domingo, 24 de diciembre de 2006

Rigor sagrado


Rosie Inguanzo

Llega la Nochebuena. Y el tema de la fe embarga latitudes de nuestras vidas. Se debaten valores, creencias, banderas, dogma, fábula infantil y el sentimiento de lo sagrado –disonante con la torpeza de mis acciones. En estos tiempos confusos y amalgamadas tecnologías, donde el lenguaje técnico reemplaza la individualidad (donde también nos aguarda la poética de la genética, la promesa de los clones y la extensión de la vida), me ciño a una confesión privada: un rigor sagrado, un éxtasis sereno funciona como eje o como fe. Es un sentimiento precario amenazado por la desesperación de algún miedo. Aún algo de cuento de hadas se estaciona en el aire, en las vidrieras, en los aguinaldos, en la cara de los niños. Y qué momento puede ser más apropiado que la víspera de la Navidad para desempolvar viejos rituales religiosos, rendir tributo a los dones y mantener velas encendidas en el cultivo espiritual de un cristianismo hierático como el mío (una siente que nada puede compensar en nuestra ciudad la ausencia de una catedral). Entonces las preocupaciones teológicas y los aislamientos morales de la culpa se disipan. Se halla cierta fe en la misteriosa simpatía por el arte, en la mística del amor, en el mar opulente, en la belleza de unas colinas romanas, en los segundos antes que amanezca, en la emigración de las aves, en la muerte de Mishima, en el Hudson (de Whitman), en Tobacco Road fotografiado por P. de madrugada, en las afinadas asonancias de un bolero de A., en la amistad sanguínea con B., en las caricias maternales. Por estas fechas se me humedecen los ojos con frecuencia; compruebo que es lo uno y lo otro: la melancolía de la muerte y la emoción por la vida. Y es que el fin de año es un salto al vacío. No hay alegría más secreta que una renovación íntima o una transformación: La Navidad trae el mensaje de una humanidad salvada.

7 comentarios:

El Buti dijo...

Lindo post Rosie. Feliz navidad!

La Mano Poderosa dijo...

Bello post Rosie, tal como debe ser cada dia que existimos en esta transicion natural, la vida. What if every day were Christmas? Te imaginas vivir con esa perspectiva? Aunque sea por unos dias, nos unimos con amor y paz, FELIZ NAVIDAD! Al renacer, empezaremos el nuevo año con positividad, amor, y respeto al projimo.

jr dijo...

Ah que bien, Rosie! Reflexión severa y delicada. ¡Y que manera de perfumar renglones! La Navidad ha de ser textos como éstos. Un gran abrazo para todos los pobladores de Tumiami y si hay algún noble bloguero que me quiere poco, pues a él o ella le dedico el abrazo más fuerte.

tumiami dijo...

Convocatoria:
Blogueros todos, (Jesu y Adita), vamonos a una misa del gallo (que no sea a Little Flower...el anyo pasado fuinos los Portales y nosotros y un cura se desganyitaba en un microfono sermoneando una omilia ajena a la celebracion, donde no paraba de hablar de si mismo-amparanos Dios mio. Y amparanos de la viejas desganyitadas a ver quien grita mas durante los villancicos.
Saben de alguna iglesia donde podamos conectarnos?
La Ermita de la Caridad se abarrota desde tempranas horas de la tarde...
RI

jr dijo...

Muchachos, cuando hemos asistido a la misa del gallo, ha sido en La Ermita, porque cierto que es muy concurrida, pero es la más cálida y la que nos toca más adentro. Además, el mar está tan cerca. Si a alguien se les ocurre otra más idónea avisen y para allá vamos

La Mano Poderosa dijo...

RI, Quizas la iglesia interior?

Boniatillo dijo...

ROSIE, TRIFF, bloguerosssss feliz navidad!!!!!
nosotros comimos comida indu porque la cunada de boniatillo le ha dado por eso, no quiere cocinar mas y le ha dado por mandar hacer comidas distintas. los viejos estaban protestando y haciendo muecas.... pero rezamos juntos y el cordero en salsa si que les gusto.
estaba muy muy muy muy ricooooo.
CANDIDA tenia el pelo recogido en un mono grande que me recordaba a mi madre en los anos sesenta. esos son recuerdos "sagrados" para boniatillo y cuando rezamos pidio por ella alla arriba.
ojala se acabe la guerra deun tiron.
ojala que pasen tantas cosas buenas que se arregle el mundo.