sábado, 27 de marzo de 2010

El cortadito de Versailles


Alfredo Triff

El Versailles expresa nuestro exceso y defecto. La fonda pequeñohabanera por excelencia se apoya en la debilidad del espejismo. Funciona. La masa exiliada -como León Ichaso sugiriera en una piccola scena de su último film, Paraíso- degusta verse degustando en reflejo verde-que-te-quiero-verde con ribetes de arabescos áureos. Pero si existe algo versaillanamente original, algo que pase a la historia, algo por lo cual puede manejarse a la 8 y la 32 del SW, desde los cuatro puntos cardinales de Miami, es para saborear el cortadito de leche evaporada. La cafea arábiga tenía su destino. 

Composición: El cortadito es el Aufhebung del café con leche -más y sería un pecado empalagoso. Es postre líquido, denso, fragante, procurador sagüesero de la vigilia primaveral. El cortadito de Versailles es la mulata criolla del sabor -cuánto de negro y blanco a gusto. ¡Para colmo la mulata es china! Nuestra versión del caffè espresso se mezcla con leche evaporada en bain-marie y esa leche adquiere un amarillo de piel, propio de nuestra multiculturalidad.

La manera de servirlo: Primero la tazita blanca, palangana en miniatura, luego el chorro de arábigo prieto que entona melismas cafeínicos a su amada de los 7 velos con sus 7 rayos. Vendrá entonces la leche natosa, sudorando vaporosa, agitada en la jarra, suave y calda. Y se recibirán uno a otro en abrazo espumoso, embriagados hasta el borde de la taza blanca.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Triff a mi me gusta de desayuno porque tarde me desvelo.Nuestro cafe cubano es bien fuerte.La triguenona que me lo sirve ...HLM

JR dijo...

Además, tiene su carga sociológica. Un cortadito del Versailles tambiés es puente que enlaza voluntades. Con tu pareja, con tus amistades, con tus parientes o con tu soledad.

A.B dijo...

Hace quince mintutos acabamos de venir del Versalles "La mujer adriática" y yo de tomarnos un café. Pero ella -fiel a su tradición europea del expresso- se lo toma sin azúcar, y yo, que no puedo degustar "el rey de los negros con leche" por mis problemas neurótico-estomacales me tomo con rigurosa discreción mi crema catalana;la mejor de Miami sin lugar a dudas. El día está lúcido y limpio quizás a punto para ir a Arteaméricas. Total: buen fin de semana a los blogueros de tumiami.

Amílcar Barca y La mujer adriática.

Ernesto dijo...

COMO ENVIDIO ESTAS COSAS DE MIAMI, LAS DISFRUTARE DE COSTADO POR LO MENOS, EN LOS PRIMEROS DIAS DE ABRIL

SALUDOS A TODOS
ERNESTO