sábado, 14 de enero de 2017

El fin de la política wet foot dry foot para los cubanos


aLfrEdo tRifF

Obama lanzó una bola el jueves. Nadie la vio venir, o mejor dicho se sabía que venía, y muchos lo deseaban. Para un cubano es difícil apoyar una política que quita en lugar de dar, pero dos días después de la medida y el termómetro provisional de la calle indica tantos a favor como tantos en contra.

Hay cubanos que quedan en el limbo, cierto, y es triste, pero ese limbo es producto de un quid pro quo entre EUA y Cuba que nos lleva a mediado de la década de los 90, durante la crisis de los balseros, con un Fidel Castro en pleno apogeo de facultades. Se trata de una política anterior al 9/11, la guerra civil en Siria con su redefinición de la emigración internacional, incluso antes de las sucesivas olas de centroamericanos que cruzarían la frontera hacia EUA huyéndole al crimen rampante, antes que Trump consolidara su triunfo precisamente con un mensaje populista y anti-inmigratorio.

Aquella ola de balseros de los 90 huía del castrismo pero no todas las olas subsiguientes tenían las mismas razones para cruzar el estrecho.  Hablo de aquella conciencia política anticastrista que hizo de las olas del exilio histórico y la de la generación del Mariel una de éxito  motivación fundamental del edificio exilado.

La nueva ola y el crimen como "supervivencia"

Parecía evidente que después del los 2000 el llamado "exilio" llegaba a su fin. Incluso antes del deshielo entre Cuba y EUA los cubanos que llegaban no lo hacían tanto por un repudio existencial el castrismo sino por una necesidad claramente económica. Comenzaba la época de "teta y sopa": no romper con el castrismo y a la vez "resolver" en la Yuma. Venir, trajinar rápido y volver a La Habana o a la provincia que fuera. Llevar dinero a la familia, o simplemente vacilar el dinero habido o mal habido o peor aún, darle caritate a la gente con carro, propiedades y buena vida en la isla.

El modelo era hacerse rico rápido y sabemos que en ninguna parte es fácil hacerse rico rápido. En Miami cundía el pánico: "Saqueo de América": atracos al medicare, robos de tarjetas de crédito, a compañía de seguro fantasmas, y las diarias fugas de cubanos recién llegados a la habana con el botín de millones.

Dry foot wet foot era desde el punto de vista migratorio una política incompetente. Le permitía a los cubanos ingresar a Estados Unidos sin visas ni verificación alguna de antecedentes penales. Los cubanos podían regresar a su país de origen sin poner en peligro su estatus migratorio estadounidense, contribuyendo así a redes de delincuencia que reclutaban cómplices y ocultaban en Cuba dinero robado.

El precio a pagar: 2 mil millones de dólares en pérdidas al erario público en los últimos 20 años.

¿Puede alguien categóricamente asegurar que las autoridades cubanas no participaban en este trasiego humano? El artículo ya mencionado del Sentinel deja claro que los estafadores al servicio de salud gozan de abrigo seguro en la isla.

Tarjeta de residente y licencia de conducir del cubano Ángel Ricardo Mendoza, quien se robó $180,000 de la Reserva Federal. Hoy vive tranquilamente en su casa en Santa Fe. 

La diferencia fundamental entre el exiliado y el emigrante cubano de hoy está aquí: el exiliado sabe que no hay regreso, tiene que echar raíces en el país que lo acoge. Debe estudiar, trabajar, planificar su vida, hacerse de un futuro productivo para él y su familia. Muchos emigrantes de la nueva ola no parecían tener esa prioridad. Vive en un ir-y-venir, un ni-aquí-ni-allá, llegar a "resolver" y volver con la actitud cínica de sacarle provecho al imperio, paralelo de lo se se vive a diario en el castrismo.

Algunos cubanos de la nueva ola ya venían adiestrados. En cuestión de meses se insertaban en redes y operaban con éxito. Muchachos jóvenes recién llegados manejando BMW, comprando condominios, dándose una vida prohibida para profesionales con carrera hecha. Subía el porciento de crimen:

46% del fraude a tarjetas de crédito,
53% fraude a compañía de seguros,
72% en robo de cargas,
73% fraude al medicare y medicaid,
77% robo de combustible,

Muestra de dinero en efectivo pertenecientes a una red de criminales cubanos que cometían fraude de tarjetas de crédito. El grupo consistía de más de 20 personas, incluyendo a trabajadores que hacían transferencias de dinero, piratas informáticos internacionales, compradores, dueños de tiendas de descuento, y un estampador de tarjetas de crédito. El grupo defraudó a tiendas en 45 estados y en Puerto Rico.

Por supuesto, La estadística anterior no implica que la incidencia criminal se deba solo a la nueva ola de cubanos emigrantes, pero no puede ignorarse la incidencia marcada que separa esta generación de la anterior.

Casos reportados en tumiami en 2013,
Casos reportados en tumiami en 2015,
Este sonado del 2016,
El escándalo reciente del arresto de una red de 30 personas en junio 2016... y la bola no se detiene.

Tratamiento preferencial injusto

No es el propósito de este post entrar en una discusión de derecho internacional y ciudadanía. Si bien es un hecho que siempre han existido presiones económicas y políticas interregionales que determinan movimientos migratorios, para cualquier país es imposible funcionar sin fronteras y leyes migratorias. La emigración sin balance paga siempre un precio socio-político. La prueba actual es Donald Trump.

Es difícil defender la idea de que el cubano en tanto que inmigrante– merezca un trato preferencial al de otras poblaciones de inmigrantes; preferencia sobre refugiados en busca de asilo político (los que llegan de Siria, Myanmar, Irak, Somalia o República del Congo y Sudán por ejemplo) o el caso de los guatemaltecos que huyen de una realidad muy crítica, de los  haitianos que dejan atrás un país destruido por el terremoto del 2010,  o la realidad brutal de los emigrantes provenientes de la guerra civil en Siria.

En abril 2016, el senador republicano cubano-americano Marcos Rubio se pronunciaba a favor de eliminar el trato preferencial:
Es difícil justificar el estatus de refugiados de algunos cuando luego de llegar a Estados Unidos viajan al lugar del que dicen que huyeron unas 10, 15, 20, 30 veces al año.
La nueva política, bomba de tiempo para el castrismo 

Aunque el gobierno cubano parezca apoyar la medida, en realidad el cambio de política no necesariamente beneficia al castrismo. Hablemos de las remesas a Cuba: ¡Solo en 2015 $3,500 millones! Cito el articulo de 14 y medio.com:
Otro factor de cambio ha sido el "incremento descomunal" de los viajes entre EE UU y Cuba, pues en 2015 un total de 538.433 cubanos y cubanos-estadounidenses viajaron a la Isla o lo hicieron a Estados Unidos, para luego regresar, lo que significa un aumento del 328% respecto a 2007.
y añade,
Menos cubanos que llegan y se quedan, significa menos remesas para La Habana, y menos ir y venir. También significa más descontento, la válvula de escape que el castrismo siempre tuvo para chantajear a su vecino del norte. 
Obama se va pero no parece que el presidente entrante Donald Trump tenga motivos para cambiar wet foot dry foot. Fidel Castro ya no existe. La situación económica en Cuba no mejora para el cubano de a pie. El castrismo es más débil en 2017 que en 1995. ¿Pronóstico? El cambio de política no es panacea alguna para el castrismo. Ya veremos.

jueves, 12 de enero de 2017

hacen falta más máscaras en el arte cubano


la máscara es el vehículo idóneo que representa la doble moral que caracteriza nuestra historia, nuestro discurso, y nuestra visión política. 

ser cubano es prácticamente vivir bajo el signo de la máscara.

domingo, 8 de enero de 2017

Corazón y muela


Por Alcides

“Estoy enamorado: écheme o dejémoslo como está. No paso más tiempo en el teléfono por respeto a su persona, pero me pide mucho. ¿Debo entrar en su molde sin que usted se haya preguntado por qué quiere que las cosas sean de determinada manera? Pues no. Lamento no poder complacerlo ni ser flexible. Al menos hoy, yo sé por qué hago lo que hago. Necesito escuchar a esa mujer, normalmente encuentro algo que decirle. Hablamos pocas veces al día, no más de diez minutos. Mi trabajo no suele afectarse, porque tengo la carreta delante de los bueyes y a Marte ahí mismo. Tampoco interrumpo la línea porque es doble, a veces triple, y suena un pitico cuando la gente llama. Soy loco -es decir: tal vez piensa eso- y sin embargo no soy una bestia. Pregúntese qué le fastidia en realidad. 

¿Que me ve pasándola bien? 

También disfruto trabajar y luzco alegre. No importa qué métodos tenga que usar: procuro mantener una sonrisa. Creo que usted me entiende pero como necesita hacer el papel de patrón, la coge con mis conversaciones. Es como si se congelara con esa emoción. 

¿Verdad que me explico? 

Tratar de hacerme entender, semana tras semana, me roba energía que podría usar en dar más de mí, en llenarme de ideas y hacer que el dinero entre por tuberías a este lugar. Ni siquiera es capaz de disfrutar el afecto que le tengo, mi aura grande. Prefiere ser como piensa que es. En fin: me desinflé ya. Mi destino está ahora en sus manos (por seguro el destino de hoy) pero haga lo que tenga que hacer. De todos modos me siento como Superman. ¿No tiene algo que decir? Entonces deme el cheque.”

jueves, 5 de enero de 2017

Formas de sumisión para consumo de hombres


Rosie Inguanzo

La conversación con los amigos se torna jocosa cuando se pasan de uno en uno el teléfono celular con la imagen de la chica en bikini que baila en la televisión. Llega hasta mí y compruebo que está toda "hecha". Pero admirar la "belleza" deformada de X es meterte un cuento, digo. Un cuento hiperbólico y macabro. La hipertrofia que exhibe la joven es en muchos sentidos lamentable.

Primero, su "belleza" conlleva varias operaciones quirúrgicas y mucho material de relleno artificial —cuando no tóxico. Lo que va en detrimento de la salud de la chica. A saber, rinoplastia, estética dental o electrólisis, botox y fillers para agregar volumen a los labios y a los pómulos… implante de senos de silicona, liposucción e inserción de grasa en la zona glútea o rellenos de plástico en la zona glútea (debajo de los músculos), etc. Segundo, ella avasallaría su atributos únicos, digamos naturales, y lo haría para encajar en una canon estético deformado en el que ella vale lo que el tamaño de su trasero y el volumen de sus senos. Digamos que lo haría para el consumo de los hombres (y mujeres) que premian este estado de cosas.

Entonces, ¿cómo dejar a un lado lo que a todas vistas es hipertrofia perceptiva y baja autoestima? ¿Por qué a mis amigos no les causa el mismo malestar moral que a mí? ¿Por qué se autoengañan hasta el punto de verla "bella" (y no grotescamente deformada como la veo yo)?

Supongo que mis amigos tienen la visión atrofiada por la realidad aumentada donde lo mismo consumes una Coca-Cola X-large (y todas sus calorías de azúcar nocivas para la salud), que admiras el trasero desproporcionado de Kim Kardashian —modelo de belleza y seso hueco para estas jóvenes. Pero resulta que a mí me duele que las jóvenes ansíen ser vedettes como máxima aspiración para sus vidas. Sobrecoge que se desfiguren persiguiendo una imagen ridícula y distorsionada donde la norma es la hipertrofia. El paradigma es devastador.

Porque si no deseas lo mismo para tu hija ¿por qué lo celebras en estas chicas que se contonean semidesnudas en el televisor?

Luego vamos a TAP 42 y las camareras llevan unos shortsitos negros súper cortos y súper apretados —dentro de la (in)cultura machista lo micro sólo aplica a las prendas de vestir femeninas. Dice mi marido: "Pero está bien, ellas se sienten sexy vestidas así…"

No, no y no. ¿Por qué los camareros están vestidos normalmente? El shortsito es un requisito que no se exige a los chicos. ¿Por qué a mis amigos intelectuales no les salta a la vista la degradación de la mujer en tantos aspectos de la (in)cultura?

Celebrarlo es otra manera de fustigar socialmente a la mujer. Rebajadas a lo que mis amigos varones sobreestiman sin el menor resquicio de conflicto. Que no se lo hacen ellos, que se lo hacen ellas mismas, no me lo creo. Hay un deber moral con el 50% de la humanidad en desventaja social. Al macho predador heterosexual no le causa ningún conflicto ético, claro. Pero estas chicas no están emancipadas. No hay motivo de júbilo.

domingo, 25 de diciembre de 2016

La Navidad y el sentido profundo de la existencia

Madonna, de Andrea Solario (1460-1524)

Rosie Inguanzo

Miami, desde Kendall, pasando por Westshester, Doral, South Miami hasta la Pequeña Habana, compite por la casa más y más alumbrada: un trineo de luces, siete venados con la punta de los hocicos prendidas, el muñeco de nieve gigante iluminado por dentro. Y no importa el costo de la luz, que ya se pagará en enero. El sector popular (digamos, el ganado vacuno), empuja y golpea, arrasando con cualquier civilizado que se interponga entre él y el carrito de compras o el artículo superrebajado. Se distorsiona el sentido: zafarrancho de tiendas y hasta fuegos artificiales contrapuestos a la imagen de la Navidad. La Virgen (dudoso calificativo para una señora embarazada de nueve meses), huía buscando donde alumbrar, ya de madrugada acomodándose en un establo paupérrimo. Y qué lumbrera trajo, misteriosamente, la doncella. Contrasta la materialidad exhibicionista del centro comercial y el bombardeo de publicidad con la escasez material en la que nació el Dios de los cristianos. Un niñito que a fin de cuentas circuncidaron al octavo día y cuyas pulsiones fundamentales surgieron de ese primer contacto maternal, como cualquier hijo de vecino. Un recién nacido que puede despertar adentro la sensación de lo sagrado (que conste que soy agnóstica), e impulsarnos a contracorriente al arrobo contemplativo, desde el hondo fondo más posible, desde el candor de un mensaje tan simple como difícil, y el cultivo de la abstinencia de consumo. De cualquier manera, la encarnación de Dios (crea usted o no), tanto como la vida de cualquiera, es un misterio cuajado de propósitos, pasiones, memoria fundacional, datación genética y fuerzas invisibles, milagros cotidianos, oscuridad y lumbre. La encarnación de Cristo llama mi atención sobre ese punto: Somos vida en la carne, y luminosidades en el magma infinito...Luego, ¡a gozar del cuerpo y ha renacer en Cristo o en su deidad favorita! Felicidades.

viernes, 23 de diciembre de 2016

The little drummer boy - Duke Pearson



Pianista de sólida formación, las destrezas de Duke Pearson no sucumben a propósitos más comerciales hasta entrada la década de los setenta del siglo pasado. Sin embargo, la trayectoria previa aporta momentos interesantes como su Cristo Redentor, incluido en el álbum de Donal Byrd A New Perspective de 1963. Fueron los años del 63 al 70 sus más fecundos en su breve paso por el planeta (murió a los 48 años). En esa etapa se concentran sus mejores trabajos como compositor y arreglista, destacando sus once proyectos producidos en Blue Note Records. En 1969, acomete la grabación de una serie de piezas navideñas tradicionales que al ser escuchadas, además de mostrar la intención de variaciones novedosas, revela la manera en que la impronta de Pearson se desliza inadvertidamente entre subgéneros del jazz, ritmos regionales y elementos del pop/rock sin que se noten las costuras. En el disco en cuestión, Merry Ole Soul, puede apreciarse al pianista de ejecución elegante y técnica consumada. De las diez piezas que contiene, mis preferidas son Sleigh Ride y la que he subido a Tumiami, The Little Drummer Boy, de arreglos y performances impecables, en la que piano y drum se involucran en un sugestivo diálogo al cual se incorpora la data registrada en la memoria acústica tradicional del oyente. Acompañan al pianista, Bob Cranshaw, en un bajo oportuno y certero, Airto Moreira, en la percusión y Mickey Roker, en una batería aprovechada con virtud. Lo que le saca el piquete a cada instrumento le cambia la cadencia a la Navidad. (JR)

viernes, 16 de diciembre de 2016

Dalí se pronuncia sobre Trump




Una polla xica, pica, pellerica, camatorta i bequerica, va tenir set polls, xics, pics, pellerics, camatorts i bequerics. Si la polla no hagués sigut tant xica, pica, pellerica, camatorta i bequerica els polls no haguessin sigut tant xics, pics, pellerics, camatorts i bequerics.

sábado, 10 de diciembre de 2016

Sentir demasiado es divino / Guy de Maupassant‬

Naturaleza muerta con escultura, Van Gogh, 1887

... sentir demasiado es divino.--  Cesare Pavese

aLfRedO tRifF

Conocí de la obra de Guy de Maupassant por un cuadro de Van Gogh en una monografía del pintor en la biblioteca de mi tío. Imaginábame contemplar la escena en vivo, separando la naturaleza muerta del momento que la inspiraba. Toda naturaleza muerta debe aparentar espontaneidad, pero no existe incuria alguna. Toda naturaleza muerta es un acto de narcisismo que pretende —en toda naturaleza muerta todo pervive. Tener ese libro en mis manos, ese Bel Ami del cuadro era la única manera de penetrar el misterio (muchos años después indagué en París que la edición original que aparece en el cuadro es la de Victor Havard, 1885).

Luego supe que Van Gogh era ávido lector de la obra del autor de Bel Ami. En una carta a su hermano Théo, Van Gogh escribe:
No me has dicho si has leído Bel Ami de Maupassant, y lo que en general piensas de su talento. Digo esto porque al principio de la novela se describe una noche estrellada en París, la luz brillante de los cafés iluminando el boulevard, y es precisamente el mismo tema que acabo de pintar. Volviendo a Maupassant, quiero decirte que admiro mucho lo que hace.


La literatura francesa de segunda mitad del siglo XIX está llena de la llamada hiperetersia, ansiedad de estímulos diversos o hipersensibilidad de los sentidos que de acuerdo a un conocido siquiatra de la época, D. Paul E. Garnier, conducen a un "apetito obsesivo" causante a su vez de timidez, melancolía, voluptuosidad —incluso religiosidad.

Una puerta a la perversión sexual.

La atracción por la tragedia de Mauppasant (más dramática que la Nerval o Baudelaire) es compartida por León Tolstoi. ¿Cuál es el diagnóstico? La exageración de los estímulos táctiles, el cosquilleo del intelecto, o el embotamiento de la emoción. Garnier advierte que el final del camino es la pérdida de la sensibilidad.

¿Podríamos atribuir ese desborde emocional a un rechazo vehemente por lo mediocre de la existencia? Tolstoi lo sugiere en sus notas sobre Maupassant, después de la muerte de este último:
La tragedia de la vida de Maupassant consiste en que, viviendo en un entorno terrible a causa de su enfermedad, tuvo a la vez la fuerza original de su talento para iluminar la oscuridad de su entorno. La búsqueda de la libertad, pero que por desdicha gastara sus fuerzas y la libertad se le escapara de las manos. Maupassant buscó infatigablemente la belleza. ¿Para qué? Para detener la vida. Pero la vida sigue y se pierde. El pelo se cae, se torna gris e hirsuto, los dientes se pudren, salen arrugas y hay un mal olor en la boca. Antes que todo termine todo se hace terrible. ¿Dónde está todo aquello por lo que luché?
Tolstoi comprende que la hiperestesia es el resultado de lo absurdo de la muerte —que con la obra de arte logra, paradójicamente, resucitarnos de entre los muertos. El mismo mal del siglo de los Musset, Maurice Guérin y Gautier: genios obsesionados y desgraciados como Novalis y Foscolo. Kierkegaard lo resume magistralmente: "... desde mi temprana juventud, una flecha de tristeza se ha clavado en mi corazón. Mientras esté ahí soy un cínico. Si la sacara, moriría". Y escribe Guérin: "¿Por qué no admitir que el mundo nos teje un sueño de hadas?"

¿Podríamos detallar la crónica biográfica de la miseria de Maupassant? (M. en lo adelante).

Desde 1880 la sífilis es su compañera diaria. Sigue la procesión de dolencias: jaquecas, dolores de estómago y musculares producidos por una posible vasculitis, problemas de la vista, friolencia. Vivir la vida para una cura que no llega.

El verano de 1883 viaja a Sicilia con órdenes expresas de su oftalmólogo de que no lea. Francois Tassart, su valet desde 1883, admite que M. tomaba éter, antipirina y bromuro de sodio diariamente como remedio contra la sífilis. Después de 1888 la jaqueca se hace más fuerte y persistente. Un nuevo síntoma: la pérdida de la memoria y la dificultad para pronunciar palabras con claridad.

A partir de 1889, M. tiene la certeza de estar volviéndose loco. Hay episodios en cuentos como La Horla, que parecen ser productos de experiencias personales, vividas por el escritor. M. alucina, un fenómeno conocido en la medicina de la época como "alucinación autoscópica"; el sufriente puede ver claramente la imagen de sí mismo fuera de sí.

Escribe en Le Horla:
Estoy enfermo, y estaba tan bien el mes pasado... tengo una fiebre atroz, o más bien una excitación febril que hace que mi mente sufra tanto como mi cuerpo. Vivo bajo la opresión de un temor confuso e irresistible, el miedo al sueño, el miedo a la cama...
es la fiebre... el delirio (ilustración de Julian Damazy)

Cuenta a Paul Bourguet (el otro dandi pesimista de la época) que una noche de 1889 M. sintió alguien abrir la puerta y entrar en su habitación. Sólo más tarde se percató que se trataba de él mismo. El "otro" permaneció con la cabeza entre las manos y comenzó a dictarle cuartillas, mientras M. escribía. Cuando terminó de dictar, la figura salió silenciosamente del cuarto. El poeta José-Maria de Heredia pensó que dichos episodios, tal como eran contados por M. eran el producto de una profunda autosugestión. No sabía Heredia que para M. el escritor tiene dos almas, una su yo natural, la otra, la que cavila y le da sentido a lo que la otra padece.

Sus doctores le aconsejan que descanse que es menester tomarse unas vacaciones muy en serio. M. hice caso y se larga de Paris a la riviera en busca de sol, luego a Luchon en los Pirineos –conocido por sus aguas medicinales. No puede resistirlo: le da asco el olor de las aguas sulfurosas. Sigue para Dinonne-les Baines, pero a pesar de tres baños diarios no puede conciliar el sueño. Le escribe al Dr. Cazalis que está desesperado "cansado de tantos baños". Dato interesante: M. siente "como si su cerebro (convertido en una pasta salinosa) le chorreara por las narices".

Un signo de la locura en ciernes es un episodio en compañía de Dorchain. Una tarde lo invita a la casa y le enseña toda una colección de perfumes para crear una sinfonía de olores, amén de leerle cincuenta páginas de su manuscrito final, jactándose que era su mejor obra --la que contiene el dato autobiográfico de su propio nacimiento en un establo. Al terminar la lectura comenza a llorar inconteniblemente, lo que Dorchain toma como el comienzo del fin.

M. sigue perdiendo la vista; sus ojos ahora no soportan ni la luz de un vela. Se queja de los mosquitos, siente que su cuerpo está impregnado de sal. Con tantos achaques decide escribir a su abogado en París con el propósito de redactar su testamento.

El 26 de diciembre de 1891, después de un breve paseo de diez minutos, volve horrorizado a su casa diciendo que había visto un fantasma. Al día siguiente, mientras come sufre un ataque de tos y después queda con la idea fija de que una espina enorme se le ha clavado en los pulmones.

El primero de enero de 1892 M. debía almorzar con su mamá en su casa de Niza. De acuerdo con Tassart, el escritor tuvo gran dificultad al afeitarse. Estaba muy nervioso y con un poco de fiebre. A la despedida, M. comieza a llorar incontrolablemente. Esa noche, a su regreso a la recámara sufre un dolor de estómago espantoso. Después de la media noche, al parecer en un acto de desesperación saca el revólver y dispara, apuntando a la sien. Sigue vivo y concluye que es invulnerable a las balas. Llama aterrorizado a Francois. No le corre la sangre. Antes que Tassart intervenga, M. usa el abridor de cartas y trata de degollarse. Ahora corre la sangre, pero la herida no es profunda. Tassart llama a dos marineros del Bel-Ami (el bote de M.) y a su médico.

No se sabe quien decidió internar a M. El 7 de enero llega al sanatorio en la calle rue Berton # 17. Fue examinado por los Drs. Blanche, Meuriot y Franklin Grout. Por un tiempo recibe visitas. Tassart permanece con él hasta el 20 de abril de 1893. Después de ese día nadie pudo ayudarle más. Edmond de Goncourt nos cuenta que el Dr. Blanche le había comunicado a la princesa Matilda que en M. se daba "un retroceso a lo animal".

Pasa los días corriendo por los pasillos del sanatorio, gritando a voz en cuello, maldiciendo a un enemigo imaginario. Por las noches le dan ataques obsesivos. Una vez cree tener piedras preciosas en el estómago. De acuerdo al testimonio del barón Lombroso (quien fue capaz de preguntar testigos creíbles) M. tenía personalidad paranoica.

Luego no quiere ver más a ninguno de sus amigos. Nadie sabe por qué ni su madre ni su padre tratarán de verle (la condena de Laure Maupassant fue que sus dos hijos muriesen antes que ella, y vivir desolada hasta su muerte en 1903).

M. fallece el 6 de julio, 1893, a los 43 años de edad, completamente paralizado y delirante. De acuerdo a los médicos, su sífilis había degenerado en neurosífilis. Ninguno de sus padres asiste a su entierro en el cementerio de Montparnasse.

Conociéndolo, Zola escribió:
 ... además de su gloria como escritor, Maupassant será siempre uno de los más felices y más infelices hombres que el mundo haya visto jamás.

martes, 29 de noviembre de 2016

"Elogio a Fidel Castro", por Reinaldo Arenas

Reinaldo Arenas
(fragmento del legado político del escritor; 1990.)

Queridos amigos: debido al estado precario de mi salud y a la terrible depresión sentimental que siento al no poder seguir escribiendo y luchando por la libertad de Cuba, pongo fin a mi vida. En los últimos años, aunque me sentía muy enfermo, he podido terminar mi obra literaria, en la cual he trabajado por casi treinta años. Les dejo pues como legado todos mis terrores, pero también la esperanza de que pronto Cuba será libre. Me siento satisfecho con haber podido contribuir aunque modestamente al triunfo de esa libertad. Pongo fin a mi vida voluntariamente porque no puedo seguir trabajando , Ninguna de las personas que me rodean están comprometidas en esta decisión.

Solo hay un responsable: Fidel Castro. Los sufrimientos del exilio, las penas del destierro, la soledad y las enfermedades que haya podido contraer en el destierro seguramente no las hubiera sufrido de haber vivido libre en mi país.

Al pueblo cubano tanto en el exilio como en la Isla le exhorto a que siga luchando por la libertad. Mi mensaje no es un mensaje de derrota , sino de lucha y esperanza [...]

Profundo filósofo, les ha hecho comprender de una u otra manera a sus súbditos que la vida material es cosa baladí, a tal punto que en Cuba no existen casi cosas materiales y el índice de suicidios, según serios informes de las Naciones Unidas, es el primero en América Latina.

Intelectual lúcido, comprendió que la mayoría de los artistas son víctimas de un ego hipertrofiado. Desde 1959 comenzó a invitar a destacados escritores, atendiéndolos personalmente y mostrándoles lo que él quería que vieran. Castro ha creado premios literarios internacionales y ha promovido a algunos intelectuales fieles hasta las cúspides del Premio Nobel, como es el caso de Gabriel García Márquez [...]

Economista inteligentísimo, ha implantado desde hace casi treinta años la libreta de racionamiento con la cual evita la inflación económica en su país, ya que el pueblo prácticamente no puede consumir nada. Además, se dedica, a través de sus más distinguidos generales y con la participación de Raúl Castro (como consta en documentos publicados), al tráfico internacional de drogas, lo cual se revierte en una entrada de dinero fuerte que le puede servir para costear su aparato propagandístico en el exterior y estimular la subversión armada en América Latina.

Sexólogo experto, ha preparado unos magníficos ejércitos juveniles que funcionan como guías de turismo y traductores y que complacen gentilmente tanto a las damas como a los caballeros invitados.

Ganadero y agricultor de nota, logró que una vaca (Ubre Blanca) diera todos los días más de cien litros de leche. El pobre animalito reventó y la leche sigue racionada en Cuba; pero el recuerdo de Ubre Blanca permanece en la prensa de la época y Castro mandó modelar numerosas copias de este extraordinario ejemplar vacuno. En 1970, Castro dijo que produciría diez millones de toneladas de azúcar y "ni una libra menos" y se equivocó sólo en dos millones menos de toneladas.

Alumno aplicado y fiel a su maestro, ha seguido con intachable ortodoxia las lecciones de Stalin: por una u otra vía se ha desembarazado de sus contrincantes políticos o de los personajes que podían ensombrecer su gloria, desde Huber Matos hasta Carlos Franqui, desde Camilo Cienfuegos hasta Ernesto Guevara. Creó desde 1961 los campos de confinamiento para disidentes de todo tipo y los oficializó en 1966 bajo el ingenuo título de UMAP (Unidades Militares de Ayuda a la Producción). Ha trasladado pueblos completos, situados donde había focos de guerrilleros anticastristas, hacia nuevas ciudades perfectamente vigiladas. Como hizo con muchos campesinos que vivían en la provincia de Las Villas, los cuales tuvieron que irse a vivir a una ciudad prefabricada en Pinar del Río, llamada Ciudad Sandino.

También desde hace casi treinta años, Castro pone en práctica las purgas políticas y las retractaciones públicas. En esos actos, el acusado, luego de varias semanas o meses en las celdas de la Seguridad del Estado, confiesa haber cometido todo tipo de crimen, ser un miserable y un traidor contrarrevolucionario y, desde luego, un infiel a Castro. Ejemplos: el juicio público de Marcos Rodríguez (fusilado en 1964), el juicio del general Arnaldo Ochoa (fusilado en 1989) o la confesión de Heberto Padilla, donde delataba además a sus amigos más íntimos y a su propia esposa, en 1971. Fiel a su política de "bloque monolítico", Fidel Castro aprobó públicamente la invasión soviética a Checoslovaquia, la invasión a Afganistán y la masacre del ejército chino a los estudiantes en la plaza de Tiananmen.

Estadista sagaz, Castro sabe perfectamente que un dictador no debe nunca realizar un plebiscito, pues perdería el poder. De ahí sus furias, desde su punto de vista justificadas, contra todos los intelectuales (incluyendo seis premios Nobel) que le han enviado una carta abierta solicitándole civilizadamente que celebre elecciones libres. Castro hábilmente rechazó la consulta popular, que otros dictadores menos taimados, pensando que iban a ganar, celebraron. Véanse las dramáticas derrotas del general Augusto Pinochet y del comandante Daniel Ortega.

Nada nos puede sorprender en la actual actitud de Fidel Castro. A lo largo de más de treinta y un años en el poder absoluto ha sido siempre fiel a sí mismo, gobernando con tan maquiavélica habilidad que hoy por hoy es uno de los únicos herederos de Stalin que se mantiene en el trono.

A los pocos que aún siguen arrobados con la imagen "reivindicadora" y hasta "heroica" del Comandante en Jefe que no se hagan ilusiones. El mismo Castro a través de su ejército ha dicho que "no cederá ni un milímetro en su ideología" y ha declarado que "prefiere que la isla se hunda en el mar antes de renunciar a sus principios políticos"... Claro que le toca al pueblo cubano decidir si quiere esa zambullida apocalíptica o si prefiere vivir en paz y con libertad como afortunadamente lo hace ahora gran parte de la humanidad.

sábado, 26 de noviembre de 2016

Fidel Castro ha muerto


Ha muerto Fidel.
Es el principio del fin.
La revolución cojea después de 58 años de abusos y prebendas.
Hasta ayer su finca se llamaba Cuba.
Murió decrépito y no por culpa del imperialismo yanki.
Le sobrevive un país extenuado y dividido.
Ha muerto Fidel,
símbolo máximo de la revolución,
(sin Fidel, Castro es solo un apellido)
Decenas de miles de muertos buenos se estremecen hoy en sus tumbas:
Fusilados, quebrantados en las ergástulas, tragados por el estrecho.
¡El exilio está de fiesta!
Ha muerto Fidel, máximo líder.
Y desde ahora en adelante el hermano y su camarilla de alabanceros tiemblan.

jueves, 24 de noviembre de 2016

Turkykamón


Judith Ghashghaie

Al cortarse el suministro eléctrico la explosión disparó vajillas y aparatos contra paredes, piso, techos. La mujer peló los ojos como papas deshollejadas; luego, repetía con profunda arrechera:
¡shit, shiit, maldita receta! ¡Fuuuck, maldita receta! Ya no podía controlar las llamas ni soplando, ni con agua, ni con nada.

Se asfixiaba; se chamuscaba el pelo. Salió corriendo a la calle a implorar socorro.

Como suele suceder en todas las historias de fuegos, llegaron vecinos, bomberos, policías, inspectores del seguro a la propiedad, locutores y fotógrafos de los noticieros locales quienes incrédulos entraron al lugar de los hechos: encontraron entre escombros y cenizas la enorme olla especial que contenía en su interior a la familiar criatura y su característica expresión de inocente e inútil terror.

Llorando, la mujer aseguraba haber visto resucitar al congelado pavo de Thanksgiving, el cual al caer en el aceite de maní caliente: brincó, chisporroteó, reventó.

Él era el culpable de todo.

domingo, 20 de noviembre de 2016

"Lorca en un vestido verde” y el juego de la memoria y de la muerte



Mayra Marrero

“Lorca en un vestido verde“ escrito en el 2003 por Nilo Cruz, director artístico de Arca, es la más reciente colaboración de Arca Images y el dramaturgo en el Onstage Black Box Theatre del Miami Dade County Auditorium. Cruz, quien también dirige esta puesta, ve la feliz coincidencia de su creación con la Feria del Libro de Miami. En un escenario desnudo y paredes negras, un grupo de maletas alineadas cierran el espacio escénico, y ocho actores empiezan un juego de alternancia de identidades y cambios de temporalidad. Unos serán Federico García Lorca, otros representarán la dictadura, la intolerancia, los extras, los que se dejan arrastrar sin opinar, otro será el duende jugetón que lleva la tragedia en los tacones y la palmas.

Rosie Inguanzo, Carlos Acosta-Milián y Ariel Texidó. Patrick Ferrell, ElNuevo Herald

Cruz propone un acercamiento a Lorca por la vía del ‘teatro dentro del teatro’, recreando pasajes de los últimos años de la vida del autor granadino y el momento de su martirio. Para esto ubica los personajes en una suerte de purgatorio en el cual los escogidos tendrán que convencer al Poeta, en un plazo de cuarenta días, de que ha muerto, para que una vez que este haya aceptado su nuevo estado, pueda ‘ascender’ a otra dimensión. “Un muerto en España está más vivo que en ningún lugar del mundo”, decía Lorca en ‘Juego y teoría del duende’ (iluminadora conferencia-ensayo que dio en la Sociedad de Amigos del Arte de Buenos Aires), y Cruz parece servirse de esto como axioma de muerte-realidad- irrealidad, presentándonoslo en un poético texto.

Lorca, en la obra de Cruz se resiste a creerse muerto, a perderse Granada para siempre, a no intercambiar bromas, discursos, pinturas, trazados con Dalí; se resiste también a huir de los brazos de su amante; se resiste a que lo olviden. El escabroso camino a la aceptación pasa por sucesivas interacciones con sus diferentes identidades. Esta negación a su nuevo estatus crea un paralelismo con El Joven de ‘Así que pasen cinco años’, obra de Lorca de gran influencia surrealista considerada premonitoria (cinco años después moría el poeta).

En esta onírica y mínima puesta, Cruz, sin duda un estudioso del teatro lorquiano, hace confluir todos los elementos que consideraba el dramaturgo para su ‘teatro total’: música, baile, canto, drama y colores. Crea así una atmósfera ubicua e irreal sirviéndose del profesionalismo de Fernando Teijeiro quien traduce los recuerdos en elementos escénicos tales como edificios de Nueva York, manuscritos que suben, bajan y se pierden en sintonía con la iluminación de Gary Lund.

El universo poético que crea Cruz con sus textos e imágenes va de la poesía a la prosa sin esfuerzo y es interpretado por un excelente grupo de actores. Ariel Texidó en el Lorca con sangre, enamora con su personaje. Una excelente actuación que va de la risa a la catarsis final, en un monólogo inolvidable por la fuerza dramática y la mesura de su actuación. Es sin duda uno de esos personajes que Ariel llevará en su piel por mucho tiempo.

Irene Benítez, Ariel Texidó y Aaron Cobos. Foto: Arca Images

La actualidad de la obra de Nilo Cruz se constata, por desdicha, en la homofobia, el poder de la dictadura que sobrevino, el nacionalismo y la intolerancia que Carlos Acosta-Milían destaca en su personaje de General, dominando la escena con la fuerza de su voz y su presencia. Yani Martín, elegante, simpática y precisa en su personaje de Lorca mujer —el lado femenino del poeta que ella interpreta sin esfuerzos. Irene Benítez se traslada de un lado a otro entre experimentados actores y lo hace con frescura y simpatía como requiere su Lorca niño.

Carlos Acosta-Milián (fondo), Omar Germenos y Xavier Coronel. Foto: Arca Images

Xavier Coronel, Lorca con un traje blanco, se transforma en el poeta, el amante , el dramaturgo, y lo hace con el profesionalismo al que nos tiene acostumbrados. Omar Germenos en Lorca con un vestido verde, viste su personaje con un misterio no exento de sensualidad, como metáfora del poeta expuesto a la censura y a la cultura del miedo en la España de principios del siglo XX. Aaron Cobos, el bailaor, trae el sur consigo en cada uno de sus tacones, lo arrastra, lleva al Poeta a su inicio y fin, es ese duende juguetón que también sabe caracterizar la muerte y el lado oscuro.

Irene Benitez, Yani Martin y Xavier Coronel. Foto: Patrick Ferrell, ElNuevo Herald

Rosie Inguanzo traza un esbirro inseguro y torpe, desde la farsa. Es así como a través del humor logra distender la solemnidad y pesadumbre del discurso escénico (esa historia de horror) y el público lo agradece. Dalí es igualmente interpretado por Inguanzo con genialidad, matizando su actuación con detalles, miradas y una peculiar manera dalinesca de hablar. Inguanzo es una de esas actrices que quisiéramos ver con más frecuencia en los escenarios de Miami.

Rosie Inguanzo, Ariel Texidó y Carlos Acosta-Milián

La obra vislumbra elementos surrealistas, fragmenta la vida del poeta en el absurdo juego de la memoria y acentúa los recuerdos del personaje una y otra vez regresándolo al momento de su muerte. Aborda su muerte, la distorsiona en fracciones reconstruyendo el instante, deteniéndolo entre la tierra y la luna: la tierra que cae sobre sus restos y la luna que lo persigue en sus ‘sueños verdes’.

“Lorca en un vestido verde” es una excelente puesta en escena donde texto e imagen confluyen en un preciso y depurado discurso escénico. Un homenaje al poeta granadino, una reflexión sobre la vida y la muerte, y la perdurabilidad en la memoria colectiva.

martes, 15 de noviembre de 2016

Patria o Muerte: Cuba, Fatherland or Death de Olatz López Garmendía en HBO el lunes 28 de noviembre, 8pm




Después del anuncio del Presidente Obama de que los EE.UU. empezarían a normalizar relaciones, Cuba está en la cúspide del cambio cultural, social y económico, un desarrollo sin precedentes en un país que ha experimentado un crecimiento limitado desde su revolución en la década de 1950. La primera película como directora de Olatz López Garmendia, Patria o Muerte: Cuba, Fatherland or Death es una visión visceral del estado actual del país a través de los ojos de sus artistas, activistas, blogueros, escritores, músicos y la gente común, que viven en medio de una inestabilidad política e inequidad económica.

Directora: Olatz López Garmendia, productor ejecutivo: Julián Schnabel, coproductor: Miguel A. Sirgado, director de fotografía: Claudio Fuentes Madán, editor: Ismael de Diego. 
Estreno: lunes 28 de noviembre 8-9 pm, hora del este. Exclusiva de HBO.