Tuesday, September 20, 2011

Vivir con la verdad: El pueblo cubano de la isla apoya el castrismo

aTriFf

I
Hoy se cumplen seis meses del inicio de la revolución Siria. Se trata de una revolución urbana, pacífica y bajo las balas. Pero ha sido mucho más difícil convencer a la comunidad internacional. Con más de 2,000 asesinados y cientos de desaparecidos y torturados, el régimen de Assad marca una pauta de crueldad y desgobierno para el siglo XXI.

Hace seis meses un pueblo se manifiesta en las calles contra uno de los regímenes más opresivos y brutales del comienzo del nuevo milenio. La revolución siria es espontánea, efervescente. Acontecimiento emergente, subterráneo e incontrolable contra un poder implacable, traicionero y aplastante. Los horrores del día a día de las calles de Hama, Saqba, Homs, Madaya, Dara, Zabadani, incluso en la capital Damasco, son documentados clínicamente por los revolucionarios con fecha y lugar. El pueblo sirio demuestra una tenacidad conmovedora frente a los francotiradores del G-2 del sátrapa. Ya tiembla Damasco, la guarida del dictador. El gobierno de Assad parece cada vez más aislado (sus otrora aliados, Irán y Turquía, ahora lo critican abiertamente).

II
La revolución siria plantea un nuevo paradigma para los cubanos de aquí y de allá. Antes se daba por sentado que la coerción gubernamental castrista era suficiente para mantener a todo un pueblo subyugado por más de 50 años. Esa hipótesis nos daba esperanza: demonizaba al enemigo y -en tanto que cubanos- nos absolvía. Después de la revolución Siria esa tesis se hace muy difícil de aceptar. Ahora sabemos que no hay poder que valga para un pueblo con reservas para decir NO. La pregunta que hay que hacerse es si no existe esa reserva, pero sugiero ahora, en la dirección contraria. Pensemos lo impensable: es el castrismo el que cuenta con reservas: El pueblo cubano de la isla apoya el castrismo.

Cuando digo "el pueblo" no me refiero a esa valiente minoría que resiste con empeño, sino a la mayoría de activos y pasivos: generales enriquecidos, militares agradecidos, burócratas acomodados, familiares muy beneficiados, tropas de choque aguayaberadas, segurosos adiestrados, avesados, dirigentes traficantes y renombrados, estudiantes casi esperanzados, semi-convencidos, sociedades de aspirantes simpatizantes, asociaciones de chivatos anónimos, trovadores conocidos no arrepentidos, escritores publicados y agradecidos, otros en lista de espera, compositores consagrados, pintores famosos, cederistas incondicionales y vigilantes, deportistas destacados, obreros sacrificados y extenuados, ex-combatientes endurecidos e ilusionados, masas adaptadas y persuadidas (incluso resignadas), militantes cansados, semi-entusiasmados y ex-militantes revisionistas (aun castristas), algunos educados, otros no poco embrutecidos. La revolución siria nos abre los ojos porque destruye mitos. ¿No es soportar un régimen por 50 años una manera de aceptarlo y afianzarlo?

Es difícil barajar esta idea. Sé que lo que digo es anatema. Pero es hora de aprender a vivir con la verdad.

41 comments:

Anonymous said...

Es un disparate de grandes proporciones decir que "el pueblo cubano de la isla apoya el castrismo". La gran diferencia entre sirios y cubanos (que no troyanos), es que los sirios no tienen un Miami ni una Ley de Ajuste cubano. Tampoco existen analistas sirios inconsecuentes que, desde la diáspora, levantan su dedo acusatorio contra sus paisanos que están en el lugar de los hechos.

A.T. said...

Ano, no hay dedo acusatorio. Los que no quieren castrismo estamos aquí. Los que lo quieren están allá. No tapes el sol con el meñique.

Anonymous said...

Vaya simplismo el suyo, Triff. No son todos los que son, ni son todos los que están. Sí hay un dedo acusatorio en la intransigente afirmación que usted hace en Miami, desde donde niega los matices y las circunstancias. Es usted quien tapa el sol no con el meñique, sino con su falta de visión.

Ernesto Menéndez-Conde said...

La hipotesis en si misma no me parece tan disparatada. Puede ser que a pesar de las infinitas quejas, de las limitaciones, de la falta de libertades, el pueblo pueda sentir temor a un cambio o prefiera esperar a que aquello se desmorone por su propio peso. Son maneras de apoyar? Creo que no. La palabra apoyar quizas no sea la mas apropiada porque en cuanto las multitudes vean un resquicio se lanzaran contra ese gobierno, con todo el malestar que han acumulado durante decadas. Los cubanos sobreviven (y se divierten, a no dudarlo) bajo un regimen que aborrecen. El humor popular y el mercado negro, por ejemplo, son formas de subsistir y aprocharse de las numerosisimas grietas del poder politico, pero en modo alguno son maneras de apoyar el sistema, sino por el contrario formas de corroerlo y en definitiva destruirlo.

FacundoRaganato said...

Es un tema muy delicado, especialmente cuando se trata de entender o juzgar una manera de pensar, una sociedad, una comunidad. 50 Años es mucho para vivir bajo opresion; individualmente asi tambien como una comunidad, existen varias razones y muchisimas variables para decir si se "sobrevive" bajo opresion o se toma el riesgo para vivir libre. En mi opinion, en mi perspectiva individualista prefieriria sobrevivir, pero si toda mi comunidad esta bajo opresion quizas no seria el primero en hacer un cambio, pero estoy seguro que no seria el ultimo. 50 años es mucho...

Anonymous said...

Triff, te metiste en camisa de 22 varas.

Lazaro Gonzalez said...

a fin de cuentas es una logica intrinseca a la historia de eso que denominamos cuba: ultimos en iniciar las guerras independistas, ultimos en ser republica y para no ser menos ultimos en derrumbar los muros de berlin

Anonymous said...

En un viaje q. di, llevé a mi hermano y a la esposa a Cayo Guillermo, y resultó q. el único q. vivía fuera de Cuba, en la guagua, era yo.
Hay q. ir a Cuba para ver las cosas de primera mano.
Yo creo q. la gente quiere un cambio al estilo europeo, q. por cierto, también se está yendo al ca...jo
Abrazos
Ernesto

Anonymous said...

la revolucion siria parece que va en siria...

Lazaro Gonzalez said...

ya lo explica contundentemente el anonimo de las 5.48pm, mas que europa lo que llevamos adentro es pachanga y bonche, exceptuando claro a aquel 2% como en en cualquier parte. los nacidos before castro no conocieron el teatro vernaculo cubano que encontraba su expresion mas popular en el marti. tres personajes eran suficientes para en cientos sino de miles de libretos: el gallego bruto pero bodeguero y con sus reales, la mulata salpicona para extorsionar al gallego y el la variante criolla del lazarillo de tormes representado en el negrito picaro, bicho, que vivia del cuento le cogia el trasero a la mulata y por su intermedio los reales al gallego. siempre ha habido un gallego a quien j.... para seguir en la pachanga. es una pena que nuestra intelectualidad no se haya acercado como merece, muchas cosas estuvieran claras hoy en dia.

A.T. said...

La palabra apoyar quizas no sea la mas apropiada porque en cuanto las multitudes vean un resquicio se lanzaran contra ese gobierno,

Te copio Ernesto. Pero es que cualquier multitud se tira a la calle cuando los tiranos caen. ¿Y qué van a hacer?

Gracias, Facundo. Sí, son 50 años, medio siglo.

a fin de cuentas es una logica intrinseca a la historia de eso que denominamos cuba:

Así somos. Gracias por la visita Lázaro. Sigue entrando.

JR said...

Por ahora, lo único que quisiera decir es que este es el tipo de post que un blog debe exponer al debate durante dos o tres días. Ya caeré más adelante cuando se caliente un poquito la manteca.

A.B said...

Quiero apoyar a Triff por su valentía y su análisis. Si bien a él le debe de doler más que a mí porque él es cubano y sabe que los resultados son lo que son.
Yo hace tiempo que había pensado lo mismo pero el respeto y la amistad que tengo con cantidad de ustedes no me ha permitido manifestarlo. No sé cómo será el cambio...pero me huele que no va a ser como lo sueñan ustedes. Ojalá me tenga que tragar éstas palabras.

Cubanos de aquí y de allá : dejen la bobería y empiecen la transición pacífica hacia un nuevo país.

Hice una predicción de que si caía Gaddafi caía Castro antes de fin de año...me huelo que también me lo tendré que tragar.

Bravo amigo...simplemente bravo por tu valor.

Amílcar Barca

Oriente said...

Me cuesta trabajo aceptarlo pero si algo nos cuesta decir es eso. Felicidades.

Anonymous said...

Este tema es contradictorio...asta yo me siento enojado...pero es conmigo mismo...no tengo respuesta logica...pero tengo muchas ilogicas...no entiendo nada...pienso en la historoa de Hatuey, Marti, Maceo...y peinso en la comunidad, los viajes a Cuba...las fotos del viaje a Cuba...el basilon...los cuentos...las Jineteras, la Jeva...etc...no entiendo...por eso los politicos no nos entienden y yo tampoco...

Anonymous said...

AT utiliza la palabra "soportar": Dice "...soportar un régimen..." En mi opinión, más que "soportar" el estadío correcto es "padecer". Padecer un régimen no es lo mismo que soportarlo. Creo que hay que leer un poco más sobre la indefensión aprendida. Antonio José Ponte profundiza sobre este síndrome en el film "Arte nuevo de hacer ruinas". La Dra.Carmen Díaz, sicóloga de la Universidad de Miami, también ha disertado y escrito sobre ello. Los rusos -europeos sin pachanga ni relajo ni choteo- soportaron/padecieron el despotismo comunista durante 72 años. Los países satélites de Europa Central y del Este que se liberaron del comunismo en 1989 lo soportaron/padecieron durante 44 años. Ni rusos, ni checos, ni polacos, ni húngaros sufren del síndrome relajochoteopachangueo. Entonces, si ellos, los grandes sofisticados lo soportaron / padecieron durante más o casi igual número de años que los cubanos, siendo Cuba una isla y los cubanos un pueblo manipulado por el siempre útil argumento de "la amenaza del imperialismo", ¿por qué habríamos de flagelarnos de esta manera los cubanos, que no podemos cruzar fronteras, y que estamos aislados -literalmente- en un archipiélago rodeado de tiburones por todas partes? Respeto tu opinión, AT, pero no la comparto. Y más, si los que estamos del lado de acá somos los verdaderos o únicos anti-castristas, entonces los únicos anti-castristas tumbaron -tumbamos-de allá y pusimos mar por medio entre nuestro pellejo y el amor/deber patrio. ¡Qué se jodan los que quedan atrá! Yo, al menos, voy a ponerme a salvo. No creo que debemos de hacer alarde de lo que en el ejército se considera "abandonar las filas". La realidad cubana es mucho más compleja de lo que se piensa, y se nos olvida el proceso necesario para abandonar el país: reclamaciones, cartas de invitación, prueba de cuentas bancarias, affidavits de responsabilidad financiera, etc etc. La mayoría de los cubanos y cubanas en la isla NO tiene de este lado quién pueda sacarla o quién pueda cumplir con estos requisitos. Ileana Fuentes

Lazaro Gonzalez said...

estimado entro a casi todos sus posts, leo aprendo y me retiro a meditar. neocastrismo es la denominacion de la actual fase del regimen, es decir entretenimiento social en forma de dejar hacer cuasi o minibusiness y mucho de "Zhuanda Fangxiao a lo cubano: mantener lo grande, deshacerse de lo pequeño. segun tiempo oficial del cache en google del granma solo transcurrieron 38 minutos entre la muerte del jefe de "gaesa" con titulo de ministro de las far y su cremacion, al parecer emplearon el incinerador de la oficina secreta del minfar, ahora todo si esta en la familia con el yerno al frente, o por que voy en persona a chequear mariel? no porque no sepa como esta, sino para que sepan que ahi estoy yo en esa importantisima obra para el presente y el futuro sin que nadie explique que se importara y exportara por ahi que para los niveles autoctonos bastaria el muelle de caballeria [lanchita de regla por si alguien no recuerda], pero la maquiladora yanqui de la cual la scarcebo9 es solo la vanguardia esta escuchando la conversacion. como reserva para contigencias esta preparado un "accidente" petrolero en las puertas de cayo hueso y miami beach.

Lazaro Gonzalez said...

lo que trata de explicarnos el autor segun mi modesto entender es lo que he denominado el sindrome del neocastrismo, porque referirse al del castrismo es necropsia anacronica a pesar de tanto akademico consagrado que vive de los que trabajan y pagan sus impuestos. escribi algo sobre eso por si resulta de interes para alguien, aunque seria mejor repasar a cabrera infante que le dedica con su habitual enciclopedismo, agudeza y cubania todo un tomo de su obra a ello. en cualquier caso les dejo el link:

http://cubaindependiente.blogspot.com/2011/07/el-sindrome-del-neocastrismo-lazaro.html

A.T. said...

AT utiliza la palabra "soportar": Dice "...soportar un régimen..." En mi opinión, más que "soportar" el estadío correcto es "padecer". Padecer un régimen no es lo mismo que soportarlo.

Ileana, gracias por tu sagaz comentario. Uso "soportar" precisamente por su ambiguedad, que indica "sostener" y a la vez "aguantar con paciencia". Ambas apuntan al mismo síntoma. Nunca olvidaré a Agustín Tamargo preguntándome una tarde "¿Triff, qué nos ha pasado?". En esa tarde de 1993 yo no sabía qué decirle.

Ernesto (5:48pm) gracias por entrar.

Anonymous said...

No se apoya el exilio por decir que nos fuimos porque no resistiamos la pesadilla del castrato. Tampoco es una afirmacion que los de alla son menos que nosotros. Seremos cubanos pero hemos elegido derroteros. El tiempo dira la ultima palabra.

Anonymous said...

Flaco, si esto fuera asi de blanco y negro (Los que no quieren castrismo estamos aquí. Los que lo quieren están allá). cuantos de nosotros hubieramos reclamado a todos nuestros familiares q estan sufriendo en pellejo propio uno de sus peores danhos, la division de la familia. pero como dice Ileana (La mayoría de los cubanos y cubanas en la isla NO tiene de este lado quién pueda sacarla o quién pueda cumplir con estos requisitos).
pero ni aun teniendolos es asi de sencillo. te meten en un plan de "reunificacion familiar" (o pa' la tonga) y te dan un turno para entrevista en el 2014. como se llama la obra? la esperanza del pobre versus (lo que les puedo sugerir desde mi comodo sofa de Miami) tirense pa'la calle.
inge

Ernesto Menéndez-Conde said...

Gracias, Alfredo. Siempre es un gusto pasar por tu blog y opinar, en especial cuando se trata de un asunto que es mucho mas complejo de lo que pudiera parecer a primera vista. Como te dije en mi comentario anterior, la palabra "apoyar" no me parece la mas apropiada (soportar porque no les queda mas remedio me parece una variante mas acertada). Pero en cualquier caso, es evidente que pese a la abrumadora impopularidad del gobierno de los hermanos Castro, la ola de protestas en el mundo islamico apenas ha encontrado eco en Cuba. Y este es un fenomeno que en si mismo debiera pensarse. Podria un gobierno ser respaldado por una poblacion que, al menos en apariencia, durante varias decadas no ha dejado de expresar -aunque sea de manera pseudoclandestina- su inconformidad? Creo que tu escrito induce a esa pregunta. La comparacion con el caso Sirio es ciertamente muy sugerente. Pero yo diria que uno de los meritos politicos de los hermanos Castro ha consistido en reprimir y minimizar la violencia fisica sobre sus oponentes. Claro que esto de minimizar es un asunto muy relativo, pero al menos el gobierno cubano ha evitado hasta donde ha podido los enfrentamientos violentos, que serian los que podrian encender un estallido popular. En el caso sirio todo parece indicar que la represion ha desatado ese derrame de sangre que los Castro se han propuesto impedir. Por ahora la oposicion cubana sigue careciendo de un espacio politico que sea socialmente relevante, si bien forcejean por apropiarse de las calles y han conseguido abrirse un sitio en la blogosfera. Es decir que el gobierno todavia controla y bloquea el espacio politico, mientras deja un margen para que la poblacion subsista gracias no solo al mercado negro, la corrupcion generalizada, y a la ayuda que los exiliados les envian a sus familiares, sino tambien gracias a subsisdios del gobierno, que hacen al individuo bastante dependiente del estado (lease asistencia medica y educacion gratuitas, costos minimos sobre la vivienda, una vida cultural con bajos costos y una cuota mensual de alimentos). Todos estos subsidios cumplen una funcion represiva en la medida en que hacen al individuo dependiente del estado. En esas circunstancias, por impopular que sea el gobierno, resulta dificil derrocarlo y quizas las revueltas populares, como las del norte de africa y el medio oriente, tampoco puedan prosperar. Pero a mi juicio la conservacion de los espacios politicos es muy fragil y esta llena de fracturas. Sobre todo se sostiene solo a costa de deteriorar mas y mas la economia y empobrecer al pais. No me extranaria si de un dia para otro todo el sistema se derrumba, porque aquello no parece que pueda sostenerse por mucho tiempo.

Anonymous said...

Es la última vez que entro en este blog.
Hasta aquí.

Wilfredo Ramos said...

En realidad la cosa no es tan facil de definir. Hay que estar dentro de la isla para saber como hay que sobrevivir ante todo. Yo que viajo cada vez que puedo, veo como las personas a pesar de vivir en la mas grande adversidad no tienen idea de lo que podria ser un cambio. Recordemos que los cerebros han sido lavados como en una lobotomia. En mi caso, discuto mucho con mis allegados y amigos de alla para hacerles tener una vision diferente del problema. Tambien hay un miedo al cambio impregnado de mucho tiempo. Hasta podriamos hablar del Sindrome de Estocolmo en algun grado. Ademas como bien dijo el magnifico Virgilio, nos acosa "... la maldicion del agua por todas partes". Un buen tema de discusion amigos!

Anonymous said...

Dura y cruda verdad. Triff, tienes toda la razon, por supuesto que no podemos inmiscuir en la hipotesis los 10 millones y picos de cubanos que quedan en la isla, pero sí, podemos decir mayoría, unos soportan, otros padecen, otros aclaman y a la restante poblacion les da exactamente igual...

A Santander said...

La lista me a dado mucha mucha risa , yo nunca ho habia visto asi aunque he pensado en la posivilidad que nos emos metido tremendo cuento.

JR said...

No se puede negar que el planteamiento de Alfredo es interesante y que tiene varios argumentos para sustentarlo. Castro I, indiscutiblemente, es uno de los más eficaces arquitectos contemporáneos del ejercicio autoritario. "Su" revolución se las agenció para levantar dos sólidas pilastras: el apoyo espontáneo, entusiasta, apasionado, leal, casi irracional, de una enorme porción de la población a partir de una estrategia de medidas populistas y de una ideología que se acomodaba a los sectores desposeidos. La otra pilastra consiste en ese apoyo forzoso, simulado, hipócrita, pasivo, logrado desde la coerción ideológica, la represión policiaca y los actos de terror. Ambos apoyos han interaccionado y se han sincretizado por momentos, para hacer más perfecta la obra del totalitarismo. Nosotros, los que hemos vivido allá dentro y experimentado el comportamiento diario de estas apoyaturas, sabemos perfectamente que han funcionado como robustas columnas de carga. Hay otro factor de apoyo al castrismo que le corresponde no solo al pueblo de la isla sino a la nación toda dispersa: el condicionamiento histórico. Somos un pueblo dado al caudillismo, al cacicazgo, a la discriminación por raza, sexo y extracción social, a la corrupción, al abuso de poder, a la irresponsabilidad social, a la expresión fascista de la crueldad desde los asesinatos de Machado hasta los fusilamientos y los actos de repudio organizados por el gobierno castrista, apoyados y promocionados desde luego por las masas populares. Recuerdo de mi infancia los gritos enardecidos de miles de cubanos pidiendo paredón. Recuerdo de mi juventud los repugnantes actos de repudio protagonizados por miles de cubanos. Tengo presente la gran mentira de que la invasión de Girón fracasó porque USA no brindó respaldo oportuno cuando en realidad en solo veinticuatro horas 80 000 milicianos se dejaron movilizar para apoyar al incipiente dictador. La mayoría de los no partidarios nos hemos ido, mientras que la conciencia cívica la ha enarbolado una minoría en el Escambray, en el presidio político, en el movimiento ciudadano que hoy día pugna pacíficamente por hallar un resquicio de democracia. Cierto que mucho del apoyo se ha resquebrajado, pero el desapoyo aún transita por los lastres de nuestra identidad. En lo que ha planteado Triff hay elementos que debemos meditar. No hay por qué asumirlos o rechazarlos mecánicamente porque se traten de criterios alternativos a la patriotería moralista. Hay que reflexionar profundamente sobre las causas de nuestra autodepreciación social. Rozar el otro horror de la historia cubana cuyo origen está en nosotros mismos. Comprender de una vez por qué el cacerolazo de dos humildes cubanas en el corazón habanero no es secundado por el resto del rebaño de dentro y de fuera.

Octavio Guerra said...

Triff, a la política ni a la sociología ni a la sicología social se le pueden aplicar los, digamos, “métodos” de la metatranca del posestructuralismo, el posmodernismo y, mucho menos del neomarxismo.
La tesis de partida de este ensayo no sólo es falsa en su relación con los hechos, es inválida desde el punto de vista lógico, es frívola desde el punto de vista intelectual e, incluso, es insidiosa desde el punto de vista político.
Dicha percepción es muy parecida con aquella de que los exiliados de Miami mantienen, a través de remesas, a los cubanos de la isla -totalmente holgazanes por naturaleza-, noción que puede ser descalificada de inmediato con la más simple operación aritmética.
La apreciación de partida está muy relacionada con la idea raigal en un sector importante del exilio histórico de culpar a todos los cubanos de haberles quitado sus propiedades e, incluso, de haber apoyado la represión, los encarcelamientos y los fusilamientos, los que les compulsa a odiar a todos los que viven en la Isla aunque hayan nacido décadas después de los hechos que sufrieron (o muchos dicen haber sufrido).
Ello sitúa a un sector importante del exilio en el filo de la navaja de la paradoja del patriotismo anticubano, en el cual, absurdamente, se ama a Cuba pero se odia a los cubanos de la isla, la aplastante mayoría de nuestros conciudadanos. Es concebir idiotamente la nación como un pedazo de tierra y no como el conjunto de personas que viven en un territorio determinado en comunidad económica, social, política y cultural.
Semejante noción es abandonar los restos de las ruinas de nuestra nación a quienes nos la robaron, y no estoy hablando sólo de los Castro y de la corrompida casta burocrático-militar que domina la Isla.
Por otra parte, es absurdo comparar a Cuba con Siria ni Libia ni Egipto ni ningún país del Medio Oriente o el Este de Europa ni a los cubanos con los movimientos que han ocurrido en dichos países. Esta comparación parte no sólo la ignorancia supina sobre los hechos que provocaron los movimientos en cuestión en estos países. Sobre todo, es una desconexión total de las circunstancias en que ha vivido el pueblo de cuba no sólo en la última mitad secular sino en el resto de su historia.
Vine de Cuba hace 5 años tras más de 20 tratando de sacar a mi familia de semejante Gulag. Conocí a media Habana y media Cuba. Fui por todos los rincones y sólo encontré una minoría de idiotas o de degenerados que se declaraban abiertamente como “patriotas”, “comunistas” o “fidelistas”. La inmensa mayoría de las personas odia al régimen como los esclavos odiaban a sus amos. Como es lógico, la miseria corrompe y la represión obliga a aparentar sentimientos y actitudes contrarias a las propias. Nunca lo hice, por lo que mi vida fue miserable en la Isla por décadas, lo que desde lo más profundo, no aconsejo a nadie. Pero, en Cuba hay muchísima gente decente, honesta y lista para salir a las calles a luchar por su libertad si las condiciones internas y externas lo admiten, tal como ocurre en el Medio oriente y como ocurrió en el antiguo Bloque Comunista.
Lo siento Triff, sigue con el arte y la metatranca, que son lo tuyo y deja la política.

Anonymous said...

¿Y para que se necesita derribar al régimen? Mientras exista forma de obtener el ron, el juego del dominó, peleas de gallos y, sobretodo, café con leche, todo lo demás es intrascendente.
¿Acaso el 90% de los que forman el "exilio" no salieron de Cuba buscando eso mismo cuando allá empezaron a escasear?

Muy claro el Ano de las 3:45pm, el primero de la lista. Esa Ley de Ajuste Cubano, contra la que Castro despotrica a diario para que la eliminen (deseando que no la eliminen) y nuestros brillantes congresistas que se empeñan en mantenerla (con gran alborozo para Castro) ha sido una apaciguadora del deseo de inmolarse en las calles sin armas.

Saludos, Jacobo

sonora y matancera said...

"...nuestra autodepreciación social...", dice JR y he ahí el detalle, cantinflerísimo y cubanísimo. desafortunadamente no es cosa de los últimos 53 años; viene de siempre, esa idolatría a los extremos, a la guapería, a la chabacanería del relajochoteo constante, al macho todopoderoso que siempre logra subyugarnos, isla puta que somos todos, nos guste o no..., etc.

aceptar esa verdad desagradable ha sido siempre una lucha personal para mí, como lo ha sido salvar mi cubanía, interpretada a mi modo, de toda manera posible.

y lo que dice Triff es otra verdad, de las muchas, a medias o entera, según se mire. los cubanos no son sirios ni libios ni egipcios ni tienen internet. son supervivientes, y esos solo saben buscar EL salvavidas para mantenerse a flote, sea como sea. un superviviente por lo general no tiene lealtades, le da igual un salvavidas rojo, azul o uno verde olivo.

y sí, los que no gustan del castrismo no viven en cuba, en su gran mayoría.

Anonymous said...

AT: La pregunta de Agustín Tamargo, en 1993, fue en extremo capciosa y prepotente. En aquél entonces, nuestro querido y respetado Agustín decía por la radio que el pueblo de Cuba estaba compuesto de borregos. Se pronunciaba con profundo desprecio. Eran los años en que nadie en el Exilio creía en la sinceridad u honestidad de la disidencia dentro de Cuba. De todos se decía que eran agentes del gobierno cubano. Se desbarró contra Bofill, contra Elizardo Sánchez, contra Tania Díaz Castro, y luego contra María Elena Cruz Varela. No había acontecido lo de "La patria es de todos", ni la Primavera Negra de 2003. Se insistía en que los cubanos no se oponían al régimen, cuando durante más de treinta años las cárceles se habían repletado de opositores y de opositoras -no se les llamaba "opositores" en aquel momento- y los paredones todavía olían a sangre. ¡Y qué decir de todos las personas y los funcionarios de corte reformista que fueron tronados, algunos incluso enviados a la cárcel! La respuesta a la pregunta de Tamargo era solamente una, pero ni él quería oirla: que un 10% de la población de la isla había huído del infierno, él entre ellos. Y tú, Alfredo, y yo -aunque a mí me sacaron mis padres de allá a los 13años, pero asumo como mía la huída de mis padres- en fin... Siempre se culpa a la víctima, a la víctima violada y ultrajada. En ese sentido, a ese pueblo sitiado se le sigue juzgando desde afuera como a una mujer violada: ella es la culpable, no su violador; él -el pueblo- es el culpable, no el opresor. A pesar de las generalidades y los estereotipos, este debate es muy saludable... Ileana Fuentes

R.W said...

"El arte de gobernar es el de hacer creer a los otros que son ellos los que gobiernan". Según este pensamiento, el pueblo cubano ha sido víctima y covictimario de un oscuro y eficiente artista que ha logrado hacerlo enlatar y colocar su mierda sin lugar en más de un museo y/o mercado de ideologías.

Anonymous said...

Creo q. algunos de nosotros prefiere conservar el mismo discurso de veinte o más años atrás, en vez de influir sobre las nuevas situaciones que se van dando (SON NUEVAS, AUNQUE MUCHOS NO LO CREAN).

Probemos otras formas de influir para cambiar las cosas, y sobre todo, recuerden que el pueblo en Cuba no está tan desinformado como creemos, ni son borregos ni nada parecido.

Por otro lado, y sé que esto tampoco va a gustar, no entiendo qué opción concreta propone la oposición como no sean cartas abiertas y las mismas frases hechas.

A propósito, el participante que NO VA A ENTRAR MAS (una suerte de indignado), o el otro que mandó a Triff a NO METERSE EN POLITICA creo que son ejemplos exactos de lo que no debemos hacer DESDE AQUI, pues exactamente LO QUE SE HA ESTADO HACIENDO ALLA por ETERNOS QUINQUENIOS.

Que fluya el diálogo respetuoso e incluyente, ese es a mi juicio la gran lección que podemos dar.

Abrazotes a todos

Ernesto

A.T. said...

Flaco, si esto fuera asi de blanco y negro (Los que no quieren castrismo estamos aquí. Los que lo quieren están allá). cuantos de nosotros hubieramos reclamado a todos nuestros familiares q estan sufriendo en pellejo propio uno de sus peores danhos, la division de la familia.

Inge, está claro que no es blanco y negro. Pero no neguemos que irse es una alternativa a la opresión (al menos en mi caso y todos los marielitos de mi generación). Deseo problematizar algo que hemos dado por sentado por mucho tiempo. Qué significa "apoyar". Mi tesis es consiste en "un sí y no" (no hay nada más gris que eso).


Gracias, Amílcar. Lo aprecio viniendo de un catalán.

Gracias, Oriente.

Buen punto, Ernesto. Hay que tenerlo en cuenta.

Gracias, Wilfredo.

Tienes mucha razón, JR. Válidos los pilares de tu análisis.

Por otra parte, es absurdo comparar a Cuba con Siria ni Libia ni Egipto ni ningún país del Medio Oriente o el Este de Europa ni a los cubanos con los movimientos que han ocurrido en dichos países.

Octavio, comparar significa "descubrir semejanzas". Creo que en principio todo es comparable. En este caso la comparación es disyuntiva. En cuanto a lo demás, es obvio que no estamos de acuerdo. Sigue entrando y gracias.

A.T. said...

Siempre se culpa a la víctima, a la víctima violada y ultrajada. En ese sentido, a ese pueblo sitiado se le sigue juzgando desde afuera como a una mujer violada: ella es la culpable, no su violador...

Ileana: Gracias por tu comentario. Deseo problematizar el asunto. El uso de "víctima" no me explica la complicidad abierta e implícita así como la cómoda pasividad y la anomia que ha hecho posible la dictadura a 50 años en Cuba. Nuestro castrismo es un lastre, el de ellos es un modo de vida.

Gracias, Omu.

Gracias, RW.

Anonymous said...

Al principio me di una vuelta y lei y el contenido confieso que tuve problema... ahora despues de los comentarios es cierto que el articulo del señor Triff adolece de generalizaciones... pero es que nos cuidamos de no herir sensibilidades... y la verdad donde queda?

Anonymous said...

Ese anónimo de las 11:35 pm va a seguir entrando. Garantizado.

Anonymous said...

Articulo muy valiente.Bueno es que tumiami pega duro

Anonymous said...

Lo que dice el Sr, Trift, es claro esto no tiene otra esplicasion señores; tomar una pocision de blanco o negro es lo logico, lo gris es para los indiferentes y de esos ya hay muchos... el desparpajo politico de la gran mayoria de nuestros ciudadanos es visible, no nos engañemos...claro que me siento enfadado es sierto, pero es conmigo mismo...no lo tomen con el Señor Trift, pues el lo que ha tenido, el corage de tocado un tema muy contradictorio.
No mas "grises por favor" solo en blanco y negro... yo he vivido muchos años aqui y ya emos visto muchos "grises" pasar. Objetivos por favor!

Anonymous said...

"Irse es una alternativa"... Salir huyendo. Ponerse a salvo. Poner agua y tierra por medio. Irse echando. Salvar el pellejo. El último que apague la luz. El último que hale la cadena. Darse a la fuga. Apendejarse. Irse pal carajo. Rendirse ante el enemigo. Colgar el sable. Mandarse a correr. Huir como ratas. Abandonar el barco.... Otras formas de expresar esa alternativa "irse". Irse no es sinónimo de "no apoyar" (al igual que quedarse no es sinónimo de apoyar, en mi opinión). Irse es sinónimo de "salvar la vida". Quedarse es sinónimo de "recontracondenarse la vida sin opciones". Si quedarse en la isla -como plantea AT- es sinónimo de apoyar el castrismo y es una verdad con la que hay que vivir, entonces irse es la otra verdad, no menos indigna, si de dignidad trata el planteamiento de AT, con la que también hay que vivir. Suavizar los juicios es lo que nos urge, no estar pasando estas cuentas que pueden interpretarse como desprecio a los que no han tenido otra alternativa que permanecer en la isla. Ileana Fuentes

TURANDOT said...

Pero como puedes comparar a los Sirios con los cubanos?