lunes, 5 de septiembre de 2016

La oración de todos los buenos cubanos

 
El Castroleum de Rafael Fornés

Que el primogénito de la muerte le devore lentamente la piel y que el demonio le atenace los huesos. (Así sea.) Que en la vigilia viva siempre temiendo puñal, fuego y veneno, y que en el sueño nunca el espanto lo abandone. (Así sea.) Que no logre ver más que la sangre de su crímenes y que no oiga otra cosa que los gritos y maldiciones de sus víctimas. (Así sea.) Que su alma sea entregada para siempre al rey de las tinieblas y que nunca alcance ni un atisbo de la luz eterna. (Así sea.) Que su estirpe desaparezca de su pueblo y que su memoria sea borrada del mundo. (Así sea, así sea.)—Vicente Echerri.

2 comentarios:

Jacobo dijo...

Muy buena "La oración de todos los buenos cubanos" que Vicent E propone para tener dentro de la mente de cada cubano. Admiro a Echerri. Pero pienso que Él y ese Rey de las Tinieblas llegarán muy pronto a un acuerdo de mutua conveniencia.

khispano atlántico dijo...

Se consumaría pues el pacto hecho con los demonios letrinoamericanos por la familia Castro.