domingo, 19 de noviembre de 2006

¿Amor o temor?


Después de la escenificación moral del sacrificio, Dios está satisfecho. Es como si Dios le dijera a Abrahán: “Puedo ver que comprendes en qué consiste la obligación suprema, esa de responder con completo raciocinio a un reclamo irrazonable; que has actuado debidamente, y que estabas listo a efectuarlo en ese instante (para Dios es crucial el último instante después del cual no hay posibilidad de retorno, es como si Abrahán ya hubiese matado a Isaac. El instante es fundamental). Es como si ya lo hubieses hecho. Por lo tanto, encarnas la responsabilidad absoluta: Por mí (¿temor a mí?), has tenido el coraje de comportante como un criminal delante de todo el mundo.” Abrahán es simultáneamente el más moral e inmoral, el más responsable y el más irresponsable de los hombres, absolutamente irresponsable porque es absolutamente responsable, absolutamente irresponsable -en lo moral- porque responde absolutamente a una obligación absoluta, desinteresadamente, sin esperanza de recompensa, sin saber por qué, y a la vez, manteniéndolo en secreto, respondiendo sólo a Dios.”—Jacques Derrida, La dádiva de la muerte.

4 comentarios:

Alex NY dijo...

Soy creyente, pero siempre me parecio que la prueba de Abrahn y la de Job eran muy duras....como un juego. Y con eso la duda de porque Dios tenia que hacer pasar a Abrahan por una prueba asi. Casi inhumano o acaso sobrehumano?

el antilope del oceano subterraneo dijo...

"Yo es otro"

'Yo es otro' significa en primer lugar que Yo es la estructura-Otro; luego, de modo más fundamental, que Yo es el tiempo; el tiempo será el límite del pensamiento que obliga al pensamiento a proyectarse en el más allá ideal de las singularidades; el 'desarreglo de todos los sentidos' es condición
para alcanzar esa transmutación"

Pierre Verstraeten

- Ver Estudio sobre La compleja construcción contemporánea de la identidad: habitar 'el entre'. Victor Silva.

http://www.ucm.es/info/especulo/numero18/compleja.html

A.B dijo...

Temor del asesino e impiedad sádica del Dios. A veces pienso que soy ateo por pasajes como éste. El análisis de Derrida es excelente.

Amílcar

Boniatillo dijo...

lo mas bello de ser uno es ser otro. es colocarnos en lso zapatos de alguien querido y no ser mas uno...que aburrido.
boniatillo aun no entiende bien la ensenanza biblica de hoy...?????