es realmente una deficiencia de perspectiva? la dra. paula harper, conocida profesora de historia de arte de la universidad de miami, en su análisis de esta obra da por sentado que cezanne busca aquí "otra manera de expresar el espacio".  ¿qué quiere decir esto?

cezanne parecería un artista entre-temps. ¿es el "defecto" de perspectiva para un artista académico como corot un avance pictórico/formal?    

¿qué decir de la improvisación #27 de 1911-13 de kandinsky? apuesto a que esta pintura hubiera parecido una chapucería para cezanne. ¡la diferencia es de apenas 20 años!

v. kandinsky, improvisación #27, 1913

¿adónde quiero llegar? que lo que llamamos "destreza" en 1894 está en franca tensión con un antes y un después. conozco que el profesor leo steinberg aplaude esta "simplificación" en kandinsky. 

el arte contemporáneo es un desarrollo particular del arte en general que rompe con su más cercano límite: el arte moderno. la situación de rompimiento se ha llamado "postmodernismo" --ya en estado agonizante. pero hay otras corrientes dentro de lo contemporáneo que apuntan a la "destreza" del  formalismo moderno. por ejemplo, la nueva abstracción dentro del arte chino actual,

jian xi zhong, No. 181, 2013

tal parecería que (arriba) observamos un joan mitchell de mediados del siglo XX, aunque se trata de una pintura de 2013. acaso mis amigos obervarán cierta falta de originalidad en xi zhong. "eso ya se ha hecho"; pero no es exactamente lo mismo lo hecho en los 60 y ésto 50 años después y en otro país. ¿hay destreza aquí?

¿solo estamos dispuestos a aceptarlo si resultara que la pintura arriba fuera un joan mitchell?

joan mitchell, city landscape, 1955

decretan mis amigos: la pintura de xi zhong es derivativa. ¡eso ya se hizo!

no tan rápido. la vuelta al formalismo del arte contemporáneo ilustra un nuevo fenómeno. el arte vanguardista no tenía la menor preocupación de "revisar" nada. su meta es romper con lo anterior. descartar la corriente revisionista del arte contemporáneo es negar un hecho, en lugar de tratar de entenderlo. ¿qué hay si enfocamos el asunto como un problema de constitución? es decir,

de qué manera podemos apreciar lo diferente en lo aparentemente similar.  

"revisar" el arte abstracto no significa repetirlo, pues nunca realmente se repite lo anterior. aquí valdría ahora la ilustración en la música clásica. poseo seis versiones de las sonatas y partitas de bach para violín solo: por menuhin, szigetti, szeryng, milstaen, kremer y shumsky. pudiera discutir fácilmente que ninguna se parece. cada interpretación trae aspectos distintos.

volviendo a la pintura: los recientes montajes digitales del artista alemán thomas ruff:

tomas ruff, phg o5 iii, 2013

ruff "revisa" el dadaísmo mecánico de un picabia de principio de los años 20. el collage ahora se logra desde una computadora.

esta fase del arte contemporáneo de constante revisión de lo anterior lo mantiene suspendido en un "ahora" problemático. he llamado a esa condición falta de futuro del arte contemporáneo.

¿acaso no hay destreza en las esculturas arquitctónicas del artista surcoreano do-ho sun?

do-ho sun, house art, 2010

¿o en las piezas de barry x ball?

barry x ball, dual portrait of the artist, 2007-11

la sorpresa para mis amigos es que ni barry x ball ni do ho sun realmente ejecutan sus obras. diseñan y supervisan su hechura a mano de otros expertos artistas, que son los que se encargan de realizarlas.
me refiero a esa corriente del arte contemporáneo llamada arte de no hacer arte, donde la obra deviene arte/diseño.

mis amigos se escandalizan, pero no ignoran que siempre hubo talleres y que los grandes pintores de la corte como verocchio, tiziano, rubens, velazquez, david, etc., hicieron "escuela" a mano de muchos aprendices anónimos .

en conclusión, el arte contemporáneo no está exento de problemas que no son precisamente la "destreza" o la "excelencia".

se un percibe alto en la batalla, ¿será auspicioso?

Tuesday, November 11, 2014

The Chill Concept presenta: Maze of the Image and the Word: Reinaldo Arenas and Gladys Triana


Este jueves 13 de noviembre, The Chill Concept abre la muestra Maze of the Image and the Word: Reinaldo Arenas and Gladys Triana, una exhibición que agrupa una serie de diez dibujos realizados por la artista Gladys Triana que sirvieron como pretexto hace 27 años para que el escritor Reinaldo Arenas los acompañara a través de alusiones textuales.
 
Un reencuentro con el pasado que adquiere actualidad: la palabra de Reinaldo Arenas y la tinta sobre papel de Gladys Triana, dos grandes creadores de la diáspora cubana que reniegan de la ausencia física dialogando nuevamente en los espacios de The Chill Concept, el nuevo museo pop-up de Miami.

Gerardo Zavarce, curador del proyecto, refiere así el testimonio de Gladys Triana: "Arenas quería aprehender los dibujos de la misma forma que sus ojos los alcanzaban a mirar. Entonces, el ejercicio que emprende el escritor Arenas se encuentra estrechamente ligado al tacto perceptivo de la mirada, a un modo específico de contemplación, al registro de una perspectiva y de un encuadre fotográfico, singular y contingente; pero principalmente al deseo de construir un registro para la memoria, allí donde ésta se hace frágil y delgada."

Carne y fantasma, imagen y apunte poético revisitan aquel momento ido y lo convierten en profecía del presente. Excepcional oportunidad para que se aproxime una segunda generación de testigos. (JR)

Jueves 13 de noviembre 2014, 7 pm
Lugar: The Chill Concept. 114 NE 20 Ter Miami, Fl 33137

la cama que come (una metáfora política)


Monday, November 10, 2014

9 N. Catalunya vota su futuro: ahora es la hora


Amílcar Barca

En estos momentos cientos de miles de ciudadanos catalanes, de forma pacífica, democrática y libre, por todo el país ejercen el derecho a votar su futuro. ¿Es un referéndum que va a permitir la secesión del país democráticamente y acordada con España, haciendo un símil con lo que hizo el gobierno británico con Escocia?

La respuesta es no. El gobierno español del Partido Popular, al mando de su presidente Mariano Rajoy, no lo ha permitido. ¿Es una consulta legal donde la gente va a dar su voto a favor o en contra sin que por ello signifique la inmediatez de la aplicación de los resultados? La respuesta también es no; el Tribunal dicho “constitucional” también lo ha prohibido. ¿Entonces qué es lo que se ha votado este domingo en Catalunya? Un “proceso participativo”. Una argucia legal que permite ir a votar sin las garantías dichas “oficiales” (que no quiere decir ni lícitas, ni legítimas, ni éticas), para denunciar ante mundo que los catalanes sí tenemos ganas de decidir nuestro futuro a la hora de construir un nuevo estado en la comunidad europea.

Una pseudoconsulta obligada que ningún gobierno democrático occidental puede impedirnos a la hora de decir lo que pensamos. Porque al fin y al cabo, lo de hoy, es solo una expresión libre de cientos de miles de participantes que quieren, en su mayoría, un lugar distinto del que ocupamos hoy en España. Este modelo de voto, afortunadamente, no lo ha podido impedir la justicia del Estado español ni el propio Tribunal Constitucional, ya que se ampara en el derecho a la libre expresión, pero sí que ha tenido la beligerancia de grupos opuestos al derecho a decidir del pueblo catalán. Muy bien… faltaría más; todo el mundo puede pensar que Catalunya tiene que seguir siendo parte de “la madre Patria”. Pero hay otros que pensamos que no.

Y hoy ya no es el día de argumentaciones. Ya lo he hecho en otros artículos. Esto sólo se dirime en unas votaciones. Esta vez sí oficiales, refrendarlas y acordadas como lo hizo Cameron en su día, o los gobernantes de Canadá con Quebec. Como he dicho, hoy no es el día de argumentaciones. Pero en bien de la convivencia entre el pueblo español y el catalán, si quiero aclarar algunas cosas.

La primera es que el odio entre estos dos pueblos no existe, por lo tanto nadie puede hablar de que haya violencia contra nadie en ambos lados en este proceso, porque no es verdad. La segunda la razón determinante (aclaro el vocablo determinante) no es la económica. Catalunya va a sufrir al principio, penalidades económicas importantes y una bajada del PIB cuando nos separemos. Y la tercera, entre otras más por supuesto, sea porque nos sentimos víctimas de nadie, ni de nada por parte de España.

Este movimiento civil, perseverante, constructivo y paciente es lo que pone nerviosos a muchos en el Estado español que aún se creen la mentira de la rancia frase de “La unidad de la patria” como si fuera un muro infranqueable. Por cierto ayer, 9 de noviembre, se celebró el 25 aniversario de la caída del muro de Berlín, estaría bien recordárselo y aclararles que no va haber ninguna frontera ni control de pasaportes entre Catalunya y España. Siempre hay que matizarles a los unionistas y hacerles hincapié que estamos en Europa, donde la circulación es libre ente los estados asociados.

La dignidad, la inteligencia, el respeto hacia otras culturas, pueblos o minorías, y las ganas de seguir adelante como país, se ha demostrado sacando a la gente normal y corriente, sin estragos, ni ruido de consignas “revolucionarias” o estridentes, con nuestro voto. Esto es lo que queremos en un futuro: poderlo hacer con las garantías democráticas y amparado por el derecho de autodeterminación que nos da las UN, las Naciones Unidas.

Recuerden: Catalunya no va en contra de nada ni nadie, sino a favor de sí misma. En busca de un nuevo estado soberano dentro de Europa.

Saturday, November 8, 2014

¿puede satanás buscar el arrepentimiento?


aLfrEdo tRifF

miami bourbaki explora la naturaleza del ser y del mal desde la teología cristiana. propongo un análisis hipotético:

¿puede satanás buscar el arrepentimiento?

primero, debe contarse con la omnibenevolencia divina. no hay excepción al perdón universal para ese todopoder de la bondad que es dios.*

1. arrepentimiento** implica cambio (de los errores del pasado), lo que está dado en la noción del ser. aquí me apoyo en el lema sartreano en el ser y la nada ("le pour soi est ce qu'il n'est pas et n'est pas ce qu'il est) "ser es lo que no es y es lo que no es". damos por sentado que satanás no ha cambiado desde su "caída", pero no haber cambiado no significa no poder cambiar.es así de aplastante.

2. sartre propone: ("l'existence précède l'essence") "la existencia precede la esencia". es decir, la naturaleza de la identidad es lo que uno encuentra y define a cada paso del camino existencial (y lo encuentra como perplejidad). perplejidad que viene apuntalada por la culpa y la posibilidad de arrepentimiento.

de satanás decimos que es "satánico". pero aquí no debemos caer en la falacia de presuponer la "naturaleza" de satanás para definir su identidad, suponiendo el punto inicial sin probarlo (la falacia se llama petitio principii). identidad conlleva una perplejidad constante (por ello somos tan malos jueces de nuestro carácter). en efecto, satanás estuvo tan asombrado de su caída de los cielos como el más mediocre de los criminales.

3. satanás tiene una prehistoria que se remonta a lucifer,  antes de la "caída". luego desechó y rechazó a lucifer para agenciarse otro derrotero. nadie deviene instantáneamente en otra cosa. devenir es un proceso en el tiempo. en efecto, aunque satanás y lucifer son opuestos, moran en un mismo número. ambos están conectados: satanás recuerda y hasta podría desear aspectos de aquel ángel de luz que no es ya. 

4. satanás siente el peso de la culpa.*** sólo que la rechaza. ¿pero por cuánto tiempo? la culpa sempiterna de satanás es resultado de su libertad de optar por la maldad.

sin embargo, he aquí que no existe derrotero alguno que, desde la libertad sea incorregible. debemos por tanto suponer un cambio de derrotero, incluso desde el corazón del mal. la culpa es un hecho prelingüístico del ser, una lucha entre autobeneficio y obligación.

5. acaso satanás podría considerar el arrepentimiento una vez que su cualidad inicua le sea una carga (como cuando cambiamos un derrotero específico y se nos presenta como una decisión que ya venía de tiempo). claro está, no podría el demonio de demonios volver a su prehistoria: la historia no puede deshacerse.

empero la memoria de satanás es el aguijón que busca el perdón divino, incluso en aquello que satanás jamás imaginó: el olvido sempiterno.

5. sépase que no es un ejercicio legítimo de Dios el negar el perdón a nadie --sea quien sea. el perdón es principio universal dado por la omnipotencia y omnibenevolencia divina. dios no es justo por elección; de serlo así podría ser injusto en otro momento (lo que le sería prohibido por su omnipotencia).

para sorpresa de cualquiera, el arrepentimiento del que hablamos no saldría ya del corazón de satanás, sino del ser-que-deja-a-satanás-atrás, un "otro" desconocido, que ahora existe -modalmente- como posibilidad real en las inmediaciones del inframundo del tártaro universal.

________________
* la omnibenevolencia divina es atributo característico de la teología cristiana. omnibenevolencia no excluye la maldad. el filtro es el libre albedrío. de acuerdo al filósofo medieval pedro abelardo, la omnibenevolencia es producto de la omnipotencia divina. todo poder y todo amor se conjugan en el propio balance que hoy llamamos justicia. ** arrepentimiento viene del griego metanoia.  en el análisis del arrepentimiento vale citar la posición teológica de juan clímaco (de la escalera), el anacoreta sirio del siglo VII, quien lo define como "la compunción que debiese haber permanecido en el estado anterior del ser". de acuerdo a kierkegaard, en su conocido tratado de la desesperación, el arrepentimiento es un signo radical del cristianismo. *** satanás razona y comprende el fracaso de su derrotero: no puede ser como dios. no puede cambiar el derrotero del universo. no decimos que estas razones sean suficientes para su arrepentimiento, solo que tienen peso definitivo. ¿por qué? porque satanás tiene uso de razón. son la razón y la libertad las que causan la culpa. más que la culpa, la ansiedad ante la culpa, que para kierkegaard, en su concepto de la angustia, no sería más que la simultánea atracción y repulsión ante la posibilidad de la culpa.

Tuesday, November 4, 2014

John Fahey: Lewisdale Blues (1968)




disfruten a john fahey, de los veraderos innovadores --y virtuoso-- de la música acústica norteamericana. es influencia tan ecléctica como (no) popular -- y esto último se discute. la carrera de fahey comprende decenas de producciones que exploran el blues, la música nativa americana, ragas indias y la música experimental semidisonante de un charles ives o la poliritmia de bela bartok. fahey es un músico idiosincrático, de culto y tan añejo como un glenmorangie signet. pero su sonido se mantiene fresco como la menta.

the voice of the turtle es uno de sus mejores álbumes.

Sunday, November 2, 2014

Sentir demasiado es divino / Guy de Maupassant‬

Naturaleza muerta con escultura, Van Gogh, 1887

... sentir demasiado es divino.--  Cesare Pavese

aLfRedO tRifF

Conocí de la obra de Guy de Maupassant por un cuadro de Van Gogh en una monografía del pintor en la biblioteca de mi tío. Imaginábame contemplar la escena en vivo, separando la naturaleza muerta del momento que la inspiraba. Toda naturaleza muerta debe aparentar espontaneidad, pero no existe incuria alguna. Toda naturaleza muerta es un acto de narcisismo que pretende (en toda naturaleza muerta todo pervive). Tener ese libro en mis manos, ese Bel Ami del cuadro era la única manera de penetrar el misterio (muchos años después indagué en París que la edición original que aparece en el cuadro es la de Victor Havard, 1885).

Luego supe que Van Gogh era ávido lector de la obra del autor de Bel Ami. En una carta a su hermano Théo, Van Gogh escribe:
No me has dicho si has leído Bel Ami de Maupassant, y lo que en general piensas de su talento. Digo esto porque al principio de la novela se describe una noche estrellada en París, la luz brillante de los cafés iluminando el boulevard, y es precisamente el mismo tema que acabo de pintar. Volviendo a Maupassant, quiero decirte que admiro mucho lo que hace.


La literatura francesa de segunda mitad del siglo XIX está llena de la llamada hiperetersia, esa ansiedad de estímulos diversos o hipersensibilidad de los sentidos que de acuerdo a un conocido siquiatra de la época, D. Paul E. Garnier, conducen a un "apetito obsesivo", causante a su vez de timidez, melancolía, soledad, voluptuosidad, incluso religiosidad. Para Garnier la hiperestesia es una puerta a la perversión sexual.

La atracción por la tragedia de Mauppasant (más dramática que la Nerval o Baudelaire) es compartida por León Tolstoi. ¿Cuál es el diagnóstico? La exageración de los estímulos táctiles, el cosquilleo del intelecto, o el embotamiento de la emoción. Garnier advierte que el final del camino es la pérdida de la sensibilidad.

¿Podríamos atribuir ese desborde emocional a un rechazo vehemente por lo mediocre de la existencia? Tolstoi parece sugerirlo en sus notas sobre Maupassant, después de la muerte de este último:
La tragedia de la vida de Maupassant consiste en que, viviendo en un entorno terrible a causa de su enfermedad, tuvo a la vez la fuerza original de su talento para iluminar la oscuridad de su entorno. La búsqueda de la libertad, pero que por desdicha gastara sus fuerzas y la libertad se le escapara de las manos. Maupassant buscó infatigablemente la belleza. ¿Para qué? Para detener la vida. Pero la vida sigue y se pierde. El pelo se cae, se torna gris e hirsuto, los dientes se pudren, salen arrugas y hay un mal olor en la boca. Antes que todo termine todo se hace terrible. ¿Dónde está todo aquello por lo que luché?
Tolstoi comprende que la hiperestesia es el resultado de lo absurdo de la muerte (que con la obra de arte logra, paradójicamente, resucitarnos de entre los muertos). El mismo mal del siglo de los Musset, Maurice Guérin y Gautier. Hay genios obsesionados y desgraciados como Novalis y Foscolo. Kierkegaard lo resume magistralmente: "... desde mi temprana juventud, una flecha de tristeza se ha clavado en mi corazón. Mientras esté ahí soy un cínico. Si la sacara, moriría". Y escribe Guérin: "¿Por qué no admitir que el mundo nos teje un sueño de hadas?"

¿Cómo detallar una crónica biográfica de la miseria de Maupassant? (M. en lo adelante).

Desde 1880 la sífilis es su compañera diaria. Sigue la procesión de dolencias: jaquecas, dolores de estómago y musculares producidos por una posible vasculitis, problemas de la vista, friolencia. Vivir la vida para una cura que no llega.

El verano de 1883 viaja a Sicilia con órdenes expresas de su oftalmólogo de que no lea. Francois Tassart, su valet desde 1883, admite que M. tomaba éter, antipirina y bromuro de sodio diariamente como remedio contra la sífilis. Después de 1888 la jaqueca se hace más fuerte y persistente. Un nuevo síntoma: la pérdida de la memoria y la dificultad para pronunciar palabras con claridad.

A partir de 1889, M. tiene la certeza de estar volviéndose loco. Hay episodios en cuentos como La Horla, que parecen ser productos de experiencias personales, vividas por el escritor. M. alucina, un fenómeno conocido en la medicina de la época como "alucinación autoscópica"; el sufriente puede ver claramente la imagen de sí mismo fuera de sí.

Escribe en Le Horla:
Estoy enfermo, y estaba tan bien el mes pasado... tengo una fiebre atroz, o más bien una excitación febril que hace que mi mente sufra tanto como mi cuerpo. Vivo bajo la opresión de un temor confuso e irresistible, el miedo al sueño, el miedo a la cama...
es la fiebre... el delirio (ilustración de Julian Damazy)

Cuenta a Paul Bourguet (el otro dandi pesimista de la época) que una noche de 1889 M. sintió alguien abrir la puerta y entrar en su habitación. Sólo más tarde se percató que se trataba de él mismo. El "otro" permaneció con la cabeza entre las manos y comenzó a dictarle cuartillas, mientras M. escribía. Cuando terminó de dictar, la figura salió silenciosamente del cuarto. El poeta José-Maria de Heredia pensó que dichos episodios, tal como eran contados por M. eran el producto de una profunda autosugestión. No sabía Heredia que para M. el escritor tiene dos almas, una su yo natural, la otra, la que cavila y le da sentido a lo que la otra padece.

Sus doctores le aconsejan que descanse que es menester tomarse unas vacaciones muy en serio. M. hice caso y se larga de Paris a la riviera en busca de sol, luego a Luchon en los Pirineos –conocido por sus aguas medicinales. No puede resistirlo: le da asco el olor de las aguas sulfurosas. Sigue para Dinonne-les Baines, pero a pesar de tres baños diarios no puede conciliar el sueño. Le escribe al Dr. Cazalis que está desesperado "cansado de tantos baños". Dato interesante: M. siente "como si su cerebro (convertido en una pasta salinosa) le chorreara por las narices".

Un signo de la locura en ciernes es un episodio en compañía de Dorchain. Una tarde lo invita a la casa y le enseña toda una colección de perfumes para crear una sinfonía de olores, amén de leerle cincuenta páginas de su manuscrito final, jactándose que era su mejor obra --la que contiene el dato autobiográfico de su propio nacimiento en un establo. Al terminar la lectura comenza a llorar inconteniblemente, lo que Dorchain toma como el comienzo del fin.

M. sigue perdiendo la vista; sus ojos ahora no soportan ni la luz de un vela. Se queja de los mosquitos, siente que su cuerpo está impregnado de sal. Con tantos achaques decide escribir a su abogado en París con el propósito de redactar su testamento.

El 26 de diciembre de 1891, después de un breve paseo de diez minutos, volve horrorizado a su casa diciendo que había visto un fantasma. Al día siguiente, mientras come sufre un ataque de tos y después queda con la idea fija de que una espina enorme se le ha clavado en los pulmones.

El primero de enero de 1892 M. debía almorzar con su mamá en su casa de Niza. De acuerdo con Tassart, el escritor tuvo gran dificultad al afeitarse. Estaba muy nervioso y con un poco de fiebre. A la despedida, M. comieza a llorar incontrolablemente. Esa noche, a su regreso a la recámara sufre un dolor de estómago espantoso. Después de la media noche, al parecer en un acto de desesperación saca el revólver y dispara, apuntando a la sien. Sigue vivo y concluye que es invulnerable a las balas. Llama aterrorizado a Francois. No le corre la sangre. Antes que Tassart intervenga, M. usa el abridor de cartas y trata de degollarse. Ahora corre la sangre, pero la herida no es profunda. Tassart llama a dos marineros del Bel-Ami (el bote de M.) y a su médico.

No se sabe quien decidió internar a M. El 7 de enero llega al sanatorio en la calle rue Berton # 17. Fue examinado por los Drs. Blanche, Meuriot y Franklin Grout. Por un tiempo recibe visitas. Tassart permanece con él hasta el 20 de abril de 1893. Después de ese día nadie pudo ayudarle más. Edmond de Goncourt nos cuenta que el Dr. Blanche le había comunicado a la princesa Matilda que en M. se daba "un retroceso a lo animal".

Pasa los días corriendo por los pasillos del sanatorio, gritando a voz en cuello, maldiciendo a un enemigo imaginario. Por las noches le dan ataques obsesivos. Una vez cree tener piedras preciosas en el estómago. De acuerdo al testimonio del barón Lombroso (quien fue capaz de preguntar testigos creíbles) M. tenía personalidad paranoica.

Luego no quiere ver más a ninguno de sus amigos. Nadie sabe por qué ni su madre ni su padre tratarán de verle (la condena de Laure Maupassant fue que sus dos hijos muriesen antes que ella, y vivir desolada hasta su muerte en 1903).

M. fallece el 6 de julio, 1893, a los 43 años de edad, completamente paralizado y delirante. De acuerdo a los médicos, su sífilis había degenerado en neurosífilis. Ninguno de sus padres asiste a su entierro en el cementerio de Montparnasse.

Zola escribió: "... además de su gloria como escritor, Maupassant será siempre uno de los más felices y más infelices hombres que el mundo haya visto jamás".

Friday, October 31, 2014

Jazz in Silhouette (álbum completo)


Jazz in Silhouette es una obra maestra por lo alto que muestra a un Sun Ra no ya como simple curiosidad de alguna galaxia perdida, sino como importante fuerza creativa en el universo del jazz, centro de gravedad alrededor del cual muchos de los acontecimientos de nuestra música están teniendo lugar. Este álbum inspira, no importa la perspectiva que se adopte: hay ritmo, melodía, conjunto y estado de ánimo .... Jazz in Silhouette demuestra que Ra ha hecho lo que pocos: mirar al pasado al presente y al futuro al mismo tiempo, manteniendo una dirección musical unificadora. Sun Ra pertenece a la tradición del jazz y su futuro desarrollo.-- Mathew Wuethrich (notas del reverso del álbum original).
Grabado en Chicago, en 1959, Jazz in Silhouette es considerado como uno de los mejores de Sun Ra, de ese período antes de las exploraciones avant-garde de los años 60. Hoy en día se considera de los más importantes álbums de jazz de la década del 50.

Sun Ra: compositor, arreglista, piano, celesta, gong,
Hobart Dotson: Trumpeta,
Marshall Allen: Alto, flauta,
James Spaulding: Alto, flauta, percusión,
John Gilmore: Tenor,
Bo Bailey: Trombón,
Pat Patrick: Barítono, flauta, percusión,
Charles Davis: Barítono,
Ronnie Boykins: Bajo,
William Cochran: Drums.

Tuesday, October 28, 2014

¿Cuál es el límite de la propiedad privada en el arte? Panel en MDC, Wolfson Campus (este jueves)


El panel explora la famosa "acción" de Weiwei de destruir una ánfora del II siglo AE y su documentación (en la foto arriba), y la posterior destrucción de un ánfora de Weiwei por Máximo Caminero en el PAMM el pasado febrero.

La legitimidad de la "acción" viene dada por lo que llamamos "principio de performatividad" de Weiwei, cuando declara: "... rompiendo la urna podemos crear otra forma de entender qué es valioso". De hecho Weiwei apela a un principio implícito en la estética occidental. La tradición desde Kant, Schiller, Hegel, los románticos y luego el arte del performance permite la "acción" desde el arte para llamar la atención sobre cuestiones éticas y políticas globales.

"La acción" de Máximo Caminero en PAMM de romper la ánfora de Weiwei fue considerada como un acto de vandalismo. De ahí surgen preguntas: ¿Está autorizado Weiwei a romper un artefacto antiguo porque lo ha comprado? ¿Está el patrimonio cultural supeditado a la propiedad de un individuo? Recientemente, el teórico Boris Groys ha sugerido que el arte de activismo es una manera de salir de lo que él llama la "estetización total." ¿Es la "acción" de Weiwei una forma de arte de activismo? ¿O se trata de un bluff publicitario?

Panelistas: Nina Johnson Milewski (Galería de la dieta), Babacar M'Bow (director del MOCA), Máximo Caminero (artista).

Contamos con su presencia.

Friday, October 24, 2014

Telos

"Exodus" / Willy Castellanos

Antonio Correa Iglesias

Para Beatriz Borges y para todos aquellos que arriesgaron su vida defendiendo el humano derecho de soñar con la libertad.

El Éxodo es un trágico acontecimiento que embarga al hombre, un hombre que súbitamente se ve arrancado de sí, de su entorno, de sus condiciones fundantes. El éxodo nunca es un acontecimiento en plural, el éxodo siempre obedece a una aplastante singularidad, a una individualidad que se coteja en existencias agonizantes, des-territorializada en el vacío; un vacío que se construye en un desvanecimiento secular que todo lo reduce.

El Éxodo es el desliz filoso donde las laceraciones y las esperanzas confluyen en los deseos. El Éxodo es el pasaje trágico donde dejamos de ser con la esperanza —con la vaga esperanza— de renacer en una tierra que nos es ajena; ajena en las memorias, en las vivencias y en las alucinaciones.

El Éxodo, pero sobre todo, la experiencia del éxodo viene asociado a un desgarramiento inevitable, pues una suerte de desasosiego carcome las carnes del sujeto migrante, un sujeto que se sumerge en el vacío en ese no ser que no puede ser explicado desde la experiencia racional.

Pero el Éxodo también es un tránsito de un estado a otro, suerte de osmosis que paulatinamente va ganando terreno en el cuerpo del otro, como si de una enfermedad terminal se tratara. El Éxodo como travesía construye un atajo por donde se canalizan las esperanzas. El Éxodo como transcurrir desmiente a la física elemental una vez que el punto de partida —ese “inocuo” momento de las decisiones y las despedidas— no garantiza un destino. Un destino por demás incierto, un destino más deseado, imaginado que probablemente vivido.

El Éxodo, los éxodos se nutren y alimentan de los deseos, las esperanzas, los sueños rumiados una y otra vez. Pero también los éxodos se nutren de las desesperanzas y las desilusiones; de las frustraciones y los sin-sentidos de una vida que muy poco se parece a la vida. La historia de los éxodos nunca ha sido narrada en primera persona, desconociendo —de este modo— las individualidades que en la oscuridad se desvanecen. Por ello el éxodo no solo es ese peregrinaje que en las premonitorias alucinaciones atisban un destino; el éxodo también es un viaje al interior de uno mismo, a ese éxodo interior que es el principio del in-xilio. “Si no me voy, de Cuba, no pienses que me quedo” como dice esa noble canción.

Uno de los pasajes más terribles asociado a los éxodos es el rostro cubano que persistentemente ha mostrado su forma lacerante en la que co-existe. Quizás la historia del éxodo cubano ha sido aquella quedó, a base de cuerpos, de huesos y vísceras ha construido en el estrecho de la Florida, un muro de lamentaciones que ha llenado de dolor y fantasmas a la familia cubana. El rostro del éxodo cubano no es solo ese joven rozagante que se pasea distraído por las calles de la ciudad, el rostro del éxodo cubano también es -y es por sobre todas las cosas- esos cuerpos que en el mar flotan y que se descomponen paulatinamente para vagar sin rumbo fijo en la eternidad ausente de todo humano consuelo.


El rostro cubano del éxodo, es también un rostro afligido, sobre todo para aquellos que en la travesía han visto morir en circunstancias trágicas a sus compañeros de viaje. Un rostro atrapado en el pánico de quien se sabe solo frente a la inmensidad del mar.

La historia humana no recuerda un éxodo tan prolongado, sangriento, manipulado y sostenido; un éxodo donde las condiciones que le han dado origen han sabido prolongarse y sostenerse y lo que es peor aun, han asumido —en un delirio trepidante— un carácter anti-natural; deseando, más que imaginando un estado irrevocable de un sistema que ha institucionalizado el éxodo en el imaginario y en las heridas que aún cicatrizadas laten, pues recuerdan la forma brutal en la que fueron concebidas.
Si un punto de comparación debe ser buscado, el éxodo del pueblo cubano solo puede ser comparado con aquel que el pueblo hebreo tuvo a bien iniciar, con el único propósito de mantener viva la memoria y dirimir el dilema de la esclavitud.

Aunque muchos no son consciente de ello -y suelen sucumbir a la lujuria de la mercadotecnia y las lentejuelas travestidas de opulencia, de una opulencia vana que en-rostra en desigual duelo a quienes dejaron atrás- el sujeto del éxodo, carga consigo la conciencia de su unidad étnica, filosófica, religiosa y sobre todo, nacional. La conciencia de la nación -aunque este sea concepto trasnochado en la secularidad decimonónica- pesa en el sujeto del éxodo, lo lastima y -aunque no se reconoce siempre- llena de dolor esos gratos momentos de felicidad; una felicidad rara, una felicidad casi a tientas pues no es compartida por todos. Y es que en el sujeto del éxodo hay una suerte de duelo, una suerte de via cuxis que no siempre termina con el calvario de la crucifixión.

Sin embargo, la inversión simbólica del éxodo, la burda manipulación que solo pretende expurgar una culpa, un sentimiento de culpa que no se reconoce —pin pon fuera, abajo la gusanera— ha sido al mismo tiempo una herida abierta. Y es que "Los artificios y el candor del hombre no tienen fin (...)" como dijera Borges en El Golem. Y la culpa es aun mayor pues quienes reniegan de su responsabilidad no encuentran el fundamento de la huida. ¿Y que es lo que fundamenta ese deseo de huir, ese deseo irrefrenable de decir adiós? Otra vez adiós!

Al mismo tiempo, los éxodos entran en la esfera de la narratividad; y entran no solo como pasajes asociados a la aventura, sino que se constituyen a si mismo en esfera semiológica, suerte de instancia que gravita en la cultura. “Hasta aqui las clases” “Me voy” “Me largo” “Brinco el charco” “Me tiro” “Voy tumbando” “Montaré el tubo” “Zafo” “Tumbo catao” “Me echo a la mar” “Fastear” “Malecón y 90” “Me esfumo” “Voy abajo” “Voy echando humo” “Me salgo” “Voy a tomarme la Coca Cola del olvido” “Voy quitao” “Me piro” “Me voy con los malos” “Pa la Yuma” “Acomódate que el viaje es largo” “Me voy para el monstruo” etc.


Sin embargo un evento de esta magnitud es licuado por los historiadores de la isla cuando afirman con veleidad y vocación y al mismo tiempo monolítica "convicción" la frase "historia de Cuba”. Una historia que desconoce -una vez que se niega a hablar de ello- los pasajes asociados a los éxodos, tratando de sepultar en el olvido para, una vez allí, reducirlo a un torpe re-juego ideológico donde el patriarca barbudo y alucinante acompañado siempre de sus elites vegetantes, hacen siempre uso de la última palabra. Por eso, los éxodos pasados, presentes y futuros —porque muchos están por venir— no han sido más que el chivo expiatorio para un re-juego ideológico que ha aturdido a un pueblo.
El éxodo, los éxodos han convertido a los hombres en despojos territoriales, en sujetos apátridas, obligándolos a un exilio concurrente. El éxodo, los éxodos han significado -condición de paradoja en los significantes- al exilado, un sujeto que ha logrado emanciparse de toda tutela secular —en el sentido nietzscheano del término— devenida de un sistema totalitario ya sea desde lo político, lo simbólico o lo religioso.

Es curioso que para Hannah Arendt las pérdidas que sufrieron las personas en su condición, son unas de las condiciones fundantes de los éxodos. Para Arendt la aparición de los sistemas totalitarios -ex-temporalmente hablando- ha sido la condición fundante de los éxodos, de esos terribles desplazamientos, donde la "des-ontologización" del humano adquiere su mayor "significación". El desplazado deja de ser un hombre para convertirse en un ser miserable que deambula entre las morfologías de un gusano hasta las siempre repugnantes fisonomía de una cucaracha, suerte de paroxismo que somatizado, adquiere un carácter patológico.

Cuando los éxodos se producen algunos, por no decir muchos elementos del engranaje social han dejado de funcionar. Conceptos fundamentales como ciudadanía -argüidos de T. Hobbes y luego retomado por Foucault- son desmantelados en el sentido de que ya no pueden funcionar como mediadores entre un estadio de naturaleza total donde “todos” tienen derecho a todo, por tanto a nada. Como dijera J. A. Ponte en ese excelente documental "El arte nuevo de hacer ruinas” si un ciudadano no puede decidir lo que ocurre en el espacio familiar del “feudo”, nada puede hacer en el espacio del reino.

Si el principio de civilidad permite prevenir la “guerra de todos contra todos” —ese axioma por el que siempre es recordado el viejo T. Hobbes— cuando una sociedad cierra las puertas al debate, al diálogo y a la construcción participativa, abre las puertas para los exilios, a los éxodos y a los sistemas totalitarios. El Estado, el gran Leviatán bíblico -tal como lo atisbó Hobbes- engulle a Jonas, ese ser indefenso que deja de ser, que sucumbe en los exilios o en los in-xilios a su condición fundante, eso que la propia Arendt en contra la filosofía política (2006), llamó la condición impolítica de lo humano.

Y es aquí donde el miedo aparece como meta-condición y la civilidad pierde su escenario desplazada por una construcción política auto-télica. Por eso el ciudadano deposita sus esperanzas en un peregrinar que no tiene asegurado un destino. Y es que este mismo miedo aterrador es el que establece una alternatividad en términos de acción. El miedo que una vez nos inmovilizó, es hoy uno de los mecanismo que activan los éxodos. El miedo y el terror que fueron una vez instrumentos de co-acción y que escalaron posiciones en los imaginarios, en las conductas y en esos espacios de subjetividad donde antiguamente el sujeto solía refugiarse, son hoy el vehículo de la emancipación.

Por ejemplo, si reconstruimos el mito judeo-cristiano de Adán y Eva, descubrimos que el “temor a Dios” —el miedo— es uno de los vehículos —además de la tentación, que sería el mundo sin las tentaciones— para acceder al árbol prohibido. Tanto Adán como Eva desarrollan un nuevo sentimiento, una nueva actitud. Y la condena por esa actitud viene apuntalada por una imposición ético-moral que trae consigo consecuencias indeseables. Por eso se esconden, pues el conocimiento ha invadido todo su ser, por eso también son expulsados y condenados. Porque todo miedo es principalmente una extensión de un ejercicio de poder cuyo interés radica en la dominación absoluta.
Finalmente, la naturaleza de los éxodos suponen necesariamente varios factores que han ido moldeando su fisonomía como estructura y como práctica.


Esencialmente los éxodos se producen una vez que la pluralidad como condición de la existencia humana ha sido negada. Un éxodo se produce cuando la pluralidad como condición de la vida política ha sido condicionada, manipulada o sencillamente secuestrada. Los éxodos se producen cuando la igualdad como condición de la vida política ha sido monopolizada por un grupo de hombres que —ignorando la naturaleza de los procesos— deciden por la mayoría y ostentan —sin previa determinación de tiempo— un poder que, paulatinamente se va secularizando.

Y como muy bien dijera Arendt, en el marco de todo este proceso, aparece el paria —suerte de figura paternal— sobre la cual se va construyendo una mitologización que, en última instancia procura desbancar cualquier figura otra que suponga o que, presuponga esta u otra condición de paternidad. Y finalmente. Los éxodos se producen una vez que la acción —cualquier acción, ya sea en la esfera pública o política— está ausente de devenir, una vez que los discursos —en tanto articulación de una estructura ideológica— niegan todos los elementos anteriores que son resumidos en uno: la libertad.

Quien por alguna razón viven o han vivido la experiencia del éxodo, ingresa por derecho propio en una categoría que arrastra consigo para toda la vida; como ese personaje mitológico que Albert Camus recrea en su texto “El mito de Sísifo”. El sujeto migrante es un sujeto que ha perdido la relación con su centro, por eso se vuelca hacia el exterior donde nuevos valores estéticos y morales entran dentro de su imaginario. Por eso, cierto estado de desasosiego y zozobra invade al sujeto del éxodo que siente en carne propia una suerte de levedad. Levedad que estaría precisamente en el desmoronamiento de las ilusiones, en la perdida del sentido de relacionalidad con el en torno y con las nuevas condiciones, condiciones que disuelven al individuo dentro de una normativa.
Los éxodos, son heridas abiertas en la memoria y en las ensoñaciones, son los sobresaltos de la irrealidad. El sujeto del éxodo es un sujeto desmantelado, precario como las propias “embarcaciones” que construye. El éxodo, los éxodos son catástrofes, pero son al mismo tiempo una puerta de salida de una realidad que ha negado la condición humana.

Ahora, la pregunta que se impone es: ¿estará dispuesto este sujeto del éxodo a regresar? Estará dispuesto -como lo han hecho todos los pueblos en sus éxodos históricos- a regresar y restaurar un proyecto de nación? Esperemos que así sea pues en los últimos 60 años en Cuba, se ha instaurado una indiferencia que es una suerte de inhibición y apatía que ha tenido como resultado el empoderamiento del nihilismo en la tradición política cubana.

____________________________________
“Exodus: Alternate Documents”
Centro Cultural Español CCEMiami presents | An Open and Interactive Community Art Project by Aluna Curatorial Collective
Artist: Willy Castellanos | Guest artists: Coco Fusco and Juan Si González
From September 11th through October 31st/2014

Thursday, October 23, 2014

William Navarrete presenta en B&B...


Sinopsis:

"Fugas seduce por la calidad musical de su fraseo y por una conmovedora historia que se reparte entre una crónica de Cuba y la evocación de un exiliado que mira hacia atrás —o sueña— y encuentra magnificencia en la conga que, como la propia vida, se desarrolla y desaparece en las calles...[  ]...Recuento de fugas ininterrumpidas, esta es la tragicomedia de un hombre que observa su entorno natal sin amargura ni lamentaciones, pero con una distancia crítica que le permite urdir, desde la memoria, una especie de réquiem por La Habana, un canto de cisne por una ciudad moribunda que, milagrosamente, permanece en pie."

El autor: 

William Navarrete (La Habana, 1968) es escritor e historiador del arte, reside en Francia. Ha publicado los volúmenes de ensayo La chanson cubaine(L'Harmattan, París, 2000); Cuba: la musique en exil (L'Harmattan, París, 2003); 1902-2002. Centenario de la República Cubana (Ediciones Universal, Miami, 2002) y Catalejo en lontananza (Aduana Vieja, Valencia, 2006). Autor, además, de los textos de poesía Insulas al pairo. Poesía cubana contemporánea en París (Aduana Vieja, Cádiz, 2004); Edad de miedo al frío (Aduana Vieja, Cádiz, 2005) y Canti ai piedi dell'Atlante (Coen Tanugi, Milán, Italia, 2006). Su primera novela es La gema de Cubagua (Madrid, 2011), incluida bajo el título de La danse des millions en el catálogo de La Cosmopolite.

Presentación:

Viernes 24 de octubre, 6:30 pm, Librería Books and Books (265 Aragon Avenue, Coral Gables)