sábado, 8 de noviembre de 2014

¿puede satanás buscar el arrepentimiento?


aLfrEdo tRifF

miami bourbaki explora la naturaleza del ser y del mal desde la teología cristiana. propongo un análisis hipotético:

¿puede satanás buscar el arrepentimiento?

primero, debe contarse con la omnibenevolencia divina. no hay excepción al perdón universal para ese todopoder de la bondad que es dios.*

1. arrepentimiento** implica cambio (de los errores del pasado), lo que está dado en la noción del ser. aquí me apoyo en el lema sartreano en el ser y la nada ("le pour soi est ce qu'il n'est pas et n'est pas ce qu'il est) "ser es lo que no es y es lo que no es". damos por sentado que satanás no ha cambiado desde su "caída", pero no haber cambiado no significa no poder cambiar.es así de aplastante.

2. sartre propone: ("l'existence précède l'essence") "la existencia precede la esencia". es decir, la naturaleza de la identidad es lo que uno encuentra y define a cada paso del camino existencial (y lo encuentra como perplejidad). perplejidad que viene apuntalada por la culpa y la posibilidad de arrepentimiento.

de satanás decimos que es "satánico". pero aquí no debemos caer en la falacia de presuponer la "naturaleza" de satanás para definir su identidad, suponiendo el punto inicial sin probarlo (la falacia se llama petitio principii). identidad conlleva una perplejidad constante (por ello somos tan malos jueces de nuestro carácter). en efecto, satanás estuvo tan asombrado de su caída de los cielos como el más mediocre de los criminales.

3. satanás tiene una prehistoria que se remonta a lucifer,  antes de la "caída". luego desechó y rechazó a lucifer para agenciarse otro derrotero. nadie deviene instantáneamente en otra cosa. devenir es un proceso en el tiempo. en efecto, aunque satanás y lucifer son opuestos, moran en un mismo número. ambos están conectados: satanás recuerda y hasta podría desear aspectos de aquel ángel de luz que no es ya. 

4. satanás siente el peso de la culpa.*** sólo que la rechaza. ¿pero por cuánto tiempo? la culpa sempiterna de satanás es resultado de su libertad de optar por la maldad.

sin embargo, he aquí que no existe derrotero alguno que, desde la libertad sea incorregible. debemos por tanto suponer un cambio de derrotero, incluso desde el corazón del mal. la culpa es un hecho prelingüístico del ser, una lucha entre autobeneficio y obligación.

5. acaso satanás podría considerar el arrepentimiento una vez que su cualidad inicua le sea una carga (como cuando cambiamos un derrotero específico y se nos presenta como una decisión que ya venía de tiempo). claro está, no podría el demonio de demonios volver a su prehistoria: la historia no puede deshacerse.

empero la memoria de satanás es el aguijón que busca el perdón divino, incluso en aquello que satanás jamás imaginó: el olvido sempiterno.

5. sépase que no es un ejercicio legítimo de Dios el negar el perdón a nadie --sea quien sea. el perdón es principio universal dado por la omnipotencia y omnibenevolencia divina. dios no es justo por elección; de serlo así podría ser injusto en otro momento (lo que le sería prohibido por su omnipotencia).

para sorpresa de cualquiera, el arrepentimiento del que hablamos no saldría ya del corazón de satanás, sino del ser-que-deja-a-satanás-atrás, un "otro" desconocido, que ahora existe -modalmente- como posibilidad real en las inmediaciones del inframundo del tártaro universal.

________________
* la omnibenevolencia divina es atributo característico de la teología cristiana. omnibenevolencia no excluye la maldad. el filtro es el libre albedrío. de acuerdo al filósofo medieval pedro abelardo, la omnibenevolencia es producto de la omnipotencia divina. todo poder y todo amor se conjugan en el propio balance que hoy llamamos justicia. ** arrepentimiento viene del griego metanoia.  en el análisis del arrepentimiento vale citar la posición teológica de juan clímaco (de la escalera), el anacoreta sirio del siglo VII, quien lo define como "la compunción que debiese haber permanecido en el estado anterior del ser". de acuerdo a kierkegaard, en su conocido tratado de la desesperación, el arrepentimiento es un signo radical del cristianismo. *** satanás razona y comprende el fracaso de su derrotero: no puede ser como dios. no puede cambiar el derrotero del universo. no decimos que estas razones sean suficientes para su arrepentimiento, solo que tienen peso definitivo. ¿por qué? porque satanás tiene uso de razón. son la razón y la libertad las que causan la culpa. más que la culpa, la ansiedad ante la culpa, que para kierkegaard, en su concepto de la angustia, no sería más que la simultánea atracción y repulsión ante la posibilidad de la culpa.

2 comentarios:

teresa rojas dijo...

un tema apasionante, un laberinto por el cual me hubiera gustado meterme, si no fuese yo tan incapacitada con las brújulas. Hasta ahora me guía la frase de
Santiago 4:17: "El pecado pues, está en aquel que sabe hacer lo bueno y no lo hace" Gracias, Alfredo por los nortes.
Teresa.

atRifF dijo...

gracias, teresa.