miércoles, 22 de enero de 2014

¿diáspora cubana o exilio cubano?

cubanos exiliados en la torre de la libertad, miami, siendo procesados (60' tempranos)
aLfReDo tRifF

es después del auge de los estudios post-coloniales en los 2000 muy tempranos que la palabra "diáspora" ha devenido en término académico popular. se aplica por ejemplo en el caso de los africanos arrancados de áfrica y traídos como esclavos a américa y la subsecuente población afroamericana, o aquella de los chinos, que desde fines del siglo XIX hasta mediados del XX emigraron a américa en busca de una mejor vida. más recientemente está el caso de los argentinos que escaparon el terror de la junta militar en los años 70. 

dato: más de un millón de cubanos han dejado la isla desde el triunfo de la revolución en 1959.

desde la apertura raulista de viajes irrestrictos a ee.uu., el asunto de la masa ingente de cubanos regados por el mundo (pero concentrados en ee.uu. y particularmente en miami) vuelve al tapete. ahora se presenta un problema definicional entre "exiliado" (acepción tradicional que caracterizaba todo aquel que salía, hasta la crisis del mariel, en busca de libertad) y la presente realidad económico/migratoria de decenas de miles de cubanos que hoy salen en busca de "una vida mejor", sea o no para volver a cuba

las palabras en este caso reflejan realidades cambiantes. los cubanos son presentados ahora como especie de chinos del siglo XXI. ¿puede ignorarse que castro ha usado la "válvula de escape" como técnica de supervivencia por medio siglo? 

a partir de este contexto se ha puesto de moda hablar de una "diáspora cubana". hasta que armengol pone los puntos sobre las íes en su artículo reciente de cuba/encuentro
(...) En La Habana que se empieza a hablar de diáspora, a finales de los años ochenta. Con la literatura adquiere el pasaporte a la fama: los escritores de la diáspora. Pero ya desde antes se había iniciado una búsqueda de neutralidad. Hablar de la comunidad cubana en el exterior, al referirse a quienes viven en el sur de la Florida y no mantienen una supuesta beligerancia anticastrista. La diáspora abarca toda la geografía. Hubo que inventarla para no mencionar al exilio y para no hablar de Miami, o al menos para restarle importancia.
¿qué diferencia el exilio de la diáspora?
La diáspora nos es ajena, porque muchos no fuimos expulsados. Buscamos el destierro como una bendición y no como un castigo. Aunque también la diáspora nos pertenece, ya que en la partida hubo mucho de culpa y persiste el desarraigo. Fue en Cuba donde se apropiaron de una palabra hebrea. Es en el exilio donde nace la identificación con el pueblo judío. Cuando La Habana comenzó a hablar de diáspora, tuvo el propósito de ignorar a Miami. Por eso aquí se rechaza el término, sin por ello dejar de insistir en la actitud de proclamar a esta ciudad como el sitio temporal de la nueva Jerusalén, la Tierra Prometida, el comienzo que algún día se trasladará a la Isla.
exilio es la búsqueda de una patria en el exterior, re-encontrar lo anterior afuera. pero lo anterior es irrecobrable, insalvable. acaso por temor a re-escribir el presente el exiliado perpetúa el pasado, es decir, ese rescatar lo perdido en todas partes.

armengol inicia un momento prescriptivo preciso:
La diáspora no existe, es sólo un paréntesis. Llevamos siglos por el mundo, destacándonos en los empeños más diversos. Arte con pasaporte de avanzada. Cultura errante, llamativa y gritona. Siempre ha existido la diáspora cubana. El exilio es una palabra dura para quienes viven fuera de la Isla. La diáspora es una palabra blanda para quienes residen dentro. Hablar del exilio encierra peligros en Cuba, hablar de diáspora no.
el párrafo que sigue contrasta ambos exilio y diáspora acertadamente. armengol presenta al exilio en la segunda parte del binomio. algo se apaga y termina, triste residuo: 
Sin embargo, la diáspora es un concepto subversivo: implica expulsión, tiranía, ocupación extranjera, despotismo cultural y religioso y la esperanza del regreso. El exilio es simplemente oposición política. Los exilios son tristes. La diáspora es esperanza. El exilio es una idea fija. La diáspora, siempre movimiento. La patria o la falta de patria crean la diáspora. Esta implica el renacimiento de lo perdido. El exilio es fácil de combatir, porque representa al enemigo en retirada. La diáspora se expande y no se logra abarcar nunca. El exilio anticastrista desaparecerá algún día. La diáspora es eterna. Ave fénix, el cubano errante, viaje de ida y vuelta, el adiós que guarda la memoria.
post-colonialistas del caso cuba, tomen nota. 

3 comentarios:

Cristina Fernandez dijo...

Interesantes reflexiones; por cierto que en estos dias me vino a la mente esa imagen del fénix asociada al cubano.

Cristina Fernandez dijo...

Interesantes reflexiones. Por cierto que en estos días escribiendo una nota sobre la obra de Iván Cañas asocié esa imagen del fénix con el cubano. Por algo será.

judith ghashghaei dijo...

Queda clarísima la diferencia. Gracias. Saludith, Judith