lunes, 28 de septiembre de 2015

Catalunya y la conjunción "después"


Amílcar Barca

No hace falta acudir a un diccionario para entender que, la función de un adverbio es la modificación de la palabra que significa acción en el contexto. Es decir es al verbo a quien modifica. Y la palabra después –mayoritariamente- cumple esta función. Pero bien, la RAE después de varias acepciones lingüísticas coloca “después” como conjunción, es decir con el significado “a pesar de”.

Los catalanes, es decir, los ciudadanos que trabajan y viven en Catalunya…sean del propio país mediterráneo, de la meseta castellana, los olivares de Andalucía, del Atlas de Marruecos, de los países del sur de América, del lejano Pakistán, hablen mandarín o árabe en su casa o lleven generaciones reproduciéndose en el barrio de Gràcia de Barcelona hablando solo en catalán, o en medio del Plà de LLeida cultivando árboles frutales, hemos tenido que aguantar estos últimos meses lo que en la Biblia se ha venido a llamar "Las plagas de Egipto" para que, suponiendo que decidiéramos inclinarnos o votar por los partidos independentistas, supiéramos a qué atenernos.

Después de que Merkel, Junkers, Cameron, Hollande, Sarkozy e incluso mi amiguito Obama que ante el rey Felipe dijera que “Prefería una España unida y fuerte"; después de que nos dijeron desde el gobierno de Rajoy que nos sacarían de Europa y que perderíamos el euro, que aumentaría el paro hasta el 30%, que no nos pagarían las pensiones ni el subsidio de desempleo, que las inversiones huirían de nuestro país, que nadie nos haría caso, que se perdería la nacionalidad española, que si seguíamos así, anularían el gobierno regional, que el Presidente de la Generalitat iría a la cárcel si fuera imputado; después de escuchar este prestigioso escritor Vargas Llosa que en Catalunya perseguimos el español –él que vivió en Barcelona junto a Gabo antes de darle un bofetón por una disputa con su mujer-, en fin, después de algún ruido de sables desde el ejército, no publicado pero si oído. Pues bien.

Hace cuatro años, desde 2012, cientos de miles de personas salen a la calle cada 11 de septiembre pacífica, festiva y democráticamente, sin sentimiento de odio o rencor a España y de manera positiva y libre, a conmemorar y pedir un referéndum consensuado al estado español, tal como lo hace la Gran Bretaña con Escocia, Canadá con el estado de Quebec o simplemente buscando un acuerdo como hicieron el siglo pasado Noruega con Suecia o los checos con los eslovacos. Hoy no toca hablar de las causas de todos conocidas por ustedes y que se inician el 10 de junio del 2010 cuando el Tribunal Constitucional corrobora la enmienda del Estatuto de Catalunya puesta por el Partido Popular, una vez estuvo aprobado por el Parlament de Catalunya, el Parlamento español e incluso por el propio rey, e incluso cuando los dos tercios del Parlament de Catalunya había aprobado que “Catalunya és una nació” entendiendo que España era un estado plurinacional…pues bien.

Este domingo pasado, día 27 de septiembre, ha habido mayoría absoluta en el Parlament de Catalunya entre dos partidos distintos (Junts pel Sí y laCUP) 72 escaños, pero hermanados en cuanto la concepción de la independencia de Catalunya. Si bien en número de votos faltan tres dígitos para llegar al 50% -tengo que aceptar que para mí es aún bajo para declarar la independencia desde la unilateralidad yo abogo por un 55%- se puede decir que el camino hacia un nuevo país y un nuevo proceso constituyente está en marcha.

Dificultades, impedimentos y trabas todas las que quieran por parte del gobierno español. No nos vamos a engañar entre las propias formaciones que las conforman. Pero recuerden la voluntad de un pueblo ante las urnas, respeten los resultados en escaños y nada más.

Catalunya con este sendero inicia un nuevo cambio. Después (este sí que es un adverbio) solo nos queda hacer un nuevo país sin discriminar a nadie, respetando a todas las posiciones y volviendo a poner en un referéndum el proceso constituyente que sí necesitará, una mayoría que para mí tiene que superar unos cuantos dígitos por encima del 50%. Hoy es un día, como pueden ver en los periódicos de todo el mundo, donde Catalunya está en el mapa internacional.