martes, 14 de mayo de 2013

El Lukács semi-olvidado que sigue reapareciendo

atRifF

Georg Lukács no tiene buena fama entre los intelectuales de izquierda. Con razón. Quedan su pro estalinismo, su tibieza ante los excesos de los soviéticos en Hungría, y peor, su supuesta participación en la purga de intelectuales de la talla de István Bibó y el mitólogo Károly Kerényi. El Lukács medio y tardío deja poco/mucho que desear. Debiera añadir, el Lukács temprano es mejor que ambos,* en lo escrito y en su comportamiento (suponiendo que no fueran la misma persona y preguntándonos qué lo hizo cambiar --o no). Hay mucho que merece criticarse del Lukács tardío-- y es entonces que aparece el paralelo entre él y Martin Heidegger --aunque en polos opuestos del espectro político (este breve post no es el lugar para ello). A lo que voy, me ha caído en las manos un libro oscuro del Lukacs tardío, Die Zerstörung der Vernunft  (La destrucción de la razón).

En ZdV Lukács defiende la posibilidad de una explicación objetiva que él define como "ciencia dialéctica de la condición humana" contra tendencias irracionalistas presentes en Europa desde fines del siglo XIX (en particular dicha evaluación se hace más necesaria después los horrores de la Segunda Guerra Mundial). Trata de explicar el dilemma de ese Angst que para Lukács subyace y se endosa al ser individualista del Capitalismo de principios de la segunda mitad del siglo XX.

Vale comentar, a grosso modo, algunas ideas:

1- El antihegelianismo de Lukács se adelanta a la corriente postestructuralista. ZdV es un libro de 1952. El autor por lo tanto se anticipa por tres años a ciertos aspectos de la tesis de Popper sobre Hegel en su Poverty of Historicism (no me parece que Lukács hubiera leído a Popper).

2- Para empezar, ¿qué es irracionalismo? La definición de Lukács es para citarse. En lo adelante la tengo a mano (por si acaso):
Herabsetzung von Verstand und Vernunft, kritiklose Verherrlichung der Intuition, aristokratische Erkenntnistheorie, Ablehnung des gesellschaftlich-geschichtlichen Fortschritts, Schaffung von Mythen.
... degradación de la razón, la glorificación de lo intuitivo, una epistemología "aristocrática", así como el rechazo del progreso histórico y la creación de mitos. 

En otro post valdría la pena discutir qué significa "irracional", si partimos que el discurso de la razón kantiana (Vernunft, en el proyecto ilustrativo del Aufklärung) no tendría más remedio que admitir lo "irracional" como producto obvio de la razón. Lo "irracional" de Lukács no es un "otro" de la razón, sino una disfunción. ¿Cómo abordaría Kant la "razón" del nazismo? Hitler razonaba, y en ciertos aspectos muy bien.  

3- La diagnosis lukacsiana de la posibilidad de la falla en el discurso político de Heidegger. Lukács es un escritor ácido y crítico (nos recuerda a Ernst Bloch, ese otro cínico y amigo del primero). ZdV se anticipa en su diagnosis a discursos posteriores, como el de Pierre Bourdieu, en su breve y poco conocido The political ontology of Martin Heidegger.  La ontología, arma favorita de Heidegger en este caso, de acuerdo a Lukács es una manera de "renunciar a lo social y lo político" (la realidad es por definición siempre cambiante para Lukács). Heidegger busca lo "inmutable, subjetivo, apriorístico y pasivo". Agrega el filósofo marxista húngaro:
(...) se espera que una fuerza emerja y libere la humanidad de su preocupación óntica** y que la guíe a su destino... por tanto la política deviene en un ejercicio de limpieza del ser (Dasein) de sus distracciones ónticas, de manera que regrese a su verdadero camino... Heidegger lucha en vano por dejar atrás el irracionalismo, elevándose de las dicotomías  materialismo/idealismo, racionalidad/irracionalidad. Ahora lo óntico es simplemente el mundo de las preocupaciones diarias.
Una conclusión apresurada es que Lukács y Heidegger no están tan lejos el uno del otro, unidos en ese manto mesiánico que para el primero es el paraíso del proletariado, y para el segundo la encarnación del estado nazista. ****

4- Lukács nos lleva de la mano por una serie de tendencias y personajes en un estilo a tono con el método de la Escuela de Fráncfort (de la que fue colaborador). El capítulo 3, dedicado a Nietzsche (en particular, su relativismo y su miedo al socialismo) en su relación con Bismark acusa destellos críticos. Para Lukács el Nietzsche rebelde y antigermánico (que aprendí con el nietzscheano profesor John Knoblock) es una fábula. El aparente distanciamiento con Bismarck es una "zaratustriana manera de superarse a sí mismo". Y cito:
La esencia de la disputa de Nietzsche con Bismarck comprende dos aspectos: En primer lugar, Nietzsche llama a un rompimiento con la democracia y la demagogia del coqueteo democrático, es decir, el parlamentarismo que Bismarck representaba. Para Nietzsche la cuestión crucial era la siguiente, tal como escribe en su Más allá del bien y el mal: "Con la aparición cada vez más obvia del hombre democrático, se tiene por consiguiente el embrutecimiento de Europa, el menosprecio del hombre europeo." En otras palabras, la supuesta crítica de Nietzsche a Bismarck no es más que una crítica desde la derecha. Nietzsche no consideró a Bismarck lo suficientemente reaccionario e imperialista.
Recomiendo La destrucción de la razón, aunque forme parte del catálogo disparejo del Lukács tardío.

______________
* Ese período negro comienza en 1930, cuando Lukács viaja a la URSS (es llamado específicamente por el partido). Viaje nefasto. Fue enviado a un exilio en Tashkent y fue testigo de la muerte de muchísimos de sus propios compañeros durante las purgas de Stalin. Aún así (para Heidegger lo óntico no es solo un aspecto físico, sino que está separado del Sorge o la preocupación del ser (Dasein) ontológico, luego óntico es como una cosificación).  Viaje nefasto Soviética, de la que solo logra salir a fines de los 40. ** Para Heidegger lo "óntico" no es solo un aspecto físico de la realidad, sino que está separado del Sorge (que en Heidegger equivale a la preocupación ontológica del ser, Dasein). Para Heidegger "óntico" equivale a una cosificación. *** Heidegger cita a Lukács negativa e indirectamente en la última página de su Sein und Zeit (Ser y el tiempo). El término "reificación" de Lukács (Verdinglichung des Bewusstseins) deviene en negatividad. La misma suerte que le toca a Platón Aristóteles y Descartes (este último alguien que Heidegger realmente aborrece). 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

No se porque se me antoja una via de alimentacion hacia Alexandre kojeve , por ejemplo, habia mas bondad en Lukacs que en Martin, por otro lado los marxistas ven la irracionalidad en el estado burgues mismo...

Yaju dijo...

Lo triste es que además de comunista, el tipo era un chivato. Y qué tiene de importante una persona que no sirve nada más que para escribir boberías?

atRifF dijo...

ano, 3:43, comprendo tu punto. "bondad"? no sé. en efecto, la irracionalidad es "burguesa", siempre que esta última significa no ya una promesa dialéctica (en el sentido marxista), es --siguiendo a lukács-- "carne de reificación". gracias.

Anónimo dijo...

Yaju , de hecho, el chivaton era Heidegger…
AT, no se puede ser inteligente y de derecha…ni marxista y caritativo..Ano de las 3:43.

atRifF dijo...

:)