miércoles, 26 de marzo de 2014

maduro: el fascista rojo

aLfReDo tRifF

vale la pena leer maduro, el fascista eres tú, de alejandro armengol, publicado en cuaderno de cuba.

comienza:
El poschavismo degenera con rapidez y violencia hacia un fascismo rojo. Los que en este momento mandan en Venezuela han decidido acallar mediante el atropello.
armengol ya se mete en camisas de once varas, con esos que definen el fascismo como un movimiento exclusivamente de la derecha (zizek y co.). por supuesto vale la pena discutir qué queda de aquella división tradicional entre izquierda y derecha del siglo XX, algo que recientes pensadores de la izquierda, como ernesto laclau, ya parecen reconocer. si existe un fascismo que aplique a la derecha y la izquierda, ¿cuál sería el común denominador? 1- un rechazo a la democracia parlamentaria, 2- a la sociedad de consumo y su producto: la sociedad burguesa, pero sobre todo, 3- la fascinación por la violencia.

sigue armengol:
Amenazar con encerrar a los que expresan pacíficamente su desacuerdo con un “heredero” que ha acabado despojándose de cualquier disfraz democrático e intenta implantar una dictadura total en el menor tiempo posible.
la salvedad de armengol se explica: en un régimen democrático la protesta pacífica es un derecho. pero hay que calificar hasta qué punto la protesta se torna en desobediencia civil. porque si bien protestar es un derecho, desobedecer no lo es. no de la misma manera.

a no ser que esté justificado.

alguien pudiera objetarle a armengol que hay ejemplos de manifestaciones de protesta que han sido reprimidas aquí en ee.uu. durante los 60, 70 y más recientemente contra ocuppy wall street. pero la represión gubernamental de este lado no tiene nada que ver con la violencia aplastante de la GNB de maduro contra los estudiantes venezolanos. pero recuérdese, esta discusión es de conceptos.

imagino que armengol apelaría a la discusión de la desobediencia civil de john rawls en su teoría de la justicia en su primera condición: "impedir la desobediencia civil es una seria violación del principio de justicia". ¿bajo qué condición? que el principio de igualdad de la libertad haya sido violado por el gobierno.


en efecto, justicia, en el sentido liberal consiste en una simetría entre libertad e igualdad. visto así, los estudiantes procedían de acuerdo al consenso liberal de desobediencia civil. los reclamos que comienzan en febrero pertenecen a esa esfera que hoy en día, en filosofía política, se hacen llamar "particulares". lo que los estudiantes le reclamaban a maduro era más seguridad en las calles, mejor distribución de productos, menos corrupción, más libertad de medios, menos abusos.

en venezuela es un peligro disentir pública y pacíficamente.

y aquí vuelve el asunto de si la discusión es de "particulares" o "universales", es decir, hay escasez (particular) porque no hay libertad (universal). en venezuela ambos se muerden la cola.

armengol pone el asunto en contexto: pese a las dictaduras anteriores, la situación presente es algo nuevo en la historia de venezuela en que el poschavismo maduroísta copia al castrismo.
El gobierno de Nicolás Maduro no se inicia donde lo dejó Chávez, sino donde lo comenzó Fidel Castro en Cuba: con la amenaza de meter en la cárcel a quien se le opusiera —que la cumplió de inmediato— y una campaña de desinformación destinada a desprestigiar a todo aquel que consideraba un enemigo. Maduro y Diosdado Cabello no han perdido un minuto en dejar en claro que con ellos no hay diálogo y negociación posible: acatar o sufrir las consecuencias.
a esa mezcla particular de nacionalismo y despotismo que caracteriza la fórmula mussolini es incompleta. habría que añadir el poder de un partido único (el PSUV), el marcado militarismo de la sociedad venezolana. lo que explica la represión brutal de los estudiantes en las calles. esto es algo nuevo en la sociedad venezolana. armengol destapa una discusión interesante. si maduro se mueve a un fascismo "rojo", influenciado por el castrismo, esto implicaría que el castrismo es una forma de fascismo.


armengol no menciona un aspecto muy importante de esta discusión: es después de más de un mes de protestas diarias en la calle que el gobierno ha demostrado su naturaleza represiva. pero esa naturaleza era algo que permanecía escondido. por lo tanto si la escalada de represión madurista/fascista queda al desnudo se debe al coraje de los jóvenes venezolanos, dispuestos a sacrificar sus muertos en la calle. y ahí está la gran diferencia entre el ejemplo cubano y el venezolano. la multitud venezolana comprende que tienen mucho que perder y que no les queda mucho tiempo.

¿lo comprendieron alguna vez la multitud de cubanos que apoyaron el castrismo?  

4 comentarios:

Angel Hernandez dijo...


Sr. Triffelandia,

Las protestas de desobediencia civil no será un derecho; pero lo son cuando los derechos de lo ciudadano son violados. A ver que propones usted? Obedecer al amo incondicionalmente y tumbar las dictaduras a través de la pluma fina de los intelectuales al estilo de Gandi. Please!

Observa que yo soy el único come-mierda que se toma el trabajo de contestarte. Me temo estas hablando de lo que te pica el pollo.


Triff! esta frase te viene como anillo al dedo.

Imagination is more important than knowledge.
Albert Einstein

atRifF dijo...

angel, creo q me leíste apresurado. estoy examinando el concepto desde el ángulo de la filosofía política liberal. por el contrario, lo que estoy diciendo es lo contrario de lo que dices. la desobediencia civil está justificada en el caso venezolano. leéte a Rawls.
gracias por leer,

atRifF dijo...

porque si bien protestar es un derecho, desobedecer no lo es. no de la misma manera.

a no ser que esté justificado.

judith ghashghaei dijo...

Hay muchos aspectos de esta reflexión que quizás valga la pena desglosar uno a uno en otros escritos, por eso pienso que Ángel pareciera entender lo contrario de lo que planteas. El concepto del fachismo imagino que con el tiempo se fue extendiendo y se usa indistintamente para un gobierno opresivo, dictatorial, bien sea de derecha o de izquierda… Supongo que las sutilezas y precisiones teóricas dejan de ser efectivas cuando un concepto toma vida propia, se calza zapatos y se pone andar... El artículo que recomiendas es ilustrativo, aunque pienso le falta razón cuando señala que: “El gobierno de Nicolás Maduro no se inicia donde lo dejó Chávez, sino donde lo comenzó Fidel Castro en Cuba: con la amenaza de meter en la cárcel a quien se le opusiera —que la cumplió de inmediato— y una campaña de desinformación destinada a desprestigiar a todo aquel que consideraba un enemigo”. No es cierto, Chávez si amenazó, todo el tiempo lo hacía por TV, y si mató estudiantes, hubo desaparecidos y más de 100 presos políticos. Lo que pasa es que con Maduro se afianzaron las contradicciones de todo tipo, los abusos, el hampa y todo lo negativo que puede tener un gobierno de sádicos. Son 15 años de una dictadura de criminales, hampones….de bacterias de caca… A Venezuela quizás la pueda salvar la perseverancia de sus jóvenes y ciudadanos quienes prefieren morir por balas que de hambre y humillaciones, a lo mejor logran un desgaste de la poca y mala economía que existe y zasssss intervengan otras variantes. Mi país se encuentra de picada en un abismo que pareciera no tener final. Ningún otra nación va a ayudar a Vzla por razones de todas conocidas ( para quienes no lo sabe o prefieren olvidarlo, se los recuerdo: se llama petróleo barato y narcotráfico con el gobierno norteamericano y otros centros). Cuba ha sido un gran ejemplo para copiar, amén de ser un paso obligatorio de drogas y armas para nuestro gobierno federal, así que imagino que seguirán aumentando los países fachos en nuestro continente; es posible que Venezuela muestre como no seguir al modelo cubano. Esta responsabilidad de dar un giro histórico la tiene que asumir los venezolanos ahora, a no ser que la mitad del país quiera venir nadando por los aires a este otro mar de la felicidad… Chao, voy a dibujar. Un abrazo. Judith G