sábado, 28 de julio de 2012

¡abajo la artepublicidad!


atRifF

en nuestro mundo de artejudicación y arteliboración, se impone desenmascarar lo que llamamos artepublicidad, estado dominante del discurso en general y del arte en particular. por tanto defendemos un manifiesto provisional:

la artepublicidad secuestra la crítica como vehículo de entretenimiento cultural. su equivalente en los medios de comunicación social es el pulgar arriga de facebook.

artepublicidad diluye los conflictos de interés que impregnan el supuesto discurso actual del arte. este proceso de homogenización se conoce como artejudicación.

siendo el peón del mercado, la artepublicidad es por esencia oportunista, sensacionalista y simplista.

la artepublicidad distorsiona el arte con travestis de teoría (sea el formalismo,  sicoanálisis freudiano, diversas formas del post-estructuralismo, hermenéutica, etc). este secuestro discursivo se convierte en MANTECArte, estratos de comentarios tangenciales y disgresivos.

la crítica por su parte, halla falta, suscita debate, fomenta la discusión y replantea posiciones.

la crítica es adversaria, pero no hostil.

la crítica se critica a sí misma.

la crítica expone los trasiegos éticos y políticos del mercado y sus instituciones representativas. he ahí la máquina de la artepublicidad.

la crítica expone las distorsiones y estrategias de la artepublicidad.

la crítica recompensa el valor de llamar a las cosas por su nombre.

la crítica es mordaz y aguda. le tienen sin cuidado arbitrón y las encuestas.

la crítica es una práctica social, no una paja solipsista e ideológica a servicio del mercado.
lo anterior es solo un fragmento.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

La crítica actual mayoritariamente avala mamarrachos como arte cuando se exponen en galerías o museos prestigiosos como el Versalles, el Moma, etc. muy pocos críticos osan impugnar el discurso oficial; tienen miedo, no se atreven a dejar claro que estas instituciones hace tiempo perdieron el norte ( una crítica valiente es por cierto Avelina Lesper quien sin tapujos ha dejado claro que lo que hacen Koons, Kusama, Hirst son objetos cursis, kitsch, pero no artísticos, no bellos) . Nunca en la historia de la humanidad ha existido tantos museos, galerías, instituciones y eventos de arte; jamás se ha escrito tantas toneladas de papel sobre arte como ahora pero la confusión ha sido mayúscula, masiva, profunda. Quizás se puedan poner las cosas en su lugar, por eso me gusta mucho este manifiesto, especialmente la idea: La crítica ha de ser crítica con ella misma. Y ahora a desayunar y a la playa ...Saludith de Judith.

Anónimo dijo...

hay un texto de Marx excelente acerca de los vicios que nos acosan ,EL MISTERIO DE LA CONSTRUCCION ESPECULATIVA, es de hecho, parte de la "critica de la critica" , un texto opacado por el gran mamotreto "El Capital" , que nos advierte con gran sentido del humor de estos riesgos y aberraciones del pensamiento idealista…echale un ojo AT, y dime si ves una conexion con esto que esta pasando en la Intitucion Arte y la critica del mismo. ER.

Anónimo dijo...

Bueno yo creo que toda especulación o contribución imaginaria al idioma y su ejercicio es válida, y perdonen mi ignorancia; pero voy a utilizar esa misma imaginación para modestamente contribuir al concepto de artejudicación. A diferencia de la artecontemplación y la artefagia seria o consumo indiscriminado, deliberado e intencional del arte; la artejudicación es subjetiva y valida sólo desde su punto de vista. Toda interpretación, juicio o clasificación del arte, lo modifica a partir de la contemplación crítica, nunca pasiva de cualquier obra creativa. Por lo tanto todo observador es un crítico y valido transformador de esa obra.
Sin embargo, la critica coincido; debe ser “adversaria pero no hostil”, abierta a la postrera transformación catártica de los artecontemplantes o del artejuicio de ellos por muy poco informados que sean. Creo que artecontemplar es una manera más de comprender, es iniciar una infinita cadena de reacciones y es tan sensorialmente valida como la del más serio de los críticos. La única artepolitica del arte debe ser lo estéticamente especulativo, sensorial, y si alguna vez ético, nunca artejudicial y constrictivo; siempre abierto a toda arteinterpretacion libre y subjetiva.
En cuanto a la artepublicidad, ahí voluntariamente cambio de canal. El mal gusto o la falta de sumisión al artecontemplante; su motivo ulterior, es casi siempre ostensible y mas que groseramente utilitario e intencional a priori. En la mayoría de los casos a mí la artepublicidad me insulta con la intención, y raramente contribuye a ningún placer estético o de otra índole. La artepublicidad clasifica ofensivamente la capacidad contemplativa y de artejudicación del artecomtemplante, usando casi siempre una interpretación barata de un sicoanálisis quien sabe de que dudosa procedencia interpretativa. La arte artepublicidad, la mayoría de las veces me ofende; sobre todo cuando obvia lo estético y solo obedece su intención ulterior, vender y engrosar otro bolsillo que no es el mio. Creo que cuando el arte obedece el mercado, desvirtúa el arte.

RLL

Anónimo dijo...

ahi vamo R.L, estamos creando una milicia salafista anti -artepublicidad…ER

Anónimo dijo...

...con toda la furia iconoclasta del malgusto sufí en Tumbuctú... como diría el titular de "Del Pais" La artepublicidad padece, casi siempre del mal del malgusto. También, no sé, la doble intención me inquieta... Qué me quiren vender? What's in it for me? Prefiero el arte por el arte y cualquier intension politica me aburre.

RLL

JR dijo...

Sharp comments, RLL. Tienes vocación de crítico.

Anónimo dijo...

los intereses creados
los intereses creados
los intereses creados

Unknown dijo...

Gracias judith, RLL, ER, JR . No esperaba tan buenos comentarios. Otra baja de la artepuicidad es el seudodiscurso y el silencio. El blog victima de la tuiterizacion y el feisbukismo q es el standard.