jueves, 7 de enero de 2010

Estos días de invierno



Hay que hablar un poco de frío miamense de estos días. La bendición. Un cambio necesario para ver la realidad circundante con otro color. Miami es caliente por naturaleza. Vivimos en el subtrópico. El frío por lo tanto se convierte en cambio confortador. Te recoge, pero también se saca afuera en el mejor hábito de compartir, comer caliente, invitar amigos, pasarla bien. Ahí está el peso genético del cazador paleolítico cerca de la hoguera comiendo con su tribu. El frío es temporada para malabarismos estéticos, avatar-ismos, proyectarte y ser otro con la ropa invernal. Se respira más fino, se ve mejor. Es tiempo idóneo para rememorar y replantearse la vida que queda. Estos únicos del año son lo mejor de nuestro cálido invierno. No te encueves. Sal, pasea, invita, cocina, toma, disfruta la vida.

Aprovecha, que la vida se va.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Pinturas rupestres, mis preferidas :+). Ay, Mucho frio en Miami. Que es esto? Global Warming, or Polar Globe? Oh seran, las dos versiones de una misma ausencia de equilibrio. No importa, esa carga se reparte bien con los amigos. Da igual!

Anónimo dijo...

Buen consejo, pero por favor no se me pongan los abrigos que trajeron de New Jersey y de New York, pasados de moda con los consabidos gorros, guantes, bufandas y empaques para montarse en el carro e ir a La Palma a tomar chocolate con churros...

Vístanse bonito, de negro nunca se pierde el caché, vayan a ver cine interesante, sin palomitas. Y cuando se reúnan, entre amigos hablen de cosas inteligentes, que ya se sabe... dicen que el frío produce mayores niveles de inteligencia.

Anónimo dijo...

un cafe con leche
un chocolate con churros
una colcha humana
una sopa de pollo
un ajiaco
una chimenea
la calefaccion
el agua calentica para lavarse solamente

A.T. dijo...

Hoy pasé por Versailles por una sopa de pollo. Era la locura con el chocolate y los churros. Un viejo simpático llama a su mujer y le dice: "Vieja... hay churros... ¿quieres? Los hay de dieta". Cuando cuelga le dice a la dependiente: "échale bastante azucar por arriba".

Anónimo dijo...

Ese bacalao es un abuso.

Anónimo dijo...

Qué rico ese plato y también ese post acerca de cómo hacer más cálido un invierno; mientras se está vibrando en una frecuencia cuántica o cabalgando los seres Avataricos que sobrevuelan las gélidas noches miamenses. besos, Chichi

Los relatos de Maurice Sparks dijo...

Este frio invita tambien a leer historias, sobre todo esta titulada Mercurio:

http://losrelatosdemauricesparks.blogspot.com/2010/01/mercurio.html

Gracias.

R.L.R. dijo...

Sabroso ese bacalao invernal.
Ideal para vivir ese escenario ancestral y compartir jama ante la fogata.

Anónimo dijo...

a este post hay que ponerle musica de Irakere... Bacalao con pan!