miércoles, 9 de mayo de 2012

¿El fantasma del comunismo o el fantasma del fascismo?

Conferencia sobre el comunismo en Londres, 2009
atRiFF

El profesor de economía política Alan Johnson publica un interesante artículo en World Affairs titulado "El nuevo comunismo y la resurección de la locura utópica". El autor abre con las dramáticas palabras de Marx en el manifiesto:
Un espectro se cierne sobre la academia, el espectro de una visión del mundo que ha sido la fuente de inmenso sufrimiento y miseria, responsable de más muertes que el fascismo y el nazismo, se trata del regreso de un "nuevo comunismo". Una forma de totalitarismo de izquierda que ahora disfruta de celebridad intelectual, pero que aspira al poder político.
En efecto, el fantasma del comunismo viene saliendo desde finales de los 90. ¿Sorpresa? Era de esperarse. Los fantasmas, cualquiera que sea, salen siempre de las grietas de la crisis. Pero contra Johnson, deben señalarse otros fantasmas recientes: este, este, y este. Volvamos a la izquierda fantasmática:
¿A qué viene este nuevo interés en el comunismo? Después de todo, los nuevos dirigentes comunistas se han negado a sondear la esencia de los fracasos históricos del pasado y no tienen idea de cómo proceder en el futuro. La apología se basa en un hecho por encima de todo: los nuevos comunistas  sostienen que la crisis del capitalismo contemporáneo, la degradación ecológica, la pérdida de confianza en la clase política, la explosión de la desigualdad, son sistémicos, relacionados entre sí. Estos problemas demandan una solución revolucionaria.
Lo subrayado en rojo es una apreciación correcta. Y la solución revolucionaria conlleva la violencia, algo que asusta a Johnson:
A la hora de llevar la filosofía a la práctica, el nuevo comunismo le otorga un poder oculto y transformador a la violencia revolucionaria y a la expropiación. Lo que el fallecido socialista italiano Sebastiano Timpanaro llamara "la ética brutal de la fuerza". Badiou lo sigue: "¡Oh, deberíamos ser capaces de decir con Aragón, con el apoyo de Stalin: 'Abran fuego en medio del baile de los osos de la socialdemocracia'". Zizek declara: "la política revolucionaria no es una cuestión de opiniones sino de verdad en nombre de la cual se impone la voluntad revolucionaria sobre y contra la mayoría".
Lenin leyendo Pravda, circa 1920
Por ello termina con este párrafo de Zizek, puro Robespierre:
El único prospecto "realista" es optar por lo imposible, asumiendo completamente el lugar y la excepción, sin tabús sin normas apriori ("derechos humanos", "democracia"), el respeto que nos hace imposible resignificar el terror, el ejercicio brutal del poder, es espíritu de sacrificio...  si esta opción radical es condenada por algunos liberales como fascismo de izquierda, ¡pues que sea!
Ese culto a la violencia nos recuerda la liturgia estética del futurismo italiano. Lamentablemente, Johnson dispara sin puntería: Zizek, Badiou, Negri y Michael Hardt, Vattimo, Terry Eagleton, Rancière, no pueden meterse todos en un mismo saco.  

Ciertamente, Zizek juega con la idea de la violencia. Su clave reza: "Más radical, más original". No en balde es conocido como "el Elvis de la teoría crítica".

Slavoj Zizek
En 2010 analizamos la versión zizekiana de violencia. Y no le restamos importancia. Zizek le dedica todo un libro al asunto, pero esta violencia de Zizek es performativa, c'est-à-dire, dice exactamente lo que le está permitido (no precisamente la retórica terrorista del manual de Al-Qaeda). Es típico en Zizek hiperbolizar o llegar acompañado con el hombre de paja, como en este fragmento sacado de Violencia que no necesita comentarios:
Ocidente es intolerante cuando a otros no se les da libertad de escoger, como en el caso de la mutilación genital, el matrimonio infantil, el infanticidio y el incesto. Pero ignora la tremenda presión de la mujer en occiodente a someterse a procedimientos tales como cirugía plástica, implantes cosméticos e inyecciones de Botox para mantenerse competitivas en el mercado sexual. (V, 145)
Argumentación retórica fraudulenta que lo ha llevado a aliarse en la cuestión ecológica con un enemigo tan improbable como el payaso de Glenn Beck.

Alain Badiou
Badiou es otro fenómeno más serio. El comunismo de Badiou lo hemos analizado aquí.* Se trata de una IDEA que aparece como "evento", que "sutura" situaciones. Lo que materializa la "sutura" es la fe en el "evento" que rompe la marcha "normal" de la historia. Por ejemplo, Lenin tuvo fe en cambiar la historia. El grave problema de la fe que Badiou no tiene en cuenta es su viciosa circularidad: fe es certeza, pero como tal, no hay tal certeza fuera de la fe. Ese enamoramiento fideísta de Badiou es un callejón sin salida que condena su conclusión a la aporía. ¿Cómo invocar justicia desde la violencia, cuando en tanto que violencia, esta no puede evaluarse a sí misma?   

Jacques Rancière
Vale la pena traer la conclusión reciente de otro comunista, Jacques Racière, para quien "comunismo" es ahora  INactual. En su ensayo "Comunismo, de actualidad a inactualidad" de su reciente libro Disenso, Rancière da un paso revisionista discordante. Si históricamente el comunismo emerge del capitalismo, esto implica una especie de dependencia.** Casi contra Badiou, Rancière declara que ser comunista significa  "pertenecer y no pertencer a un lugar".
Si el comunismo significa algo en lo absoluto es la idea de que tiene que ser radicalmente heterogéneo a la idea del capitalismo. Sin embargo no puede existir como tal sino en el mundo capitalista. No tiene lugar fuera de él. (...) En lugar de predicar la IDEA del comunismo subyacente a esa del capitalismo, debemos afirmar la radicalidad del comunismo como el poder de una separación. (D, 83)
¿Qué significa esto? La respuesta es novedosa: Dice Rancière: "si el comunismo funcionara ... si fuera bueno, no habría duda alguna que el mercado se apropiaría de él". Rancière puede y debe llegar a formular más esta tesis. Se implica de esto que el comunismo no muere por causa natural: Es el mercado el que compró al comunismo. Es una cuestión de tiempo (¿no está pasando en China, Vietnam, incluso la Cuba futura?).

Ser comunista para Rancière es encarnar una paradoja: estar dentro y fuera. Significa "luchar en un mundo material e inmaterial". No precisamente la propuesta violenta a la que Johnson le teme. 

Antonio Negri y Michael Hardt
En cuanto al caso Hardt/Negri, los remito a nuestro análisis de la noción de Imperio/Multitud discutida en tumiami (en la nota #6 al pie de ese post, explicamos por qué ni Hardt ni Negri le apuestan al tipo de violencia defendida por Zizek o Badiou).

¿En qué quedamos entonces? La preocupación de Johnson palidece en comparación con lo que viene llegando. No se trata de violencia comunista, todo lo contrario. Son más de mil doscientos millones de chinos que le apuestan al capitalismo dentro del mismo comunismo. Pocos académicos de la izquierda le han prestado debida atención a esta nueva alianza entre mercado y (lo que queda del) comunismo. La discusión del comunismo y su violencia es una nube pasajera. Nostalgia passé de un mundo binario que fue.

Demostración de simpatizantes del partido neo-nazi griego

El problema de hoy es diferente. Vivimos un mundo de mercado unipolar separado del espacio de las decisiones y necesidades intranacionales en favor de una economía supererogatoria con dinámicas chocantes. Los gobiernos y la política han quedado en un segundo plano, degradados a un rol acomodaticio de estipulaciones económicas y de negocios. El gobierno queda condenado a un círculo vicioso de inoperabilidad: un capital político exhausto, y la incapacidad para lidiar con problemas como la inmigración ilegal, la crisis ecológica, la energía, la deuda, etc, siempre que tales decisiones afecten el status quo del mercado (léase, estabilidad económica). 

Demostración del partido Jobbik (los neo-nazis húngaros)

La violencia que vivimos hoy en día es otra, viene de los excesos del mercado global y la subversión de la democracia a manos de los intereses tecnocráticos corporativos. Esa violencia enseñó su cara tenebrosa en 2008. Ahora engendra un monstruo social que espera en Europa. El monstruo neofascista. 

__________
* Hay un ensayo que puede accesarse (aquí) del jurista Joseph Jenkins analizando la idea de violencia en Badiou. Nuestra opinión es que Jenkins fabrica un argumento débil entre Agamben y Celan para atenuar la garra de la violencia badiouana, que tiene un fondo esencialmente onto-teológico. **Esta dependencia es estudiada acertadamente por el filósofo político Sheldon Wolin en su voluminoso tomo Política y visión. Para Wolin, tanto el comunismo como el capitalismo financiero son formas de burocracia. Apropiadamente la última sección del libro se titula "La era de la organización".

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Ese fantasma nos perseguira siempre a los cubanos, a los rusos, a los rumanos...que fantasmon tan feo y peludo. Maite

Anónimo dijo...

Un post complicado por nada. Si el comunismo no es un problema si el problema es el facismo para que perder tanto tiempo con eso?

Miguel Iturralde dijo...

Bueno, rebanando los extremos, ahora se presenta a kinder, gentler communism para enfrentar al fascismo y la xenofobia que suben como espuma ante la debacle europea. la crisis del capitalismo contemporáneo, la degradación ecológica, la pérdida de confianza en la clase política, la explosión de la desigualdad, ahí están los ingredientes necesarios para armar tremendo berenjenal. Muy interesante tu análisis del comunismo maniobrando integralmente con el capitalismo. Gracias Alfredo.

Geandy Pavón dijo...

Magnifico articulo Alfredo.
Creo que ambos fantasmas comparten una misma esencia, se diferencian sin embargo en sus accidentes, en su apariencia. El monstruo comunista tiene una dieta más amplia, es un omnívoro, por cuanto en su estomago tienen cabida todos excepto las “clases explotadas” ( una definición poco aclaratoria y aplicada a conveniencia(s)) El monstruo fascista en cambio es mas directo y por tanto más rudimentario. Su dieta esta, por decirlo de algún modo, más definida: inmigrantes, gays, comunistas, anarquistas, explotadores, multinacionales, apátridas, etc.…
Esa indeterminación del comunismo es lo que lo hace sofisticado y a la vez atractivo y seductor. Esa indeterminación es la que explica una China comunista con economía de mercado y una Cuba Fascista con discurso comunista ( domesticado convenientemente según la ocasión)
La fuerza comunista radica en su capacidad de mutar. Es notable como los comunistas han ido apropiándose paulatinamente no solo del léxico, también de las luchas desarrolladas por las sociedades neoliberales para lidiar con problemas como la homofobia, el machismo, el racismo y la emigración. Sin ir tan lejos, en el caso cubano se han ido apropiando de términos como: reconciliación, diáspora, dialogo, tolerancia, etc.…
Ese fantasma no solo flota sobre las naciones y sus gentes, también flota sobre su forma de expresar el saber, su lengua.

Anónimo dijo...

en lo personal me cuadra el comunismo, estoy en talla, geandy vayase a leer y deje de hablar tanta boludez, el monstruo comunista , el monstruo fascista jajajaja ,aqui el unico monstruo es el landlord, no importa si oye a raimundo o a perez roura

atRifF dijo...

Gracias, Miguel. Esa maniobra comunista-capitalista es una interrogante.

Gandy: Traes muy buenos puntos. Concuerdo con tu planteamiento del monstruo comunista vs. el fascista. Pero le apuesto a que el fantasma fascista llega al poder desde adentro (y sin revolución).

JR dijo...

Muy buen post, Alfredo. Es increible tener que asumir a estas alturas que hayan resurgido los dos extremos que más han dañado al progreso contemporáneo. Fíjate que hay una consanguineidad con la puja entre castrismo y retrobatistianismo planteado días atrás por el debate delanueziano. Lentes macro o micro, se empañan ante la falta de alternativa para una crisis global-glocal que se muestra insondable. De ahí estas evocaciones espectrales que bien pueden desembocar en herramientas de un engendro anónimo aún no adulto, capaz de llegara a sobrepasar en monstruosidad al comunismo y al fascismo si definitivamente se consuma su sofisticada espiral. Triff desliza el aviso. Pero pregunto ¿es indetenible ese nuevo y enfermizo ímpetu autocrático que el post llama neofascismo, pero que se me antoja como un incipiente modus dominante con ángulos todavía inéditos y no del todo comprensibles? La dinámica socioeconómica, como justamente se expresa, opera de una manera inimaginable a como hace par de décadas. El verdadero poder emerge de un engranaje no público, ininteligible para el ciudadano común. El caldo del futuro se cocina con especies poco conocidas, tiene aspecto dudoso y no hablamos de ciencia ficción. ¿De nuevo violencia? ¿Otra vez la revolución? Las revoluciones en los países árabes sacudieron el poder pero aún no hallan destino.¿Qué estanca a las aspiraciones legítimas? Si la sombra del totalitarismo se cierne nuevamente sobre el primer mundo. ¿Con qué caracter se le opone la fórmula contraria? ¿Cómo se enfrentarán reacción y resistencia ahora que la violencia tambien ha complejizado su dinámica? Creo que llegado a este punto, las respuestas, a fuerza de ser tan oscuras, sí pasan al campo de la ciencia ficción.

atRifF dijo...

JR: prefiero que tus inquietantes preguntas que sugieren respuestas queden como inquietantes reverberaciones al ruido totalitario.

debí decir "geandy".

Anónimo dijo...

Comunismo + Darwinismo = Fascismo

y eso parece inevitable; pero no se preocupen, que cuando eso llegue los que aquí comentamos, aún los más jóvenes, no lo veremos, aunque ya se observa su aparición en el horizonte. Es solo un problema de rebajar la población del planeta eliminando unas cuantas razas, las más retrógadas e inadaptables a la vida en sociedad, claro

Saludos, Jacobo

A.B dijo...

Que todo coja su camino...si regresa el comunismo que regrese, si regresa el fascismo que regrese. La historia nunca la ha detenido el pesamiento humanista-racional del momento sino el pasional de los instintos escondidos. ¿ O es que vivir con el menor de los males, como es el capitalismo es la solución?. Se están moviendo cosas y es evidente pero no se olviden que las ha provocado el capitalismo puro y duro de los mercados...y que conste que no soy anticapitalista sino simplemente, a estas alturas de la película, escèptico y derrotado. Hace un año yo consiparaba contra Montaner por usar el movimiento de los indignados de Madrid o Barcelona o el propio Occupy Wall street como un "infantilismo" en las técnicas de protesta. Hay que reconocer que el movimiento ha muerto en su presencia pero la gente sigue indignada con lo que pasa, sobre todo en Europa y hoy más que nunca en España, Italia y Grecia.
No hemos encontrado la solución y como en las crisis europeas de los treinta surgen los extremos y los locos...la historia - que son la recopilación de lo hechos en sí mismo- cumple su función.

Amílcar Barca

Anónimo dijo...

“Una gran señal apareció en el cielo, una mujer vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y en su cabeza una corona de doce estrellas. Estaba preñada, y grita con los dolores del parto y con el tormento de dar a luz. Y apareció otra señal en el cielo, un Dragón rojo, con siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cabezas siete diademas. Su cola arrastra la tercera parte de las estrellas del cielo y las precipitó sobre la tierra."

Anónimo dijo...

Y el monstruo del lago Ness?