lunes, 30 de marzo de 2009

El mar un plato con sobras de sombras


Ramón Williams

Tres hombres y una mujer sobre los cien se acercan a tu ocho de barcaza. Son pelirrojos todos y te hablan, les encanta como te llamas, creen saber a dónde vas, dan por supuesto que lo sabes. Seguro tienes familia allí. Si les cuentas de tus dudas pueden lanzarte al agua por comunista. Tú sabes que no cuentas porque no cuentas en ninguna ilusión colectiva. Te ves de lo más aburrido. Por eso, del fondo de la embarcación ellos sacan un tablón de playwood que viene a reunir a los errantes ya unidos por la veleidad. Sobre el tablón chocan las fichas de un dominó. Al juego le faltan piezas. La abuela dice haberlo heredado del mismísimo Rey de los campos de Cuba que a su vez lo adquirió de la mano derecha de Maceo o de Panchito Gómez Toro. Los nietos empiezan a mirarte mal después de ganar seis partidos seguidas matando con el doble nueve. “Llevas contigo la mejor de las peores suertes posibles”, te dice la viejecita y sonríe como en lamento. Gracias a que no te acuerdas de mí ni de mi abuela pasas la tardecita en la algarabía. Discutes de pelota, te quema otro ron ignoto y se te enredan en los dientes unas hilachas de carne salada en Unión de Reyes, Matanzas, de donde son los jugadores. Cómo evitar pensar que masticas un español muerto en río a manos aborígenes, un negro muerto manos de español en La escalera u alguna de sus combinaciones. Abominable caníbal, Calibán escala por la revista Orígenes, fantasmas cobrizos, blancos y negros se preguntan a su paso entre ellos era “Esto-piensas- no puede ser verdad bajo ningún precepto de verdad, de verdad.” La noche te entreteje con destinos extraños, eres parte de una filigrana instantánea de esperanzas unívocas. Hay música en el aire o en el agua, nada tropical. Una escuadra de peces de largo aliento y algas peregrinas emergen en coro por el cuarto movimiento de la novena del sordo. Fósforos encendidos contra la noche se despiden los pelirrojos. La corriente trae timba. Otros negros en fuga te reconocen del barrio y sin pérdida de clave te saludan desde su artefacto flotante. O te confunden, no es igual Nilo que Lino. No reman, cantan y tocan. El artefacto lo navega Yemayá, su soplo envuelve ese tramo de la corriente de Humbolt, si quieres. Dejas a los pelirrojos, sigues la música y el soplo de diosa detrás del artefacto. Los pierdes. “¡Lino!” escuchas sobre la percusión que se apaga. Te preguntas si se trata de otra metáfora sobre el rumbo del viaje y la composición de tu ser. Puede querer decir que debes volver. Volver al reino de la intuición pura, a la manigua donde la razón de silogismo sale herida desde la premisa hasta el extremo, concedo.

9 comentarios:

A.T. dijo...

Una escuadra de peces de largo aliento y algas peregrinas emergen en coro por el cuarto movimiento de la novena del sordo.

Mr. Williams: Cita citable.

Iván dijo...

Eso que llaman La Historia, en el fondo, es un dominó incompleto. Jode que no esté la ficha que tenía la clave del tranque; con la que uno se iba a pegar fácil. Debe joder casi tanto como no haber encontrado el eslabón perdido. Me cuadró mucho la pincha del dinero, Ramón.

el cabron dijo...

Un placer leerte.

El sabio de Tebas dijo...

Lo de "sobras de sombras" es también citable.

Anónimo dijo...

ramooooooooooooon

R.W dijo...

El personaje evoluciona en su delirio. Ya en ese instante que antecede a la aparición mefistoquientusabélica me pareció inevitable la cita de un alemán sobre otro.

Iván, pareciera que alguien marcó el doble blanco confinándolo así al castillo de la impureza. Me alegra te cuadre la pincha del dinero, los doblones brotando de una superficie que pudo pintar Reinhardt y hasta Malevich si le hubieran concedido el tiempo.

Cabrón, contigo nada más dejándome estas líneas además de picar y leer nadie pudiera decir que no hay un cabrón que me lea. Gracias.

El sabio, el plato está servido. ¿Tebas embullando?

Te escucho, te escucho... ¿dónde es la fiesta guajira, guajira?

Anónimo dijo...

.... guantanamera.

vicenta dijo...

Para hacer nuestro especial plebiscito por la Libertad y Democracia en Cuba , votar porque todos tengamos micrófono, votar por Yoani en los 100 de TIME 2009
Lo puede hacer aquí, está la situación de votos y la forma de votar, incluso un video con la forma de hacerlo. Lo importante es poner en 100 el cursor antes de emitir el voto.

http://cubaout.wordpress.com/2009/04/01/yoani-ya-tiene-232-000-votos-time-100-2009/

Anónimo dijo...

el mar como una golosina