lunes, 9 de julio de 2012

nuestro postcomunismo discute


 desde puente efráctico  gerardo muñoz discute mi post sobre el postcomunismo:
El postcomunismo es, en este sentido, un síntoma global y no especificidad nacional. Por eso resulta inadecuado, desde esta definición, que Triff intente encontrar una paradoja entre el concepto del postcomunismo y la supuesta supervivencia de elementos del pasado comunista en el gobierno cubano actual. Ni el hecho que Fidel Castro este aun vivo, que el sistema de Partido Único siga teniendo congresos, o que sigan existiendo Comités de Defensa de la Revolución en cada cuadra, puede invalidar la llegada del post-comunismo tanto en su dimensión global como en su singularidad nominal cubana. 
muñoz toma post- como situación global, cosmovisión que trasciende lo singular/particular. otro párrafo interesante: 
Por eso cuando Alfredo Triff nos da a escoger, como si estuviésemos en la csica escena de The Matrix con las dos pastillas de distinto color; en una mano la del post-comunismo y en la otra la del comunismo, no tenemos porque elegir una sobre la otra. (En todo caso diríamos como Zizek: “I want the third pill!”). Lo que quiero decir es que el post-comunismo no remite a un cierre, sino a un reconocimiento de un pasado que se proyectó como totalidad y como futuro absoluto. ¿Podemos pensarnos sin él? 
buena respuesta de muñoz: ¡la cota al futuro del post- queda abierta para siempre! de acuerdo. es por eso que concluyo: "ya no podremos vivir sin él". ostalgia es un término limitado para lo nuestro (point taken), pero vale como analogía concomitante (éramos CAME). lo que me sorprende es que muñoz piense que me caso con una posición específica. mi deseo es simplemente problematizar la idea del postcomunismo. de hecho, mi tercio personal va por lo fantasmático, condición bicéfala, ni aquí ni allá, ni acuyá, mezcla de *algia* y lo ¨nost¨:
a no ser que seamos nosotros los que hemos cambiado. declárese etnocéntricamente: cargamos nuestra *algia* de una manera muy¨nost¨. me explico: *algia* apunta al dolor, y todo dolor es implica un "volver" iterable y por tanto placentero, lo que explica el bolero como creación álgida cubana por excelencia. ¿y ¨nost¨? sin "glas", lo que martí llamara "lo nuestro", la imprescindible y necesaria redundancia (el barroco lezamiano, la poesía yoística cubana, los discursos del suso, la habana en miami y miami en la habana, dos épocas, dos fin de siglo, etc).
pero esto merece otro contrapunto futuro, que agradezco a gerardo muñoz y su muestra DCP.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

ta'muy bien, 'toy aprendiendo mucho.

Anónimo dijo...

Hay una vena mágica que parece subyacente en esta muestra, un cierto preterizar (exorcizar) el tiempo de calamidad vigente por medio del ritual (o retórica) del arte. Además, vale el forro aquí si revela esencia. La verdad del arte actuante (y la de su curaduría) no es la de los filósofos y los historiadores, la data de sus "hechos" son inventos, juegos de ilusión y arti-maña que ponen en evidencia el cascarón vacío de una intención histórica devenida en decrepita y de fantasmal toxina...Tal vez un antídoto contra la eternización forra-jida del pasado tan vieja como “Fidel vuelve a la Sierra”, por Korda, en 1962 (!)
¿Y qué tal un “volver” para no volver (te hayas ido o no de cuerpo físico), aunque no se haya ido ESO de donde vienes y que te pasó?
Aparte, se me ocurre que las obras, colocadas tras unos vidrios de la calle ocho y la trece avenida del SW de Miami, por ejemplo, bien pudieron haber amanecido victimas largas de asaltos dobles, aplanadas o quemadas por detractores del arte contemporáneo y del socialismo por igual… No es difícil tropezarse por la zona con aquellos que no juegan ni dejan jugar en paz, tan traumados por las perdidas de las conquistas que no quieren (o no pueden) leer al derecho ni al revés una muestra como tal ni su contraria.
RW

Anónimo dijo...

Creo que que se ha pasado por alto el enfoque antropologico "puro" en esta discusion ,mas alla del debate critico de la muestra ,la cual deja el terreno preparado para una secuela exquisita , Miami Poscomunista. Decia del antros; definitivamente el llamado Pos comunsimo , ha instalado su verdad , su lenguaje , sus espacios , por tanto emerge como una "cultura poscomunista" -pos , tambien significa contra-y es , el reclamo existencial , mas que nada, de una serie de sujetos "expuestos" a esa cultura lo que vemos por aqui y por alla .ER