miércoles, 1 de julio de 2009

¿Ladrón yo?


El Madoff argentino.

¿No me conoces? Me llamo Hernán Arbizu. Me gusta el dinero y el triunfo... el sonido rugoso de la buena piel, el olor a tabaco y caoba. Crecí en el seno de una familia burguesa. Siempre deseé ser rico. Estudié finanzas, me di a conocer. Mi sueño fue vivir en EE.UU. En 2007 conseguí empleo como banquero en USB, un banco privado para clientes ricos en la Argentina y Chile, donde ganaba $300.000 anuales por supervisar 13 cuentas por valor de $200 millones de dólares. Fueron meses de felicidad pero también de mucho estrés. La clave del triunfo del capitalismo americano es atreverse. Lo llamado legal e ilegal es relativo a la esfera de poder donde te mueves. Sí, a veces tendrás que mentir, pero no puedes ser débil. Si ganas, el banco te da bonos millonarios. Eso significa propiedades, ropa, auto, mujeres, drogas. Recuerdo cuando le prometí a Alberto López, un rico agricultor en la Argentina, que podía generarle un 21% de ganancias en una de sus cuentas. Por supuesto que esa ganancia es imposible. Meses más tarde, López me llamó para averiguar sobre el asunto. Fue entonces que cometí mi primer error: transferí $2.8 millones a la cuenta de López de la cuenta de otro cliente de UBS: la familia Acevedo Quevedos, ricos industriales del Paraguay. Todo marchaba a pedir de boca: En noviembre de 2006, conseguí un trabajo mejor con JPMorgan Chase, pero olvidé informarle a los Acevedo de la transacción. En abril de 2007, los Acevedo me llamaron pensando que yo aún trabajaba con USB. Querían ciertra cantidad para comprar tierras. Les di la impresión que aún trabajaba para USB y le giré el debit de $800,000 de la cuenta de un tal Natalio Garber, ejecutivo argentino con efectivos en JPMorgan Chase. Por supuesto, tuve que falsificar firmas. Incluso fui personalmente a USB para asegurarme que la transacción se había efectuado sin problema. Dos semanas más tarde Garber se dio cuenta del desfalco y se quejó con mi superior. Fue entonces que me despidieron. Se abrió la caja de Pandora que aún trato de comprender. Enfrento cargos por 12 transferencias ilegales por valor de $5.3 millones. No entiendo: El sistema me ha traicionado.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Estos tipos listos deberian ser puestos en prision y haciendo trabajo forzado, para que aprendan a respetar el esfuerzo ajeno.

Anónimo dijo...

Los que hacen negocios con landrones, no son ladrones tambien?

JR dijo...

Bueno, ya a estas alturas se puede ir organizando la 1ra Internacional del Fraude. ¡Timadores de todos los países, uníos!

Inkieta dijo...

Pero que ingenuos inversionistas. Como esta la economia mundial... 21% de ganancia...?! Tal vez en el mundo del nunca jamas. Pinches avorazados.

La Mano Poderosa dijo...

Inkieta, that is my point. The Con artists of the financial world rely not on the innocent, but the greedy. When someone offers you a deal too good to be true, it is because it is false. The motivation behind the "poor investor" is GREED! Any con man knows this, and it's very difficult to con a con man. As David Hannun once said, "there's a sucker born every moment" (this quote has erroneously been attributed to P.T. Barnum). In the case of Madoff, it went full circle.

Anónimo dijo...

Na, es el capitalismo que es malo muy malo, malisimo, lo peor. Abajo la burguesia! Viva el proletariado! Cantemos la Internacional!

Anónimo dijo...

Ano: Soy capitalista ciento por ciento. ¡Precisamente! Es sólo aquí, en un país como este donde podemos mejor robar a la gente como tú y luego recibir millonarios bonos. Encima, el gobierno nos indemniza.

Proletarios... ¿de qué hablas? Después que salga de la cárcel volveré con más brío.

Firmado: Hernán Arbizu.

R.L.R. dijo...

JR muy buena esa propuesta de una Internacional del Fraude! La letra de su himno comenzaría:
"Arriba los listos del mundo
de pie los ladrones sin faz..."

Ahora, en serio. Lo que estamos viendo es el resultado de un concepto de Capitalismo que parte de la idea de que el mercado se autoregula providencialmente, sin tener en cuenta ese instinto de avaricia insaciable a que alude La mano -ratones trabajando en una fábrica de quesos. Resultado: los mercados financiero e inmobiliario convertidos en una obra abstracta, una metáfora que se cagó en sus leyes más elementales, como la oferta y la demanda.

Ernesto G. dijo...

Muy buena la interpretacion de Serrat. Gracias.

mantilla dijo...

Bello ese Serrat.Para comerselo.

TICO dijo...

El ladron argentino y el tango de Serrat se complementan perfectamente.

Anónimo dijo...

Que bueno que los anti-capitalistas, tales como China, Iran, Rusia, Venezuela,y el mojon flotante, Cubita, estan muy entusiasmado con la venta a los capitalistas del petroleo. Quienes son los mejores capitalistas?
Los Marxistas.
Ellos no tienen que pagarle por la esclavitud de sus pueblos, pura ganancia, y solo se meten la fula del pueblo en sus cuentas privadas en Suiza.
Ja! Que comemierdas son los proletarios.

Cheito Marx