martes, 9 de junio de 2020

Cubanito “progre”, ¡despierta!


alFredoTriFf

Hoy hablamos de una especie en contradicción, vapuleada por dos realidades en pugna. Me refiero a los cubanitos “progres” del exilio.

La carte blanche de los “progres” es tirarle al castrismo allá y aliarse a la ola “progre” aquí. Muchos son pro-Bernie Sanders (socialista y filo comunista profeso), catastrofistas climáticos (movimiento globalista socialista muy amigo de la censura) e ideólogos de género (¡hasta Slavoj Zizek, comunista declarado repudia el movimiento identatario!).

Después de los acontecimientos del triste asesinato de George Floyd, se abanderan en el programa de Black Lives Matter (BLM) y critican a cualquier exiliado que sospeche las intenciones del movimiento. El cubanito “progre”, preso de infantilismo ideológico, no ha sabido reinventarse ante la difícil exigencia sociopolítica de la platea norteamericana actual. Ven en blanco o negro.

Que quede muy claro, RESPETO SU DERECHO DE APOYAR A QUIEN DESEEN. Pero la plataforma de BLM es diáfana. Helo aquí:

1. acabar con la policía y sustituirla con milicias de barrio (¿cubanito “progre”, te olvidaste de los CDR?),
2. redistribución de la riqueza (¿cubanito “progre”, te olvidaste de la ofensiva revolucionaria de 1968?)
3. denfensa pro-castrista en la plataforma (¿cubanito “progre”, te olvidaste la batalla de ideas castrista?).

Si un exiliado osara decir que no está de acuerdo con estos puntos, el cubanito “progre” gets triggered y lo llama racista (la palabra más blanda del arsenal “progre”). Nada mejor que un cubano exiliado intransigente para olfatear el tufo hoz-y-martillo socialista/comunista/castrista y distanciarse enseguida (sería estúpido caer en la misma trampa dos veces).

¿Desde cuándo hay que apoyar un movimiento porque sea negro, latino, amarillo o extraterrestre?

¿Cubanito “progre” te has olvidado del proceso de adoctrinamiento paulatino?

¡Despierta!

10 comentarios:

I. Teodoro dijo...

“¿Desde cuándo hay que apoyar a un movimiento por la raza?” Ese es el mismo asombro (aunque menos inocente) tras la nunca bien comprendida Enmienda Morúa, que desató los sucesos de la guerra de 1912; y desde entonces al primer presidente de un senado cubano, que era negro, se le menciona de pasada y se le acusa de traidor. Morúa no era inocente, siendo negro él mismo (primer presidente del senado nacional) se enfrentaba al segregacionismo norteamericano bajo la misma autoridad norteamericana; y era enfrentado por los líderes negros, que en vez de responder al estímulo integracionista, optaron por la inflamación poética, reproduciendo ese mismo segregacionismo en la figura de Estenoz e Ivonet (haitiano). Nadie comprendió nunca la singularidad de Cuba, que por su base hispánica propiciaba la integración como el mejor aporte a la cultura criolla; siempre hemos preferido la poesía que nos pierde, y por la que lo han difamado asociándolo a un conservadurismo que desconocía. Morúa fue un liberal crítico, que dejó claro en sus novelas los peligros del capitalismo desenfrenado que sustituía a la esclavitud como método de producción; pero desde entonces, el negro sólo puede ser el inflamado verso de algún poeta blanco que trata de reivindicarlo.

ARZ Escritos Obras Architecture dijo...

Un gran artículo de Trift. Los cubanitos progres hace rato que despertaron en la montura del nuevo idilio con el social globalismo y la próxima Cuba chinizada. Ahora los vemos de liberales zurdos con boinas granted del demócrata Che. No se trata de derecha-izquierda, eso no existe, sino de libertad o servidumbre. Lo que nos ofrecen es entrar por el aro políticamente correcto. Más que la derecha, la bandera que ahora flamea es consentidora del castrismo, aunque un día se le llame capitalismo cubano y no existan los Castro. Mao no existe pero ahí está China maoísta. Veamos las apariencias como una jugada política que luego nos va a poner bozales y declararnos deplorables nuevamente, y tal vez seamos los nuevos herejes. A.Ramos Zúñiga.

atRifF dijo...

Morúa no era inocente, siendo negro él mismo (primer presidente del senado nacional) se enfrentaba al segregacionismo norteamericano bajo la misma autoridad norteamericana; y era enfrentado por los líderes negros, que en vez de responder al estímulo integracionista, optaron por la inflamación poética, reproduciendo ese mismo segregacionismo en la figura de Estenoz e Ivonet (haitiano).

Debes escribir sobre esto, Ignacio.

atRifF dijo...

Lo que nos ofrecen es entrar por el aro políticamente correcto. Más que la derecha, la bandera que ahora flamea es consentidora del castrismo, aunque un día se le llame capitalismo cubano y no existan los Castro. Mao no existe pero ahí está China maoísta.

Aro políticamente correcto queda corto. Ahora es un grillete. Gracias por tu comentario, A. Ramos.

Juan C. Mirabal dijo...

Hoy escuché a una periodista en un noticiero local afirmando que el sistema en USA estaba quebrado, que había que cambiarlo todo, esto si no fuera tan dramático era pa reírse con el jacuzzi lleno de champagne, después supe que los caballos de la carroza en Texas habían sido blancos, como si se tratara de un error o una tregua, me quedé meditando. A los progres venidos de Cuba les es muy difícil, según las evidencias, deshacerse de el adoctrinamiento y la burda filosofía del rencor propia de los largos discursos del aberrado y la sección "De la Cuba de ayer" en la Bohemia o el "Hilo directo" del Granma, etc, etc. Tantos vagos adoctrinados salidos al mundo con la simpatía de la complicidad del Gabo y tantos otros intelectuales por la dictadura cubana, que además se creen buenos y comprometidos con su tiempo y que hoy hacen de tontos útiles como aquellos que llevaron a Chavez al poder, para no irnos 61 años atrás. Tu escrito no es "políticamente correcto", justo lo que hace falta. Saludos

atRifF dijo...

Gracias, Juan, por tu comentario.

Margarita Garcia Alonso dijo...

muy de acuerdo con Triff, lo que no entiendo es por qué entonces ustedes le dan "tanta bola" a "esos progres" y sus "representantes literarios" que parecen "avanzada de comité de base", algo se me escapa... gusanillos y maripositas miamenses. besos.

atRifF dijo...

lo que no entiendo es por qué entonces ustedes le dan "tanta bola" a "esos progres" y sus "representantes literarios" que parecen "avanzada de comité de base".

Margarita: gracias por leerme. Les paro bola porque algunos son amigo(a)s y los veo perdido(a)s, con mucha necesidad de montarse en el tren para ganar puntos mediáticos. Yo Semper Gusanis. :)

Il Pensatore dijo...

Excelente artículo. El “racimo” de BLM es el mismo racismo del de “allá” en sentido contrario. La equivalencia es: “allá” = seudo-paraíso socialistoide de cuba ó S.P.S.C. Sus milicias han de ser formadas en las filas de “antifa” El globalismo y el socialismo pertenecen al mismo fracaso, tan cruel el uno como sanguinario y destructivo el otro. Sobres estos cubanitos “progre”, no dejo de preguntarme, que coño hacen aquí, porque no se quedan en su paraíso socialista o se van para Venezuela. ¿Quién coño les pidió que vengan a cambiarnos la vida, y a convertir este país en el mismo infierno de allá? Además, prevalente sin tener idea de la diferencia. En este país todos tienen el derecho de identificarse con el fracaso si quieren, o de ser estúpidos e ignorante si así lo desean; pero no de arrastrar a los demás a la misma comprobada tragedia, en nombre de su vagancia, de una compasión falsa, y de una violencia irresponsable. Se aprovechan de las debilidades de la democracia y de la generosidad de este país. En el comentario de ARZ, está claro, “No se trata de derecha-izquierda, eso no existe, sino de libertad o servidumbre”. En las próximas elecciones, le tocara al pueblo americano, elegir más allá de la personalidad de los candidatos, se trata de elegir entre caos y civilización, entre orden y el progreso y el desconcierto y la decadencia anarquista de políticos ineficientes y corruptos. A propósito de lo cual estos cubanitos y todos los auto llamados “progre” no tienen la más P&%#$ idea.¿Dónde habrán dejado el cerebro me pregunto, después del lavado?

atRifF dijo...

Gracias, Pensatore.