domingo, 10 de diciembre de 2017

Mudbound (2017) - Dee Rees





Jesús Rosado
Las productoras se han ido apartando de Hollywood. Netflix intenta convertirse en una competidora de prestigio y ha liberado un presupuesto a favor de ello. De ese empeño ha surgido Mudbound, proyecto del 2017, una adaptación de la novela homónima de Hillary Jordan, basada en eventos reales. Relato que se sumerge en el Mississipi profundo de los años 40, en pleno desarrollo de la segunda guerra mundial. Un drama interracial en que encuentros y desencuentros de  raza van hilando la trama para someternos a lo largo de dos horas a un poderoso ejercicio de cine, en el que el olor a madera rústica de su construcción  se alterna con los destellos de la fotografía y el balance del trabajo de equipo.

La película rezuma autenticidad hasta la crudeza, pero está lastrada lamentablemente por las carencias de presupuesto en las secuencias bélicas que exige la producción. El trabajo de fotografía es una sus virtudes aunque le falte el detallismo recreativo que un director de imagen de experiencia aplicaría para el acabado de una obra. Se trata indudablemente de una pieza sin las decoraciones que reclama la industria. Pero el planteamiento es poderoso, el trabajo de equipo envidiable para un director escénico que ha sacado el máximo a sus intérpretes y los buenos momentos de la fotografía son memorables.

No acostumbro a dar detalles de la trama sino a fijar la convocatoria a tenerla en cuenta porque no es de las películas que descollarán por nominaciones, aunque la crítica le haya sido muy favorable. Hay que verla porque puede ser fácilmente ignorada como pieza importante de la temporada.Transcurrirá como larva migratoria bajo la piel como tantos otros filmes alternativos. Ignorarla, más que una comodidad de exclusión, significa obviar una cinta importante en concepto social y en planteamiento formal en estos tiempos tumultuosos de supremacismo blanco. Es un manifiesto afilado que arranca piel a los que aspiran a que se olvide el sufrimiento del negro. 

Mudbound sería una película de merienda para la maquinaria de Hollywood y, sin embargo, landmark para lo que el talento puede generar más allá del sistema. Para un espectador transgresor que está atento a lo que se desliza fuera del interés comercial se hace imprescindible. Para el receptor común es un filme, aún con sus contratiempos de factura, brutalmente avasallador en el plano emocional y testimonio sociológico del racismo descarnado en la sociedad norteamericana.

jueves, 30 de noviembre de 2017

"Ruptura" de Bruce Conner



tRfFa

"Es un loco genial", dijo el insigne Jonas Mekas del director de cortometrajes experimentales Bruce Conner. Sólo hay que ver trabajos suyos como Movie (1959), Valse Triste (1978), o acaso uno de los mejores trabajos de Conner de los 60: Breakaway ("Ruptura"), con Antonia Christina Basilotta desnudándose arrebatadamente con la música de fondo de Ed Cobb (la escuchamos en aquella frase liberadora: "I'm gonna break away from all the chains that bind... and everyday I'll wear what I want and do what suits me fine", Basilotta fusiona a Nancy Sinatra con Martha and the Vandellas).

La talentosa Basilotta, a.k.a. Toni Basil, trabajaría luego en joyas como Easy Rider y The Last Movie de Denis Hoppper. A ritmo de polka dots (que recuerdan el free love de Yayo Kusama), Conner nos muestra el efecto liberador de la cultura bajo el capitalismo moderno (luego bautizado como pop). Nada como la cabriola dionisíaca de Basilotta. Entonces, casi a mitad de la cinta, Conner vira la pieza al revés en cancrizan; ensancha el sonido y lo disuelve en una cacofonía. Mientras, Basilotta recorre el camino del regreso, fragmentada, partida en perspectivas de leotardo negro, desnuda o con su trusa blanca. Ruptura: Desenfreno de un mundo con las bisagras sueltas, listo a partirse por el eje.

lunes, 27 de noviembre de 2017

aquí miami, aquí miami, cambio

tRffa

contacto.
llevamos años buscando.
al principio teníamos fe. nuestros técnicos diseñaron instrumentos muy avanzados para detectar cualquier señal del espacio. se analizaban los espectros magnéticos y las ondas sonoras en busca de un indicio prometedor. pero siempre el silencio, tan azul. tan ausente el horizonte. con el tiempo fuimos perdiendo la esperanza. no sabemos si hay otro mÁs allÁ que espera -como nosotros- por una señal para comunicarse. la otrora certeza ha dado paso a la duda. y quÉ dura es la duda. ¿será que estamos solos! ¿y los demÁs! la historia decía otra cosa: que fuimos parte de una gran cultura, que algo nos separÓ. pero no se supo quÉ. se especula, hay teorías, pero ya realmente no importa. han pasado tantos años y uno comienza a olvidar las causas. ¿serÁ acaso que somos otra cosa! que no somos lo que dice esa historia, que no hay historia que contar. que lo dicho es sencillamente falso! y, ¡debemos llegar a esa conclusiÓn? y todo el trabajo de por medio: nuestra juventud perdida,  nuestra industria acabada, nuestra cultura agotada. dependemos de ese contacto. por eso vamos a reuniones para debatir y analizar el asunto y disipar nuestras dudas. el proceso es abierto e inclusivo. se aceptan todo tipo de opiniones. las conclusiones se analizan de manera democrática. hay una constante que se repite: el futuro tiene que ver con las posilbilidades cercanas. nuestro lema es: "siempre hay una posibilidad". de ahÍ los protocolos establecidos. buscar contacto no es una mera formalidad. es un ritual que nos hace mejores. no podemos cerrar las puertas. al menos algunos de nosotros vivimos aferrados.
un dÍa,
el menos pensado,
haremos contacto.

lunes, 20 de noviembre de 2017

Gema del cine de autor: Paterson de Jim Jarmush


Ernesto González

"Stay with me.. all I need”. -- Sam Smith

Tiempo

Paterson es el nombre de un pueblo de New Jersey donde una vez florecieron industrias. Su principal atractivo hoy es haber sido el sujeto de un poema épico del autor modernista William Carlos William. Paterson es también el nombre del protagonista de un filme que ha suscitado tantas halagos como quejas por aburrimiento. Para otros, sin embargo, Paterson hasta podría ser una especie de estado mental.

Buena parte de responsabilidad de esta (y otras) lectura(s) al alcance del espectador avezado, le corresponde a la meticulosa fotografía de Frederick Elmes, en resultante complicidad con Jim Jarmusch, director y guionista. El tempo del filme requería justamente de esa fuerza visual intimista, donde las capas de significado afloran como a su propio aire. De cara a estos fotogramas, aburrirse es una expresión de incordio del aburrido, en su búsqueda de carcajearse por siempre jamás.

El protagonista de la historia, hermosamente interpretado por Adam Driver, es un hombre de rutinas. Se despierta, chequea la hora en su reloj Cassio de diseño retro, besa a su amada y va a vestirse. En la mesa de noche hay colocada una foto suya en uniforme militar. No hay aquí pesadillas, revelaciones de estrés pos-traumático, ni ninguna pista de secuelas de guerra. Hay, sí, serenidad, y un goce esencial que acaso solo puede navegarse en el silencio.

Maneja un autobús de transporte público mientras observa, y no puede menos que dejar de escuchar, a sus pasajeros. Se encuentra con varios gemelos (¿metáfora de la dualidad?) durante la semana de trabajo recogida por la película. Traduce a versos en su “cuaderno secreto” esas vivencias y cotidianidades.

Su compañero de trabajo es un quejoso irredimible. Paterson lo escucha, pero no le responde con lamentos. El hombre acumula frustración porque necesita otro quejumbroso de las nimiedades. O en su defecto, intoxicar a alguien que comparta y propague su neurosis, y sobre todo la refuerce. En cambio, Paterson a lo más que llega es a mirarlo extrañado y a decir “ok”.

Por las noches saca a caminar a su buldog inglés, aunque no se llevan muy bien. Los celos del animal van a provocar un giro determinante en la trama. Algunas noches lo amarra en la acera de un bar cercano y entra a tomar una cerveza.

Tiene una relación peculiar con el viejo cantinero. Conversan sobre los famosos oriundos del área, y ante la pregunta de si ya tiene teléfono celular, Paterson responde que no. “Sería como una correa”, asegura. “¿Y tu otra mitad?”, indaga el hombre. “Ella me entiende”. “Eres un hombre dichoso”, le contesta el ajedrecista y barman.

Luego de verse obligado a intervenir para evitar un acto de violencia allí, se le ve perturbado, en lucha con algo interior para mantenerse ecuánime. Diversas lecturas paralelas muy bien engarzadas al argumento principal, se desprenden de estas escenas en la taberna. La narrativa se bifurca en varios senderos desde su avenida principal que todo el tiempo es, a no dudar, la condición humana.

Este timonel a cargo de su vida es además un vigilante del tiempo. Está al tanto de él, aunque no con el significado asociado a la productividad o a la diversión. Apurarse para luego matar el tiempo jugando billar no está en su agenda. Disfruta al máximo su interacción desapasionada con la realidad. Aunque en cierto momento, la presencia de niños al cruzar la calle delante del autobús, parece evocar también recuerdos indeseables.

Con un despliegue mínimo pero sumamente efectivo de sus recursos actorales, Adam Driver nos hace adivinar que pudo tratarse de una carga en extremo dolorosa, pero prescindible, que el personaje decidió aligerar y eventualmente sacrificar. O sea, en términos antiguos, ofrendar, para permitir la aparición de algo nuevo.

“Cuando eres niño”, escribe, “conoces tres dimensiones, largo, ancho y altura. Cuando eres adulto te enteras de una cuarta dimensión: tiempo”.

Musas

Su relación con Laura, encarnada por la actriz y cantante iraní Golshifteh Farani, suena también fuera de moda. La joven decora el hogar en idéntico estilo al de los panqués que prepara y hornea para vender en la feria local. Sorprende a su compañero con pasteles rellenos de ingredientes que a nadie se lo ocurriría mezclar, compra cereales desconocidos como la quinoa y es extremadamente cariñosa. Él come lo que ella cocina aunque no le apetezca.

Laura es una creadora por derecho propio. Nos está recordando constantemente que el acto de crear engloba lo artístico (sueña con ser estrella de música country), pero es muchísimo más abarcador. Es una musa inquieta y soñadora. No hace distinciones entre cocinar, aprender a tocar la guitarra y componer su primera canción, o decorar dulces y paredes en blanco y negro (¿yin y yan?). A pesar de ser impredecible, o acaso como consecuencia de ello, es el cable a tierra de la pareja.

La segunda musa de este juglar es Peterson Falls, una cascada frente a la cual se sienta durante los almuerzos o cuando le place. Este sitio propiciará su confabulación con un japonés admirador de los creadores oriundos de la región, poeta él mismo. “Leer traducciones es como darse una ducha con una capa puesta”, le dice el visitante. “Entiendo”, responde Paterson.

Esta escena cerrará el círculo narrativo con un precioso gesto del extranjero, quien ha intuido en su interlocutor algo más allá del trabajo de chofer que le ha confesado desempeñar.

Cura

Uno de los carpinteros que reparaban los daños de los brutales inviernos en los techos de Petite Plaisance, la casa de Marguerite Yourcenar, le aseguró una vez que la mejor cura para los ojos cansados era contemplar el curso del agua durante un rato. El consejo de este otro poeta de las reparaciones, de alguna manera, se las ha agenciado para viajar desde Maine hasta esta ciudad de New Jersey. O quizás, guardado en esa añeja nube del inconsciente colectivo, ha sido (re)descubierto por el chofer con nombre de pueblo, quien lo ha bajado, no para un celular sino para su útil consumo individual.

A lo largo del filme las palabras se tornan imágenes y viceversa, en un juego de espejos que fluye para salpicarnos de ángulos, vertientes, sumideros y picos. Los poemas superpuestos en los fotogramas, a excepción de uno del director, son de la autoría de Rod Padgett, autor de la Escuela de New York influido por Allen Ginsberg y Williams. La rotunda sencillez de esos versos nos señala las maravillas enterrados en lo cotidiano, nos revela cómo bajo el polvo sedimentado por lo conocido existe una latencia siempre nueva. Lo desconocido, o sea lo no condicionado, está ahí, al alcance. Solo debe existir el propósito de despolvarlo.

La comunión del introvertido Paterson y la extrovertida Laura, crea una permanente circulación de energía enriquecedora para ambos, a un nivel cuya profundidad aumenta en proporción a la sensibilidad de la pareja: nosotros dos somos uno y también todos/todo.

Cualquiera que haya sido la medicación, los resultados son concluyentes. Aunque nosotros, los espectadores, ni siquiera hemos llegado a la etapa de reconocer la enfermedad. Qué decir de intentar una cura.

Coda

Jim Jarmusch apostó por arriesgarse desde sus comienzos como realizador. “Paterson”, su última obra, indica una continuidad por esa vía del riesgo y la autoría que los cinéfilos agradecemos. Las postulaciones de esta película en importantes festivales cinematográficos, y los premios obtenidos en otros, prueban la validez de estas todavía no tan raras excepciones del mantra cinematográfico contemporáneo.

martes, 14 de noviembre de 2017

Delio Regueral responde a Jesús Rosado


Delio Regueral 

El artículo “La masacre como hábito” de Jesus Rosado, publicado aquí en tumiamiblog no puede, pese a su intención, alejarse del amarillismo ni de lo tendencioso. La desensibilización popular ante las masacres es la aceptación de la realidad ante la falta de pensamiento crítico.

Nada se puede comprender sin entender la causa.

Ya sea terrorismo internacional o nacional, crimen común u organizado o crimen pasional el origen de estos fatídicos sucesos, ninguno de los motivos mencionados son legales y sin embargo tiñen de tristeza y sangre su entorno. Ya sea disparando un rifle o atropellando peatones con un automóvil o detonando una bomba casera, la solución para una sociedad perfecta radicaría en la prohibición de las armas y los automóviles y los aviones y las tuberías de plomería y los cuchillos de cocina y las tijeras de costura y los bates de pelota y los palos y las piedras y entonces lo mas coherente seria cortarle los brazos y las piernas a los recién nacidos para que no pudieran en el futuro patear fatalmente ni estrangular con sus manos a un semejante.

Presentar a la NRA como responsable demuestra un desconocimiento profundo de la importancia de la responsabilidad personal y del instinto animal de conservación no ajeno al hombre como de la historia que recoge el alto costo en vidas humanas y en violación de los derechos humanos. La prohibición de armas en manos del pueblo es el recurso de los más sanguinarios dictadores; ellos son los que exigen el desarme popular para garantizar el triunfo de la tiranía que domina y doblega multitudes y terminan practicando la voluntad del servilismo en contra de toda lógica práctica.

Las declaración de Trump me es tan irrelevante como la del Papa o las de los “reporteros” que mal venden su conciencia e integridad malversando su imagen para moldear la opinión pública a conveniencia de lo previsto por George Orwell, que ha llegado a ser realidad solo unos pocos años después de 1984. Ya no es ficción ni teoría el control y la censura de la información en el país insignia de la transparencia política, la separación de poderes y la libertad de prensa. Una opinión para ser útil  tiene que estar respaldada por los hechos y ser consecuente con las consecuencias.

La persecución de la perfección es una idiotez porque no es mås que la selección de los defectos. Las guerras son el indiscutible método racional para la supremacía de los humanos sobre sus semejantes como lo es la selección natural para las especies irracionales, el fuerte se impone y el pez grande se come al chiquito.

lunes, 6 de noviembre de 2017

La masacre como hábito



Jesús Rosado
El título de estas notas puede aparentar ser tendencioso o amarillista.  Pero ni lo uno ni lo otro, al contrario. El acontecer sanguinario que ya se repite una y otra vez logra superar toda expectativa sensacionalista al punto de generar, junto al estupor y el terror, una consecuencia tan disfuncional como las causas que la motivan. Me refiero a la gradual desensibilización en la percepción colectiva hacia el acto cruel del asesinato múltiple.
La reiteración de las siniestras matanzas ha hecho que estas comiencen a perder efecto como noticia para convertírsele al espectador lejano en referencias comparativas dentro de la cada vez más apretada cronología de sucesos brutales.  Entre los segmentos más desapegados emocionalmente, no solo se espera con morbo el próximo evento, sino que se revisan con toda frialdad las estadísticas, se cotejan cifras como si fuesen marcas deportivas y hasta corren las apuestas.
Esto es, si no se cambia abúlicamente el canal de TV o la estación de radio para dejar atrás una violencia que por reincidente ha dejado de merecer la atención prolongada a no ser que su ubicación geográfica se halle alarmantemente próxima.
Una y otra vez los cadáveres cubiertos, la fuerte presencia policial, los agentes del FBI, las conferencias de prensa, las declaraciones de las autoridades de gobierno, el llanto desgarrador de las familias, las vigilias, la competencia de los medios por cubrir la noticia, el rostro del asesino, las condolencias del jefe de estado…la tragedia que va dejando de ser novedosa. Que se va abriendo paso hacia la resignación y su aceptación como fenómeno cuasi cotidiano.
“No es saludable estar adaptado a una sociedad profundamente enferma”, comentaba Krishnamurti. Por lo que cabe preguntarse ante la saga de hechos sangrientos que cada vez se repiten con más frecuencia, abatiendo el entorno, si el modelo norteamericano contemporáneo ha entrado en una etapa extrema de la disfuncionalidad social que Erick Fomm describía en su obra The Sane Society  en 1955, en la cual la inopia ante el crimen es parte del trastorno.

El Presidente Trump ha declarado que todo se trata de "un problema de salud mental de alto nivel". ¿Habrá querido decir de alta intensidad? ¿O se refería a la elite de los cabilderos de la NRA? 
Pareciera que la sociedad estadounidense estuviera irrumpiendo en una fase distópica, paradísiaca para el sicópata. La respuesta solamente la tiene la actitud de los miembros sanos del cuerpo social. Excluyo de ellas a los rifleros. El control irrestricto de las armas es también un síndrome sociópata. Por ello, refuerzo, y no creo pecar de tremendista, que el peligro radica, no sólo en la potencialidad de la masacre, sino en la aberración de asumirla como hábito. Eso nos toca a todos los que amamos la vida, aún con sus asperezas.

lunes, 30 de octubre de 2017

La historia que se desdice, se absuelve y se condena


alFredO tRifF

El juego que proponemos aquí es el de las citas citables que se vuelven contra sí mismas. El preso, Fidel Castro, es capaz de defenderse y luego salir bajo amnistía, después de cumplir solo 21 meses de cárcel. En su conocido alegato, Castro reclama la valía del derecho penal, exige adherencia vertical a la justicia y la constitución de 1940, propone una soberanía despolitizada y una reforma urbana en "escala nunca vista". Así mismo condena el maltrato en las prisiones y defiende el justo reclamo de rebelión del ciudadano ante el despotismo. Estos y otros puntos conforman una plataforma política que Castro, una vez en el poder, olvidó y sistemáticamente traicionó. En última instancia se trata del testimonio de la historia: que se desdice, se absuelve y se condena.

(Las citas que siguen abajo son tomadas de La historia me absolverá, de Fidel Castro) (las itálicas son nuestras).

"... espero que me la conceda en compensación de tanto exceso y desafuero como ha tenido que sufrir este acusado sin amparo alguno de las leyes: que se respete mi derecho a expresarme con entera libertad."

"Es un principio elemental de derecho penal que el hecho imputado tiene que ajustarse exactamente al tipo de delito prescrito por la ley. Si no hay ley exactamente aplicable al punto controvertido, no hay delito."

"En primer lugar, la dictadura que oprime a la nación no es un poder constitucional, sino inconstitucional; se engendró contra la Constitución, por encima de la Constitución, violando la Constitución legítima de la República. Constitución legítima es aquella que emana directamente del pueblo soberano."

"La primera ley revolucionaria (después de tomar el cuartel) devolvía al pueblo la soberanía y proclamaba la Constitución de 1940 como la verdadera ley suprema del Estado, en tanto el pueblo decidiese modificarla o cambiarla..."

"Un gobierno revolucionario con el respaldo del pueblo y el respeto de la nación después de limpiar las instituciones de funcionarios venales y corrompidos, procedería ... a industrializar el país ... por técnicos y hombres de absoluta competencia, ajenos por completo a los manejos de la política."

"Un gobierno revolucionario resolvería el problema de la vivienda rebajando resueltamente el cincuenta por ciento de los alquileres ... demoliendo las infernales cuarterías para levantar en su lugar edificios modernos de muchas plantas y financiando la construcción de viviendas en toda la Isla en escala nunca vista..."

"... no hay razón, pues, para que exista miseria alguna entre sus actuales habitantes. Los mercados debieran estar abarrotados de productos; las despensas de las casas debieran estar llenas; todos los brazos podrían estar produciendo laboriosamente."

"¿Por qué no se me llevó al juicio? ¿Por qué se violaron todas las leyes del procedimiento y se descartaron escandalosamente todas las órdenes del tribunal?"

"... los ejércitos que asesinan a los prisioneros se han ganado siempre el desprecio y la execración del mundo. Tamaña cobardía no tiene justificación ni aun tratándose de enemigos de la patria invadiendo el territorio nacional."

"Matar prisioneros indefensos y después decir que fueron muertos en combate, ésa es toda la capacidad militar de los generales del 10 de marzo. Así actuaban en los años más crueles de nuestra guerra de independencia los peores matones de Valeriano Weyler."

"... el régimen de Batista ha significado en todos los órdenes un retroceso de veinte años para Cuba...  con la ineptitud y la zozobra, se dedica a la más repugnante politiquería, inventando fórmulas y más fórmulas de perpetuarse en el poder aunque tenga que ser sobre un montón de cadáveres y un mar de sangre."

"Cuba está sufriendo un cruel e ignominioso despotismo, y vosotros no ignoráis que la resistencia frente al despotismo es legítima; éste es un principio universalmente reconocido en nuestra Constitución de 1940."

"El derecho de rebelión contra el despotismo, señores magistrados, ha sido reconocido, desde la más lejana antigüedad hasta el presente, por hombres de todas las doctrinas, de todas las ideas y todas las creencias."

"La famosa Declaración Francesa de los Derechos del Hombre legó a las generaciones venideras este principio: 'Cuando el gobierno viola los derechos del pueblo, la insurrección es para éste el más sagrado de los derechos y el más imperioso de los deberes.' 'Cuando una persona se apodera de la soberanía debe ser condenada a muerte por los hombres libres.'"

"Había una vez una república. Tenía su Constitución, sus leyes, sus libertades ... todo el mundo podría reunirse, asociarse, hablar y escribir con entera libertad. Existía una opinión pública respetada y acatada y todos los problemas de interés colectivo eran discutidos libremente. Había partidos políticos, horas doctrinales de radio, programas polémicos de televisión, actos públicos, y en el pueblo palpitaba el entusiasmo. Este pueblo había sufrido mucho y si no era feliz, deseaba serlo y tenía derecho a ello."
_______________________
De las horribles condiciones de Castro y los moncadistas en la prisión de Isla de Pinos tenemos, de su propio puño y letra:*
Me voy a cenar: spaghetti con calamares, bombones italianos de postre, café acabadito de colar y después un H. Upman 4. ¿No me envidias? Me cuidan, me cuidan un poquito entre todos… No le hacen caso a uno, siempre estoy peleando para que no manden nada. Cuando cojo sol por la mañana, en shorts y siento el aire de mar, me parece que estoy en una playa, luego un pequeño restaurante aquí. ¡Me van a hacer creer que estoy de vacaciones! ¿Qué diría Carlos Marx de semejantes revolucionarios?
 *Tomado del libro de Mario Mencia La Prisión Fecunda (Editora Política, La Habana) pg. 76

viernes, 20 de octubre de 2017

Para construir otra casa, con Humberto Calzada y Eliecer Almeida

Estudio en la casa actual de Humberto Calzada

aLfrEdo tRifF

Ayer por la noche estuvimos presentes en el estreno del documental del realizador cubano Eliecer Jiménez-Almeida titulado Para construir otra casa, en en CRI de FIU, sobre la pintura del artista cubano-americano Humberto Calzada. La presentación tuvo accidentes e incidentes. Aquí noto estos últimos. Al final de la proyección, se abrió un diálogo íntimo entre el pintor y el director.

Jiménez-Almeida dejó claro que el motivo del documental (pieza corta pero muy cuidada) tenía que ver con su amistad con Calzada, con su propio andar por tierras de exilio y finalmente, el poder de las imágenes que quedan.

El film nos llega porque Eliecer lidia con la cuestión difícil del diferendo Cuba/exilio, y lo hace sin didacticismo alguno. Básicamente, la relación entre la casa actual de Calzada y la pintura de Calzada, que es precisamente una pintura de casas, o mejor, de "casos y cosas de casas".

¿Es la casa del pintor el pretexto fundamental de la pintura de Calzada, y por tanto del documental de Jiménez-Almeida? ¿ O es toda esta pintura de casas vacías una búsqueda de la casa perdida, Cuba? Jiménez-Almeida enreda el meollo aún más cuando el dativo en el título alude "otra" casa.  ¿De quién y para quién? Y esa vaguedad resulta auspiciosamente incómoda. Pongo varios ejemplos:

Al final de la proyección una estudiante joven le pregunta a Calzada por la relación que existe entre su obra y el futuro de Cuba. Y la respuesta de Calzada fue corta y drástica: "La verdad que no abrigo esas ideas grandiosas" la joven, que estaba a mi lado, quedó lívida con la respuesta y dijo bajito,  para sí: "Pero ¿por qué?"

Le siguió otra muchacha que declaró que la pintura de Calzada la había estimulado a estudiar Historia del arte y que por consiguiente tenía una influencia para su generación. De nuevo Calzada desvió la impronta de admitirse a sí mismo como vehículo de influencia alguna: "No creo que mi pintura puede cambiar las ideas políticas de nadie" respondió jocosamente, maniobrando inútilmente el micrófono de mano. Un señor de la audiencia terció como para reiterar lo mismo y en un momento Calzada exclamó entre risas: "La verdad es que no me creo esas pajas".  Algunos reímos sinceramente, otros del público, incluyendo el hijo de Calzada quien servía de intérprete, quedaron desconcertados.

Esa firmeza de Calzada me dejó pasmado. En ningún momento el pintor se dejó manipular para convertirse en figura, bandera o símbolo de nada. Raro momento en que siendo el centro, Calzada exhibió una claridad a prueba sino de balas al menos de preguntas demasiado halagadoras.  Y es que el documental sin decirlo, tiene que ver mucho con todo eso que la audiencia trataba de traducir. Volviendo al dativo de Almeida: la "otra" casa explora otra cosa.

La otra cosa de la casa son cuatro paredes bien puestas.

Pintar la casa vacía es construir encuentros y reencuentros con fantasmas. La búsqueda de lo cubano, congelado para siempre en la casa que es Cuba.

martes, 17 de octubre de 2017

El apoyo implícito de Yoliván


aLfRedO tRifF

Deseo seguir explorando lo que en tumiamiblog llamamos "apoyo al castrismo". Comportamiento que responde a un entorno fijo por más de medio siglo. El análisis requiere que ese comportamiento hable por sí mismo. El error está en presumir la acción del individuo desde adentro. Hay quienes interpretan comportamientos desde una lectura íntima, desde la propia conciencia del otro. ¿Pero quién puede leer mentes? 

Lo que sigue es una descripción del comportamiento de Yoliván y su apoyo tácito. No se trata de una caricatura en blanco y negro. En todo caso, no podemos conocer los motivos internos de Yoliván. Acaso ni él mismo pueda conocer tal cosa. Y cuando digo "apoyo" me refiero siplemenente a las acciones del sujeto, no sus posibles motivaciones. El comportamiento es algo material. Apoyar es una manera de actuar

Yoliván tiene 32 años. Es ingeniero civil. Creció en una familia de profesionales. Miguel Ángel, su padre era ingeniero eléctrico. Graciela, su madre, sicóloga. Los padres se divorciaron por motivos, más que nada, políticos. Graciela era comunista declarada y se hizo presidenta del CDR. Miguel Ángel era gusanoide. Sus padres desafectos, de tendencia ortodoxa. Graciela no fue aceptada en el partido en el 2001 porque su  marido era desafecto. Miguel Ángel se fue a Miami en 2006 con la lotería de visas. Graciela es revolucionaria declarada.

En 2004 a Yoliván le dieron un ascenso en su centro de trabajo. No vino con aumento de sueldo, pero lo hizo sentirse reconocido. Su hija Yuseini es pionera. Su mujer Uivis era maestra de inglés en una escuela Secundaria Básica en el municipio Arroyo Naranjo. Sen cansó de coger gugauas. Dejó el trabajo para abrir un paladar con su tía, pero el negocio no funcionó porque la policía los sobornaba y la poca ganancia no les alcanzaba. Ahora Uivis trabaja como intérprete en el sector turístico. Políticamente hablando, Yoliván es lo que pudiéramos llamar "revolucionario apático". Dice presente en los todos los actos de masas. Hay fotos en el apartamentico muy chiquito que tienen en el Vedado. Yoliván enlistándose en una brigada de apoyo a Venezuela. Yoliván sonriendo al lado de su mamá, antes de la concentracion en la Plaza un 1º de mayo. Sin embargo Yoliván nunca ha pertenecido ni a la UJC ni al Partido Comunista. A veces, en la intimidad, se franquea con su mujer y le dice que "está harto". Pero cuando la mujer le pregunta, cambia la conversación. Frente a la madre jamás habla de política. Graciela puede ser una fiera si le tocan la Revolución.

Algunos familiares allegados dicen que Yoliván tiene la conciencia marcada por el divorcio de sus padres y la posición política de la mamá. Pero a la vez el hijo admira la  honestidad y convicción de su madre. Yoliván tiene un apartamento en Centro Habana muy bien montado, gracias al papá. Televisor Samsung de 48 pulgadas con equipo surround de 6 bocinas, aire acondicionado en la barbacoa, computadora, laptop y playstation para la niña. Recientemente se ha comprado algunos muebles. La familia se visten bien. Entre eso y lo que se busca en la pincha puede decirse que su familia se da una vida mejor que la de muchos.

Esta noche Yoliván y la madre hablan en intimidad. La conversación toma un giro inesperado cuando Yoliván le dice que a veces quisiera viajar y conocer otras partes del mundo, que le gustaría que Yuseini y Uivis vivieran otras experiencias.
Livancito mijito, tú no sabes lo que es eso allá afuera. Ya sé que has cambiado desde que tu papá te mete todo ese ruido en el cerebro... viene de Miami para darte caritate.
El viejo trabaja duro y nos ayuda. No te olvides que gracias a él conseguimos las pastillas para tía Fefa.
Hablo de otro asunto... ¿en qué trabaja tu papá?
Se gana la vida honestamente... y lleva en Miami menos de cinco años.
Y no sabe ni hablar inglés. ¿Tú no crees que yo no me doy cuenta?
Si no fuera por el viejo no sé que nos haríamos.
Tu papá te tiene chantajeado Livancito. No quieres ver que se está comiendo un cable y vive peor que nosotros. Trabaja de valé parkin por la madrugada en un hotel en Miami Beach. Un ingeniero eléctrico graduado de la Lenin. Un hombre que tenía futuro. ¿Dónde vive? En un cuartico agregado.
Bueno, al menos no es delincuente. La economía está dura donde quiera. Tengo fe que el viejo va a salir adelante.
Oye, Livancito, mijo, tu padre se la pasa ahorrando los quilos para venir aquí y hacerse chequeos médicos aquí, porque allá sin seguro médico no te atienden. Osea, se da el pisto con nosotros pero no es más que un muertoehambre. Dime, ¿eso es vida? Si aquello es tan bueno, ¿qué hace tu padre que no sale de aquí, coño?
La verdad que a veces no lo entiendo, pero a la vez lo comprendo. A él se le acabaron las opciones en este país. El viejo se esfuerza por ayudarnos. Mami, abre los ojos.
A tu papá y a mí la revolución nos lo dió todo. Y éramos felices.
Sí, ya sé... pero es que el viejo quería un cambio en su vida y tú nunca lo comprendiste.
Tu papá se dejó comer la cabeza por tu tío que era un desviado sexual y se metió a opositor porque le prometieron villas y castillas esos grupúsculos. ¿Y ahora qué? Los dos están embarcao.
Coño vieja, qué injusta eres.
Livancito, tu papá todo lo que tiene se lo debe a la revolución.
Vaya, ahora sí que apretaste vieja...
No me digas que tu papá te ha comido el cerebro.
Vieja, tú siempre lo llevas todo al extremo. ¿Qué tiene que ver lo que estamos hablando con eso? Te pones extremista como "quién tú sabes". Por eso no hablo de política contigo.
¿Cuál es la única con la que puedes hablar en confianza? Dime... (Yoliván mira a un lado y al poco rato irrumpe).
¿No te gustaría pasarte el sábado que viene con tu nieta? Así les hago un video.
Esa noche, Yoliván y Uivis conversan en su apartamento: 
Yoliván, ¿cuándo viene tu papá de nuevo?
No sé, Uivis. Acaba de venir hace un mes. ¿Qué quieres, que venga todas las semanas?
Eh, ¿pero qué te entró?
Lo que pasa es que en esta casa todo gira alrededor del viejo.
Eh, pero ¿no eras tú el que ayer mismo me hablabas que soñabas darte un viaje por el mundo?
Sí, ¿y qué tiene que ver eso con mi papá?
Oye, ¿por casualidad estuviste en casa de tu mamá?
Uivis no empieces...
No, porque cada vez que vas allá vienes cambiado.
No vengo cambiado. Lo que sucede es que nos hemos vuelto muy materialistas coño.
¿Materi-qué? ¿Y a qué viene esa palabra?
Materialista, sí. Alguien que no hace más que pensar en el dinero. Dime una cosa: ¿Tú eres feliz conmigo o no?  Me da la impresión que vives insatisfecha. Que nada que tienes te es suficiente.
(Uivis se le acerca por detrás y le acaricia el pelo)
No mi manguito, soy muy feliz contigo y con Yuseini. ¿Y tú?
No nos falta nada. Tenemos juventud y salud.
Es verdad mi amor.
Vamos para el cuarto... ¿quieres? (mientras caminan hacia la alcoba él le agarra una nalga).

martes, 10 de octubre de 2017

Ahmed Gómez: del arte pop al constructivismo no hay más que un paso

Ahmed Gómez, Pupitre Chair, 2017

alFreDo tRifF

El artista cubano-americano Ahmed Gómez ha dado un salto estilístico, del teatro Pop, al taller constructivista. (Aquí un show que comentábamos por 2009). Su muestra más reciente en Art&Work de Mosquera Orthodonctics, se titula Recycled.

Reciclar significa someter un material desechable a una transformación para luego reutilizarlo. Hablando en vanguardista: todo lo anterior es siempre "desechable". Pero hay una salvedad. La dialéctica propone que todo lo anterior deviene posterior por medio de un "salto". En la obra de Ahmed Gómez, tanto el constructivismo como el Pop se reciclan. ¿Y no fue siempre así?

Por ejemplo, la serie de sopas Campbell de Warhol,

Andy Warhol, Campbell Soup Cans, 1962

es tan constructivista como el Plakat quasi-Pop de Maiakovsky,

Maiakovsky, Plakat, circa 1920s

y ambas se reciclan en la pinup talinescapop de Gómez,

 Ahmed Gómez, El eco de Tatlin (circa 2013)

Examinemos coincidencias (casi necesarias):
"El constructivismo es un producto de la vida social".1
"El arte pop incluye la cultura de masas". 2
"... la vitalidad, monumentalidad, precisión y belleza de la máquina son un llamado al artista". 3
"... el pop se caracteriza por la adopción técnicas meticulosas y mecánicas que reducen, si no eliminan, al artista como creador". 4
"... ambos, Tatlin y Rodchenko, insistían en que el artista debe ser un técnico, y aprender técnicas mécanicas de producción".5
"Quiero ser una máquina, quiero sentir que lo que hago  es exactamente lo que haría una máquina".6
Lo anterior trae ese sabor quasi-determinista que leemos en historiadores como Marx y Spengler (por citar dos que se reciclan: el optimista vs. el pesimista, el hegeliano vs. el nietzscheano. "La necesidad es la comadrona de la historia" —apuntaría Gottfried Leibniz en una de sus cartas a Carolina de Ansbach.

Ahora veamos la conexión programática de estas corrientes: mass culture (ambos), ideología (constructivismo) o reacción contra ella (Pop), maquinismo y tecnología (ambas). ¿Efecto didáctico estético/político en la cultura de masas? (ambas, aunque el Pop lo hiciera de una manera negativa-reactiva).

Ahmed Gómez, Vehículo Suprematista, 2010 (Lissitzky explorando el pinup vargasiano)

Red, en pleno reciclaje, deja ver aspectos del material en común denominador que ni el Pop ni el constructivismo sugieren por sí mismos (gracias a Gómez por esos pespuntes al aire).

Ahmed Gómez, Red, 2017

Red es directa, escueta y funcional. Funge como ventana, ducto de escape industrial, proto-arquitectura, como maqueta, y finalmente, como tipofaz. 7  Pero Red es también un "cara roja" y un "ratón sin orejas" (ya veremos luego). El corte sesgado de la cartulina que acompaña cada pieza de la muestra ilustra la materia incorporada al diseño (aquí hay una onda más bauhausiana). 

 Ahmed Gómez, Cardboard Module, 2017 (el módulo nos lleva al cohete de Flash Gordon, el comic strip de los años 30 y la serie de televisión de los años 50, en medio de la Guerra Fría y muy vista en Cuba. Flash Gordon fue prohibido en la Alemania nazi y la Italia fascista (regresando a los ecos, ¿por qué?)
 
Cardboard Module se acerca a los ejercicios "Prouns" de Lissitzky, búsqueda suprematista/utópica. La palabra "Proun" es compuesta: proekt utverzhdenya novogo, o lo que es lo mismo: "diseño para la confirmación de lo nuevo". Gómez se propone eso: explorar ecos vanguardistas (ahora) desde una sensibilidad "contemporánea" —decimos contemporáneo porque en lo contemporáneo, por definición no hay nada nuevo. 9

La gasolina de arte de Gómez es la vanguardia y sus ecos: las repeticiones, reverberaciones, espejismos... y la fantasía.

Flash Gordon, portada de Paul Norris, 1948 (alguien observaba de Flash Gordon podía muy bien ser un cosmonauta ruso; de esto es lo que se trata la Guerra Fría entre USA y URSS. Ver "quién llega primero")

Ahmed Gómez, Mickey Meets Tatlin, 2017 (aparecen las orejas del ratón)

En Mickey Meets Tatlin hay un delicioso humor "rojo". Advertimos que Mickey es un ratón subversivo. Comienza pretendiendo a Minnie para luego convertirse en código ideológico polimorfo. Primero es rechazado por la censura Nazi, luego es reinstaurado, aunque incómodamente. Le sigue su debut en la URSS en 1937 (el año más explosivo de la historia soviética), donde es recibido como anti-héroe de la cultura capitalista.10  A fines de dicha década se suscita una discusión entre Theodor Adorno y Walter Benjamin. Mickey es el actor principal. Para Benjamin el ratón es el antídoto al shock de la cultura de masas, mascota cómico-sicótica bregando en medio de una época de catástrofes. Adorno concibe a Mickey (desde la dialéctica negativa) como el shock del olvido de la catástrofe (olvidamos a propósito, para repetir los mismos errores y refugiarnos en la fantasía). Es ahí —teoriza Adorno— donde la extrema derecha y la extrema izquierda se dan la mano.11 

Todo este reciclaje abre la pregunta, ¿qué chemiótica de Mickey nos trae Gómez? La respuesta merece un análisis futuro.

Ahmed Gómez, Tatlin Structure, Black, 2017 (versión en dos dimensiones de la famosa torre) 

Por el momento, Recycled recicla con éxito la preocupación constante de Ahmed Gómez con la vanguardia y la cultura de masas. Y en esta obra ha salido un aspecto valioso más matérico, más arquitectónico y más apriorístico.

Vale la pena cerrar con una frase vanguardista aplicada al título:

¡El reciclaje continúa!    

__________________
1 El constructivista Alexei Gan en su manifiesto. Véase, de Camilla Gray, The Great Experiment, Russian Art, p. 285. 2 Dicho por el crítico Leo Steinberg. Véase, de Sylvia Harrison, Pop Art and the Origins of Post-Modernism, p. 37.  3 The Avant-Garde Frontier: Russia Meets the West, 1910-1930, p. 51. 4 Dicho por el crícito Harold Rosenberg. Pop Art and the Origins of Postmodernism, p. 70. 5 The Great Experiment, Russian Art (1866-1922), p. 244.  6 En una entrevista a Warhol, en Contemporary Art a Sourcebook of Artists' Writings, p. 340.  7 El rojo, color favorito del constructivismo, es muy apreciado en el Pop. Los colores destacados del Pop son rojo, amarillo y azul (primarios). Los colores destacados del constructivismo son el rojo, el negro y el amarillo (primarios). 8 "En Bauhaus la "calidad" significaba no solo ese trabajo excelente y durable, usando los mejores materiales, sino también la obtención de un todo orgánico que expresara sachlich, (lo autenticamente artístico)." Nikolaus Pevsner, Pioneers of Modern Design, p. 35.  9 Vea, de Alfredo Triff, El arte contemporáneo no tiene futuro. Lo "contemporáneo" está marcado por una sobresaturación de instantaneidad, y de ahí su crisis permanente. Por seguir la pista de Gómez, lo contemporáneo "no emite ecos", en todo caso lo contemporáneo padece de ecolalia, repeticion autística constante del ahora.  10 Mickey tiene una interesante historia con el Nazismo. Por 1931, un conocido periódico Nazi condenaba a Mickey Mouse como "el más miserable animal jamás presentado" "... el mayor portador de bacterias del reino animal no puede ser un ideal... ¡Abajo Mickey Mouse!". Años más tarde, Goebbles, ministro de propaganda nazi, cita en su diaro que para las navidades de 1937 le está obsequiando al Führer "18 cortos de Mickey Mouse". Vea de Laurence Rickles, Nazi Psychoanalysis: Only Psychoanalysis Won the War , p. 271. Para fines de los años 30 Mickey había sido retirado de los cines en Alemania. Consulte también este link al New York Times.  11 La controversia Adorno/Benjamin merece otro lugar, pero vale la pena comentarla, ya que Gómez retoma la figura complicada de Mickey. Benjamin defiende el potencial emancipador de Mickey, mientras que Adorno mantiene una postura crítica. Piensa este último que aquí hay engaño, presentado como actividad cómico-sicótica. Para Benjamin, Mickey nos transporta al reino de la fantasía (el film más célebre de Mickey se titula Fantasia). Adorno, por su parte, le advierte a Benjamin contra el uso de conceptos como "sueño colectivo" o "inconsciente colectivo" (que Benjamin posiblemente toma de Jung, adversario de Freud). Para Adorno, existen fantasías sádicas, delirios masoquistas que regresan —y Disney los alborota. Vea, de Chris Rojeck y Brian Turner, Forget Baudrillard? p. 139.  12 Tatlin exhibió un modelo de la torre en la Exposición Internacional de Artes Industriales y Decorativas Modernas en París (1925). La torre aparecía en la parte superior de una gran escalera de la exposición soviética. Tanto la escultura como un gran busto de Lenin aparecían suspendidos en el espacio. Era una especie de cohete representando el ascenso dialéctico del proletariado. Tomado de Rockets and Revolution: A Cultural History of Early Spaceflight, p. 119.

sábado, 30 de septiembre de 2017

Miami iza una bandera con el poder de las flores de R&R


Dicen Rosario Marquardt y Roberto Behar: "Las banderas quieras o no quieras nos dividen. Nosotros y ellos. Mi país, mi club de fútbol. Esta bandera nuestra no tiene fronteras, religión o credo."

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Catalunya vs. España*


Eduard Reboll
*Las ideas expresadas aquí pertenecen exclusivamente al autor.

En el artículo I, "Antes de la batalla", hice predicciones. No por mías, únicas. El 7 de septiembre se aprueba la Ley de Referéndum en el Parlamento catalán por mayoría absoluta y con la ausencia de la oposición en la sala 72 a favor 0 en contra y 11 abstenciones. La oposición (PP , Ciudadanos, y PSC) se ha quejado rotundamente: "no ha habido debate previo para ser aprobada y esto no es propio de un parlamento”.

El 11 de septiembre mientras Irma hacía aún de las suyas en Miami, más de un millón de personas según la guardia municipal de Bacelona, ha salido a la calle a favor de votar el 1 de octubre y conmemorar su día nacional. El Gobierno español en boca de Rajoy responde: “No habrá referéndum ilegal y el estado va a actuar en su defensa.”

Al día siguiente los fuerzas policiales españolas empiezan a entrar en una infinidad de imprentas en busca de papeletas de votaciones y urnas amparados por denuncias de la Fiscalía General del Estado. La gente de distintas localidades de Catalunya y sus correspondientes alcaldes, acuden a estos negocios y protestan pacíficamente con cánticos a favor del referéndum.

Dos días más tarde 712 alcaldes de 948 que hay en total en Catalunya (el 80% de municipios según datos de El País 7/1/2017), son llamados a declarar ante el juzgado por estar a favor de la consulta. Los escogidos deciden dar apoyo al gobierno de la Generalitat y se reúnen ante el ayuntamiento de Barcelona donde la alcaldesa Ada Colau los recibe.

En una reunión del PP en Barcelona Rajoy anuncia la intervención estatal de la economía y finanzas del Gobierno en Catalunya:“Pese a quién le pese Cataluña sigue siendo de España”. Al día siguiente un acto en Madrid de españoles a favor del derecho a decidir se convierte en gritos a favor de una Nueva República Española. El dirigente independentista Joan Tardá grita rodeado de numeroso público: “Nunca como hoy me he sentido tan madrileño”.

A continuación en Barcelona una multitud de guardia civiles interviene en las consellerías (departamentos ). La más afectada, la de economía. Allí detienen a 15 funcionarios/políticos. Más de 40,000 según la policía municipal se han concentrado espontáneamente en menos de 1 hora. Apostados, los manifestantes no dejan salir a la policía y son arrestados. Se reparten claveles rojos. Cantos a favor de la independencia. Pero también silbidos y varios coches de la policía están bajo infinidad de pegatinas totalmente inutilizados en la visión y con decenas de flores en el parabrisas. Uno de los protestantes lleva una urna de cristal con una frase en inglés en su interior que dice, Spain, is this your problem? En otra un mosso d’esquadra (policía catalana) apostado delante de los concentrados y cubierto su rostros con un pasamontañas, se le desprende una lágrima contenida; un hombre frente a él lo abraza. El sargento lo recluye a segunda fila.

La mayoría de periódicos de Madrid como El País, el Mundo, el ABC o La Razón apoyan al Gobierno en sus decisiones. Y contraponen sus editoriales en contra de “el referéndum ilegal y los separatistas” . Además, se le suman manifiestos de gente de izquierda y personalidades del mundo de la cultura o del cine como Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Antonio Banderas, Javier Cercas o Isabel Coixet declaradamente contrarios en participar en el referéndum.

Los medios internacionales dan información sobre lo acontecido en Catalunya, desde el Washington Post que permite un artículo directo de Puigdemont en su periódico, hasta el New York Times …The Times, The Guardian, Le Monde o el Financial. Que dan una información contrastada a diferencia de los medios catalanes o españoles.

Llegan tres cruceros de recreo italianos no previstos para atracar en la ciudad de Barcelona y Tarragona. ¿La razón? 12 mil policías encontrarán albergue para evitar el referéndum el día 1 de octubre esta semana apostados en los colegios electorales e impedir que el pueblo que quiera votar, lo haga.

Ayer domingo se celebró en toda Catalunya una concentración en plazas y municipios de cada localidad para manifestar el espíritu abierto de una parte importante de los catalanes que quiere votar. En el extranjero, también. Miami ha sido uno de ellos con un pequeño grupo de 50 personas que se han reunido en Miami Beach de forma pacífica y festiva a favor del voto y el derecho inalienable a ejercer la democracia.

En estos momentos recibo un watsup de un amigo periodista en Barcelona. Se dice que van a intervenir a lo largo de la semana los medios de comunicación catalanes de TV3 y Radio Nacional de Catalunya. La antigua directora Mónica Terribes ya tiene una denuncia puesta ante el juez. Nos espera una semana de incertidumbre, incógnitas y malos presagios antes del 1 de octubre. Vamos a ver.

Este definitivo post tiene por título: Catalunya versus España. Artículo III. Después de la batalla. Entonces sabremos quién ha sido el ganador y quién el que va a tener la humillación pública e internacional. Si el Gobierno de España por haberlo impedido, o el Pueblo de Catalunya por empeñarse en querer ejercer el derecho a decidir su futuro.

Última pregunta ¿Y si todos pierden…?. We'll see.

martes, 26 de septiembre de 2017

¿cuántos de los aquí presentes NO defienden el nazismo?


A esos escépticos que aún dudan que "apoyar" es una acción social preguntamos, ¿puedes identificar a esos que no simpatizan con el nazismo y que están aquí en contra de su voluntad?

domingo, 24 de septiembre de 2017

Cuba y conga bajo el diluvio apoyando al castrismo

¿Qué importa que un cuarto de los aquí presentes se está cagando -para sus adentros- en la madre de Raúl Castro?

aLfreDo tRifF

Acuso recibo del último artículo de Andrés Reynaldo, Cuba y conga bajo el diluvio, publicado en El Nuevo Herald.

Aquí Reynaldo se mueve, como en la función asintótica de una curva, de manera diferencial, pequeña pero notable, a esa posición que hemos estado defendiendo en tumiamiblog, y lo decimos sin ambages: el pueblo cubano apoya el castrismo.

Cuando decimos "apoyo" no nos referimos a un estado sicológico, privativo del individuo, como por ejemplo, decirse a uno mismo "me cago en la madre de Raúl Castro." No. El apoyo al castrismo es un estado social, condición de comportamiento, exterioridad, en otras palabras: un hábito. Apoyar va desde pertenecer al aparato represivo: el partido, la juventud comunista, hacer guardia, ir a los círculos de estudio, o congregarse mansamente en la plaza cada vez que el sistema lo requiere. Y este apoyo es la gasolina que mantiene el régimen. 

Apunta Reynaldo:
A diferencia de antaño, el millón y medio que hoy desfila en la Plaza de la Revolución ni engaña a la dictadura ni es engañado por la dictadura. Se trata de un contrato social establecido para hacerle creer al mundo que ni el opresor es tan canalla ni el oprimido es tan borrego.
Sabemos que el contrato social es una forma de balance entre gobierno y gobernado. Y ciertamente, la seudo-constitución castrista de 1976, si se compara con la de 1940 palidece, en término de libertades individuales. Dicha comparación termina siendo parte del error. Expertos bien intencionados del exilio caen en la falacia que podíamos llamar "sicologismo de masas."*Consiste en pretender que el comportamiento social tiene una raíz misteriosamente sicológica.

Que por ejemplo nuestro consabido Juan en la "Plaza de la revolución", un 1º de mayo, de pie, sudando bajo el sol habanero, rodeado de miles y miles de juanes, gritando consignas y aplaudiendo las necedades de Raúl Castro, no está apoyando al castrismo. La razón sería que pudiéramos escuchar lo siguiente dentro de la mente de Juan: "Me cago en la madre de Raúl Castro."  Nadie quita que Juan lo piense. Es más, cualquier ser racional debiera pensarlo. Diría yo, tiene el sagrado deber de hacerlo. Pero aunque Juan piense tal cosa, mientras esté parado ahí, con su banderita cubana en la mano, aplaudiendo como un zombi, Juan exhibe un comportamiento incontrovertible: está apoyando al sistema. 

Reynaldo parece atisbarlo.
Todos interesados en recuperar el perverso equilibrio entre un Estado que se niega a servir y un ciudadano que no cesa de robar. Es lógico, pues, que ambas partes coincidan en su rechazo a la oposición. Lo menos que necesitan opresor y oprimido es que alguien les pida responsabilidad.
Admite ese perverso equilibrio del "contrato" socialista/castrista. Tome y daca social donde cientos de miles de juanes coinciden en el mismo punto. En efecto, es posible que una cuarta parte de ellos, casi en la periferia de la concentración, maldiga la humillacion existencial de tener que estar en un lugar que detesta, y espere el momento prudente y a hurtadillas, comienze a dispersarse, poco antes que la interminable perorata concluya.

Nada de lo anterior toca nuestro argumento. Incluso la conga bajo el diluvio post-Irma apoya al castrismo de una manera irreflexiva e inocua. Irreflexiva en su ociosa impulsividad, inocua, en su triste frivolidad. Coincidiendo con Reynaldo: lo menos que necesitan esos miles de juanes, en la Cuba post-Irma, es que alguien les pida responsabilidad.
  
______________________________
* Ni sentirse libre es serlo, ni sentirse coaccionado no estarlo. Me puedo sentir libre y actuar como un autómata (el alcohólico es un ejemplo). Por otra parte imaginemos un preso de conciencia en la ergástula castrista: No tiene libertad de acción, pero se siente libre.

viernes, 15 de septiembre de 2017

Pocas veces me he encontrado con alguien más potencial y francamente desagradable (física, social y culturalmente hablando)

refugio en Hialeah para damnificados del ciclón Irma

José Ramón Alejandro

Su respuesta no fue solo adecuada, sino justamente evocadora de las circunstancias de nuestro fortuito refugio. Pocas veces me he encontrado con alguien más potencial y francamente desagradable, física, social y culturalmente hablando. Era una mujercita de corta talla, con una triple barriga cuyo pliegue inferior le tocaba las rodillas. Al hablar echaba el fondillo hacia atrás y la triple tripa hacia adelante abriendo hacia sus dos costados los cinco dedos de ambas manos como si fueran las diez varillas de finas maderas de un elegante abanico de Manila. El pelo mal teñido de amarillo y peor cuidado reunido en un moño por encima y deshilachado en menudos ricitos acaracolados a más no poder.

Por supuesto que su voz era estridente, penetrante, y el volumen varias veces superior al requerido aún para dirigirse a un grupo de gente tan numeroso y disperso sobre todo aquel suelo de negro cemento pulido cual era nuestro caso. Tenía todo para serme desagradable y en un principio me lo fue. Después y muy poco a poquito me fui dando cuenta de la intensa manera en la cual se entregaba para tratar de levantar el decaído ánimo de aquellos infelices refugiados.

Bromeaba y jaleaba pertinentemente para orientar aquella amorfa masa de gente con el alma pegada al espinazo. Un enjambre de chiquillos mulaticos flaquitos ostentando todos los matices del café con leche posibles se propulsaban como imprevisibles y sorprendentes proyectiles por entre los grupos de adultos y ancianos en estado de choc, sin que nadie pareciera constatar sus aceleradas existencias. Este ser nos cocinaba una comida al límite de lo comestible de un grado de insipidez por lo menos calvinista. Pero sin estar obligada a eso se tomaba el trabajo adicional de ofrecernos tacitas de plástico gris desechables de un excelente café que era una nota musical aguda en aquel concierto de contrabajos ominosos cortado por chillidos infantiles provenientes simultáneamente y cambiando alternativamente de lugar de origen desde las cuatro esquinas del enorme recinto.

Poco a poco se fue adueñando muy naturalmente del papel protagonista de todo aquel siniestro sainete. Para divertir a su público se inventó que varios ancianos destartalados era novios suyos y que ya le habían propuesto casarse con ella para darle integralmente el cheque de su retiro por invalidez con tal de ser su marido. En una de esas distribuciones de tacitas de plástico gris llenas de dulce café, uno de los refugiados se acercó solicitando una de ellas y le dijo de manera algo afectada y a guisa de gracioso cumplido; “yo vine por el olor". Ella sin pestañear le ripostó secamente: "menos mal que no me tiré un peo”.

Al pasar el peligro cada uno iba a a abrazarla y agradecerle su espontáneo don de animación. Hasta yo que al principio senti repugnancia por esas dos verrugas mal situadas, una entre el labio superior y un agujero de la nariz y otra en la cúspide del pómulo, sentí deseos de hacer lo mismo y ella me abrazó muy cariñosamente sin sospechar mis resabios de clase en contra de su inocente manera de ser. Demostró ser la más humana de todas las personas que nos atendieron allí. Sentí vergüenza de haberla mirado con desprecio y me prometí que desde ese momento en adelante no juzgaría más a nadie exclusivamente por sus más o menos agraciadas apariencias.