domingo, 26 de junio de 2016

la vaselina, el exilio, los héroes, y las entrañas prostáticas del castrismo

imaginemos el machete de ese mambí con vaselina: ¡que mariconería caballero! 

Alfredo Triff

Acuso recibo del provocador artículo de Néstor Días de Villegas (NDDV) titulado Elena Ruz con vaselina. 

(¿y cuándo NDDV no es provocador?)
Miami soñó con la entrada de la Quinta División de Infantería en La Habana –y no niego que hubiese sido un espectáculo sublime–, pero, de todos modos, el Exilio (con mayúscula) triunfó. Su perseverancia ejemplar, sus miles de muertos, sus heroísmo, su tan cacareado martirologio, su instinto patriótico, su doppelganger nacional, consiguió penetrar a la larga el castrismo.
"pero de todos modos"...

La oración en azul es la tesis ideológica del exilio histórico duro de Posada Carriles, Tony Cuesta, Nazario Sargén y Orlando Bosch.

El sueño revolucionario del exilio no ocurrió; NDDV admite que "hubiese sido un espectáculo sublime" (subjuntivo en uso hipotético).

Cierra con giro inesperado:
 El Exilio entró con vaselina, no con tanques de guerra, en lo profundo de la dictadura.   
En lugar de repetir el discurso de los "duros" de acá, que el exilio fracasó porque el castrismo continúa, NDDV, contracorriente, enarbola la vaselina, metáfora más apropos de un Obama en su rapprochement con Cuba.

Imaginemos por un momento a Posada Carriles leyendo esta tesis para referirse a su gloriosa entrada La Habana. ¿Vaselina, graso del coito?

¡Un héroe revolucionario jamás usaría vaselina!

Claro, NDDV negará que esté de acuerdo jamás con Obama, es una cuestión nominal (el único mulato presidente que merece su respeto se llama Fulgencio).

Hasta este punto estoy de acuerdo con el poeta. Es cierto: El Exilio es el über Doppelganger de La Habana. Es cierto: los hijos de los pinchos castristas vienen a estudiar a FIU (y a UM). Es cierto: los ex-segurosos se compran casas en Kendall, El Doral y Hialeah. Es cierto: los "quince" más despampanantes de La Habana castrista se confeccionan en Ño qué barato de Hialeah por hábiles productores que viajan el mismo día desde Miami.

Precisamente por esa "penetración" resbalosa Miami, más que nunca resulta un problema insalvable para NDDV quien inexplicablemente la emprende contra la capital del exilio.
Con lo anterior quiero decir que Miami ha cambiado y que en algunos aspectos no es ni la sombra de lo que fuera. Sin embargo, aquel otro Miami más elegante y auténtico vivía en estado de guerra permanente, una batalla que era la prolongación de la lucha revolucionaria.
"Ni sombra de lo que fue".

¿No debiera NDDV estar feliz con este Miami suave y graso que de acuerdo a su tesis penetra hasta las entrañas prostáticas del castrismo?

Aunque contradiga su propia tesis, darle tanto a Miami resulta antitético para NDDV (más sobre este punto luego).

Hay otro asunto. Es baladí que el Miami setentoso-tardío de NDDV fuera distinto al ochentoso de Alfredo Triff (antes de que esa ingente tropa de delincuentes marielitos en que me incluyo lo invadiera). Mi Miami de los 90 tempranos (regresaba de otro exilio en New York donde viví once años) era palpablemente diferente al de los 80. El de hoy es distinto al de fin de siglo XX (no hay más que echarle una mirada al impresionante downtown desde mi penthouse miamense).

Lo que llamamos "Miami" es una identidad. Los cambios de que habla NDDV son meramente accidentales a esa identidad. Miami no puede ser "ni la sombra" de lo que fue y seguir siendo Miami (problemas de coherencia que pasan inadvertidos).

¿Qué es lo esencial de Miami? Los hechos: 1- la cultura cubana que sigue dominando. 2- el potaje maravilloso cultural que es Miami, único en la nación, 3- Miami continúa su guerra ideológica con La Habana, aunque esta sea diferente, 4- Miami es la capital gay del sur de los Estados Unidos, tal como lo fue desde los 80, 5- Miami sigue creciendo con inmigrantes y exilados (en el período de NDDV eran brasileros y colombianos; a fines de los 80 la inmigración nica, en los 90 salvadoreños, en los 2000 tempranos argentinos, salvadoreños, ahora son venezolanos). Otras características miamísimas: 6- Miami Beach, 7- el calor húmedo y los huracanes de Miami. Y no olvidemos: 7- los cubanos, maestros expertos en el robo al Medicare.

NDDV es un nostálgico empedernido, pero su fuerte lado nietzscheano lo hace odiar esa lava pegajosa que lo embarga. Miami "no es ni la sombra de lo que fue" porque ha quedado ideológicamente reducida, en su mente brillante y febril, a papel instrumental de lubricante para un coito con su ciudad gemela: La Habana. Además, NDDV no podría olvidar sus héroes "duros" (otro aspecto marcado de su inclinación nietzscheana).

Zaratrustra jamás se hubiera untado vaselina antes del acto.

Me despido con un postulado advenedizo: sin Miami no habría NDDV.

6 comentarios:

Ernesto dijo...

Buenísimo, se disfruta de este tipo de textos tan alejados de la vocinglería patriotera emitida por la mayoría de las partes involucradas. Abrazos.

Jacobo dijo...

Yo, como siempre, no entiendo bien las cosas cuando de poetas y filósofos se trata. Debe ser mi mentalidad de ingeniero. He leído el "elena cruz con vaselina" de nddv y me parece bien. Creo que la vaselina ha funcionado en las dos direcciones. Un presidente mulato de Estados Unidos, envaselinado hasta el cuello, echa abajo una prédica antinorteamericana de 56 años de existencia que sirve de sostén (ahora en equilibrio precario)a una ditadura totalitaria usando como arma no tanques ni fusiles, sino un discursito de 45 mnts. Un Miami rebelde y guerrerista cohabitando con los mismos esbirros que atacaron furiosamente durante años. Ahora toman café juntos en la misma cafetería. Miami ha cambiado en los últimos treinta años. Y pienso que para lo peor.

Lo que no entiendo es el motivo del alto grado de ofensa que siente ATriff por lo escrito por nddv. Su réplica es inteligente. Pero ¿cual es en concreto el motivo del insulto? Y sobre todo...¿quienes son los insultados?

No pienso que Zaratrusta se envaselinara viviendo viejo y aislado en una cueva de una montaña como aseguraba Nietzsche. ¿Antes de que acto, de masturbarse?

Justo J. Sanchez dijo...

Lástima que NDDV no sepa de Wagner. En mis viajes he podido visitar Villa Rufolo en Ravello donde se terminó de componer Parsifal, gran ópera que debería de escuchar con atención. Esa generación se autopercibe como Parsifales. Han sido tan traicionados en su ortodoxia como los así llamados “revolucionarios” cuyo hipernacionalismo, antiyanquismo, antimiamismo fueron traicionados por sus señores feudales. Ambos marcos interpretativos, ambos esquemas estructurales se rompieron. Ahora se encuentran que el Santo Grial era una fantasía.

atRifF dijo...

se disfruta de este tipo de textos tan alejados de la vocinglería patriotera

gracias ernesto, qué bien dicho eso.

atRifF dijo...

Lo que no entiendo es el motivo del alto grado de ofensa que siente ATriff por lo escrito por nddv.

¿enojado? para nada, jacobo. nddv y yo somos pannas. la discusión escrita es deseable entre los adictos a la pluma. leéme con paciencia: dije q estoy de acuerdo con nddv excepto en este punto: "miami no es la sombra de lo que fue". y propongo mis razones. creo que debes seguir otra discusión que he tenido con el poeta divino aquí para darte cuenta del asunto.

Miami ha cambiado en los últimos treinta años. Y pienso que para lo peor.
bien, pues considera mi respuesta a nddv dirigida a ti también :)

atRifF dijo...

Han sido tan traicionados en su ortodoxia como los así llamados “revolucionarios” cuyo hipernacionalismo, antiyanquismo, antimiamismo fueron traicionados por sus señores feudales

coño! justo (pardon my spanish) qué buena perífrasis... y venenosa. me gustaría ver un tete-a-tete entre tú y nddv. la disfrutaría mucho.