lunes, 10 de enero de 2011

Pero qué sencillita

Ingeborg Portales

¡Pero qué sencillita! Este es uno de los comentarios que siempre escucho en mis viajes a Cuba. A fuerza de regresar he aprendido que no es tan cándida la observación.

"-Mira, aquí puedes hacerte las iluminaciones y las uñas acrílicas, cuestan menos y quedan igualitas que si las hubieras traído de allá." Primera de las recomendaciones que recibo y no tarda mucho en caer, sutilmente, la segunda de ellas: "-Cómo a ti te gusta la plata, y con lo lindo que te quedaría el oro, chica. ¿Por qué no te pones cosas de oro?" Pregunta que ni me detengo a contestar, y no precisamente por falta de respuestas. La diplomacia nunca ha sido mi fuerte.

La amabilidad del cubano puede desconocer límites. Se ofrecen a llevarme por casa de fulanito, quien esta metido en el business de la ropa, me explican: "-Como es ciudadano español puede viajar sin problemas a Ecuador, y trae cantidad de ropa para vender. ¡Tremendas perchas, tienes que verlas! Originales de D & G, Baby Path, Aeropostale, los de la H, y hasta las lunar. Ese si que no trae nada de la K grande." Por un momento dudo. Serán claves. Torpemente voy decodificándolas. La H es de Hollister. Of course, en Ecuador no debe haber K-Mart y mis sencillos zapaticos rojos Clarks de lunar solo tendrán el polvo. Sospecho que a ese lo único que le faltó decirme que estoy literalmente “en nada”, que es hora de cambiar mi clásico atuendo personal y ponerme pa’las cobas.

Pero créanme, el asunto también puede tener su lado divertido. Mi hermano menor, cual discípulo cercano de Diógenes, me cuenta: "-¿Tú no sabías que D & G tiene una filial en Guanajay? -¿Como así? -Mira, los famosos originales son pullovers que les pegan calcomanías, paras las plásticas con pegamento usan la plancha y las de telas, cosidas. ¡Y mientras más grandes, mejor!" No puedo creerlo, como tampoco pude creer la historia de una amiga que perdió más de una semana buscando unos jeans con letras chinas rojas a petición de su sobrina en Cuba. Luego la niña le mandó a decir que no se preocupara más, que los famosos pantalones no venían de Estados Unidos, que le mandara un jean "sencillito" para hacerlo pintar. Todo era idea de algún diseñador naif del pueblo que ya los había puesto de moda.

Solo un detalle más, como para sospechar que la palabra “sencillita” -en cubano-, puede tener otro significado. De regreso en Cuba y entre tantos miedos, siempre espero que me citen a la estación de policía. En el último viaje una amiga se encargó de tranquilizarme: "-Muchacha, a ti no te van a llamar, vienes igualita, tan "sencillita" que ni parece que te fuiste, y para colmo ni andas en tour." Rentar un Audi A6 por 150 dólares diarios, ‘tanquearlo’ y conducirlo por las desvencijadas calles de un pueblo que se cae a pedazos, es sin lugar a dudas, motivo para que la policía te cite a declarar. Según cuentan, ocupación y solvencia económica personal son dos variables constantes en los interrogatorios.

Mi consejo señores, cuando regresen a Cuba y escuchen, "pero qué sencillito tu vienes", no vayan a creerse el halago. Lo más probable es que le estén queriendo decir, "¡ñooooooo! ¿Pero tan mal te va por Miami?".

9 comentarios:

Anónimo dijo...

jajaja, no es facil. Pero Ingi, trata de recordar para que veas que siempre fue asi...Claro...que risa. La pacotilla, es un instrumento esencial para capitalizar. Yo me embolsaba de billete con eso, por unas medias cobras con huecos los guajiros me pagaban 40 baros en Canasi, en la Habana tambien hacia yo mucho dinero con las marcas. Mi papa se enfurecia muchisimo con esa "superficialidad" por lo que a mi se me tenia terminantemente prohibido pornerme algo con un nombre, me lo tenia que poner alrevez.

Anónimo dijo...

Excelente experiencia. Lo sencillo sale caro.

jipijapa dijo...

ya, la moda regatonera caribeña, donde los todos los hombres aparentan ser gays de hace una década y las mujeres travestis a lo Ivy Queen, nada que ver con una persona que usa zapatos Clarks, por lo general gente que no tiene nada que probar, que sólo desea estar cómoda en su quehacer

A.T. dijo...

Inge: sabrosamente cubano.

RI dijo...

Inge esto explica porque algunos de los balseros recientes son metrosexuales de Valsan: Los brillantes falsos en las orejas, el anillo de oro 10 con piedra oscura en el anular, lo escandaloso de las ropas con marcas-letreros-lumínicos.

Pues a coger pista mi amiga.

Anónimo dijo...

Pacotilla para aliviar la pesadilla. Buena crónica, Inge. No hay decesos ni incendios conmo en las de Kike, pero hay una especie de muerte lenta en ese criollo deslumbre y desparpajo económico. Gracias.
Cristy

Anónimo dijo...

Pacotilla para aliviar la pesadilla. Buena crónica, Inge. No hay decesos ni incendios conmo en las de Kike, pero hay una especie de muerte lenta en ese criollo deslumbre y desparpajo económico. Gracias.
Cristy

Yuma Yummy dijo...

Buenisimo! Y si la visitante es una "extranjera" para que te cuento. A la cara te dicen sencillita, pero para ellos solo hay dos posibilidades: o rica pero avara, o comunista.

Anónimo dijo...

Ademas de comodos tus Clark son caros, pero la moda de la isla requiere ostentación, y aunque te colgaras una tarjeta platinum como collar, seguirias siendo discreta y humilde.