martes, 30 de agosto de 2011

Las confesiones de un trovador llamado Pablo


aTriFf

Diario de Cuba publica hoy una carta de Pablo Milanés a Edmundo García.  No nos interesa tanto el asunto personal entre ambas figuras. La aparente querella es un pretexto para lanzar una confesión personal, a la vez que una importante proclama de principios. De ahí la complejidad y tensión manifiesta en sus opiniones. Primero, ¿cómo lidia uno con sus creencias? Abriéndolas y emplazándolas.

Aquí van algunos fragmentos:
(...)  soy yo el que me sirvo de esos periódicos para que difundan las entrevistas que en Cuba me están negadas y que sueño con que aparezcan en el Granma y las lea todo el pueblo y que un solo periodista, uno solo de los tantos miles que hay en la isla, tenga lo que hay que tener para dar a conocer lo que tantos años llevo expresando; es más, como un punto de partida planteo que tu panfleto y esta carta se publiquen en el Granma y que el pueblo las lea, piense, sepa discernir por si mismo, y de una vez, dónde está la verdad y vayamos por el camino de las libertades individuales que tenemos que rescatar y que tú con tu actitud estás negando.
Pablo no puede ser más simple y directo en su planteamiento: La brújula apunta al civismo y la libertad de expresión: 
(...) mis 53 años de militancia revolucionaria me otorgan el derecho, que muy pocos ejercen en Cuba, de manifestarme con la libertad que requieran mis principios y esa libertad implica que no tengo ningún compromiso a muerte con los dirigentes cubanos, a los que he admirado y respetado, pero no son Dioses, ni yo soy fanático, y cuando siento que puedo hacer un reproche y decir no, lo digo, sin miedo y sin reservas. Cuando veo que unas señoras vestidas de blanco protestan en la calle y son maltratadas por hombres y mujeres, no puedo por menos que avergonzarme e indignarme y, de algún modo, aunque no estemos de acuerdo  absolutamente, solidarizarme con ellas en su dolor; porque lo más vil y lo más cobarde puede ser que una horda de supuestos revolucionarios ataque despiadadamente a estas mujeres. 
Hay tres cosas con las que Pablo parece romper: conveniencia, fanatismo y endiosamiento. Y está solo, no porque no hayan otros que no piensen lo mismo, es que tienen miedo a "quemarse". Pocas veces ha quedado claro por una figura relevante dentro del sistema la hipocresía y automordaza imperantes en la isla:
A mi regreso a La Habana y en concordancia con el párrafo anterior, le digo por este medio a la intelectualidad cubana, a los artistas, a los músicos y a los altos cargos del Estado, que no me susurren más al oído: "estoy de acuerdo contigo pero… imagínate!". Yo no estoy arrepentido de incinerarme solo en mi actitud.
También advierte:
(...) no te calles como esos miles periodistas de allá, cómplices lamentables del silencio.
No solo el silencio de la conveniencia. El rencor y la desunión son fuerzas poderosas que nos dividen. Pablo sugiere la reconciliación. A la vez critica el poder destructivo del extremismo:
(... ) Tú, al igual que ellos, no quieres amor, quieres odio, tú al igual que ellos, no quieres reconciliación, quieres rencores y desunión, tú en suma, no quieres al pueblo cubano, ni de allá ni de acá.
Por supuesto, todo lo anterior no excluye que no haya una contradicción profunda en Pablo mismo:
(...) estos dos conceptos que te he expresado, pero tú no has entendido —no hay duda de que estás en tu época de infantilismo revolucionario—, no implica que esté en desacuerdo con Fidel y tampoco implica que esté de acuerdo con las Damas de blanco. 
El señalamiento "no implica que esté en desacuerdo con Fidel" tiene que crearle una tensión profunda a Pablo. Y es que no estar "en desacuerdo con Fidel" significa -precisamente- estar en desacuerdo con todo lo anterior que dice Pablo en su carta. ¿Autoengaño? No se engaña quien acaba de escribir una manifestación cándida a favor de la libertad de expresión, algo anatema para Fidel y su régimen. Pablo lo sabe. De ahí que habla de la posibilidad de "incinerarse".  

El contenido de la carta es revelador. Una confesión política en alta voz, que en este momento de cambios fundamentales en el mundo se hace mucho más difícil de rebatir, desde cualquier orilla. La carta no va dirigida a Edmundo García: Va directo a la acera de enfrente, a los medios controlados del régimen castrista: Contra el fanatismo, el endiosamiento y la conveniencia, contra el rencor y la desunión. También está dirigida a nosotros de esta orilla, de parte de alguien que simplemente decide buscar su propia razón a visera descubierta.

La respaldo porque una carta así es más efectiva que miles de improperios nuestros. 

22 comentarios:

sonora y matancera dijo...

soy una bocazas irreverente, y por su irreverencia hacia todos de ambos lados que lo critican, en este instante aplaudo este gesto de PM de distanciarse de ciertas cosas.

me parece tardío, lo debió haber hecho antes con estas o mejores palabras; sin embargo... now is great historical timing: sus palabras aúpan el susurro a nivel de grito, apoyan el grito a la vía del reclamo, and so on.

está en su derecho de hacer y creer en lo que le plazca, al igual que yo y ustedes. y eso hay que apoyarlo, sin censura.

Anónimo dijo...

El asunto es que para todos los que han apoyado hasta ahora a la dictadura resulta dificil conceptualizar la ruptura. Un poco por aquello de evitar la disonancia cognoscitiva y otro poco porque han sido condicionado a un pensamiento de "izquierda" que no pueden divorciar del todo del castrismo. Cuando lo logren habremos adelantado algo. La mayoria de los cubanos exilados tambien han sufrido un intimo proceso de reflexion, consciente o no, que los coloca en el punto en que estan, no importa cual. El termino "totalitarismo" es eso, entra totalmente en cada neurona, en cada fibra del alma. Y son muchos agnos viviendo sin percibir los multiples tonos de grises de la realidad. CD

Anónimo dijo...

Mi querido Triff, esta carta es válida. ¿Nos ayuda?. ¿No nos ayuda? Qué más da, ese no es el punto. A mi me gustó la carta por el destinatario en primera instancia, que según mi modesta opinión, es de lo peor que ha pasado por aquí. Alguien me dijo que él no se llamaba Edmundo, sino Inmundo; y lo creo. Pero la carta en si, es pilatesca. A estas alturas creo que Gorki Avila es el más acertado de los críticos del castrismo. Como el rockero dice: no tengo que andar con metáforas, el tipo no se llama ni Guillermo Tell ni una pinga. ¿O es qué el mal y el bien es tan relativo que ya ni importa? LS

Anónimo dijo...

Triff,no puedo con tu actitud,lo siento,no escribire mas en Tumiami,es triste

No Puedo

Anónimo dijo...

Me gusto lo que dijo LS...por el seguire escribiendo en Tumiami y es verdad Porno para Ricardo esta mas cerca de Jesucristo que Pablito el Galileo retractado antes de que Fidel[ex-agente iluminati] expire los ultimos segundos en esta mundo de 3 dimension

No puedo

Anónimo dijo...

Si hay que hacerse el efímero, helo aquí. Busco una condicón de espanto, mas como un acápite me juzgo no apto. ¿Y los querubines? Mandando un almuerzo al cielo no se enborronan cartas.

A.T. dijo...

Gracias, sonora.

Muy bueno tu punto, CD. Gracias y sigue visitando.

Luis: Creo que la carta sí nos ayuda. Y es un punto nada despreciable. LS, cada cual llega a su verdad a su paso. No creo que Gorki y Pablo estén tan aparte.

No puedo, me alegro que puedas y sigas escribiendo en tumiami. Y le doy las gracias a LS por haberlo propiciado.

Anónimo dijo...

El brete continua hoy. Inmundo a prometido responderle a Pablo y advierte que va a tirar a matar. No me lo perderé pues es un brete que me gusta y disfruto con un morbo dañino, lo reconozco, pero morbo al fin. Creo que así a quedado la cosa. Una telenovela o un juego de pelota más. Unos le van a los Marlins y otros a Industriales. Yo claro, convencido que el patriotismo es un invento o una payasería (en el mejor de los casos) y que la justicia humana, tambien es relativa o acomodaticia (en el peor de los casos), le voy al que gane reservándome el derecho tomar una balsa e irme echando del estadio. LS

Anónimo dijo...

El gran problema de la comunicación es que siempre estará coloreada
(dañada/adulterada) por la historia personal. Eso incluye, claro, la opinión, que muy pocas veces es objetiva. Cuando alguien opina y desea hacerlo objetivamente,
va a parecernos contradictorio porque la realidad lo es, y nosotros la estamos filtrando (otra vez) desde nuestra historia personal (ego).

Ojalá algunos lectores que conocen psicología abunden sobre este tema
de la comunicación.

Es asunto complejo, y qué hablar de las emociones que intervienen constantemente.

(Lo que sí me parece alevoso es comparar a Porno con Pablo).

Esas Ps están a miríadas de distancia, pero otra vez, a muchos les atrae Porno, no porque sea bueno, sino porque la historia personal se siente identificada con la actitud desafiante del ¿músico?

Abrazos
Ernesto González

Anónimo dijo...

ya se dan cuenta que el fin de la pelicula se acerca, que el guion original va cambiando, que la encendida de leva los persigue muy de cerca. estan mostrando uno a uno su cobardia, su discordia interna que los aterroriza. con todo y eso, sigue el descaro perenne de confesar su idolatro por el fidelismo del cual les cuesta desprenderse. no dudo que esa carta fue redactada por un agente de seguridad del estado. pero sea lo que sea, para mi sigue siendo una rata, carta o no carta y en realidad trifo, su actitud no me interesa. un poco tarde no crees tu?

Miguel Iturralde dijo...

A.T. es muy cierto lo que escribes en el último párrafo, es un gaznatón de carambola. El mensaje no es para E.G., es para los cuates isleños. Solamente deseo creer que P.M. esté actuando con sinceridad y no resulte ser una pose del momento en cuestión. Saludos.

JR dijo...

Alfredo, me parece muy bien la manera en que has traido a colación el timing ideológico de Pablo a partir de la carta que reprodujo Diario de Cuba. La misma se convierte en statement interesante no solo porque muestra el último milestone de su evolución personal, sino porque condensa el estado de opinión de la intelectualidad cercana al régimen. Muchos de los que le murmuran a partir de ahora, por supuesto, ya no se le acercarán como antes. Ahora bien, lo más ambiguo de su posición sigue siendo lo tocante a la relación con el dictador. Por momentos, declara que ya no es fidelista, y en otras ocasiones, aún desliza cierta filiación. Creo que es la veta más pragmática de su desmarcaje. La ruptura interior debe haberse consumado. Pero para su perfil biográfico es tiempo de tácticas. Bordea el tema con la cautela del viejo lobo. Maniobra sigiloso, estratégico. Burlando cazadores y trampas. Aguardando, como ego que se debe a un público, el justo momento icónico. Ya a estas alturas, las posturas de Pablo jamás podrán sobrepasar los sacrificios de tantos luchadores contra la dictadura. Pero no nos ceguemos, las opiniones de este trovador recorren amplios segmentos sociales de Iberoamérica. Él no lo ignora, ni el régimen tampoco. Esa fricción puede convertirse en silla de piedra para el cantor.

A.T. dijo...

Gracias por los comentarios. Quisiera responder a algunos muy buenos puntos.

¿Se cambia? Por supuesdto, además cambiar no conoce agenda. ¿Cuánto demora? La pregunta huelga. Cada cambio tiene su tiempo porque cambio es tiempo.

¿Es Pablo honesto? Se es honesto cuando se dice lo que se piensa. Muchos en Cuba siguen el juego descardamente servil de la conveniencia. Pablo señala otro camino.

¿Es demasiado tarde? Pienso que nunca es tarde para afrontar nuevos derroteros. ¿Está maniobrando Pablo? Es posible. En mi Habana setentosa, muchos de nosotros también maniobrábamos allá como podíamos.

Repito: El mensaje es eficaz y es eficaz porque le apuesta a una la brújula del civismo y la libertad de expresión. Con eso ya se construye.

Anónimo dijo...

No puedo con La Nueva Muela trova Vieja llena de moho
No puedo con la cobarde falta de libertad
No puedo con Guillermo Tell ni El pidio Valdez
No puedo con los idolos trovadores oficialistas desterrados

No puedo

Anónimo dijo...

Quizás sea verdad que el cambio de postura de Pablo se deba a que se avizora el fin, creo que eso es también "timing histórico", y al fin y al cabo si los cambios son oportunos es porque responden a la oportunidad. Las cosas son demasiado complejas pafra simplificarlas impúnemente, y por eso me gusta en particular este seguimiento que está haciendo AT. Desgraciadamente, la lección de madurez que todavía nos falta es la de priorizar la "ponderación" antes que el statement. La postura personal e íntima de Pablo a mí no me interesa, es personal e íntima suya; lo que me importa es que una figura de sus dimensiones a nivel nacional puede incidir en su momento de forma tan dramática, y hacia dónde apunta, no por qué lo hace. Total, fraude ha habido siempre y lo seguirá habiendo por buen tiempo, y estoy siendo optimista; y todos sabemos que el exilio histórico está deformado por una enorme cantidad de oportunistas, que como son los que más gritan y menos razonan tienen secuestrado el debate local. Me encanta esta nueva situación, al menos es nueva y ya iba era hora.

Heriberto Hernández Medina: dijo...

Lo que me pasa es que para mí “un revolucionario crítico” es algo así como un “violador tierno” o un “asesino no violento”.
Alguien podría por supuesto recurrir a la etimología de la palabra, pero en Cuba ser “revolucionario” no es sinónimo de “innovador / renovador / reformador / modificador / transformador / inventor / creador / original”.
En Cuba “ser revolucionario” es sinónimo de genuflexo, adocenado, sumiso e incondicional del régimen. Si ejerces tu derecho natural de opinar y criticar dejas automáticamente de ser “revolucionario” para convertirte en “contrarrevolucionario / traidor / enemigo / mercenario / escoria” y un sinnúmero de otros adjetivos denigrantes.

Anónimo dijo...

No puedo escribir en el post de arriba.
No puedo con lo mal que suena la sonora matancera
No puedo con la Base naval de guantanamo
No puedo con el tiburon en las 90 millas
No puedo con la exposicion de Kcho en el Cuartel Moncada:Que Horror!!!!!!!!!!
No puedo con muestra de Sandra Ramos

No puedo

Anónimo dijo...

La gente cambia pero eso no quiere decir que cambie para mejor. Pablo es un oportunista. Es eso cambio o cambio automatico? Y que conste comprendo que dice cosas pero que valor tiene todo eso ahora que vive en el extranjero?

Anónimo dijo...

Triff,deja poner comentarios en el ultimo post

Cuba Inmersa dijo...

Espero les sirva para sacar conclusiones mi opinion sobre Pablito aqui:


http://cubainmersa.blogspot.com/2011/08/inmundo-garcia-como-agua-en-chocolate.html

A.T. dijo...

Heriberto, simpatizo tu reevaluación de "revolucionario", pero ya no vivimos en Cuba. Por mi parte, no soy esencialista con el lenguaje. Pienso que el significado viene dado por el contexto. No voy a condernar la palabra "revolucionario" porque Fidel dice serlo. Eso sería equivalente a hacerlo dueño del lenguaje. Los jóvenes revolucionarios de Libia y Egipto se encargaron de redefinir la palabra. Abrazos,

No puedo: ¿puedes?

Gracias, Cuba inmersa. Sigue visitando.

A.B dijo...

LLego tarde pero respaldo cualquier connato de entendimiento entre las dos Cubas...

Amílcar Barca