Saturday, July 26, 2014

empatía con el pueblo palestino y tesis barenboim para la solución del conflicto palestino/israelí


atRifF
Escribo estas líneas en mi calidad de Mensajero de la Paz de Naciones Unidas y sin olvidar en ningún momento que tengo en mi posesión dos pasaportes: uno israelí y otro palestino. Escribo estas líneas con el corazón apesadumbrado, porque he visto que los sucesos de las últimas semanas en Gaza han confirmado algo de lo que siempre he estado convencido: que no es posible poner fin al conflicto palestino-israelí mediante una solución militar.
así abre el artículo de opinión del famoso director y pianista argentino, daniel baremboim, para el país.

aquí la tesis:
Este no es un conflicto político, sino que es un conflicto humano, entre dos pueblos, cada uno de los cuales está profundamente convencido, con una firmeza aparentemente irreconciliable, de que tiene derecho a poseer el mismo y pequeño trozo de tierra, mientras que el otro pueblo no.
ciertamente, existe un grado de incomensurabilidad: cada bando afirma y defiende lo que el otro niega y disputa. pero esta "inconmensurabilidad" ha sido entronizada como definición canónica por los sectores más radicales de ambos bandos. ¿y los pragmáticos como barenboim dónde están? demonizados, silenciados. de ahí el hábito de poner parches rápidos a la solución del conflicto palestino-israelí. está ausente la voluntad pragmática-y-política de resolver el asunto aunque duela:
El hecho de que siempre se haya pasado por alto este aspecto es la razón por la que todas las negociaciones, todos los intentos que se han llevado a cabo hasta la fecha de buscar un acuerdo que termine con el conflicto, han fracasado. En lugar de reconocer que esa es la verdadera naturaleza del enfrentamiento y tratar de buscar el remedio correspondiente, todas las partes han querido buscar soluciones rápidas y sencillas.
barenboim se atreve a decirlo: hay que negociar con quien sea que represente la otra parte. 
El alto el fuego es indispensable, sin la menor duda, pero no es, ni mucho menos, suficiente. La única forma de acabar con esta tragedia, la única manera de evitar más muertes y más horror, es aprovechar precisamente que nos encontramos en una situación desesperada para obligar a todas las partes a que se sienten a hablar. No tiene sentido que Israel se niegue a negociar con Hamás ni que rehúse reconocer al Gobierno de unidad; no, Israel debe escuchar a los palestinos que están en disposición de hablar con una sola voz unida.
la balanza cae sobre el estado de israel. y no importa que se trate de hamas, una organización terrorista (menachem begin fue terrorista en su juventud y más tarde primer ministro de israel). ciertamente  hamas no representa el 100% de la población de gaza y no tendría la fuerza que tiene a no ser por la radicalización a la que la derecha likud sionista de netanyahu ha impuesto sobre los habitantes de esa zona en conflicto. eso hamas lo sabe (y la derecha sionista también). son las fichas que ambos bandos extremistas usan a su favor.

el poder abrumador está del lado de israel. barenboim lo reconoce implícitamente.

pero el punto débil de la tesis barenboim es soslayar el por qué israel puede darse el lujo de comprar más tiempo (aunque el tiempo en el banco del olvido puede ser tóxico y autodestructivo). la seguridad del estado de israel (y esto explica la irresponsabilidad de encarar la solución del conflicto) descansa sobre la fuerza de la-potencia-mundial-estados-unidos. no dice tampoco el embajador cultural de la ONU que el estado de israel ha llegado a secuestrar la política exterior norteamericana y por tanto el poder de maniobrabilidad de estados unidos como árbitro neutral. ejemplo de la sordera del estado israelita ante la ley internacional es la política arbitraria e injusta de asentamientos a través de los llamados territorios palestinos, que incluyen cisjordania, jerusalén este y gaza. se conoce que este es un punto central para cualquier acuerdo de negociación para una paz duradera.


ahora barenboim apela a favor del perdedor. ¿pero cuál perdedor? día a día: el pueblo palestino. por ejemplo, el bloqueo casi inhumano del estado de israel* sobre la franja de gaza que con el pretexto de  asediar a hamas, no hace más que crear condiciones infrahumanas para la población palestina.
Como decía Schopenhauer, “no hay nada que nos devuelva a la senda de la justicia con tanta rapidez como la imagen mental de las dificultades, la aflicción y los lamentos del perdedor”.
se sabe que el perdedor hasta ahora es el pueblo palestino, la asimetría del conflicto lo dice a gritos: 1,000 muertos palestinos contra menos de 50 en israel, sin contar la devastadora destruccion de infraestructura.

reporta el periódico británico the guardian de hoy:
En Gaza, la devastación es descubierta por los que regresan a sus casas en Shujai'iya, Beit Hanoun y alrededor de Khan Younis. Decenas de edificios pulverizados, carreteras bloqueadas con escombros, la destrucción del tendido eléctrico. Muchos de los que trataban de comprobar el estado de sus hogares y recuperar sus posesiones y, en algunos casos, buscando los cuerpos de parientes o conocidos parecían aturdidos. Las ambulancias con sirenas y carros tirados por burros cargados con colchones.
ciertamente barenboim escribe para un futuro posible. pero se interpone la terquedad del estado de israel de no reconocer que ese status quo puede cambiar, que el tiempo acumulado en el banco del olvido puede volverse contra él, que su posición no depende solo de la fuerza militar, sino de su perspicacia política, su capacidad de adaptarse a nuevas circunstancias, y sí, de cierto modo la empatía. y la empatía existe en israel. hay sectores progresistas ahora "invisibles", aplastados por el ruido de los tanques y la retórica sionista que coinciden con barenboim: 
En este conflicto, todos somos perdedores. Solo seremos capaces de superar esta triste situación si, de una vez por todas, empezamos a aceptar el sufrimiento y los derechos de la otra parte. Una vez que seamos conscientes de ellos podremos intentar construir un futuro juntos.
el discurso en defensa de la simetría como principio es consistente; después de todo se trata de dos partes en conflicto. pero aquí hay que saber leer entre lìneas: cualquier apelación al balance es traicionado por la parte más poderosa, la parte que inflige más daño. y el daño no es un concepto, el daño es evidente y material. este punto queda implícito: el "sufrimiento y los derechos de la otra parte" que comenta barenboim apuntan ahora al reclamo del pueblo palestino.
__________________
*establecemos una distinción entre israel y "estado de israel" y entre judío y sionista, 

Friday, July 25, 2014

El verano de veranos de 1969



Adalberto Delgado

Corría el verano del año 1969. El diminuto aire acondicionado de pared de nuestro apartamento del Palomar no era suficiente para atenuar la intensidad del calor húmedo miamense. Salimos a la esquina de la 8 y la 18 avenida, a la tienda de un señor que vendía electrodomésticos (nuevos y de uso) y la vieja (quien era marchante de la tiendecita), decidió comprar un ventilador. ¡Tremendo salvavidas, porque el calor era insufrible! Mientras, en el apartamentico, mi familia había organizado una pequeña factoría de ajustadores de bikinis. La línea de ensamblaje era la siguiente: La vieja (joven y bonita en esa época) cosía los ajustadores, tía Emma, mi tía abuela, le ponía los broches y yo le ensartaba las bayonetas alrededor de las copas que cubrían los senos. A cualquier hora la sala de la casa era como un laboratorio de sonidos concretos: El tracatracatraca de la Singer (de factoría) compitiendo con la guitarra eléctrica de Jimmy Hendrix, la olla de presión en la cocina al mismo tiempo que mi tía abuela y la vieja trataban de hablar, gritando por encima del bullicio. Mis colegas del Palomar se reían de mi trabajo voluntario. Me decían que ellos estaban concientes que yo no era maricón de culo, pero sí de espíritu. No era mi culpa que mi madre me obligaba a ayudarla con la costura, pero había que contribuir con el viejo para el sustento de la casa. Volviendo al calor: el lema era vencerlo a como diera lugar. Un día mi vecino y colega de maldades, Lazarito, se le ocurrió poner un bolso de hielo en frente de un ventilador que había comprado su papá y se armó una cagazón tremenda; casi nos electrocutamos. Finalmente, a nosotros los jóvenes se nos ocurrió buscar refugio en la azotea, debajo de una sombrilla de playa que se había encontrado Yiyito. A la sombra corría un poco de brisa. Una tarde llamamos a Renecito “el Niche” para que nos deleitara con un conciertico de flauta, mientras que yo acompañaba con mi campana y “el bolo” subía su tumbadora. Se armó el bembé con nuestras interpretaciones de temas de Joplin, los Beatles y Cat Stevens, y no faltaba una rumbita al tumbao de los Blues Image y Jethro Tull. Cuando el sol comenzó a caer, irrumpía el ritmo de las ollas de presión del Palomar con olores de fritanga con ajo y cebolla apoderándose del ambiente, y nosotros con un hambre caballa (después de dispararnos una Colombian Gold, cortesía de “Veinte Pesos”). No digo yo, hasta arroz con huevo frito parecía un manjar de los dioses. ¡Qué tiempos aquellos, caballero!

Monday, July 21, 2014

¿qué "cambio" económico raulista justifica la destrucción fidelista de la economía cubana hace 46 años?

atRifF

críticos de la historia como hayden white y hans kellner han llamado la atención a lo que constituye el "hecho" histórico y sus posibles interpretaciones. pero hay momentos históricos que resultan dramáticos en su facticidad. un ejemplo que nos toca es el discurso de fidel castro en la escalinata de la universidad de la habana el 13 de marzo de 1968. se trata del golpe de gracia a la economía cubana y el comienzo de la estalinización de proceso revolucionario.

también existe el olvido de la historia. a 46 años de aquella fecha resulta increíble que raúl castro -hermano de fidel y ahora presidente del gobierno- dictamine implícitamente lo contrario: aquella política de su hermano no funcionó y es hora de cambiarla. pero he aquí que se trata del mismo agente. nunca la perpetuidad de lo mismo tuvo tanta latitud -e impunidad- para "cambiar".

la historia de los últimos 55 años se entreteje a esos discursos que constituyen una manera sui generis de gobernar desde el podio. los edictos más importantes del proceso revolucionario hasta mediado de los años 70 fueron literalmente "dictados" desde una tribuna. interminables alocuciones laberínticas, articulando cifras, especulaciones en materia de ciencias, historia, economía, agricultura, educación, etc, pero también se decretaba mucha política de estado, y -en ausencia de una religión oficial casi proscrita por el estado comunista- una especie de código moral para el llamado hombre nuevo: 
El concepto del socialismo y del comunismo, el concepto de una sociedad superior entraña un hombre desprovisto de esos sentimientos, un hombre que haya doblegado esos instintos por encima de todo: sentimiento de solidaridad y confraternidad entre los hombres. 
las intervenciones públicas de castro definían una nueva retórica revolucionaria, entre la revelación y el alegato, siempre bajo el peso de la intimidación. y si bien desafiantes y amenazadores, los discursos se presentaban sorprendentemente dentro de un marco moral/político.

el proceso revolucionario consiste en una constante improvisación que se formula desde el podio. lluvia torrencial de ideologemas al borde de lo religioso flotando en el hipnótico alegato. la VOZ conjuga ese monismo socio-político que inaugura la modernidad y que hobbes definiera en su también revolucionario leviatán. castro y la revolución siempre fueron 2 en 1: el soberano (el máximo líder) y la maquinaria (la revolución) comprenden una substancia. nadie jamás podrá prevenir cuando uno desaparecía en la otra.

se define lo moral/político ahora desde la ideología marxista/leninista:
Nosotros no podemos estimular ni permitir siquiera actitudes egoístas en los hombres si no queremos que los hombres sigan el instinto del egoísmo, de la individualidad, la vida del lobo, la vida de la bestia, el hombre enemigo del hombre, explotador del hombre, poniéndole zancadilla al hombre.
bajo este axioma pende la retórica y el drama. se evidencia una justificación fervorosa (aún pueden verse en videos esos discursos interminables de los 60 incluso 70) convoyada con la confabulación emocional de las masas.
Si de algo se puede reprochar a esta Revolución no es ni mucho menos de haber sido extremista sino en todo caso de no haber sido lo suficientemente radical. Y no debemos perder oportunidad ni dejar pasar la hora ni el momento de radicalizar cada vez más a esta Revolución. Y hay que acabar de hacer un pueblo revolucionario (APLAUSOS).
la radicalización es otra forma de invocar la "pureza" del proceso.

¿y el anticristo de la revolución? las relaciones de producción capitalista, pero aquí la superinclusión castrista de la maldad del anticristo traiciona el tamaño de la empresa: el demonio es "un negocito cualquiera" (los discursos revolucionarios proveen rico material en parapraxis freudiana).
Subsiste todavía una verdadera nata de privilegiados, que medra del trabajo de los demás y vive considerablemente mejor que los demás, viendo trabajar a los demás. Holgazanes, en perfectas condiciones físicas, que montan un timbiriche, un negocito cualquiera, para ganar 50 pesos todos los días, violando la ley y violando la higiene, violándolo todo, mientras ven pasar los camiones de mujeres a trabajar al Cordón de La Habana o a recoger tomate en Güines o en cualquier parte (APLAUSOS).
¿todo? si antes la lucha revolucionaria era de orden económico (se justificaba por ser dirigida contra los grandes latifundistas y la compañías yankis) ahora se trata de una cruzada moral revolucionaria intestina contra el último rezago del viejo orden: la clase media cubana.
Si mucha gente se preguntará qué clase de revolución es esta que permite semejante clase de parásitos todavía a los nueve años, tendría toda la razón de preguntárselo. Y creemos que debemos ir proponiéndonos, firmemente, poner fin a toda actividad parasitaria que subsista en la Revolución (APLAUSOS).
ser "parásito" después del 13 de marzo de 1968 es tener simplemente "un negocito cualquiera".
Por ejemplo, en La Habana quedan, en esta capital de la República, ganando dinero a troche y moche, consumiendo de todo, 955 bares privados.
el discurso es pródigo en momentos grotescos:
No les voy a leer la historia de estos bares por distintas razones, pero aquí tenemos muchas investigaciones sobre esos bares: quiénes son, qué compran, dónde compran, cuanto venden, cuánto ganan, qué hacen, quiénes se reúnen, qué hablan (APLAUSOS)...
Y ni ellos se imaginan...
llegamos finalmente al análisis detallado de la tortilla y la frita, ahora en función de una macroeconomía kafkiana.
De los 50 establecimientos investigados se expendían tortillas en 43, esto se concibe por la fácil adquisición del producto. Le sigue en segundo lugar la venta de croquetas y minutas de pescado, y después las fritas.  En menor número se expende papas rellenas, frituras y sardinas. En otros incluimos camarones, pescados, calamares, hamburguesas, guarapo, cigarros y fósforos, batidos, dulces, café, refrescos. 
¿la conclusión castrista?
El lumpen encuentra su medio adecuado para lucrar y vivir dentro de todos los vicios y explotando a los demás.
en estos estudios confeccionados por el MININT y encargados por castro ¿no habría conflicto de intereses entre la fuente del informe y los intereses que persigue? a nadie le importaba preguntarse nada de eso. sobre la historia pende el olvido, y aún más la complicidad general con el castrismo.

al máximo líder le obsesionaba el dato numérico. se trataba de hilvanar un discurso político quasi-científico, fundamentado en la idea del marxismo-leninismo como una ciencia. a veces se olvida que parte del atractivo de esa retórica castrista consistía en su aparente dejo empírico, su juego a la demostración --aunque tal "demostración" fuera, como en los edictos papales, irrevocable e irrefutable.

en cuestiones económicas no se pierdan la importancia de la "actitud":
“Entrada bruta y ganancia. El 16% tiene una entrada diaria al menos de 50 pesos (10, 25, 30). El 43 % tiene una entrada de 50 a 99 pesos diarios, y el 41% más de 100 pesos” —y algunos más de 200 pesos diarios. Las entradas brutas.
“Ganancias. El 55% una ganancia de menos de 25; el 13%, 25 a 49 pesos diarios; y el 32% másde 50 diarios; 50, 100, 150 y hasta 300...
“Actitud revolucionaria, moralidad, servicio social y otras entradas:
“Actitud revolucionaria. El 72% mantiene una actitud contraria a nuestro proceso revolucionario.
“Clientela. El 66% de la clientela que frecuenta estos lugares son elementos antisociales.
“Servicio social. Ninguno de estos establecimientos presta servicios de beneficio a la población, siendo su porcentaje de un 78%” —es decir, de los que ni siquiera prestan algún servicio.
“Ilegalidad en la compra de bebidas alcohólicas, mala actitud revolucionaria tanto de los dueños como de los empleados, clientela antisocial, mal servicio a la población.
“Recomendaciones: Deben ser intervenidos o cerrados” (APLAUSOS).
observando la conclusión puede decirse que en materia de bares, castro coincide con el congresista archiconvervador norteamericano andrew volstead, aquel líder de los sectores más conservadores de los estados unidos que impulsaron la llamada ley seca de 1919. aquella y esta ofensiva castrista de 1968 se proyectan como cruzada moral "contra el vicio" (volstead) "contra los privilegiados" (castro). las ideologías, aunque opuestas, combaten un presente corrupto y comparten una visión del sujeto como ser social maleable y mejorable.  sin embargo, la conclusión de castro es que esa degradación "parasitaria" que observamos en los bares es intrínseca de cualquier empresa privada. desde aquel 13 de marzo de 1968, compatible con la "actitud" revolucionaria. se estigmatizaría todo un sector económico de la sociedad, es decir, la guerra sin cuartel contra cualquier fuente "parasitaria" de riqueza.
En los datos obtenidos sobre puestos de fritas y otros timbiriches análogos, se pudo apreciar a través de los informes que un gran número de individuos que intentan dejar el país realizan este tipo de negocio, que al mismo tiempo que les producen abundantes entradas les permiten establecer relaciones continuas con lumpen y otros elementos antisociales y contrarrevolucionarios.
en efecto, la conexión será siempre moral/política:
La conducta moral y social que va aparejada con la actitud revolucionaria fue valorada en la encuesta de los timbiricheros, donde de 18 individuos que consignaron el dato, 18 eran elementos antisociales y amorales.
¿qué significa ser "amoral" para castro? lo que sigue tiende a olvidarse, tantos dictados absurdos que se olvidan con el tiempo.
Vean esos cómo ganaban 300 pesos, el del bar, explotando gente, y 100 pesos y 150, ¿por qué? el dinero, el dinero, y el poderío del dinero... Nosotros no podemos prescindir en la actual etapa todavía del dinero, pero algún día, si queremos llegar al comunismo, prescindiremos del dinero (APLAUSOS).  
está claro: el poderío del dinero corrompe. la guerra contra la empresa privada es una guerra contra la riqueza. el castrismo es una lucha sin cuartel contra la riqueza personal. 
En general, ¿vamos a hacer socialismo o vamos a hacer timbiriches? (RISAS) No se trata ni siquiera de la incidencia económica, a pesar de los evidentes resultados de todos estos negocios.
lo moral/político le pone la soga al cuello a la clase media:
¡Señores, no se hizo una revolución aquí para establecer el derecho al comercio! Esa revolución ya la hicieron en 1789, fue la época de la revolución burguesa —el que más y el que menos leyó algo de eso—, fue la revolución de los comerciantes, de los burgueses. ¿Cuándo acabarán de entender que esta es la Revolución de los socialistas, que esta es la Revolución de los comunistas?
al margen de los discursos y sus análisis, la pregunta que nos toca es menos dramática, más pragmática, casi matemática: ¿qué "cambio" económico raulista justifica la destrucción fidelista de la economía cubana hace 46 años?

Saturday, July 19, 2014

albert ayler: spiritual unity, ghosts (primera variación)




con spiritual unity, 1964, albert ayler evoca la visión de un mundo posible no terrenal que es a la vez un brutal anhelo de  trascendencia social. en efecto, nunca el fervor religioso y la vanguardia estuvieron tan cerca.

por una parte tenemos el arsenal ayleriano de improvisación colectiva, efectos vocales, gritos, chillidos, bocinazos, y ese vibrato aylerianio, el más intenso jamás escuchado en un álbum de jazz. el saxofonista consigue adaptar la forma más aparentemente simple e infundirle un increíble poder visceral. spiritual unity es un álbum esencial de ese fenómeno llamado free jazz.

Monday, July 14, 2014

el gran gabor szabo, ¡circa 1974!




les presento este rarísimo video del gran guitarrista húngaro gabor szabo. es decir, el sonido "santana" antes de santana.

 el sonido szabo (la diferencia sería que szabo es un "chicano" del reino de matías corvino).

en 10:24, una delicada interpretación del estándar my foolish heart, que szabo grabara en su conocido disco spellbinder de 1966 para impulse.

¡sonido nocturno szaboso!  y en 13.13 con 4 segundos el fuzz-pedal, tan, pero tan setentoso.

el solo de 14:33 con el bajo con arco es --¿como se decía?-- "para recordar"...

en 16:01 le sigue un solo de fender chickcoreano... y qué versión del clásico de bart howard fly me to the moon e inmortalizada por frank sinatra donde apreciamos a szabo swinging como pocas veces. para 17:38 en pleno desarrollo.

disfruten.

Saturday, July 12, 2014

Gusana de Miami conversa con el presidente Mujica

así nos pintan a nosotros los anélidos

Ingeborg Portales

Aquí tres de mis experiencias relacionadas con ese estigma que llevamos los cubanos que insistimos en vivir por este nuestro Miami.

2012
Hay ciertos amigos de los que perdemos su rastro un mal día, pero una extraña certeza nos dice siempre que volveremos a tener noticias de ellos. Cuando la encontré Annet estaba justo al otro lado de mi mundo, en Uruguay. Un tiempo después le escribí anunciándole y casi exigiéndole “voy a Montevideo y tenemos que vernos”. Tardó unos días en contestarme algo que me resultó incómodo en un principio, pero que comprendí perfectamente bien. “Mira, mucha gente me cuenta lo bien que viven en Miami y todas las cosas que tienen. Mi casa es pequeña y humilde, no vas a encontrar ningún lujo, pero si quieres te puedes quedar aquí”. Ni le respondí, pero con más razón quería entonces verla y contarle algunas otras cosas que al parecer no le habían contado.

Viajé con la ilusión del reencuentro. Con ilusión la esperé y llegó cargando a su hijo de cuatro años. Con ilusión nos sentamos a comer un burrito y a reír con las ocurrencias de David, estremeciéndome hasta el tuétano al decir con su acento, “soy shiquitico uruguashito y grande cubano”. Con ilusión nos echamos a caminar Montevideo por la calle 18 de Julio, sin parar de conversar. Y fue allí cuando para mi asombro Annet se detuvo repentinamente en medio de la acera y me dijo.

-Mira a Pepe. Se refería a él como si se tratara de un viejo conocido y debe haber notado mi cara de ¿quién es Pepe? cuando me aclaró sin necesidad de pregunta. Pepe, el presidente. Efectivamente, allí estaba comiendo al aire libre unos tallarines rojos en La Pasiva el presidente de Uruguay, Pepe Mujica. Yo sin poder creerlo busqué los guardaespaldas de Pepe por todas partes. Sin pensarlo dos veces y mientras intentaba recordar alguna de sus lapidarias frases del discurso en la ONU, caminé hacia él casi segura de que alguien saldría a mi paso para impedírmelo. Estaba nerviosa, no recuerdo ni que le dije por saludo, pero debo haberle mencionado que era cubana porque al extenderme la mano comenzó inmediatamente a alabar a Cuba.

Su emoción duro poco, duro justo hasta que le respondí la pregunta.
-¿Y tú dónde vives? Sí antes no pareció para nada sorprendido ni molesto por la intromisión en medio de su almuerzo, sospecho que mi respuesta fue entonces motivo suficiente para que comenzara a incomodarle nuestra presencia. -Los cubanos de Miami son todos de ultra derecha. ¿Tú también?

Su pregunta estereotipada y decadente, ni me molestó ni se la respondí, y no porque sea de ultra izquierda, ni de izquierda, ni siquiera del mismísimo centro, sencillamente porque es algo que ni me cuestiono. En su lugar le conté par de incoherencias, que viví en Cuba por 27 años y que nunca me encontré al presidente comiendo en un restaurante en medio de la calle sin escoltas. Intenté explicarle que si siguiera viviendo en Cuba las posibilidades de estar conversando con él en ese momento serían casi nulas. Por un momento lo imaginé, de haber tenido guardaespaldas, levantando la mano y haciéndoles la seña.

El presidente gastó algún chiste con el pequeño David y nos despedimos, reanudando caminata y conversación, interrumpiéndola esta vez yo. ¿Sabes algo Annet? Debí haberle recordado que en nuestro país, "el gobierno (también) debería representar el bien común, la justicia y la equidad" y lamentablemente, por no haberlo hecho nunca, por ese motivo tu hijo cubano nació aquí en su Uruguay y yo vivo en Miami.

2013
El Bip Bip en Copacabana, Río de Janeiro es un lugar mágico donde "A alegría esta de volta". Su dueño Alfredo Melo inauguró este local en los años sesenta. Desde entonces el repertorio musical varía Samba, Bossa Nova, Pagode, Choro según los músicos que caen informalmente cada noche. Cuando por momentos el público se pone demasiado conversador Alfredinho monta en cólera y dispara su arenga sobre el respeto al arte y al artista. El silencio vuelve a reinar en el Bip Bip y la buena música se impone.  Cuando quise pagar por una cerveza, el muchacho a cargo me explicó "consumes y al final le pagas todo a Alfredo. De eso se trata, de la confianza".

Algunos pasaban diciendo por cuantas iban y él garabateaba unos jeroglíficos en una libreta. Creo que realmente no anotaba nada, bien sabe que nadie se va sin pagar lo que debe, e incluso más, porque de ese lugar sales agradecido por el milagro de la música.

Alfredo viste formal y en la solapa del traje a cuadros lleva un lazo rosado por el cáncer de seno. Al final de la noche todos quieren saludarlo, escuchar la historia, despedirse, la foto con Alfredinho y allá voy yo también. Cuantos cubanos habrán pasado por aquí, pero igual se emociona y comienza a hablarme de la música y de los mitos de siempre. Y otra vez viene “la pregunta”. -¿Vives en Río? Se insultó, se insultó Alfredinho con mi respuesta como si le hubiese recordado una vieja deuda pendiente y decidió irse a conversar con otros.

El muchacho de las cervezas se me acercó y me dijo cómplice, bajito, como para que Alfredinho no alcanzara a escucharlo. -Creo que debías haberte reservado esa parte, él se quedo en los sesenta. Intenté calcularle la edad. Con seguridad ese chico no pasaba los 30. Hay esperanza. El mundo no se ha detenido con Alfredinho.

2014
Le pregunté al taxista si sabía llegar al museo Frida Kahlo. El viaje era corto pero igual no faltaron las presentaciones, curiosidades, gentilicios, sugerencias, explicaciones… A punto de llegar al lugar el señor dejó de hablar en español y me dijo. -Can I ask you something? Esperó, esperó cortésmente por mi respuesta y me hizo esta vez la pregunta en español, como para que la entendiera bien. -¿Si es usted cubana y vive en Miami, por qué quiere ver a esta gente?

Felizmente ahí estaba el muro azulísimo, guardián de hoces y martillos y yo veloz abrí la puerta del taxi y puse pie en polvorosa, dejándole la más fácil de las respuestas. ¡¿Es que no lograré estar a la altura de las circunstancias nunca?! La ingeniosa respuesta me la sugirió mas tarde un amigo mexicano.

¡Gusanos solamente en el mezcal compañero taxista!

Wednesday, July 9, 2014

todo estado es -por naturaleza- opresivo

atRifF

repasando el libro del conocido filósofo italiano giorgio agamben stato de eccezione (2003), quisiera contrastar algunos puntos. el tratado penetra un espacio que agamben llama "tierra de nadie entre el derecho público y el hecho político, entre el orden jurídico y la vida".  habría que empezar con el término Ausnahmezustand, bautizado por el jurista y filósofo político carl schmitt (en español es conocido como estado de sitio).

de acuerdo a agamben, la excepción se remonta al adagio latino necessitas legem non habet, o "la necesidad no tiene ley". es decir, la necesidad parece causar su propia ley. ¿pero pare la necesidad una "ley otra" o se trata de la misma?

desde lo jurídico, ¿qué justifica que lo antes ilícito se haga lícito?

hay un enrevesado metafísico que agamben aborda a través de la idea de "violencia" en walter benjamin. cuando el "poder" (Gewalt) se atribuye a sí el invocar la ley fuera (ausserhalb) de la ley (tal pareciera que se trata de una exploración de espacios posibles, lo que debe aceptarse en todas sus modalidades), agamben cita: "... la soberanía es un espacio de decisión extrema" p. 54,  o "... la violencia está fuera de la ley" p. 52. esta aproximación topológica de agamben apunta a lo legal/axiológico (volveremos a esto luego).

¿por qué benjamin? en su conocido ensayo Zur Kritik der Gewalt ("De la crítica a la violencia")  el crítico judío-alemán define dos tipos de violencia: una, Rechtsetzend (o mítica), la otra Rechtsvernichtend (o divina). el punto es la ley en sí contiene un origen violento. aunque no podemos meternos en el enjundioso ensayo de benjamin, hay que reconocer que para benjamin, "poder" (Gewalt) es inherente a la esfera ético/legal, de ahí que pronuncie: "el propósito de una crítica a la violencia es exponer la relación existente entre la ley y la justicia". 

pero he aquí que la discusión tiene otro ángulo dentro del marco legal/positivista que presenta otro espacio alternativo, diremos ahora, ()dentro y fuera() de la ley.

la jurisprudencia puede dividirse en dos bandos: naturalistas y positivistas. un naturalista emblemático como tomás de aquino estima que la ley debe aspirar a lo ético (lo moral). no, diría el positivista. la ley no tiene (que tener) un fundamento moral. 

¿cómo?

la ley es un sistema coherente de aproximaciones y depuraciones que se atiene a su propia estructura. el célebre tratado de h.l.a. hart the concept of law (que debía ser más estudiado) deja claro que el derecho positivo no niega que pueden haber derechos justos e injustos. pero lo interesante es que hart propone que la validez de una ley no afirma ni niega lo moral (hart sin duda está influenciado por la conocida falacia naturalista de g.e. moore que explora la diferencia entre "lo que deber ser" y "lo que es").

la definición del conocido jurista canadiense leslie green viene a mano:
Si una sociedad tiene un sistema jurídico que depende de la presencia de ciertas estructuras de gobierno, y no en la medida en que satisfaga ideales de justicia, la democracia, o el imperio de la ley. Esas leyes en vigor dependen del estándar social, de sus disposiciones legislativas, decisiones judiciales, de sus costumbres sociales.
pero falta el meollo del asunto:
(...) el que una política sea justa no es razón suficiente para suponer (o dudar) que es eso lo que determina la ley.
imagino el estupor de mis lectores naturalistas (es una posición generalizada) ante esta definición aparentemente arbitraria. y es que uno supondría, con el naturalista legal, que la ley debe expresar una simetría (¿no es eso lo que llamamos justicia?).

no necesariamente, replica el positivista. es suficiente que el derecho sea definido como conjunto de normas dictadas por seres sociales (arbitradas por un soberano) a través de esa maquinaria llamada ESTADO, mediante procedimientos formalmente válidos (decretos, legislaciones, etc), con la intención de someter la conducta humana a un cierto orden disciplinario que coadyuve el acatamiento de dichas normas.

de ser así, y volviendo a agamben, se podría sugerir que el estado de sitio lejos de ser la excepción ES el estado preponderante: (eso que) prevalece, o tiene cualquier tipo de superioridad respecto a aquello con lo cual se compara.  

esta conclusión sorprendería a agamben, y no es que éste niegue que el estado de sitio es preponderante. el asunto es que su tesis presenta fisuras, roturas, temporales: agamben enfoca la preponderancia del estado de sitio como algo reciente, como una degradación (precisamente este es el punto de walter benjamin, en su incluso en ese benjamin más cínico, el tardío). ¿hubo algún momento, digamos "el origen" del estado, que fuera distinto? haré la pregunta más directa: ¿debe definirse un estado jurídico para que exista la excepción?

aunque se remonta a la roma imperial (cuando analiza en llamado iustitum en el capítulo 3), agamben se concentra en el siglo XX, particularmente con schmitt y otros juristas alemanes. es un análisis del estado de excepción dentro de la modernidad.

en 6.10 escribe:
(...) el propósito de esta investigación es --y en la urgencia del estado de excepción en el que vivimos-- traer a la luz la ficción que gobierna este arcanuum imperii (secreto del poder) por excelencia de nuestro tiempo. 
¿de "nuestro tiempo" o de cualquier tiempo? agamben no responde.
(...) este es esencialmente un espacio vacío (...) esto no quiere decir que la maquinaria no es efectiva, por el contrario, lo que tratamos de demostrar es que su función no ha sufrido interrupción desde la Primera Guerra Mundial, pasando por los fascismos hasta nuestro tiempo.
me inclino a que el "nuestro tiempo"  de agamben es un espacio a la deriva, envoltura geométrica (fuzzy) sin cotas.

¿es Ausnahmezustand necesariamente dependiente de un "estado de derecho"? no he encontrado una respuesta clara a esta pregunta en el libro de agamben.

y es que agamben necesita para su tesis que la "excepción" sea anomiapero la idea misma que usa agamben es redundante. "anomia" significa ausencia de ley. agamben acepta implícitamente que la permanencia del estado de sitio es una contradicción, o una degeneración.

puede percibirse dicha tensión en el análisis que agamben le dispensa al jurista alemán theodor mommsen en el capítulo 3, cuando escribe que "es sorprendente sus inconsistencias y vacilaciones" (de mommsen), pero el caso es que mommsen se acerca a ciertas artistas positivistas en su célebre Römisches Staatsrecht, 1899 (acaso el mejor tratado de historia de la jurisprudencia de la roma antigua en existencia). agamben le reprocha a mommsen que tratando de definir los límites de la excepción, se haya quedado "de este lado", (de nuevo el espacio) es decir, dentro (de la excepción) de la ley.

no me parece exacto. está claro que como jurista de fines del siglo XIX mommsen trate de racionalizar la excepción romana (el nombre es iustitium, o suspensión de la ley) desde la jurisprudencia del siglo XX. a la vez, mommsen no es capaz de percatarse de la superposición de paradigmas que su análisis implica, lo cual, de por sí, crea una disonancia conceptual (algo que agamben observa). y algo más tenue: el propio análisis de agamben presupone que la idea de iustitum  es comparable a la de Ausnahmezustand en pleno siglo XX. pero ¿no es presuponer una continuidad entre istitium y Ausnahmezustand que la excepción es preponderante?

¿es Ausnahmezustand un estado necesariamente vacío dentro la ley? agamben respondería que sí. escribe: "la suspensión desafía el concepto límite de la ley". p. 4.

la tesis de agamben presenta insuficiencias de tipo topológico. y es que, sorprendentemente, el espacio de la excepción existe. un "dentro" y "fuera" simultáneo (sugerido por la paradoja de stephen smale):


agamben elude esta posible simultaneidad de la excepción. ahora bien, ¿cómo explicarla argumentativamente?

con la ley, no hay contradicción en la "contradicción". cierro entre comillas la última c... puesto que no estimo que hay contradicción, lo que se dice es figurativo. la "suspensión" de la ley no está "fuera" de la ley, es un "dentro" y "fuera" de la ley.

aunque pareciera que la ley es una acción del poder, o un efecto de aquel, la realidad es que el poder y la ley son funcionales e inseparables ya que no hay ley sin poder ni poder sin ley. 

empero, la ley no es maximum principium. es simplemente aproximación funcional. causalmente operativa. y aquí necesitamos la ayuda no de un jurista, sino de un escritor agudo como franz kafka. la facultad que reina no es la razón, sino la imaginación. en ante la ley aprendemos que la ley existe casi de modo nominalista, para cada uno para cada caso (la interpretación de la ley desde kafka se merece un post aparte).

en efecto, lo kafkiano es un espacio topológico ()absurdo() dentro y fuera de la ley.

debe quedar claro que la preponderancia del estado de excepción conlleva un resultado generalmente opresivo.

llegamos entonces al mismo principio de la teoría política. ¿puede el estado no ser opresivo cuando la ley prueba una y otra vez su tendencia a estar dentro y fuera de sí?   

parecen una pregunta salida de un paraíso ideal, naturalista. y el positivista legal responde: todo estado es -por naturaleza- opresivo. ¡bienvenido al mundo de los vivos!

Tuesday, July 8, 2014

la desigualdad social y sus peligros


atRifF

la gráfica de arriba ilustra el reciente y creciente interés en el tópico de la desigualdad social. ¿fiebre académica, o investigación de un fenómeno real?

sin duda, lo segundo.

comparemos algunas cifras: de acuerdo a gabriel zuckman, el club exclusivo de mega-ricos (esos que tienen $50 millones en inversiones) tenían hasta 2008 cerca de $7.6 billones (millón de millones) en los llamados "tax havens" fuera del país. estou constituye el 8% de la ganancia personal global.

de esos $7.6 billones, 80% de ese dinero no se ha declarado.

el wall street journal ha reportado la lista de los "America’s highest-paid CEOs". en 2013, se listan 186 ejecutivos que recibieron $10 millones o más en compensaciones, 32 de ellos ganaron más de $20 millones.

por otra parte,

la pobreza infantil en E.U.A. ha llegado al 22%, el más alto de los países desarrollados. se estima que 46 millones de norteamericanos viven en la pobreza, un tercio de ellos son niños.

esta gráfica denota el (des) balance:


estados unidos ocupa el primer lugar de desigualdad de ganancias per cápita de todos los países desarrollados.

¿cómo se explica esta exagerada diferencia? claramente: políticas económicas de gobierno.

no olvidemos ese agente fundamental en el desarrollo de un país: la educación. la nuestra pasa por una crisis.

vivimos un desequilibrio entre gasto y rendimiento. el costo oneroso de la educación no se traduce en calidad. la gráfica de abajo compara los costos de la educación con otros índices de consumo, 1978-2008. la curva roja ha crecido aún más en los últimos 6 años.


nuestra educación primaria deja mucho que desear: observe la gráfica que sigue. el costo anual de la educación de un estudiante es de $165,000.


ante tanto gasto, ¿cómo explicar la crisis de productividad? abajo, la gráfica compara a estados unidos (número 21) con otros países desarrollados y en vías de desarrollo, en cuanto a rendimiento en matemáticas, ciencias y lectura.


¿qué hace bien un país como canadá, estonia o finlandia que no hacemos nosotros?

se gasta más y se aprende menos. ¿por qué? (comprendemos que el problema de la educación en nuestro país puede analizarse por sí mismo, pero sin duda es consecuencia, a la vez que contribuye, a la desigualdad social).

si el problema de la desigualdad es tópico central en davos, esto significa que la desigualdad es un fenómeno global.

¿cuál es el peligro para E.U.A.?

1- la pérdida de nuevas generaciones bajo el peso de la pobreza. 2- la pérdida de la hegemonía económica de estados unidos. 3- el potencial de una conmoción social dentro de la sociedad norteamericana como aquella de los años 60. 4- el deterioro de la esperanza en el sistema capitalista.

Sunday, July 6, 2014

john coltrane: lo espiritual en el sonido



atRifF

naima, la famosa balada de john coltrane.

ayer conversaba con amigos melómanos sobre john coltrane. traté de provocar: dije que coltrane "había destruido el jazz". lo que dije es cierto, si le damos ese tono bakuniano que lleva implícito "destruir es construir". en "naima" tenemos un tratado del legado conceptual de coltrane. la modalidad que inspira ese tono coltraneano de angustia espartana -casi abstracta. ese sonido no se comprendía. dejar a un lado la tradición de riqueza y voluptuosidad de un parker por la abnegación estética. coltrane demuestra un coraje conceptual que requiere explicación: su tono "hard edge" es una separación deliberada de sus más respetados contemporáneos, digamos, alguien como su rival más cercano: sonny rollins, gigante muy admirado por coltrane, quien poseía el tono más de tenor de la época. o el melifluo stan getz, que ya hacía ola con la recién importada bossa, alguien de quien coltrane admitió: "todos quisiéramos sonar así".



en lugar de esa sensualidad característica del saxo en el jazz, coltrane busca una expresividad vehemente a través de todo el instrumento, intensidad desbordante --pero apolínea. la búsqueda del clamor. le acompaña un vibrato minimalista y deliberado (no un ornamento como en los maestros webster o hawkins). coltrane frasea lo tonal-extendido, amaga sonidos largos en el registro superior, aullidos que quisieran romper el jarro, lirismo desnudo sin ataduras en busca de la verdad. escuchen (en el min 5:00) esa exploración sonora que eriza la piel. ahí radica la búsqueda espiritual de coltrane. el saxofón tenor, más que ningun otro instrumento depende de la respiración, una manera original de "breathing upon".

Thursday, July 3, 2014

¿Por qué tanto miedo a las mujeres?

María Félix

María Félix

Rosie Inguanzo

Hoy por hoy el hombre se abroga el derecho a legislar por la mujer. Somos carnada sin derecho a anticonceptivos, carne para el tráfico sexual. Somos violadas y abusadas en el hogar. La mujer es discriminada y menos pagada. En muchas partes del planeta es rutina vertirnos ácido encima, o considerar el clírotis un apéndice bochornoso que debe ser extirpado y tirado a la basura. Nos secuestran para que no estudiemos y salgamos al mundo.

¿Estamos presenciando una guerra mundial contra la mujer? ¿Qué sucede en nuestras conciencias con el 50% de la población mundial? ¿Por qué tanto miedo a que las mujeres decidan por sí mismas, estudien y ejerzan igualdad de derechos? Y porque detesto las teorías conspirativas:

Primero algunos hechos:

1. El Tea Party es antiaborto y antifeminista, al menos androcéntrico.
2. Una perla que se desprende: Reflejando los valores conservadores que forman parte de esta vuelta atrás, la Corte Suprema de E.U. decreta que los empleadores pueden negar, por motivos religiosos, la cobertura de anticonceptivos a la mujer.
3. Hay una nueva forma insidiosa de esclavitud sexual global cuya víctima principal es la mujer.
4. La estructura política dentro del Islam se ha endurecido y aboga por la opresión social y política de la mujer por parte del poder teocrático. 
5. De hecho, el nuevo fundamentalismo islámico es en realidad un estamento contra la mujer, antifemenino y misógino. ¿Cuál es su raíz? Cortar a la mujer de los aportes de la modernidad, negándole educación y poder político, haciendo de la mujer un ser social nulo.
6. El secuestro de 270 niñas en una escuela en Nigeria demuestra que el auge fundamentalista y parte de la guerra intestina civil que plaga África es misógina y androcéntrica.
7. Denegar la posibilidad de avance de la mujer es la gran obra de la política conservadora en cualquier parte del planeta: despolitizarla, negarle sus derechos civiles, humillarla, negar --o limitar-- su acceso a la educación, doblegarla y esclavizarla sexualmente. Es necesario convertir a la mujer en una mera máquina de natalidad para preservar el status quo.
8. De contra, el derecho de igualdad política y social de la mujer aún no es un hecho consumado en occidente.
9. La violencia de género es una plaga social global.

(10. Ni qué decir de la triste isla que me vio nacer)

La mujer es un instrumento para el poder conservador del hombre. Cuando digo hombre me refiero a un poder establecido, consciente e inconsciente, en las estructuras religiosas, de enseñanza e incluso políticas. Ojo con esto: Si hubo alguna vez un despertar de la mujer durante los últimos 40 años del siglo XX, ahora observamos un deterioro de esos valores en occidente, y una vuelta al califato en los fundamentalismos del Islam.

Monday, June 30, 2014

La loca más linda de mi pueblo, loca del culo y de la cabeza

Ernesto González

No fuimos grandes amigos en la adolescencia, no nos veíamos a menudo y ni siquiera pertenecía a mi grupo de la secundaria pues él estudiaba en otra. Pero yo lo admiraba secretamente: su forma de asumirse, su constante defecación en el difícil medio en que vivíamos donde hasta andar en sandalias y en short eran un pecado mayús-culo, qué decir de lo demás. Su actitud de “me aceptas o ni me mires” eran tan inaudita que pasaba por loco, un loquito querido por muchos. No creo que hayan existido adolescentes tan libres como él en aquella Cuba de los sesenta y los setenta.

Era precioso, alto y de pelo muy lacio y con unos ojos llenos de colores inéditos. Sus salidas espontáneas nos cogían por sorpresa a todos, y hasta le temíamos. Hasta los machangones tenían que andarse con cuidado.

En mi viaje a La Habana del año pasado me enteré de que había muerto ahogado en Santa María, que parece ser la tumba de muchos gays. Me sentí tristísimo, pero además asombrado de que hubiera regresado a la isla, y de que lo hiciera tan frecuentemente como me contaron. Quizás me lo encontré por la calle, en un teatro o hasta en Mi Cayito y no lo reconocí. Nunca pude decirle que era uno de esos seres entrañables con quienes tuve la suerte de topar y a quienes junté bajo el mismo techo en una novela.


Aquí va un fragmento, recreado claro, de la personalidad de Oscarito Lantigua. La anécdota de Tropicana sonó en La Habana de la época como atronadoramente cierta. Si algún lector conoció más de su vida en el exilio, le agradecería el comentario.

Olga, la madre de Peter, la loca más linda de mi pueblo, loca del culo y de la cabeza, obligaba a sus hijos a lavarse la boca inclinados sobre la taza del baño, para que los escupita­jos blanqueados por la pasta de dientes sustituyeran el efecto del ácido limpiador que no se hallaba ni en los centros espirituales, quítense, quítense, a ver, niños, a ver, se me seca. Y se arrodillaba en el piso del baño a meter la mano en la taza y raspar la porcelana con un trozo de escoba vieja, qué olor tan rico deja la pasta de dientes, ¿verdad? Luis Fernández, hermano de Olga, le regalaba buenos dentífricos europeos. Y Peter: ¡Ay, tío, no puedo con este pueblo, ay tío, no puedo con estos guajiros, ay tío, no puedo con esta secundaria que se le cae el techo, no puedo con este aburrimiento!

Olga y Peter, dos obstinados hiperquinéticos, acabaron por convencer a Luis de lo injusto que era vivir en una aldea de mala muerte mientras él mejoraba en la capital. Y el funcionario obtuvo para ellos una residencia de unos burgueses que habían emigrado de Miramar para Estados Unidos. Y me topo a mi amigo de la niñez to­mando sol en la playita de 16: Ay, Emilito, no puedo con este país, no sé cómo tú puedes con esa beca, yo no puedo con las colas en las pizze­rías, estoy sin un trapo que valga la pena, ni champú, ni una crema, mira qué disparejo me está quemando el sol, estoy cansado de oler a Moscú Rojo, es una cosa que no pue­do. Peter también caía preso a menudo, y a diferencia tuya, Javy, no se deprimía, sino que agarrado de las rejas gritaba a reventar: ¡Sáquenme, no quiero estar preso!, ¡sáquenme, no puedo estar trancado, soy claus­trofóbico!, ¡sáquenme que me vuelvo loco, me vuelvo loco! ¡Sáquenme de aquí, déjenme llamar a mi tío. Y Olga aparecía en el Alfa Romeo, acompañada de su herma­no, y sacaban de la celda a la loca más linda de mi pueblo, loca del culo y de la cabeza.


Y Peter se fijó en la cara de su tío que hablaba con el oficial de guardia; y para que pusiera peor cara de la que ponía al sacarlo de la cárcel, se pintó los ojos y caminó Rampa arriba y abajo. No tuvo suerte. Esa noche el único policía que andaba por el área, al menos en unifor­me, enamoraba a una mulata culona y no estaba para maricones. Y Javy y yo: Peter, te van a recoger, estás loco. Ay, no sean envidiosas. ¿Acaso no estoy divina? Un pepillo bajaba por La Rampa y Peter tam­bién le preguntó si no estaba divina. ¿Qué tú dices?, el muchacho se nos acercó amenazante. ¿Es conmigo?, dijo Peter mirando arriba y aba­jo, a derecha y a izquierda. Contigo, sí. ¿Yo?, yo no he dicho nada, estoy hablando con estos dos amigos míos. Ah, yo pensaba, y cuidado, ¿oís­te?, cuidado. Y el pepillo se puso una mano en la cintura y se partió: Cuidado, cariño, no te vayas a equivocar, que la más divina de El Vedado se llama Julita La Bollúa y esa soy yo para que lo sepas. Nos dio la espalda y siguió bajando por la acera de La Rampa, veinte veces más partida que Peter, quien se quería morir.

Y enseguida siguió intentan­do que se lo llevaran preso. Y enamoró a un policía en la esquina de L y 23, que se lo llevó, no preso sino para su casa, y a ver si me la mamas bien, que yo sé que esa es la especialidad de ustedes los maricones, y a ver si te la tragas o te parto la cara. Y a Javy: Ay, qué desgracia, no me cogen presa, voy a quedarme contigo que tú eres carne de presidio, mujer, a ver si me lo pegas. Sin ser bañera ni nada, Peter se metía en un baño horas enteras, quitándose las manos viciosas de arriba, y se iba exhausta de estar parada y sin que un solo policía apareciera por el si­tio. Y enamoró a un chivato que me había llevado preso a mí una vez, y se templó a Peter en un matorral; y Peter se atrevía a quedarse en Coppelia cuando todas las locas habían puestos pies en polvorosa por­que La Sombra (el negro policía destacado en los alrededores), andaba pidiendo carné y recogiendo maricones.


Y como no se lo llevaban preso, decidió probar suerte travestido. Enfundado en una maxifalda de una modelo amiga suya, y con unos tacones que le sacaron callos, nos topábamos con Peter en el teatro y en el ballet, donde se evaluaban los alardes técnicos de las solistas y las primeras bailarinas. Y era que Aurora daba los esperados fuettés del tercer acto de El lago de los cisnes; y el lunetario de entendidos y ma­ricones contaba bajito: ¡28!, ¡29!, ¡30!, ¡31!, ¡32!, ¡33!, ¡34! ¡35! ¡36!, ¡37! ¡BRAVO!, ¡PERRA!, ¡DIVINA!, ¡CÓSMICA!, ¡SIDERAL!, ¡PLÁSTI­CA!, ¡ERÓTICA!, ¡PRÍSTINA! Y la loca más linda de mi pueblo, loca del culo y de la cabeza, gritaba por encima de todas: ¡ALQUÍMICA!, ¿han visto a esa yegua?, treinta y siete fuettés y cerró con tres pirouettes. La vida misma. Y Benigno: Niña-fueron-treinta y cuatro-fuettés-y-dos- pirouettes. ¿CÓMO?, cerró con tres pirouettes, que los acabo de contar. Fueron-dos- pirouettes-y-treinta y cuatro-fuettes. Fueron treinta y siete; fueron-dos. Y Peter y Benigno se desgañitan peleando en el vestíbulo del teatro García Lorca, y casi se van a las manos.

Los conducen a la oficina del administrador, donde Peter insiste en sus tres pirouettes, y en medio de sus gestos se le cae una de las tetas postizas y se la coloca, ¡que cerró con tres pirouettes, coño, que lo vi yo!, y el administrador las amonesta y las deja libres. Y el chivato del teatro (esa es una loca reprimida, insopor­table), asegura que Aurora había cerrado con treinta y ocho fuettés, ave­maría, niño, ni la Vieja Alonso ha hecho eso nunca en su vida, y la discusión se extiende por largo rato. Y Peter, la loca más linda de mi pueblo, loca del culo y de la cabeza, seguía: Ay, qué desgraciada soy, nadie me coge presa, nadie me mira, ay, yo no puedo seguir en este país, no puedo, que yo no puedo.


Y como por las calles de La Habana no se ven extranjeros, Peter decide acudir a Tropicana, el paraíso bajo las estrellas, vestida con la maxifalda de lamé dorado de Suslay y calza­da con los tacones que le sacaban callos. Y una loca bailarina le avisó: Peter, ven esta noche, va a estar una delegación de gallegos y nos han advertido de no mariconear demasiado en el show. Y esta loca bailari­na le reservó a una mesa de pista, y Peter invitó a tres mariconas fortí­simas y a dos putas; y un gallego invita a bailar a Peter (¿yo?, me llamo Graciela), y la orquesta ataca un bolero y Peter (que vive lejísimo), se olvida de su objetivo en brazos del gallego y lo aprieta entusiasmado (¡un gallegazo, Emilito!), y la picha se le quiere partir debajo del lamé y levanta del piso el borde de la maxifalda; y el gallego siente que está frotando picha contra picha, y esa picha es más dura y gorda que la suya, y de un piñazo tira a Peter sobre una mesa y lo golpea.


Y Peter: ¿Por qué, amor, por qué te pones así, querido?, y le daba carterazos en la cabeza. Y el resto de la delegación de gallegos intervino, y el funcio­nario cubano los separó y aclaró, este es un caso aislado de perturba­ción mental, no vayan a pensar ustedes, la juventud cubana no es de esa calaña. Y uno de la Seguridad arrastra al travestido hasta la perse­guidora y a la estación de Marianao, estuve incomunicada tres días en esa comisaría y me mandaron a quitarme el vestido y los tacones, y es­tuve en cueros muerta de frío, y nunca se me ha quitado la faringitis desde entonces, y me botaron la maxifalda de Suslay, y uno de los ne­gros cogió las tetas postizas para comérselas, de lo hambriento que es­taba.

Luis fue de mañana a recoger a su sobrino preso, como había hecho en ocasiones anteriores. Olga había traído un pantalón, un pulóver y unas chancletas, para que su hijo se vistiera. Y mientras regresaban, Luis: Mañana voy a empezar a buscarte el permiso de salida del país, encárguense ustedes de conseguir una visa para dondequiera, para la China, para el demonio, para casa del carajo, con el permiso no va a haber problema, se los aseguro.

Sunday, June 29, 2014

jazz workshop en hamburgo, circa 1965




atRifF

la agrupación incluye a Hans Koller (as, ts) de Alemania, Johnny Griffin (ts) (USA), los saxofonistas ingleses Ronnie Scott (ts) y Ronnie Ross (bs), el pianista francés Martial Solal (p), Wes Montgomery (USA) (g), Michel Goudry (b) y Ron Stephenson (dr) (GB). la nata del jazz europeo con dos maestros del jazz americano de finales de los 50 y principios del 60: wes montgomery y johnny griffin.

el video abre arriba con un jazzband en estilo post-bop. le sigue un trio con solal haciendo maravillas de filigranas. griffin se acerca a solal al final de la pieza y le dice: "ridiculous"... "pardon my french". un elogio que comparto. luego tenemos un quinteto con montgomery y griffin, un spiritual en 14:09. montgomery acentúa aspectos de la frase y se desdobla por debajo, buscando asperezas en el registro alto del saxo. raja el sonido pero no pierde el pulso, la frases son rápidas, casi se desbocan. solea montgomery buscando colores y algo de velocidad ante tantos virtuosos, pero ese no es su fuerte. él habita la noche y el bourbon. se mantiene original pero dentro de la tradición del blues --observen que montgomery toca solo con el pulgar de la mano derecha. mientras, solal pespuntea frases que recuerdan el virtuosismo de un art tatum. solal solea y montgomery le suelta "yeah"s intermitentes (exclamación autóctona dentro del jazz para azuzar y felicitar al solista). en 17:59 solal aborda frases casi atonales bartokianas, griffin lo mira y parece atónito. cuando griffin recoje el tema sabe que debe cerrar al nivel de los últimos 5 minutos pero no queda mucho tiempo. le sigue otra pieza magistral. aquí hay que mencionar el solo de hans koller en el alto. en el registro grave primero, y luego más contrapuntístico en la seeción aguda del jarro. toma la rienda solal, con un solo tan limpio... sin palabras (no se pierdan como le entrega el vamp a la orquesta). la última pieza es de montgomery quien se luce con una propuesta lírica con ángulos y destellos bluseados. un discurso en que brillan los acordes que llevan "sello montgomery". la banda lo apoya y vuelve a la coda. estrellas en un workshop y el jazz se viste de gala.

Friday, June 27, 2014

puede "lo feo" llegar a ser bello?

via BOOM

aLfReDo tRifF (tomado de miami.bourbaki)

les presento al pintor seth alverson.

pinturas difíciles, por el tema y la tradición que evocan. el contenido denota... ¿cómo decirlo para retomar una palabra estética de peso en desuso? "lo feo".

¿qué es "lo feo"?

"es y ya", dicen algunos. uno simplemente expresa lo que siente. he aquí la redundancia. "lo feo" puede que no sea un hecho. la representación de la mano deforme de seis dedos de alverson no es (no refiere) un hecho.

hay manos y manos. me refiero a la parte terminal del brazo humano localizada debajo del antebrazo y que se usa para agarrar y que comprende la muñeca, la palma, cuatro dedos y un pulgar opósito y prensil. la mano de alverson es polidáctil, una anomalía. es necesario ir más despacio, definiendo cada vez que podamos. ¿qué es una anomalía? tenemos esta: "malformación, alteración congénita o adquirida". ¿qué justifica el prefijo "mal"? mi pregunta evoca algunos de los temas del arte de alverson.

dicho de otra manera, ¿cuán "anómalo" es lo anormal? wikipedia, bajo el tópico congenital disorder reconoce una posibilidad sorprendente: "la mayoría de la gente tiene anormalidades menores si se examinaran cuidadosamente".


mi punto: no puede descartarse que lo "anómalo" posee - ya - una cierta normalidad (el proceso de normalización deberá aceptar un sesgo de anormalidad no incluída).  arriba tenemos la mano de seis dedos (observe que el sexto dígito entre el anular y el índice, tan simétrico que es casi imperceptible). abajo tienen a smashed face.

smashed face, 2013

no sabemos si "aplastada" es una expresión literal o peyorativa. está claro que alverson halla remanso en lo teratológico, pero "cara aplastada" no es un hecho. esto es arte, un juego a ser otra cosa, a parecerse (aspectos que tanto molestaban a platón de la pintura). smashed face debe tomarse como una especie de als ob ("como si"), figura retórica esta preferida por hans vaihinger.

en el universo de caras normales "cara aplastada" parece "como si" lo fuera. smashed face es suave, "como si" hecha de poliespuma: entre ridícula y algo lastimosa.

aceptemos este principio: la normalidad requiere consenso, los hechos (generalmente) no.

imaginemos a cara aplastada en twin earth ("la tierra jimagua"). allí, las caras de la mayoría son "aplastadas", solo que ellos no lo ven así. entre las anormalidades aparecen caras como las nuestras aquí en la tierra. bizarro, ¿no?

immanuel kant analiza el asunto de lo feo en su sistema estético. lo feo es importante, aunque siempre aparece detrás de bastidores --como le toca a ese grado difícil. lo que sigue es una exploración rápida del tema.
Para decidir si algo es bello o no ("lo feo") relacionamos la representación por medio del entendimiento (Verstehen) del objeto aprehendido por el conocimiento (Wissen). Lo que provoca el sentimiento de placer (lust) o disgusto (unlust) está relacionada por medio de la imaginación combinado con el entendimiento. (CoJ, 203)
cuando kant apunta "por medio de la imaginación", está implicado que "lo feo" no es un hecho, aunque eso necesita explicarse. en su crítica del juicio kant explora un lado importante de un proyecto que ya viene desde sus dos libros anteriores (la critica de la razón pura y la crítica de la razón práctica). cuando decimos "X es feo" no estamos expresando un hecho (lo que puede conocerse pertenece al orden gnoseológico), tampoco expresamos un sentimiento de tipo moral (i.e., "lo feo" no puede ser reducido e incorporado por un concepto moral; veamos: "lo feo es malo").

por consiguiente el placer estético consiste en una avenencia (Stimmung) entre la imaginación y el entendimiento. ¿qué es la imaginación? aquí kant bebe de la tradición empiricista de david hume. la imaginación es la facultad "creativa", por así decirlo, de la mente. la habilidad de "transponer ideas y de cambiarlas".  es decir, una facultad de entretener y crear nueva ideas que no están dadas en la propia experiencia. de cierto modo, de acuerdo a hume y kant, la imaginación desde su producción idearia se le escapa a la realidad. 

¿y el entendimiento? aquí kant tiene la palabra. entendimiento (Verstehen) es la facultad aprehender la realidad mediante ciertas "categorías" que vienen dadas a priori. por ejemplo, dos de las categorías más importantes son el tiempo (Zeit) y el espacio (Raum). el objeto de ambos es filtrar la realidad. sé que el lector pensará ¿y la realidad misma no puede ser aprehendida? no para kant. de hecho kant identifica esa realidad desnuda, "en sí misma", que él llama (ding an sich) como algo imposible de conocer. la única realidad posible es esa realidad filtrada por las categorías del entendimiento.   

volvamos al juicio estético. de acuerdo a kant, cuando contemplamos "lo feo" sentimos una sensación de disgusto. y creemos entonces que podemos justificarlo. pero ocurre que mi justificación (por ejemplo) no es empíricamente irrevocable: alguien puede estar en desacuerdo y apelar a su propio juicio en el caso (este fenómeno es estructural al "juicio del gusto", Geschmacksurteile).

problematizemos este puto. ¿no es el caso que cuando apelo a mi gusto, de cierta manera prejuzgo un estándar que no parece obvio, es decir, una constante anterior basada en el consenso, digamos una tradición histórica? este es el punto de hans georg gadamer en su filosofía hermenéutica. para gadamer el acto de conocer (kennen) implica un re-conocer (wiederkennen) y un prejuzgar (herauskennen). y resulta que esta receta hermenéutica puede ser muy apetecible para el relativista.

si la verdad se funda en el consenso, habrán tantas verdades como consensos sean posibles.

kant saldría de la trampa mediante una transacción conceptual "a tierra": todo juicio del gusto es a la vez particular en su sentir y universal en su alcance. salimos del terreno subjetivo para entrar en lo intersubjetivo. kant lo llama sensus communis.

 ¿es el sabor del catena malbec un hecho exclusivamente subjetivo?

otro pasaje importante: 
El gusto por así decirlo causa una transición de las delicias del sentido al interés moral. La razón es que se representa en la imaginación, la cual, en su libertad, es afín al  entendimiento. (CoJ, 354)
no es que el gusto tenga un contacto directo con lo moral, sino que de forma analógica el primero provee una transición "como si lo fuera" (gleichsam). por tanto kant podrá concluir que el arte tiene una dimensión "moral" en tanto que la finalidad del arte sea placentera (independientemente de todo interés). y ¿no es cierto que a veces discutimos sobre temas estéticos "como si fueran" aspectos morales?

aquí hay un ejemplo representativo. 

se debe a que el arte puede presentar lo feo como bello... y viceversa (ahora platón se revuelca en su tumba).

especula kant:
(...) el arte de la escultura ha excluido de sus creaciones cualquier presentación directa de objetos feos, ya que en su obra casi se confunde con la naturaleza. En cambio, ha permitido que lo feo sea presentado como alegoría -por ejemplo, la muerte de una bella doncella, y por lo tanto ha permitido que sea representado de manera indirecta por medio de una interpretación de la razón más por un poder meramente estético del juicio. (CoJ, 178)
en cuanto al concepto de "disgusto" (Ekel) asociado con lo feo:
(...) Sólo hay un tipo de fealdad que no puede ser presentado de conformidad con la naturaleza sin destruir todo gusto estético y por lo tanto la belleza artística, es decir, la fealdad que despierta disgusto. Porque en esa extraña sensación que se basa en la imaginación, el objeto se presenta como si insistiera, por así decirlo, en causar disfrute, aunque eso sea justamente lo que rechazamos con fuerza. (CoJ, 172)

la foto arriba presenta algo ¿feo acaso? aquí la belleza ha sido apabullada por la exageración. por tanto ¿no puede algo demasiado bello llegar a ser feo?

gustav doré explora la belleza de lo malévolo

por otra parte, ¿no puede satanás ser bello? sabemos que en la teología cristiana el ángel caído es considerado una criatura malévola. de nuevo, la moral y la belleza se convierten en reacios compañeros de viaje. de ahí el interés de kant en resolver el problema del juicio estético (Geschmacksurteile).

la muchacha de la foto arriba no parece posar para la foto, pero aún no sería suficiente para salvar el escollo kantiano de el arte aparenta y no aparenta ser "naturaleza". de ahí que el arte para kant deba tener una "finalidad" (Zweckmäsigkeit). resumiendo la tesis kantia: el arte debe tener la intención de producir algo con la intención de ser acompañado con el placer.

¿y no puede ser acompañado ese placer (dependiente del arte) de fealdad?
... De ahí el carácter definitivo que el producto de las bellas artes sea intencional, aunque pueda tener la apariencia de no serlo. es decir, la obra debe ser presentada como si fuera naturaleza, aunque sepamos que es arte.
está claro que la teoría kantiana no está exempta de crítica, por ejemplo: ¿por qué vetar a lo bello del orden epistémico? aquí hay una apertura analizada en la estética de un adversario de kant. me refiero al casi olvidado filósofo christian wolff.

volvamos a la forma

uno creería que para comprender lo feo hay que comprender lo bello. este contraste entre formas aparentemente contradictorias es parte de la teoría de formas en el protágoras,

useless foot, 2014

preguntemos: puede ser "lo feo" un modo menor de la belleza? se hace necesario desde el punto de vista ontológico que debo comprender "lo bello" para entender "lo feo"? teológicamente no parece necesario.no hay feos en el olimpo cristiano.

lo cierto es que platón nunca resolvió el dilema (to be continued).

Tuesday, June 24, 2014

Mujeres al borde de una isla


Jesús Rosado / Ileana Fuentes (borrador del texto del catálogo)

Si algo abre trecho al debate en Mujeres al borde de una isla, es que estas artistas navegantes que se presentan en la muestra retoman desde el criterio estético las fricciones más contemporáneas en cuanto al concepto de nación cubana. Se insertan en esa revisión sociológica concurriendo con reflexiones y pronunciamentos simbólicos en torno a la persistencia o no del sentimiento de pertenencia que los teóricos de la modernidad insular comentan con tono escéptico en esta hora de “globalizaciones”.


Al intelectualizar el tema del desplazamiento de la cultura cubana durante el último medio siglo -debido a las causas históricas ya conocidas-  los ensayistas cubanos tienden a asociarlo con un replanteamiento de la afiliación territorial resultante de la progresiva incorporación de la desterritorialización como  factor de supervivencia. Coincidimos con ese razonamiento. Los procesos de relocalización y asimilación de la diáspora cubana en más de 150 puntos en el planeta lo evidencian.

Pero hay un elemento indispensable a tener en cuenta que paradójicamente puede actuar en sentido contrario a esa aparente disolución posnacional. Nos referimos a la esfera de la afectividad en el ser relocalizado; ese universo de emociones, estados de ánimo y sentimientos que impregna de vida y color cada acto humano, y que se hace fundamento durante los primeros años en la parcela nativa. Su inexorable presencia es un constante generador de reacciones existenciales a escala individual y colectiva en la comunidad de desplazados.

Esa es la razón por la que en más de una ocasión nos hemos planteado que hoy día, en el caso del cubano, identidad y transterritorialidad se complementan de manera fluida y nos corrobora que tal simbiosis es una predisposición existente desde mucho antes de la larga trayectoria de estampidas que generara la imposición dictatorial del 59. Si retrocedemos en el tiempo, verificaremos uma vez más que la historia cubana es una sucesión de exilios y que la evolución de la cultura no puede prescindir de los distanciamientos geográficos de aquellos que han sido sus protagonistas.

Jamás las vanguardias estéticas hubiesen revolucionado cánones artísticos, éticos e intelectuales en nuestra isla, si sus gestores no flexilizaban las fronteras vernáculas mientras peregrinaban en el torbellino bohemio de ciudades extranjeras. Esa es una de las tantas nociones de borde inherentes a nuestro complejo cultural nación- diáspora y a la que este grupo de creadoras no es ajena en el proyecto. La progresión del arte cubano trasciende límites territoriales y se hace innovador cuando trata de rebasar claustrofobias, paranoias y alcanza un estado de emancipación plena.


Mujeres al borde de una isla agrupa la obra de una selección de artistas visuales cubanas de la Diáspora, afincadas -geográfica y existencialmente- en las márgenes de su cultura de origen. Los diversos significados de la frase “al borde de” posibilitan explorar comportamientos emocionales y concepciones estéticas en dicho grupo de creadoras, asumiendo la palabra “borde” en sus múltiples acepciones o interpretaciones: lugar limítrofe de una superficie, de un territorio, real o imaginario; accidente territorial marcado por elementos naturales (ríos, valles, mares, estrechos); crisis de identidad, de desarraigo, o aproximación a una pena; anticipación de algo celebrable desde una distancia “equis”; último refugio que nos protege ante un inminente peligro, sea éste real o imaginario; muro, precipicio (material o existencial), frontera, muralla de contención a las emociones; priorización de una realidad, memoria o vivencia, a expensas de otra que se relega.


El resultado ha sido un encuentro de diversos recursos de expresión donde el talento femenino desplazado afronta, a partir de cada experiencia individual, el proceso de negociación de la identidad, documentando la repercusión emocional y social del desplazamiento migratorio. Así se recorren los itinerarios de la memoria afectiva y cultural, revelando el proceso de interculturalidad del componente cubano filtrado a través de la percepción femenina y desplegando discursos de género, religión y nación, al tiempo que revisa, deconstruye o reafirma el concepto de “cubanidad".


Predominan en esta muestra los planteamientos de temas paradigmáticos en la mirada femenina que la influencia falocéntrica en el arte –al menos en Occidente- se resiste a tomar en serio, como, por ejemplo, los lazos de familia, la lectura en femenino de la condición humana, la delicadeza de espíritu, el modo peculiar de urdir la existencia, el replanteamiento de los símbolos desde ópticas de género, la convivencia enfocada desde la “maternalidad” - actitud que es amalgama de concordia, empatía, solidaridad, estímulo, misericordia, conservación, cuidado-, al estilo de lo que la feminista norteamericana Sarah Ruddick denomina maternal thinking.


A estas creadoras hay que tomarlas muy en serio. Su lenguaje visual recorre desde la exquisitez hasta el juicio lapidario. En su iconografía se presiente la esperanza y el desgarramiento; el júbilo y la angustia; la memoria diligente y el terapéutico olvido. En sus respectivas obras habitan hadas poderosas y fantasmas despiadados. Entre ellas se entrelazan coordenadas invisibles que, mediante el acto de crear, persisten en vencer el desarraigo, salvar las dicotomías, eludir la esquizofrenia cultural, y reafirmar la individualidad. Al borde de una isla de ensueños y pesadillas, son ellas forjadoras de nuevos e inviolables territorios.


La iniciativa ha sido del Museo Cubano, comprometido con el estudio de la historia, el arte, la cultura y los logros de los casi dos millones de seres que componen la Diáspora cubana. Ha contado con la dispuesta colaboración de Aluna Art Foundation y confiamos tenga una resonancia simbólica para la comunidad exiliada. Estas artistas de reconocida trayectoria no están documentadas –y, en no pocos casos, están absolutamente vetadas - por el autoritarismo cultural en la isla. De la misma manera que están excluidos de la crónica oficialista más de medio millar de artistas visuales cubanos dispersos por el mundo. Una consecuencia que cabe conciliar con lo que expresa Daniel Boorstin en su ensayo “The Immigrant’s Vision”:

Los gobiernos podrán ejecutar, encarcelar o desterrar a sus artistas o pensadores.
Pero el mundo de la cultura queda más allá de su jurisdicción. Los artistas a quienes
se avasalla, se castiga, o se expulsa, cuando logran salvar la vida, reaparecen en
horizontes distantes…
El patrimonio inestimable que conforma las cosechas artísticas de estas mujeres no sólo ha sido objeto del desprecio institucional en su país de origen, sino que ha sido minimizado por los medios de difusión norteamericanos y europeos o ha sufrido la hostilidad de los segmentos de mercado controlados por simpatizantes del castrismo. Se le suma a eso el hecho de que como mujeres han tenido que soportar la preponderancia del sector masculino en los circuitos de arte y en la vida pública.

El gesto del Museo Cubano apenas intenta ser un primer paso para incorporar definitivamente el arte femenino de la Diáspora a la impostergable sistematización del conocimiento y documentación de un proceso de más de medio siglo, erigido sobre intransigencias extremas, fugas, islas dispersas, bordes, totalitarismos, historias de exilios triunfales, patrias utópicas y, sobre todo, una larga y penosa espera.