sábado, 12 de diciembre de 2009

Sulfa para la figuración


Alfredo Triff

Antes de comenzar, aclaro que lo que sigue no es propiamente un review de Abstractomicina, en CREMATA GALLERY, en la 8 calle y la 16 Avenida. Apuro una lectura del catálogo del artista, crítico y curador Aldo Menéndez (AM de aquí en lo adelante) con una "vista" rápida de las obras.

Prima facie la exhibición parece un reguero colosal (encima la mayoría de los pintores no son abstractos). Algunos amigos manifestaban que "la muestra se quedaba corta", que le "faltaba rigor", que eran "demasiada gente". Sin embargo, la mirada curiosa se quedaba colgando sobre series de cuadros, la mayoría pequeños, evocando en su proximidad uno-con-otro, contrastes atonales, raros. Y luego uno se encontraba con algún tropezón. Algunas piezas -de catálogo- merecían otra colocación, lo cual no significa que el curador no sabía dónde estaba metido...

El espacio de CREMATA es pequeño y tantas obras no respiraban lo suficiente. Peor, uno pudiera -sin leer el catálogo- y conociendo a los artistas (cuyos pocos son de tendencia abstracta), pensar que se trata de una coña. El título nos recuerda una especie de "sulfamida" de la abstracción. ¿Sulfa contra corrientes estético/venéreas figurativas?

"Cuando buscaba el nombre para la exposición, confieso que me puse a pensar en la abstracción como contramedida, como una medicina ante tanto naturalismo y figuración repetitiva de guajiros lánguidos y paisajes confitados con caritas de muñecas, academias y burundangas turísticas de santería, folclorismos y exotismos que todavía hoy nos quieren amarrar la visión de una identidad cubana nostálgica, esquemática y comercial" (AM, catálogo de Abstractomicina).      

¡Touché! A muchos de los artistas en el show les sirve el sayo. Lo que AM llama en el catálogo, "un realismo sin riberas", y que en realidad es el lavado de cerebro de realismo epocal/origenista de nuestra historia.* Ponderen el peso específico del párrafo anterior, ya no como invitación a cierto estilo artístico específico, sino como Weltanschauung, como ideología, como signo cultural, como cubanismo.1 AM vira la tortilla contra él y sus pintores invitados (algunos de los cuales me confesaron que habían alterado sus obras para ajustarse al patrón curatorial).

Se trata de una muestra oro-parece-plata-no-es, y por encargo: Alguien cortó una cabeza en un cuadro, otro oscureció el lienzo, otro presentó una obra incidental en la que por carambola no había nada figurativo. Es como un ebbó conceptual: Ponerse un traje que a uno le queda chiquito y salir con él a pasear por el boulevard. Decirse: "yo no soy esto pero no me importa", o acaso viajar por la fantasía estético-ontológica y pensar: "seré otro por una noche" (con permiso del curador).

En el catálogo, AM hace labor democrática sazonando con pequeñas frases a cada artista (todo dentro del marco histórico). No es fácil decir lo justo, o mejor dicho, no es fácil decir toda la verdad. Y en esa descripción, ahora casi evaluativa/prescriptiva y fuera de jodedera, el curador evita ciertas preguntas. Y aquí se queda corto. Salve: No se trata de echar a menos el estilo de nadie, opción que acaso AM intuye pudiera encontrarse en el camino de su exploración a-la-Jesse Ríos.2

¿Peccatus curatorial? No importa tanto en este caso, y mucho menos en la calle 8 a tres puertas de Casa Panza. La sulfa nos viene bien a todos.3 Abstractomicina es una exploración a nivel de coña, y mejor así, de las fobias otras del arte cubano, de su complacencia no indagada, de su horror locii.   

____________
1Lo que nos lleva a la pregunta, que AM no invoca, ¿por qué no hubo una abstracción verdaderamente original en Cuba? AM confiesa que Los Once (sólo once, señores) se inclinaron más por la escuela expresionista abstracta de NY de los 50. En efecto, y no miraron al sur, a la tendencia geométrica brazilo-argentino-venezolana del Grupo Madí o el Grupo Ruptura, que venía haciendo ola desde fines de los años 40. Los Once eran considerados "extraterrestres" (confesión personal a un servidor de Aldo Díaz Balart). Y si de extraterrestres se trata, ¿acaso no se montaron Los Once en el tren equivocado del norte? ¿Qué causó el desvío? ¿Sería diversionismo ideológico estilo cincuentoso? Y es que hablando históricamente, tal parecería que el arte moderno (y post-moderno) cubano es, en su ser profundo, figuración.
 
AM no le da la cara al sur, pero en passant aborda la cuestión:

"Nuestra convocatoria, esta expo en sí, puede que nos permita seguir hasta cierto punto el comportamiento posterior de la tendencia entre algunos de nosotros a partir de un punto de salida, a fines de la década del 60, señalando por el neo-abstraccionismo y la abstracción post-pictórica, porque la mayoría de los artistas representados seguramente estarían abordándola en términos actuales" (AM, catálogo de Abstractomicina).

Aunque quisiera, el curador no le mete al asunto con los cuernos (y este párrafo no es coña). AM se hace la pregunta, pero la enfoca por el rumbo histórico: Equivocado. Toda muestra, más que un hecho, es una posibilidad interpretativa. La pregunta fuerte es: ¿por qué el arte cubano (moderno y post-moderno) ES esencialmente figuración? AM se va por la tangente cuando sugiere que los artistas representados seguramente "estarían abordándola en términos actuales". Teta o sopa: ¿Descripción o prescripción?  2Aprecio que la muestra tenga el hilo del homenaje al loco desaparecido de Jesse Ríos. 3Dato curioso: las sulfamidas son preponderantemente modernas, con un desarrollo más limitado durante los años 80. Como la abstracción, tienen su lado utópico: Alguna vez se creyó que la sulfa acabaría con las enfermedades del mundo. ¿Hoy? Somos sufa-resistentes.
________
*(((((((¿Existe conexión alguna entre nuestro "realismo sin riberas" y nuestro procerismo?)))))))

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Me pregunto si tu interpretacion no es sino la perspectiva que podia haber tenido el coordinador de la exposicion, de haber sido alguien perspicaz.

Es decir, me pregunto si no estas tratando de ver en la exposicion una logica inteligente y sutil que en realidad no tiene.

Claro, quitando la posibilidad de esa logica, no hay nada que la salve...

Anónimo dijo...

http://www.losrelatosdemauricesparks.blogspot.com/

Por favor, AT, pudieras divulgar este nuevo blog cubano de relatos? Gracias.

Ojo pinta dijo...

AT: Te sigo pero no creo que Aldo se propuso tanto. Lo de ayer ERA PURO POTAJE.

Anónimo dijo...

gracias, muy buena critica, en mi opinion, escrita con puntual rigor.
saludos,
alina brouwer

JR dijo...

La repercusión de Abstractomicina va a ser inevitablemente poliédrica. Por una parte, formalmente es un proyecto rotundamente contracuratorial. Pocas veces he asistido a tantos disparates violentando los principios del diálogo visual en el montaje de una exposición. Y, sin embargo, de rebote la dislocación museográfica parecía tener un efecto provocador. Como si el objetivo de la puesta en pared y la interacción con el público fuese desembocar en un happening como lo adjetiva certeramente Triff, “atonal”. La cuestión es que el opening dejo a muchos enfrascados en un desvelo nocturno. ¿A lo que yo asistí realmente se le puede llamar exposición? ¿No sería un petardo conceptual dejado caer sediciosamente justo en la capital del folclorismo exiliar, entre gallos, palmitas y madonas esperpénticas de la Calle 8? ¿No era una contracandela al tojosismo corriendo por las paredes con la misma neurosis barroca con que los “quincalleros del arte” cuelgan sus souvenirs seudovernáculos? ¿Qué hizo Aldo Menéndez con Abstractomicina? Curaduría, jodedera o ejercicio de meta-arte? Cuando yo digo que es poliedro…! Aldo retoma el punto cuando comenzó la crisis de la Escuela de La Habana, porque el arte cubano daba síntomas de nacionalismo exhausto y buscaba su natural inclusión a las premoniciones preglobalizantes. La integración universal de componentes periféricos a las corrientes plásticas de vanguardia durante finales de los 40 y toda la década de los 50, envalentonó a los movimientos de ruptura dentro de la Isla. Desde entonces, se percibe una tensión entre lo figurativo, lo abstracto y lo conceptual. La fricción empeoró con la consabida represión del oficialismo cultural contra lo no explícitamente alineado a favor de la ideología del poder. Era cuando una mancha de color podía convertirse en documento de defección. Con la rebelión visual de los ochenta se salvó un tanto el legado introspectivo de los abstractos. Pero la mercantilización de los 90 y la necesidad de sobrevivir en todas las orillas condena al abstraccionismo cubano a pinturitas de “pizzerías” o…a la nada. La abstracción solo seguía cocinándose en las paletas de los maestros silenciosos. Como si las ideologías del mercado y del poder evitaran los procesos de revelación interior. Todas las circunstancias han conspirado en el tren de seis décadas para que el cubano no piense. Abstractomicina me recuerda al Aldo Menéndez que le proporcionaba cierta logística a los ochentosos para que reinventaran el arte. Este show es perfomático, delirante, carcajada galerística. Un lanzamiento de pecho a una piscina sin que le intimide romperse los huesos al curador. Las torpezas lo tienen sin cuidado. El 15 de noviembre, Aldo adelantaba en su dedicatoria a Jesse Ríos en el catálogo...”La galería ha quedado pequeña y habrá que hacer nuevas convocatorias”…Parecía una presunción. Un mes después no cabe un alma más en el opening. El curador sabía lo que iba a suceder. Bien o mal montada, kitsch o abigarrada, convocó a un salón dedicado a la desideologización y deconstrucción del discurso nacionalista. A un replanteamiento de los caminos truncos de la modernidad cubana. Con inocultable intención antibiótica y terapéutica. Esa sería otra cara más del poliedro.

Anónimo dijo...

Puro sulfato. A correr. Por que no curas una tu socriticon?

Anónimo dijo...

Oye me encanto esto! Cesar Santos

Anónimo dijo...

Magnifica critica!

Anónimo dijo...

Me gusta mucho la invitacion or whatever that is. Old School! Tambien me gusta la premisa de la muestra, esa de deconstruir la figura{cion}. Tambien me atrae la saturacion de informacion y el bulto sinfonico de expositores. Ahora como no estuve presente, no se si quedo aquello como la Bodeguita del medio. Good Job Mr. Menéndez. Congratz!

R.L.R. dijo...

Muy buena no-reseña Triffo.
Hay puntos y puntazos. aplicas un aparato categorial como de NY a un show de la Calle 8, pero logras captar lo esencial: que fue una coña ecuménica. Al menos yo participé bajo esa regla de juego -que un juego, es un juego, es un juego muy serio... y lúdicro (que valga la redundancia).

Yo lo interpretaría como un proyecto ochentoso tardío en su reenactment de lo colectivo, carnavalesco e informal.
JR apunta-a-otro-punto interesante y tal vez hasta subcosciente en la mente curatorial, el trauma generacional de los artistas de los 70 frente a la abstracción, como fenómeno yuma (Abstract Expressionism) reivindicado en la isla por la generación del Grupo los 11 y serruchado, contra natura -demonizado incluso- por "El Proceso" con todas sus implicaciones kafkianas.
En fin, que a nivel fenomenológico y en el contexto de la 8 Calle del Sagüés, la Abstractomicina es una medicina que pudiera curar algo. No tanto la tendencia obsesiva a la figuración como dice el press release -trayendo de regreso viejas antinomias- sino más bien curar la desunión y la intriga. En ese sentido 100 puntos para Aldo Menéndez por su curativa curaduría, y a tí AT por comentar tan concienzudamente un proyecto tan jodedoramente serio.

Anónimo dijo...

Pura basura. Cuando se quiere justificar algo pues hasta la mierda es buena.

ALEJANDRO TAQUECHEL dijo...

caos no necesariamente significa desorden (al menos no desorden inconciente), de algun modo se agradece la muestra, considero que fue una accion mas nostalgica-comercial que un proyecto enfocado a discursar sobre la abstraccion, aunque el hilo conductor fuera la no figuracion. nunca vi un rigor curatorial en su mayor sentido pero me parece que se acepta por la propia frescura implicita en la intencion.
muy buen texto de triff, claro y potable en una era donde la critica se ha vuelto mas abstracta que todo el proyecto abstractomicina.

ahmed dijo...

Hace bastante tiempo la dicotomia Abastracto vs Figuracion fue desplazada en los circulos teoricos por la mas efectiva Representacional vs No representacional.

Conta Minante dijo...

Como no esperé a curarme esta gripe para asistir, he pasado el resto del fin de semana representándome, no sin remordimientos, cómo mis animales volaron hacia los asistentes para instalarse en ellos y deconstruirlos por una semana al menos. No sé de qué clase de gripe se trata todavía. Hasta ahora no tengo fiebre, sólo verdor y poco oxígeno. Espero que la alquimia de sanación en el título del show nos ayude ya que no a los incurables folkloristas hightech nuestros, con sus pupilas deformadas por la ilusión.

Unas quejas:
Algunas de las piezas se ven mejor en la internet.

Algunos de los artistas se ven mejor cuando callan, no aparecen o desaparecen sin chistar.

El show no me dejó ver los cuadros.

Los amigos no me dejaron ver el show, ni yo a ellos.

Las esculturas dificultaban el camino a la barra.


Una sugerencia:
Unas paredes para el violinista y su capacidad curatorial.

Un título:
Son para Rosado

Anónimo dijo...

entonces cual estaba peor?
art baselina,...palmas y canas o el crematorio?

en todo caso la curaduria en este pueblo anda jodida cuando los artistas son los que se dedican a eso.

Anónimo dijo...

AT: Critica de la buena para la calle 8

sabatatuiche dijo...

muy pero muy reketebueno triffo. la localizacion de la galeria no tiene importancia pero el curador la tiene. veamos: ese seNor es que? escritor, pintor, pintor no-representativo, pintor representativo, historiador de arte, curador ... ahora quimico y farmaceutico? quien quiere mucho abarcar ... muy buen trabajo de investigador hiciste. "pasale por arriba a eso y ponlo abstracto". oye triffo, candela al jarro!
Aqui comenta OJOPINTA que lo de ayer era puro potaje. No, yo discrepo, era un arroz con mango

l'osservatore dijo...

Estreptomicina para matar el virus del comisario, sulfato para eructar la exhibicion y el catalogo. ?Quien sabe lo que quiere decir quincalla?

Justo J. SANCHEZ dijo...

Alfredo y Amigos de TuMiami:

¿De qué laberinto salió Lourdes Porrata, Adriano Buergo, Natacha Perdomo y Emilio Héctor Rodríguez? ¿Desde cuando un curador promueve su propia obra, la de su hijo Aldo Damián Menéndez y la de su amiguitos Carlos M. Luis y Baruj/Baruch Salinas? Parece que Carlos M. sufre del mismo mal del curador, su sapiencia no conoce fronteras: es curador, poeta, pintor, enciclopédico, periodista, profesor. ¿Habrá algo que el ex profesor del Padre Alberto no intente? También he visto certificados de pinturas de la vanguardia cubana firmados por el ex director del Museo Cubano. Todo esto, ojo, emana de su amistad con Lezama Lima.

Que Cuenca se preste para este fárrago no me sorprende pero ni Gustavo Acosta ni Glexis Novoa incursionan seriamente en el arte no-representacional ni necesitan sumarse al bazar.

Como vive en Montreal, Bencomo está al margen que su obra se colocó debajo de un bar y se mostró con los benjamines alumnos de Baruj/Baruch Salinas y el hijo del comisario, típico de “sociOlismo” cubano. La esposa de Menéndez, artista seria, tampoco tiene necesidad de integrar la comitiva de estreptomicinos.

El espacio Cremata en su trayectoria ha tenido logros: el redescubrimiento de Bruno Venier, vanguardista veneciano-argentino, traer a Miami la obra de Benito Quinquela Martín, uno de los pintores consagrados latinoamericanos, la seria exhibición de Francisco Sánchez, la próxima monográfica del hispanocubano Hernán García. El proyecto Aldo Menéndez fue una ruleta rusa y salieron perdiendo.

La dedicatoria a Jesse Ríos que aparece en el catálogo es de la prosa más chabacana y narcisista que he leído. Me sorprende que la administración permitiera su publicación, a no ser le dieran carte blanche al parlanchín.

Alfredo, por cortesía, no lo mencionó en su aguda reseña. Hay muestras cuya raison d’etre es avalar: en este caso utilizar la abstracción de maestros como Balart, Enrique Gay García, Guido Llinás y Agustín Fernández para lograr status para la mediocridad y los farsantes.

R.L.R. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
R.L.R. dijo...

Justo, a pesar del tono docto que adoptas, salpicado de francecismos, tu comment está plagado de huecos negros por donde se escurre la luz que pretendes pontificar sobre la "oscura" curaduría de Aldo Menéndez en Abstractomicina.

El no saber quién es Adriano Buergo sólo te hace parecer un ignorante más. Todo el que haya leído un poquito sobre arte cubano de los 80 se habrá tropezado con ese nombre alguna vez, y si es de Miami quizás hasta se haya encontrado al artista en algún opening, pues vive aquí hace casi 15 años, aunque no parezca haber ganado aún la categoría de maestro local.
Todos los artistas no abstractos que participamos lo hicimos con toda conciencia del juego que nos proponía el curador. El punto 6 de la invitación-convocatoria rezaba:
"Sabemos que eres un pintor figurativo pero te solicitamos que presentes una pieza abstracta, lo mas abstracta posible, pero sin renunciar a tu estilo personal, o sea que aunque abstracta el espectador pueda reconocer los rasgos característicos del autor."

La crítica purista al curador por incluír a su hijo y a sí mismo en la muestra, ignora que es práctica común en este tipo de curaduría hecha por artistas, especialmente en contextos no institucionales, y más aun cobra tonos patéticos al poner como contra ejemplos curadurías hechas por tí mismo para la propia galería. La levedad de tu discurso intelectual lo vuelve vulgar pataleo en pos de intereses creados. El “sociOlismo” cubano halla su perfecto correlato en el “sociOlismo” miamense. acaso somos astilla de diferente palo?

Espero que encuentren mejor consiglieri.

Anónimo dijo...

Cual seria la diferencia entre lo justo y lo correcto?
por ahi dicen que si te meten el dedo en el culo,....te quedaria justo, pero no seria correcto.
en este caso diria que el articulo de justo, no esta nada correcto.

habla de sociolismo, sin embargo empieza tratando de eliminar artistas que por su"desconocimiento desconoce"......bien redudante la cosa.
Lourdes Porrata y Adriano Buergo
son mucho mas conocidos que el mismo como curandero.
El bazar quedo bueno,y divertido, me recordo el espiritu informal de muchas a las que asisti en los 80 en la habana.
el post del curandero me parece mas bien un chisme injusto, pues nada de peso hay en lo que dice
aunque si se nota la mala leche o alguna piedra en el zapato.....es evidente que hay resentimiento por el estilo de sarcasmo burdo en su post.
segir escribiendo para responder estos disparates ni me parece justo ni correcto, ademas de ser una perdida de tiempo.