lunes, 2 de febrero de 2015

Birdman: sustancioso jugo creativo hecho en batidora


Amílcar Barca

¿De qué hablamos cuando hablamos de amor (... o de teatro)?

Si omitimos el paréntesis de arriba, este es el título de la obra basada en un relato que escribió el creador del realismo sucio americano, Raymond Carver.

“En el cuento que da título al libro, tres parejas hablan de sus experiencias amorosas. Constatan que el mismo término designa cosas muy distintas: entrega, sexo, incomunicación, convivencia, violencia, contrato, ternura, resentimiento, odio… Hablan mientras beben ginebra. Narran sin ninguna pretensión de entender o justificar…El relato termina como un estilete”– ¿Y ahora qué?” nos cuenta Alberto Infante en su blog http://www.albertoinfante.es

Riggan Thompson (Michael Keaton) intenta sustituir su bagaje de actor “popular” en Hollywood por el de actor consagrado en el teatro James del barrio de Broadway. Esta obsesión por ser aclamado en el templo de la Gran Manzana en su estreno, lo lleva a recorrer su vida a través de sus iconos más cercanos que están a su alrededor entre, camerinos, bastidores y recovecos del teatro. Allí conviven su hija Sam (Emma Stone) supuestamente rehabilitada de su adicción a las drogas, su amante y actriz en la obra Laura, (Andrea Riseborough), su compañera de reparto Lesley (Naomi Watts), su exmujer Griffin Murray (Amy Ryan) y un pretendido actor problemático Mike Shinner (Edward Norton) que bajo la capa de “la verdad en escena ante todo” será el detonante de los mayores conflictos acaecidos en el backstage junto al joven Birdman (Benjamin Kanes) vestido con su traje de alas y enmascarado como en el cómic, fungiendo como el alter ego y la voz de la conciencia del protagonista.

Recomendada por mi amigo Omar Villasana, editor de esta revista y paisano de González Iñárritu, reconozco que la fui a ver con pies de plomo por mi reacción al género fantástico. Sabía que Michael Keaton había hecho de Bruce Way en Batman en la última década del siglo pasado “no estamos en los años 90” le dice el productor de la obra a Riggan ( ¿hay algo de alusión biográfica al propio actor?). Pues bien pienso que en esta comedia de traje surrealista al viejo estilo buñueliano tiene matices deliberados de los guionistas sobre este aspecto. Si a esto le sumamos una temática central donde todo gira, el mundo de la interpretación en el teatro y el cine, pienso que esta obra alcanza puntos sublimes de reflexión, homenaje y crítica al mundo del espectáculo.

Quiero destacar algunos diálogos, por mostrar ciertos aspectos de lo que a veces puede esconder un actor o una actriz en su yo interno. Después que Mike la humillase en escena por querer hacer el amor de verdad ante el público, las dos actrices conversan en el camerino. Leslie le dice ¿“Por qué no tengo más amor propio ante este estúpido ?“, y Laura le contesta “Recuerda que eres actriz”. Leslie sollozando le suplica…“Yo solo pido que alguien me diga que lo he conseguido…que he triunfado en Broadway” …Y antes de darle Laura un beso duradero en la boca le contesta “Pues bien…ya lo has conseguido”.

El éxito, el valor y lo valorado en la actuación, el cariño humano y la solidaridad entre los componentes del grupo teatral, la admiración o la envidias creadas “Cuando estaba en el instituto vino un día Raymond (se refiere a Carver) y me escribió una nota en una servilleta” le dice Riggan a Mike en una cafetería “…me dijo que mi actuación había sido sincera”. Entonces el soberbio de Mike para desprestigiarlo le contesta “no ves estúpido que la servilleta pertenece a una coctelería…debería estar borracho”. De sobra es conocido el alcoholismo que sufrió el author de La Catedral hasta la cuarentena.

Pero también recibimos púas venenosas los que ejercemos la crítica o la reseña de espectáculos en Birdman. Citando a Flaubert, Mike, en una conversación altisonante con una articulista del New York Times que quiere hundir la obra con antelación porque viene “de una celebridad de Hollywood y no de un verdadero actor”, refiriéndose a Riggan, le contesta a la misma “Un hombre se convierte en crítico cuando no puede ser una artista, de la misma manera que en la guerra un hombre se convierte en espía cuando no puede ser un soldado”.

Aparecen también otros temas que, no voy a negar, a mí particularmente me afectaron como ser humano, por ejemplo, la relación padre e hija “Perdona no he sido un buen padre¨ le dice Riggan a su hija Sam “el problema no es eso….el problema es que has sido un padre común”. El juego bilateral entre lo que deseas ser y el ser, entre el juzgarse culpable por el pasado o aceptar la realidad. O ya puestos en el juego formal del film, las dualidades como metáforas están por doquier: los eternos dilemas entre Hollywood o Broadway, entre comedia o drama, entre obra intelectual o de entretenimiento (”Ya sé la solución”, dice Riggan en un momento de duda, y aparecen en pantalla explosiones, soldados con fusil de asalto o monstruos como una especie de Mozzilla atacando las calles Nueva York), dualidades entre pureza narrativa o mezcla de géneros… entre rodar en un estudio o hacerlo en vivo en un escenario.

Birdman es un sustancioso jugo creativo hecho en batidora . Cada uno encuentra su punto de sabor particular en su ingesta. Si bien yo pongo un interrogante por cómo concluye -a mi entender le resta una estrella para ser obra de referencia, debido a su propuesta lícitamente poética, pero algo inverosímil y fácil al final-, la excelencia de su elenco, el riesgo que le inyecta en el discurso y el trabajo formal del autor de la trilogía de la muerte (Amores Perros, 21 gramos y Babel) podría anunciar este año en los oscars la segunda estatuilla seguida para un director chilango en este país. ¡Viva México! (y Nueva York, por supuesto).

4 comentarios:

RI dijo...

una maravilla de filme; las actuaciones de keaton y norton valen un mundo; muy jugosos personajes para todos, bien escritos -como bien apuntas ab- y sobre todo muy bien dirigidos.

RI dijo...

ah, importante: el comentario crítico a hollywood y su fábrica de estrellas -que no es lo mismo una estrella que un buen actor-, y el cuestionamiento a la crítica per se, y a ese nivel de discurso fílmico, son un antídoto contra toda la basura de filmes para idiotas que hollywood se permite. kudos para iñárritu.

Luis Soler dijo...

Es una magnifica película. Ata muchos cabos sueltos que el mismo director ha dejado sueltos en su cinematografía y resuelve el problema de los tiempos con falsos pero a la vez creativos time lapses. Apela a la técnica del post pero con muy buen gusto. Se refugia en los negros o en los pases de objetos oscuros para hacer los cortes y volverlos a empatar como si la acción no terminara nunca. El guión es genial. Nadie lo hubiera comprado jamás en Hollywood a no ser porque Giacobone y el mismo Iñarritu lo escribieron. No se por qué coño le llaman comedia negra si es un tronco de dramón. Yo no creo en la inesperada virtud de la ignorancia pues sería creer en casi todo, pero creo que anoche, cuando ví la película, al final, me sentí como un reverendo ignorante.

A.B dijo...

Gracias Rossie...fue una maravilla este film y que conste que me he cargado el film de Clint Eastwood...tan amante que soy de su cine...pero esta vez me ha decepcionado. La critica está en Nagari en la sección de cine de este mes.