viernes, 9 de septiembre de 2011

What's Beautiful: Aurora Molina

Amilcar Barca

Una crítica contra el establishment y unas fotografías deliberadamente equívocas sobre la vejez y la belleza, podrían definir en conjunto, la actitud de Aurora Molina con su obra. Si le añadimos la irreverencia y esta gama de rosados, negruzcos, y café-con-leche de sus muñecos escultóricos de malla, el resultado a través del cosido de sus piezas no deja a nadie sin un ramillete de porqués sobre su universo plástico.

En una ciudad como la que vivimos, su trabajo es una impronta sobre lo que realmente vende The Magic City al mundo: una faz de azules marinos y blancos en la publicidad y en sus edificios; "bellezas" sin límite en cada esquina, y una vida antiaging interminable. Aurora, que incluye actuaciones y videos en sus múltiples facetas de producción, arranca de cuajo a sus héroes de la vida y los atonta. Con sus monólogos y sus repeticiones bobaliconas que salen de sus sensores, los automatiza. Y provoca un efecto mixto que incluye, desde la comicidad, hasta la lágrima si ahondáramos en el origen. En la muestra anima al público a que los sostenga y manipulen sus extremidades como si fueran títeres en un teatro para párvulos. Quizás en la misma línea -aunque en sentido estilísticamente opuesto- a lo que hace el australiano Ron Muec con sus inquietantes e hiperrealistas esculturas humanas. Posiblemente, más cerca de Paul McCarthy con sus obras sobre el maltrato del cuerpo y el horror del desgarro en Basement Bunker.

Sus instalaciones hablan de una soledad tibia. A veces pueden, incluso, confundirte con una búsqueda de la monstruosidad como hobby. Nada a mi entender tan humanitario y bienhechor que verlos en conjunto, o como pequeños beatos, en el altar de esta sala de exposiciones… Como si estuviéramos en un Toys "R" Us para freakies.

Al mismo nivel que en el mundo de la mitologías o las fusiones entre hombre y animal que conocemos a través de la literatura fantástica, el arte griego o el indígena, la implantación de extremidades de varios seres en una misma pieza, produce un efecto de simbiosis insólito. La misma que quiere resaltar con estos personajes, robados a la cotidianidad de la gente del área metropolitana. Quizás del parque de casas rodantes de la calle 8, de la pequeña Habana, de los asilos de abuelos en Miami Beach, o del orfanato de animales perdidos en el área.

Juego atípico. Horror sensual. Robótica de aprendiz para iniciados. Denuncias a grito abierto sobre lo que pasa. O una interpretación real de lo que objetivamente somos: muñecos transformados en una vitrina de museo mientras dura la crisis económica… What's beautiful es una obra sigilosamente radical en un Miami que, a menudo, carece de este adjetivo en su vocabulario artístico.
___________________________
What's Beautiful: Aurora Molina
Bernice Steinbaum Gallery.
Sábado 10 de Septiembre 2011.
Wynwood 7:30 pm

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente escrito....

No puedo

Anónimo dijo...

No puedo con Pedro Vizcaino...

Excelente Escrito

La mujer adriática dijo...

Aurora tiene luz.Los que ven más allá entenderan.

Él sabe mirar.

Ví los muñecos deshilachados, escuché sus ruidos ininteligibles. Contemplé su belleza obscura y me estremecí.
Cierren los ojos e intenten retener su imagen unos segundos.
El tiempo desvelará el secreto que habita en cada uno.

A.B dijo...

Gracias a todos por entender ...
De Aurora Molina se hablará sin duda en un futuro, unos porqué pensarán que es "divertida" y otros porqué verán la tragedia que se oculta detrás de cada cosido que elabora en estos personajes.

Un abrazo

Amílcar Barca

A.B dijo...

Gracias por "entender" mujer adriática.
Y gracias a todos por asistir

Amílcar Barca

Anónimo dijo...

"un toys'R us para freakies" Me convenciste.

JR dijo...

Muy bien por el texto y congratulaciones a la joven artista. La exposición demostró un enfoque estético maduro en la Molina. Un talento que va a dar mucho que decir.

A.T. dijo...

Quiero verlo.