jueves, 13 de marzo de 2008

Cruzamos por las amplias puertas de cristal y llegamos al lobby, versión comercial de la mansión moderna. La escalera que conduce al mezzanine con balaustrada caprichosa (imitando el diseño de la firma Laverne) divide adecuadamente el espacio entre el taller de talla de cristales, la caja contadora y los consultorios de graduación de la vista. La idea de Dediot de suspender el mezzanine en el aire sustentándolo con la sobria columna, confiere variedad formal entre elementos verticales y horizontales del interior. El salón principal estaba pespunteado con una vitrina y dos repisas a la izquierda, y pequeños mostradores a la derecha donde se atendía directamente al público. Las cómodas y vistosas butacas de la óptica eran del tipo Walter Dorwin para Teague of New York.

_____________________________

El que escribe la reseña no olvida las tardes que pasó en el establecimiento con su papá, explorando cada rincón del consultorio del doctor Marrero, a quien dedica esta pequeña reseña.

20 comentarios:

JR dijo...

Sí, la que más recuerdo es la de San Miguel. Son establecimientos emblemáticos del servicio confortable que recibía el habanero. Los hábitos del consumidor cubano hasta la desparición de la propiedad privada se caracterizaron por los altos stándares. El más común de los ciudadanos para comprarse un artículo de primera necesidad disfrutaba de la sepsia, los olores agradables y la disposición acogedora del punto comercial. Todavía el remanente de aquella raza cubana que vive hoy en territorio libre se inclina por el músculo vacuno más delicado, el auto de mejor calibre y los textiles de primera.

La cafeina dijo...

Tumiami: Linda descripcion. Me dan ganas de visitarla.

Soy feminista dijo...

Me tocas con el post de hoy. Recuerdo de niña haber visitado El Almendares con mi madre en una ocasión no se si compró algo allí. Son recuerdos muy erosionados por el tiempo.

Juan dijo...

Gracias compadre por esa estampa de mi querido barrio de Centro Habana.

Anónimo dijo...

BASTA DE NOSTALGIA!
BASTA DE RECUERDOS!

Un ignorante de pacotilla dijo...

Voy a meter la cuchareta, que últimamente estoy un poco vago para escribir. Les cuento que mi óptica preferida de aquella época era El Telescopio que estaba en San Rafael, creo que esquina a por un amigo que había estudiado conmigo en el Instituto de La Habana. Había toda una comunidad de establecimientos de ese tipo en La Habana Vieja y por la calle Reina. Recuerdo haber visitado la Almendares y haber disfrutado la elegancia de su construcción porque no está muy lejos de ese centro de las cuatro esquinas de San Rafael y Galiano, frente al Ten Cent. De joven iba mucho allí a hacerme trajes en la sastrería Brummel… no se si hay alguien aquí tan viejo como yo para que lo recuerde. Mi sastre era Raymundo Cosío. Un conocedor de mis medidas y las de un montón de médicos y abogados que eran clientes suyos. En esa época se usaba la hombrera un poco más ancha, pero ami no me gustaba. Siempre preferí mis trajes entallados. Te agradezco muchísimo ese viaje por las memorias de antaño.

Anónimo dijo...

Todo tiempo pasado fue mejor....

A.T. dijo...

Anónimo: No hay tal culto a la nostalgia. Lo fuera si lamentara algo, si lo comparara con algo peor del presente. El edificio tiene un valor arquitectónico. eso es todo.

A.T. dijo...

Gracias Feminista. Mis recuerdos son tan erosionados como los tuyos. Neblina y vapor.

A.T. dijo...

Ignorante bienvenido. Yo vivía en los altos de una sastrería de nombre en Centro Habana: La Borla. ¿La recuerdas? Al lado El Brazo Fuerte...

canónimo dijo...

este escrito es pa los espejueluos

boniato dijo...

las fotos estan muy bonitas...........cuesta trabajo creer que asi era CUBA................lo que dejo boniatillo era bastante feuco..................a boniatillo le hacian espejuelos pero en otra epoca en una optica que quedaba cerca del FRANK PAIS...........y rompia espejuelos cantidad.............y eso que se los amarraban con alambritos por detras de la oreja.............alla iba la vieja linda a hecerle espejuelos a cada rato y de paso pasaban por un mercado que habia en una plaza............

raffaello dijo...

creo que debe decir '...las butacas eran de herman miller...'

A.T. dijo...

Sí, Raffaello, pero me puse a investigar y encuentro estas sillas de Walter Dorwin para Teague en una optica de Skidmore Owen and Merrill que se parecen mucho a las butacas de la derecha. Herman Miller tenía una línea muy parecida con espaldar más ovalado.
Raffello, ¿le conoces otra obra a Leon Dediot?

raffaello dijo...

sabias que el cubanoamericano raul de armas fue encargado por muchos anyos del interior design en SOM? esta firma disenyo uno de los proyectos para la habana del este

el otro proyecto era de franco albini otro designer muy importante
de este heredamos las farolas en forma de X de la via monumental

raffaello dijo...

en mis archivos no encontre ni a eugenio ni luis dediot
seguramente que eran extranjeros practicando en cuba como siempre ha habido tantos
habria que preguntarle a chicho menocal en wisconsin

wikipedo dijo...

Entre los más bellos palacios que adornan el Paseo del Prado habanero, está el ubicado en la esquina de Ánimas, actual Palacio de los Matrimonios y antiguo Casino Español de La Habana. Fue inaugurado en febrero de 1914 bajo la dirección del arquitecto Luis Dediot, y aunque más pequeño que sus homólogos españoles del Prado, no por ello pierde en majestuosidad y elegancia. Su piso superior, diseñado para bailes, banquetes y grandes recepciones, está recargado de una decoración excepcional, donde aparecen los escudos de las entonces 49 provincias españolas y el del Concejo de Piloña. Contaba el palacio con oficinas, bar, cafetería, sala de armas, gimnasio, salones de billar, de dominó y biblioteca, y sus fachadas se destacan por una decoración de ascendencia plateresca. Rematan el palacete dos torres y un frontón curvo, todo en piedra sin repellar.

wikipedo dijo...

El importante edificio El Cetro de Oro (ca. 1910) de Reina 301 entre Lealtad y Campanario es de Eugenio Dediot.

raffaello dijo...

gracias wikipedo
dediot es sin duda un apellido catalan que abundaban en los maestros de obras que construyen la fabrica republicana en las dos primeras decadas del XX

importadores del 'modernisme' version catalana del art noveau emplean en sus edificaciones los
vanos sinuosos herreria ondulante y los elementos prefabricados de hormigon armado

eugenio dediot ademas del cetro de oro posee la autoria del convento e iglesia del sagrado corazon de jesus (1914-1922) mas conocida por 'iglesia de reina' considerada el maximo exponente del neogotico en la ciudad

luis dediot es
autor del banco gelats en aguiar 456 con un impresionante hall en forma de cruz enchapado de marmoles jaspeados y herreria de complicado trazado
hasta carrere & hasting (new york public library) intervinieron en la decoracion de la fachada neoclasica de este edificio
por supuesto el casino espanyol en el paseo del prado antes mencionado
por wikipedo es tambien obra de luis

Anónimo dijo...

El imperialismo y la burguesia hicieron mucho mas por el confort y el bienestar del cubano que el socialismo. Es por eso que deben permanecer ahi para siempre porque el bienestar nunca podra ser mas importante que el socialismo.