Monday, April 9, 2012

Heriberto Hernández Medina: La muerte en exilio

Mark Rothko, Untitled, 1964

Néstor Díaz de Villegas

¿Qué mató a Heriberto? O, más bien, ¿qué mató Heriberto? Heriberto mató a Miami (y matar a Miami es terminar con una situación insostenible que pretende pasar por norma). Mató una época. Mató una falacia, una manera falsa de practicar la poesía. Mató por matar, por demostrarse a sí mismo que detrás de todas las acciones, incluso de las más insignificantes, está siempre el “hecho” definitivo; que la potestad sobre lo más atroz, sobre lo sublime, nos ha sido dada como un derecho humano. Su humanitarismo, observado por muchos, estaba basado en ese principio abstracto. Era un principio hecho de extremos. La oscuridad consiguió en Heriberto una transparencia, una inocencia: acumuló certezas, verdades como templos, para, en el último momento, revelarnos la nada de qué estábamos hechos, la mentira de que estaba hecho Heriberto. El “no somos nada” adquiere en su muerte una enunciación inefable. Su suicidio es ritual, continúa una larga cadena de predecesores que quisieron decir lo mismo, y que no lo consiguieron. Heriberto llegó, en esto, al límite de la pureza de expresión: en su sencillez, en su perfecta desesperación, o superó a sus precursores o se declaró definitivamente dignos de ellos. Tampoco deja de maravillarnos su afirmación de que, ser poeta, si se ha entendido correctamente ese destino, es ser suicida.

Retrospectivamente, entendemos que lo tenía planeado desde hacía mucho tiempo, quizás desde el principio. Ahora leemos y releemos y escudriñamos su escritura, y vemos que está dicho allí. Recordamos un gesto, una palabra oscura, un extraño designio, que Heriberto se encargaba de escamotear, y en el que estaba completo, revelado, el suicidio, con todas sus letras. El suicidio resume toda la actividad del poeta, es el desenlace de la trama que había esbozado en sus escritos, pero que no podía resolverse en lo ideal, porque la solución consistía precisamente en ese traspaso, en esa innovación: la irrupción radical en lo nuevo; o la invasión de lo que solemos llamar, con un eufemismo, “privacidad”. El suicidio es la invasión de la privacidad, tomada ésta en sentido universal, y no únicamente en el de la individualidad del autor. El lector es indiferente a la suerte del poeta y, en último análisis, a sus palabras. Si nadie lo había entendido, si nadie lo había escuchado, la incógnita del suicidio se presenta ahora como una respuesta. Pero como una respuesta que no aclara nada, que no responde. Ahora vemos a Heriberto en un campo de fluctuaciones que supera a la poesía, por definir lo poético en la acción, en el acto (¿apostólico?), y no únicamente en lo intelectivo. Así el poeta encara al hombre de acción, al héroe: éste es el asalto al cuartel del cuerpo, un ataque a la opinión pública, una escaramuza contra el sentido común. Heriberto sobresalía más allá de la actividad habitual de sus conciudadanos: su enorme medida, su altura, su anchura de escaparate, parecían inasaltables. Con su abrazo de alcalde (un estrujón político-profético) rodeó el ámbito de la ciudad. Su muerte es el fin de una era, en Miami, y en la poesía cubana. Es la muerte trágica del contratista, del que construyó una adición. Una celda nueva en la cárcel bonita y una pared falsa en el teatro del exilio.

71 comments:

Anonymous said...

wooooow, nestor diaz de villegas es bellisimo lo que dices, man~ana lo releo, tengo que procesarlo. god bless

Anonymous said...

¿A la manera del poeta José Martí? No lo creo. El suicidio de Heriberto es indiferente a la poesía. No es generacional. Darío hubiese dicho lo contrario !Oh arquitecto que has hecho! Si mato algo, fue al odio incontrolable de sí mismo. Por favor, Néstor, madure mejor sus opiniones. De veras, ya estamos cansados de héroes. Y en Miami no hay un poeta que varga la pena considerarlo Poeta.

machetico said...

Pulula el ñampio, el suicida, el infartado, el estrangulador. Ya nos rodean abundantes porque también nos acercamos. Se nos adelantó, dicen en el hermano país azteca. A estas edades y con tanto gunshop, hay que tener la frialdad, la cara de palo de aceptarlo.
César B.

A.B said...

El sucidio es la respuesta que no conoce a su pregunta ...por lo menos para los que nos quedamos. Cuando la razón está expuesta en una carta...el suicidio es una venganza hacia los que nos quedamos...Pero ésta es la primera vez que tengo dudas sobre lo que afirmo: ¿No había pregunta...o había venganza?

Amílcar Barca

Anonymous said...

Creo que te pasaste. Respeten la muerte y los que le sobreviven, su esposa e hijo.

Anonymous said...

?por que entonces Nestor no se suicida? Si Heriberto mato una epoca, si acabo con la falacia de la poesia, que en ese sentido parece corecto, por que Nestor esta vivo todavia. Nestor te me parece a Sartre, que habla de la nausia, el suicidio, la falta de sentido de la vida, pero nunca se suicido. !Que raro! Y muchas personas se suicidaron creyendo que era verdad lo que Sartre estaba diciendo. Es que Heriberto parece creyo en la mentira de Sartre. Ten cuidado Nestor que esa mentira puede atrapar tu corazon, porque lo primero que es una mentira es el suicidio. El suicidio es la falta de compresion de lo que es la vida.

Anonymous said...

machetico asere tu no te ñampees...no sigas coqueteando con la idea que sin ti, el anecdotario cubano de la diásfuera (perdón; diáspora) se quedaría sin uno de sus más fieles exponentes....

Artista protesta said...

Yo me inclinaría por algo más sencillo, lógico. Por suicidio se deduce la atrocidad del que decide su muerte. Puede haber tantas razones, desde el que escucha voces hasta el que bajo los efectos de alucinógenos decide desde otro plano de conciencia su solución. Pasando por la tenencia de armas sin conocer reglas o una mala y temida noticia. Habría que descartar todo para afirmar que la poesía o la condición de una ciudad tienen que ver.

omu said...

ademas de la @belleza@, la @busqueda@, la @obra@, entre otros temas obsesionantes, ¿no creen que para muchos de los que se autoconsideran @poetas@, no... "Poetas", el suicidio es como el cierre de oro a la vida y su maleficio, observada desde su mirilla @poetica@? ¿es o no la vida para los "Poetas" solo una carrera para finalizarla con el epitafio =only the good die young=?
asi lo creo, porque pocos se dan cuenta de que la poesia, como cualquier otra mierda en el camino, es la epopeya de la vida y nada tiene que ver con la belleza, la busqueda, la obra y mucho menos con la muerte. tiene que ver con vivirla, como venga, asquerosa y todo.

bajacal said...

César, para un gun hace falta moneymoney, guanikiki. y a ti no te alcanzan los ahorros ni para un tirachinas. Yendo a lo práctico, en lugar de pintar carros americanos, ¿por qué no pintas Colts y Smith&Wessons?

bajacal said...

Nestor, diste en el blanco. Contrato y venganza.

abrazo del sur

Anonymous said...

"Su humanitarismo, observado por muchos, estaba basado en ese principio abstracto."

!Ahora tengo que suicidarme para ser humano!Caramba, bella conclusion la de Heriberto, que en paz descanse; bueno chico por que "esos muchos" no terminan suicidandose como el. temen a la muerte. Me parece hay un principio equivocado en esos poetas. Se creen el destino de esta humanidad carente de sentido, angustiada. Algo debe tener una salida.

Anonymous said...

Yo solo respeto al que se suicida por dolor físico (una cáncer sin cura, etcétera), porque una vida donde prima el dolor físico no merece ser vivida. Pero no por frustración, por soberbia, por fracaso. La frustración es falta de inteligencia y sensibilidad. Es que triunfar no puede ser una realización. La realización tiene que ser crear, disfrutar el acto de la creación. Y quien no haya comprendido esto en realidad nunca fue poeta.

A Néstor le encanta juguetear con el lenguaje, pero se fue en blanco esta vez. No había sujeto esta vez, solo blanco. Que apunte para otro lado la próxima.

JR said...

Han hecho suicidarse al poeta dos veces

Anonymous said...

Da pena que alguien que se respete diga estas ligerezas. Néstor ten moderación. Es risible leer esas babosadas sobre Heriberto. No confundas las metáforas sobre el suicidio. El héroe que se suicida es el ego, la máscara, la pose. Y fatídicamente, Heriberto se quito la vida físicamente. Esta magnificando el hecho y esto provoca repulsa. Está provocando por medio del muerto y no está haciendo justo con la verdad. De ser así, ¿Por qué tú no te suicida también? O es qué tu superaste la época y la generación de Heriberto. Ten piedad por Heriberto que fue un buen chico, no un buen poeta.

ILK HM said...

Gracias Néstor, por escribir desde la poesía, sobre un poeta. Ninguno de los grandes han esperado que les entiendan.

Anonymous said...

Han hecho suicidarse al poeta dos veces, Jr tu mejor linea, ya puedes suicidarte, buen texto nestor, solo alguien que ha estado harto de esta mierda, sabe lo que sintio heriberto, buena edad para morir, buen modo , quizas mal poeta pero no es su culpa, nunca nadie le dijo que no nacer poeta no es una buena razon para morir, secretamente muchos le admiramos ,unos pocos le envidiamos...

Anonymous said...

anonimo esta esta buena: "Esta magnificando el hecho y esto provoca repulsa."

Anonymous said...

respeten que Heriberto era bastante mejor poeta que persona. O es que se han olvidado de sus maldades?

Anonymous said...

Bajacal, aprende a escribil o beacagal.

Bajacagal said...

no que luego va Nestor y me escribe un obituario

Anonymous said...

Quien fue Heriberto Hernandez? Que mato a Heriberto Hernandez? Que clase de poeta era Heriberto Hernandez? Que epoca -si la hubo- termina con Heriberto Hernandez? Que clase de persona era Heriberto Hernandez? Esas preguntas tendran respuestas ponderadas, sin demonizar ni canonizar, una vez que el luto desaparezca con su concerniente histeria e hipocresia cubanas.

Anonymous said...

Excelente texto que llama a la reflexión.
A Heriberto no pudieron ignorarlo en vida y lo intentaron.Ahora sus detractores se esfuerzan, infructuosamente, en minimizarlo a la hora de la muerte. Una muerte que nos parece absurda , anticipada , profética , o como se le llame ; pero elegida. Muerte que deja , a quienes lo quisimos, sumidos en el dolor.
Su obra y su recuerdo lo sobrevivirán:
"No es la sangre, no el hilo que nos ata a la muerte
la razón de este viaje ,
no es el sabor de la carne o la amistad,
es el ansia de saber,
de leer en las paredes de la existencia
los trazos a los que aún nos aferramos " Too much blood"HHM.

Anonymous said...

Heriberto fue estegosaurio ego. Lo mato la morriña. Era un poeta anodino. Termino la época ominosa. Fue una persona no hipada.

RI said...

Tan bien dicho y entredicho querido Néstor, que huelga dejar que la metáfora nuble el enunciado. Más cuando lo conectas con la poesía y el Miami con fama de cementerio: de judíos, de retirados, del exilio histórico, de los Carlos Victoria, los Rosales, los desiertos de talento –aún cuando cliché. Pero ante el suicidio qué más da, la metáfora se esfuma y nos queda la concreta: HHM se fue de su propia mano, bajo el signo se su propio desamparo, de su rabia (para una feudiana como yo todo suicida es un homicida) o su propio desespero, su dolor insondable o su desquicio. Y le recuerdo tan cordial, tan apostándole al poema, a la vida.

Anonymous said...

Qué horror , cuánta maldad , cómo pueden festejar la muerte de una persona y llegar a la bajeza de continuar odiando a su descendencia. Una cosa son los divertimentos ,las humoradas de mejor o peor gusto, las críticas y réplicas en vida y otra muy distinta los ataques mezquinos en la hora del dolor y la muerte. . Muy jodidos estamos los cubanos de Miami, muy jodidos , si estas plumas anónimas llegan a mover los hilos de la vida cultural o de cualquier obra, sea esta de la naturaleza que sea.
No se crean a pie juntillas eso de : los malos duermen bien. Todos podemos ser vulnerables.
Qué verguenza!!

Anonymous said...

anOnimo de la s 9:37 quiEn carajo estA festejando la muerte de Heriberto???? lee por favor, antes de bajarte con esa simpleza. LEE.

atRifF said...

entiendo el ángulo poético sarteano/mañachiano de néstor, especie de un l'êtrekijote sin el lamento azteca/posadaísta/castrista de algunos amigos que aprovechan la muerte para llorarse ellos.

pero el suicidio, aunque valeroso es fallido, busca una "cesación de" que nunca podrá vacilarse. el supremo narcisismo del disparo fatal heribertiano no mató su dolor desde el ser protagónico. lejos de eso, el más allá "nadacomputa". la-puta-muerte es no la paz, nada termina. todo requiere "conciencia-de".

ahí llega el eslabón perdido: el hijo de H. que queda entre los vivos-muertos.

y aquí queda el sabor mustio de una poesía devastadora.

Anonymous said...

Verdad que Miami es la tribuna del protagonismo. Ahora la noticia es este individuo que de no haberse suicidado de manera violenta no hubria causado tanto furor e impacto. Si este individuo en vez hubiese muerto en una cama postrado a causa de una prolongada enfermedad quizas este hubiese muerto condenado en el olvido. Pero como en cambio la noticia es sensacional y un poco que rompe con el ritmo de lo cotidiano su muerte se ha convertido en todo flamboya de poemas. cancioneros o "Requiem Tropical".

La verdad es que los pueblos se mueven por emosiones y contagio; no hay duda de ello. Hay quienes incluso ha ido mucho mas lejo y escrito frases tan ridiculas al pies de sus fotos; como "Heriberto alcanzaste la inmortalidad". Please, eso son plabras mayores. Creo que hay que conocer la inmortalidad para atreverse a hablar de algo que se desconoce…Dios mio; Miami tiene sequia de noticias. Por que sera que los hispanos no se atreveran a practicar el silencio? Sera porque explotan de hacerlo.

Anonymous said...

EN UNA CAMA DE HOSPITAL O EN UN ACCIDENTE TAMBIEN HUBIESE SIDO NOTICIA , CLARO QUE SIN LA ALHARACA QUE TRAE UN SUICIDIO ; PERO NO SE EQUIVOQUEN , VIVO FUE NOTICIA .
Y VAMOS,QUE NO HABLAMOS DE UN DESCONOCIDO ,TODOS LO SABEN. A MANIPULAR A OTROS .SU OBRA PUEDE GUSTAR A UNOS Y DISGUSTAR A OTROS ,PERO EXISTE , ES RESPETABLE Y NOS LA DEJA COMO LEGADO AUNQUE EL AUTOR LES DE ESCOZOR AUN DESPUES DE MUERTO.
CON ESE HUMOR MUY DE EL,LO IMAGINO RIENDO AL VER QUE NO DEJAN DE PERSEGUIRLO, NI ASI.

Delio Regueral said...

La justicia ha involucionado hasta la legalidad de lo inmoral, del mismo modo el anonimato es la libertad en la reconciliacion con la verguenza. Heriberto tiene el honor del sacrificio y su hijo hereda el derecho a la queja, que en ustedes, los ana-listas de su obra, la queja se descubre cobarde por anonima e insoportable por autentica. A medir versos y a juzgar muertos valla cada uno a comprar balas, corazon, cerebro y si encuentran, huevos.

Anonymous said...

Se les ha ocurrido pensar k no tiene nada k ver el suicidio de Heriberto con la poesia y que se están haciendo pajas mentales a costa de alguien que se suicido, y que solo sabe el por qué? Por quė no abandonan ya el ego, todos mostrando sus pocas capacidades de intelecto y solamente queriéndose lucir como hacen los medios a costa de una desgracia! Que pena tan grande me da saber que existen gente tan inhumana como ustedes, ridiculizando la tragedia de una familia! Ojalá y nunca tengan que pasar por nada como esto. Si Heriberto era mal poeta, ninguno de ustedes tuvo los cojones de decírselo en su cara, en vida. Ahora que esta muerto, lo critican, lo desfaman, los mismos a quien el en algún momento con su bondad les trajo momentos de alegría. Pobre son ustedes que no tienen ni vergüenza ni dignidad, solamente un ego demasiado elevado, que no los deja vivir en paz!

I. B. said...

Homenaje a Heriberto , desde y con ,sus propias palabras :
(...)
No tienes que creerme ,
tú hueles a todos tus recuerdos ,
al único aroma que ambos recordamos
(...)

"Estamos mirando la otra orilla,
después de un gran silencio
ya no podrás escuchar nuestros pasos en la madera,
ya no escucharas el sonido del agua,
ya no podrás sentir
la humedad tibia que a veces confundía
con el deseo oculto de estar solo
o muerto , si es posible .
El camino se pierde, se va borrando
y no hace falta recordar el paisaje ,
los árboles borrosos,
ausentes, como tantos sitios,
como tantas ventanas , o libros , o dolores.
Estamos mirando desde alguna pequeña colina
en el lugar opuesto;
casi podemos
tocar la línea donde termina el agua,
donde, suponemos
hay música o ruido, o huele a hierbas.
La otra orilla, nunca tan cerca
y tal vez aún más baldía.
(...)

"Verdades como templos"(fragmentos).
Los frutos del vacío.

Nos dejaste demasiado pronto, pero queda una obra para el disfrute de muchos y la rabia
de algunos que, aun atragantados, no la podrán ignorar .Encontrarás música : Martha Valdés y Miriam Ramos , para unas ocasiones; para otras buen rock y jazz.
E. P.D ,querido Heriberto.

Anonymous said...

Heriberto se paso la vida difamando desde el anonimato. Esa es su herencia. Una ristra de blogs infames donde ya no escribira mas.

Anonymous said...

Si en esta ciudad hubo alguien que se la paso persiguiendo y descalifcando las publicaciones de muchos escritores, ese fue Heriberto. Ahora resulta que el era el perseguido y el atacado, cuando el se dedico a hacer todo eso sistematicamente. Hablan de su autenticidad cuando Tirofijo fue un blog anonimo donde atacaba a diestras y siniestras. No habia argumentos en sus criticas sino resentimiento y envidia, ganas de destruir. No se es genio porque te arrogues el derecho de juzgar la obra de los demas y que la gente no comprenda la forma insultante en que lo hacia, ni porque otros no se sometieron a su voluntad. Ni tampoco porque se haya suicidado, pues al menos su suicidio no tiene nada que ver con los que escriben estos comentarios. Eso lo provoco el mismo. Su enemigo era su ego, su afan de protagonismo. Quien dijo que era tolerante y alma noble, se nota que no lo conocio bien. Su adiccion era el ataque barato a la obra de otros, pero en su blog no aceptaba una critica con argumento a uno de sus poemas y otros escritos. Los eliminaba de inmediato. Criticaba a los aduladores cuando el solo aceptaba la adulacion. Los que lo defienden son los mismos que el manipulo o a los que convirtio en complices por conveniencia, porque en eso era un expecto. Quizas para mitigar su legado de policia literario, borro de su blog muchos de sus criticas lacerantes e infundadas contra varios escritores del exilio que no eran parte de su agenda. Que en paz descanse, que bien se lo merece despues de tanto desasosiego que el mismo se infligio.

Anonymous said...

Tirofijo, en caso de fuera Heriberto, no incurria en critica viciosa. Al contrario, su critica era certera, medida y la justificada. Lo que pasa es que muchos no toleran la critica.
Y ese comentarista ultimo, por que no firma su defensa? Si su argumento es tan justo como cree por que no lo firma.
Delio Regueral tiene razon, faltan huevos aqui.
Descanse en paza el poeta, editor, amigo, padre de familia. AM

Anonymous said...

El bog de tirofijo sigue abierto.

Casandra said...

Cuando ejercía la critica en su blog citaba e invitaba a través de enlaces a revisar lo criticado . No recuerdo leer en " La primera palabra ", un ataque anónimo y cuando respondían mostrando humor ,eso le divertía y mostraba a sus amigos la réplica ingeniosa .
Como todo administrador de blog también se arrogaba el derecho de publicar lo que le viniese en gana: "fulano es listo, lo tomó con humor , nadie que tenga sentido del humor puede ser bruto", ... y pasaba esa página.
Los amigos lo llamaban y entonces se enteraba que lo atacaban tomándolo por uno de los tantos anónimos que pululan por los blogs. Hasta se hací la prueba: colocar un comentario y enseguida una comparsa salía a atacar a Heriberto.Comentario bien argumentado e ingenioso;traía como reacción: es de Heriberto, cosa que nos honraba .
Así fue y sigue siendo la envidia tras la "secreta" admiración .
Es verdad, sobra maldad y mediocridad , pero faltan huevos .

Anonymous said...

Muy buen post, solo falto algo: Heriberto odiaba la mediocridad, por eso los mediocres lo odiaban tanto.
A.

Anonymous said...

El post Diaz de Villegas invita a una reflexion inteligente y compasiva, sobre el suicidio de Heriberto, y sobre la muerte en cualquier circunstancia. Pero debe leerse con algo de humor y con respeto. RIP.

Anonymous said...

A ya va eso! Ese timpo es un perfecto demagogo.

Señor no se trata de tener huevos. Se trata de conservarlos y mantenerlos intactos. El cubano como siempre con sus machismo exaltado y extremismo incontrolado. No conocen los terminos medios; estos o se pasan o no llegan.

Mira que comen mierda.
Heriberto fue uno mas como cualquiera de ustedes, no mas; no menos. No se dan cuenta ustedes que lo que dicen en sus comentarios es lo que desearian escuchar de ustedes mismo el dia que partan de aqui. El ego los denuncia.

El, Heberto como cualquier persona que muere joven resulta penoso y merece respeto como cualquier otra persona pero that's it!!! Lo demas es una telenovela tropical. Yo pienso que deberian mejor prestarle mas atencion a las necesidades de su propia madre; tal vez esta necesite una palabra de amor, aliento y porque no un poquito de dinero. Dejen la demagoia y el protagonismo.

Se han convertido en los Cederistas de Heriberto. Increible...Dios mio que pueblo.

Vaya no joroben mas y hagan una colecta para una estatua ecuestre y pogala en frente a la carreta. Please, no mas; yo ni soy escritor ni un carajo y me importa un bledo su obra; de leer poesia escojeria a los clasico, los monstruos y no a el. Asi que no coman mas boberia con lo de la envidia. Por favor!

Y usted estiamdo "Cantifla" cuide mejor de su huevos que no son para lanzarlos que sino me equiboco usted estuvo a punto de que se los frieran por estupido y no por inteligente…sil no me equiboco pues es lo que se comenta

Anonymous said...

Tirofijo era Heriberto, y eso fue admitido por él en repetidas ocasiones. A través de Tirofijo mantenia correspondencias con lectores a quienes antes o después descubria su identidad. Cuando ya fue un secreto a voces, anunció su retirada del mismo; entonces abrió otros similares de menos alcance.

Sabemos que todas las personas tienen su lado oscuro, pero tratar de santificar a quien llevaba una doble o triple vida creo que hace más daño todavia a su recuerdo.

Hector said...

Te equivocaste, anonimo 1:27 pm. Heriberto era otro mediocre que atacaba por envidia y por buscar protagonismo. Si alguien era odioso era el, y eso lo demuestra los posts con terminos viscerales en su blog, La Primera Palabra, que, por cierto, los elimino. A ver por que nunca odio ni critico a los mediocres con que se codeaba. El se erigia juez que determinaba que era lo mediocre, pero nadie podia medirlo con la misma vara con que el lo hacia. Por eso suprimia los comentarios criticos a sus poemas, no importara que fueran serios y mesurados. Su tendencia a juzgar a los demas era una proyeccion de su propia mediocridad y ego inseguro. Y sí lo hacia de una forma viciosa, lapidaria, con mas animosidad que intelecto. Por toda la blogosfera queda disperso su legado invasor. No se puede tapar el solo con un dedo, por el solo hecho de que haya muerto de una forma tragica. Estas reacciones existen por culpa de el mismo.

Anonymous said...

asi mismo. vivio en la falsedad, y lo sabia pero no tenia huevos para vivir. demasiado miedo a la vida. y plaff se mató.

Anonymous said...

El que achaca a Heriberto (ahora que no no esta) otros blogs ademas de Tirofijo debe ser que quiere echarle encima sus propios blogs, o sea, los Cuba Inglesas y todas esas cloacas desbordantes de mierda.

Anonymous said...

@ 1:27 pm. Creo que usted sin quere ha dado al traste con el misterio de la muerte de este supuesto poeta. Si este individuo odiaba tanto la mediocridad fue porque se consideraba asi mismo uno mas. Me imagino que sentia tanto odio por su persona que la unica salida que encontro a su problema existencial fue apartarse a si mismo del camino de manera que su ego quedara libre y aliviado.

Su ego lo mato; disparo y su mediocridad no pudo escapar.

No he sido partidario que se debe machacar sobre alguien que murio o esta en desgracias pero.... por favor mas admiracion por sus madres dejen la idolatria y la demencia a un lado. coñoooo que pueblo mas tonto...

Anonymous said...

@ 1:27 pm. Creo que usted sin quere ha dado al traste con el misterio de la muerte de este supuesto poeta. Si este individuo odiaba tanto la mediocridad fue porque se consideraba asi mismo uno mas. Me imagino que sentia tanto odio por su persona que la unica salida que encontro a su problema existencial fue apartarse a si mismo del camino de manera que su ego quedara libre y aliviado.

Su ego lo mato; disparo y su mediocridad no pudo escapar.

No he sido partidario que se debe machacar sobre alguien que murio o esta en desgracias pero.... por favor mas admiracion por sus madres dejen la idolatria y la demencia a un lado. coñoooo que pueblo mas tonto...

Anonymous said...

pero señores hay bastante mediocridad en la capital del exilio. combatir la mediocridad lo hace grande como era, un escaparate de veneno contra la baboseria. lo aplaudo. nestor tiene razon.

Yaragrito said...

tabueno eso. Heriberto era un guerrillero solitario luchando contra los molinos de la mediocridad. Y bueno, triunfó porque al final la mató.

Anonymous said...

Pero si el practicaba la baboseria de grupitos. Si era un reclutador de "amigos, como el mismo decia. La amistad no se recluta, pero si los compinches de agenda.

Anonymous said...

Dos de los blancos favoritos de Heriberto fueron Carlos Alberto Montaner y José Kozer. Los atacaba continuamente. ¿Y cuál es el punto en común de estos dos escritores tan diferentes? Adivinen: Que los dos han triunfado en sus respectivos ámbitos. Era lo que no podía soportar Heriberto, a los que sobresalían.

No voy a mencionar a otras personas porque fueron muchos los escritores de su generación que atacó, sobre todo a los que se han destacado en el exilio. Pongo solo estos dos ejemplos de éxito, de personas de una generación posterior a la suya, para desmontar esa teoría traída por los pelos de que Heriberto solo la cogía con los mediocres. ¡Si el mediocre era él! Se podrá gustar o no de las obras de Kozer y Montaner, pero es indudable que ambos han sobresalido como profesionales en sus respectivos estilos y campos. Y eso no podía tolerarlo Heriberto. Lo suyo era la envidia, el rencor y la frustración batidos en coctelera.

Anonymous said...

tambien odiaba a Bustos y a Ichikawa pero ahi tenia su punto de razon

Anonymous said...

Ninguno de los mediocres, envidiosos que hablan mal de Heriberto aqui ,fue capaz de decirselo en la cara, le temian a su brazo.Si no lo hicieron en vida y de frente, tengan la amabilidad de hacer mutis, por lo menos haganse ese favor, cobardes.
A.

Anonymous said...

Con uno de los últimos que se ensañó, sin beberla y comerla, fue con Ángel Callejas. Publico en el blog “La primera palabra” una serie de “divertimentos dominicales” en los cuales se burló del escritor, textos que después suprimió unas semanas antes de morir no se sabe por qué. Lo cierto fue que Callejas lo fustigo con sendos y brillantes post y desde entonces Heriberto cayó en silencio.

Anonymous said...

No te frustres tú también “A”. La culpa de que la gente empiece a reaccionar y diga lo que realmente piensa del difunto no es de ellos, sino de las exageraciones de los allegados a Heriberto, que en vez de respetar el duelo que merece su familia se han puesto a inflar un globo que ya les está estallando en la cara. Provocan con sus panegíricos ridículos, como si el hombre hubiese sido un mártir de la alta literatura o cosa por el estilo, y pretenden que la gente trague sin más. Si hubieran mantenido un respetuoso silencio, o al menos hubieran sido más balanceados y sobrios, no se habría abierto la caja de pandora. Pero no, son como el mismo difunto, que aprovechaba la mínima oportunidad para pinchar.

Anonymous said...

Por cierto, eso de que “le temían a su brazo” suena comiquísimo. Él nunca hubiera levantado el brazo. Más bien acostumbraba a “asombrarse” de que la gente no celebrara sus “divertimentos”, mosquita muerta. Tuvo suerte que vivió sus últimos años en un país donde acusarte de pegarle a alguien puede endeudarte para toda la vida, cuando no guardarte en prisión. Porque si no, le hubieran dado hasta con el cabo del bate. Y aún así prácticamente no iba a los lugares donde sabía que podía coincidir con las personas a las que atacaba.

Anonymous said...

El amigo luzbrillante habla desde la contradicción de la luz oscura de los suicidas:

Saña, desparpajo, cobardía, envidia, y hasta secreta admiración. Lo peor de todo es tanto cinismo, un cinismo ardiente ue no se calla, de gente que no siente un carajo y atacan y pinchan y muerden como única manera de escapar a su propio terror. Pueden decir lo que quieran, pueden regodearse ahora y esconderse detrás del anónimo. Hasta los que lo admiraron se esconden detrás del anónimo... De veras, qué locura de gente, que montón de miseria hervida. Cierto lo que dice otro anónimo, ojalá que ninguno de ustedes lleve nunca los destinos de nuestra nación . Montaner? Buena mierda también. El, el peor de todos. (Dios quiera de paso que sea el último en la cola de los que aspiran.) Aquí, en el blog, en esta muestra de condolencias tan variopintas solo un bloguero dejó algo de su poesía. Todos la ignoraron, los que lo querían y los que todavía lo odian. Basta un poquito de sensibilidad, ni lástima ni tampoco "secreta admiración" para darse cuenta de que era un buen poeta, por lo menos bueno, tal vez no hayamos alcanzado todavía a saber cuánto. Otro envidioso dirá: "sólo uno". Y Antoine de Saint Exupery, cuántos libros buenos dejó? No jsutifico su muerte desde ningún punto de vista, ni Nestoriano ni Sarteriano. Todos terminan en ano, en culo, todos terminamos ahí, en la mierda . Para otros, para los que lo odian, la mierda es solo el punto de partida. No debías haberte suicidado, Heriberto. Quién atacará los fuegos fatuos que se levantan todavía? Quién cuidará de tu esposa e hijo? Es cierto. Ellos quedan vivos entre los muertos que habitan en Miami todavía.

Anonymous said...

@April 11, 2012 8:04 PM

Usted ha dado en el clavo. Existe un pequeño circulito de "escritores" faranduleros que suelen estar en todas partes alabandose los unos a los otros que son los que han covertido la muerte de este individuo en la artocha de su protagonismo y un pretesto para desembolsar todo un enjambre de poemas y frases picuas que solo inspiran repugnancia. Coño que picuos son chico!

Logico nadie sabe lo que hace de no tener el suficiente talento para verlo.

Anonymous said...

Pudranse todos en este Miami de mierda mediocres! , yo ya me fui pal carajo de aqui…


El espectro de Tirofijo.

Anonymous said...

RIP

Anonymous said...

Pobre heriberto, que en paz descanse, ha quedado muy mal parado y todo por culpa de sus alabadores.

Otros filos del fuego said...

No veo alabadores , solo admiradores de su obra .
Los detractores , esos son los mismos que se repiten , una y otra vez. No hay intelectual verdadero en los ataques .Los de verdad, han dejado su firmado tributo en hermosos y sentidos textos .
Sí, pobre Heriberto,tan joven aún y con tanto talento para dar.
Para los que continúan roñosos , hay malas noticias:su obra lo sobrevive. Y esa,sabemos que es la única forma de no morir.

Otros filos de la verdad said...

Tienes razon, Otros filos de la guataca, Heriberto no era un intelectual verdadero, por eso se la pasaba atacando, una y otra vez. Los alabadores ha dejado su tributo en picuos y vacuos textos, acaso porque son mas mediocres que el alabado. Si, pobre Heriberto, tan joven aun y con tanto por aprender sobre la humildad y el amor, que valen mas que la arrogancia y el odio. Hay buenas noticias: su obra lo sobrevira, pero en el olvido perpetuo. Y sepamos de una vez y por toda que en la vida hay otras cosas mas importante que una obra literaria, como, ejemplo, la familia. Dejemos ya esa milonga romantica de la trascendencia artistica y sepamos darle mas valor a la vida con actos de verdadera calidad humana.

A.B said...

Quiero felicitar a los fundadores de este blog porque Tumiami ha regresado a sus orígenes donde el debate y la confrontación aparecen en primera línea.
Esta es la función de un blog: conmocionar y permitir a la comunidad que lo representa experimentar en propia carne la opinión de sus seguidores. La batalla, en este escenario,es bastante limpia y argumentada entre ustedes con un artículo que enciende la polémica desde la propia estética en la cual está confeccionado y dirigido.
Nunca pensé que un sucidio hiciera "vivir" tanto a una comunidad como la nuestra. Descanse en paz quien ya no está con nosotros y no dejen de agitar el corral donde nos encontramos ya que Miami necesita de la crítica y el debate. Si perdemos esta ocasión..el resto de la comunidad cultural de otras ciudades se va a reir de nosotros.

Amílcar Barca.

Anonymous said...

la absurda muerte de heriberto hernández

por: leon de la hoz

A estas horas todo el mundo sabe que el poeta Heriberto Hernández ha muerto de un modo absurdo. Yo volaba de vuelta a Madrid hace poco más de una semana. Todavía me cuesta creer que aquel hombre que parecía hecho para tumbar árboles se haya derrumbado, si no es porque su enorme sensibilidad pudiera ser también su talón más vulnerable. Era una de las personas más sensibles que se pueda conocer. Y esas dos cualidades, la fuerza de leñador y su corazón de poeta se fundían en una sola a veces contradictoria, siempre vital. A ese leñador que se volvía árbol y viceversa yo le debo dos cosas inapreciables: su amistad y parte de mi vida cuando me salvo de manos de una mujer que quería castrarme. También le debo su propia familia que descubrí en un viaje cuando espantado de todo no podía refugiarme en mis hijos. No he dejado de pensar en él pero tampoco en Eric y Ely, su gravedad en la tierra. Por eso lloro que nos haya dejado, su poesía no es suficiente para sustituirlo. Es uno de esos casos en que la poesía no puede cambiarse por el poeta.

Aunque aún nos cueste dar crédito a las noticias la evidencia es aplastante. Lo que nos preguntamos es por qué, si bien es una pregunta que nada añadirá a la realidad conocida y que probablemente no tendríamos que hacer. Siempre lo hacemos porque es una forma de comprender y sostener nuestra propia precariedad en este mundo, sobre todo cuando además de un modo absurdo se muere de una muerte absurda, como suele ser cuando un hombre vive en la poesía y parece destinado a morir sólo por la belleza, a manos de ella misma o persiguiéndola. Aquella con la que volvía a salvo y con la cual eludía ese lado oscuro donde reina el silencio y ha quedado finalmente. Los otros tal vez mueran por no soportar la soledad, pero un poeta muere por no resistir la fealdad que cada vez nos rodea más cerca y a la que todos estamos expuestos peligrosamente, unas veces de forma cómplice. Puede que Heriberto no quisiera ser cómplice. Es un sentimiento que acecha más o menos a todos los poetas. A veces uno se cansa.

Heriberto era uno de los pocos para quien la poesía era su oxígeno, cuando hoy ya ni siquiera los poetas hablan de poesía. Eso lo hacía diferente. Un niño grande como son los verdaderos poetas con unos brazos para arar que usó para sacar luz donde solo había sombras. Travieso, sensible, brillante, amador y lleno de poesía. Así es el libro inédito que estaba amasando antes de publicar, un texto estremecedor que evoluciona su propia visión del lenguaje, dejando de ser un montón de paletadas de luz para construir con ellas un puente sobre nuestro vacío. Parecía seguir una progresión semejante a la pintura del hijo que idolatraba. Ese libro lo situará en un lugar preeminente dentro de la generación de los 80 y en la poesía cubana en general.

Heriberto era incansable y hacía planes continuamente. A todo le ponía la pasión desbordante con la cual vivía. Hace un año, después de haber afilado nuestras estilográficas, pensamos ponernos a trabajar en una antología de la poesía de los 80, la más relevante en la actualidad para nosotros. Era una idea hermosa pero polémica, sin embargo era su juicio equidistante de las devociones una de las cosas que más me atraía del proyecto. No habría concesiones. Primero la poesía, pero, ¿qué poesía? Heriberto era un poeta de una sensibilidad extraña, inefable, sabía ver la poesía en poéticas diametralmente opuestas a la suya. Un valor muy escaso. En más de una ocasión me hizo ver un poeta donde no parecía o lo contrario, poetas que se habían depreciado o desgastado como doblones de oro sumergidos en el mar por el naufragio de sus poemas. Además, si fuera poco lo anterior, tenía el coraje de ir en contra de la corriente. Otro de los valores que se echan de menos cuando todo nos parece dado y hecho. Lo necesitábamos, le vamos vamos a echar de menos. Te vamos a extrañar, Heriberto.

Anonymous said...

gracias leon de la hoz. muy sentido texto. RI

Justo J. Sánchez said...

El suicidio es la antítesis de la “poiesis” o la poesía y sin embargo todos transitamos por el despeñadero de la paradoja.

Justo J. Sánchez said...

El suicidio es la antítesis de la “poiesis” o la poesía y sin embargo todos transitamos por el despeñadero de la paradoja.

Anonymous said...

El comepinga perfecto, encontró la manera perfecta, para abandonar este mundo de mierda, a mi, me parece perfecto, es una lastima que no se le dio antes, estoy seguro que lo ensayó. En hora buena, uno menos para esta cloaca.

Anonymous said...

Eso era, Heriberto, un comepinga. Se suicido porque no pudo soportar el karma que lo agobiaba. El karma de Tirofijo lo obligo a que se metiera el tiro.

Anonymous said...

que comentarios mas feos, igual a la gente que los hace.Pobre ciudad llena de gentes como ustedes.