viernes, 13 de mayo de 2022

Solo Dios basta

 

alFredoTriFf


Corre el año 1643 de nuestra era.

El infante Luis XIV es coronado rey de Francia.

Un raro instrumento lleno de plata líquida llamado barómetro ha sido dado a conocer por Evangelista Torricelli.

Jacques Lamercier da los toques finales al Palais-Royal (que el abominado Cardenal Richeliu nunca habitará).

La universidad de Utrecht lidereada por Gisbertus Voetius prohibe el método cartesiano (Descartes se orina de la risa). 

El Teatro Grimani de Venecia ha estrenado a bombo y platillo La coronación de Popea de Monteverdi.

*+*+*+*+*+*+*+*+*+*                                                                                *+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*

En una vieja casa cerca del barrio bohemio del Pont Neuf de Paris se dan cita seis amigos:

*Pierre Gassendi (viejo filósofo y astrónomo),

*Jacques Champion de Chambonnières (bailarín y famoso clavecinista),

*Jean Baptiste Poquelin (poeta y dramaturgo, luego conocido como Molière),

*Jean Hesnault (cínico libertino), 

*Claude Emmanuel Chapelle (poeta y libertino) 

*Cyrano de Bergerac (poeta, libertino y narizón).

Son huéspedes del conocido clavecinista italiano Alessandro Constantini. 

Conversan animadamente alrededor de la mesa servida con queso pan y vino.  

                       Argumento y discusión se forjan a morapio, espiga y horno. 

Chapelle abre con facha de presagio: ¿Han oído las nuevas? 

La universidad de Utrecht condena el método cartesiano.

Chambonnières: ¡Tamaño ataque al método! 

Un teólogo nombrado Gisbertus Voetius... 

Los jóvenes gritan al unísono: ¡CENSOR! 

Hesnault (después de un sorbo): Descartes es tan creyente como el pietista holandés. 

Gassendi (interrumpiendo): ¡No! Voetius defiende la fe. Descartes, la razón.                                                 

El clavecinista: ¡Dios mío!

Chapelle: ¡Dejad a Dios tranquilo! 

(Molière se incorpora y extiende los brazos como quien discursa en la palestra)

Dios es el único enemigo,

            del vano, 

            del audaz, 

            del sibarita,

            la sola esperanza, 

            el solo amigo,

Hesnault y Chambonnières: ¡Muy bien!

Gassendi (masticando un mendrugo): Molière ¿eres acaso adoxastôs? (referíase a la categoría "increyente" mencionada por Sexto Empírico) 

Molière: Gassendi, albergo la posibilidad cordial de hesitar. 

Hesnault (interrumpiendo con parsimonia): ¡Elemental, Gasendi! La miel por ejemplo nos parece dulce 

...  ¿pero ese dulzor, está en la miel, o en nuestro paladar? 

Aquí va otra (apunta el clavecinista)

¿Podría Dios hacer aparecer como verdadero lo que es falso?       

Cyrano y Hesnault: ¡Ouh là là!   

Gassendi (aspirando bocanadas de su pipa de arcilla): Tratándose del omnipotente, es lícito suponerlo. 

Chambonnières: ¿No es ese el argumento del franciscano Guillermo?

Cyrano: Dios puede hacer lo que quiera y estará bien

Chambonnères: Ese es el punto de Guille. Tengo otra guillermada 

(Chambonnières ejecuta un croisé devant )

Fe es la fuerza de la verdad invisible

Chapelle: ¿Invisible?

Molière (acercándose a Chapelle): Alegan los fideístas que la fe no necesita pruebas.                                   

Hesnault: Viva el fideísmo. Luego, ¡abajo el teísmo! 

Chapelle (con fingida bravura): ¿Renunciar a La raisonJamais! 

EL bailarín (paseándose en puntillas alrededor de la mesa): 

¿Fe 

o rancia 

ignorancia?

Gassendi: Ignorancia es negar lo innegable.

Chapelle: ¡Hermético! (responde Chapelle )

Cyrano: Sugiero un verso patético del Lope. 

El alma humana es sufrimiento,

                        tantas veces rendida a la fortuna,

                                        quizá la FE de tantas veces una,

                                                            resistirá la fuerza del tormento.

¡Muy bien Cyrano! (exclama el grupo)

Gassendi: Aquí va uno de mi Santa de Ávila. 

    Quien a Dios tiene, nada le falta.

    Solo Dios basta.

    Sin la paciencia,

    Confianza y fe viva

    Mantenga el alma.                                           

Un silencio noctívago impregna las paredes.

Chapelle: Después de todo esto, ¿cabe aún a duda? 

Hesnault (como quien no quiere las cosas): ¿No eres acaso libertino? 

Chapelle: Soy inocente, para ser inexacto. 

Cyrano: ¿Qué buscamos con todo esto? 

Molière: Discutir, prevaricar, cambiar el mundo. 

Cyrano: ¡O Joder!

Gassendi (lanzando una larga bocanada): ... ¿Hallar la verdad? 

Cyrano (toma a Molière por los hombros): 

¡Nuestra perdición!

Un luchar intenso, 

una discusión sin fin,

Es un entrar y continuo salir.

Hesnault: Y volviendo al ser supremo... ¿Qué les parece esta proposición?

                     Dios existe pues lo pienso (atribuída a San Anselmo)

Adivinanza: ¿Es, luego lo piensas... o lo piensas, luego es?

Gassendi (bataneando la sotana de mendrugos): Versa y viceversa 

¡Ya la tengo! (exclama Moliére con cara de Moliére): A veces pienso en la nada y pregúntome, 

                                                                ¿Existe la nada?

Bien sûr! (afirma Chapelle alisándose el bigote) 

                                       ... como cuando admites no tengo NADA que darte

                                                            (RISAS alcohólicas)

(Molière da una patada en el piso y declama extendiendo los brazos)

No tengo sol ni noche malvada

                        No,

                        no hay

                        NADA.

(Secunda Cyrano con coz retumbante)

La nada es la lacra que nos corroe,

la esperanza de que el sueño torne.

(¡BRAVO!, grita el corro de amigos)

Chambonnières: Creo que fue Montaigne quien escribió: 

Lo finito se aniquila en presencia de lo infinito y se convierte en pura nada.

Si no hay nada, or lo ruego, ¡dejad la nada! (grita alguien)

(RISAS)

Chapelle: ¿No puedo decir Dios no es posible? 

Gassendi: Toda imposibilidad ES, 

NECESIDAD (otra bocanada a la pipa y el gargajo a la escupidera) 

¿Cómo dices? (Chapelle se echa más vino y le guiña a Cyrano)

Negaré la necesidad de Dios para convertirlo probabilidad.

¿Tengo autoridad?

Gassendi (con voz de barítono): 

Negar la necesidad del SER y el NO SER apunta al peor resultado. 

(estupor en el salón)

¡CONTRADICCIÓN! (vocean Gassendi y Cyrano)

Molière, con voz de teatro: Se me ocurre una rimilla: 

¡Gassendi... 

                    filósofo del nouveau!

                                               mago de capa negra, 

                                                                                saca del bonete un conejo,

                                                                                                                            a silbo ido alegra,

                                                                            de hipo divo un huevo,

                                            última instancia,

de ídolo rancia. 

(¡ESPLÉNDIDO! vocifera todos)

Chapelle: Se me ocurre un chanza sobre la duda: La duda que duda ya confía.

Cyrano: ¡Me opongo! La duda que no duda, es ignara.

La duda me invade (proclama Hesnault)

                                Creíble no resulta ni lo visto,

                                ¿quién sabe los secretos de lo claro?

                                apenas doy probanza de que existo.

Gassendi (con sonrisa amistosa): Querido Hesnault. Mientras más dudas, más crees. 

Y ahora debo marcharme, se hace tarde. 

(El corro de amigos protesta que un rato más, que hay más asuntos por discutir, chismes que disfrutar)

Cyrano: Amigos, s'il vous plaît...  

                                   La noche y Gassendi se despiden, 

                                   En la fuma y con el vino discutimos,

                                   Amigos de alegrías y tristezas,

                                   Los sabios muertos nos hablan al oído,

                                   Los vivos indolentes nos desprecian.

(baja el tono de las voces, apretones fuertes, cada cual a su sombrero, se murmuran adioses)

No hay comentarios: