miércoles, 11 de abril de 2012

aquí miami, aquí miami, cambio


contacto. llevamos años buscando. al principio teníamos fe. nuestros técnicos diseñaron instrumentos muy avanzados para detectar cualquier señal del espacio. se analizaban los espectros magnéticos y las ondas sonoras en busca de un indicio prometedor. siempre el silencio. tan azul y tan ausente el horizonte. con el tiempo hemos perdido la esperanza. no sabemos si hay otro mÁs allÁ que espera -como nosotros- por una señal para comunicarse. la certeza ha dado paso a la duda. y quÉ dura es la duda. no hay nada, qué queda. ¿será que estamos solos! ¿y los demÁs! la historia dice otra cosa: fuimos parte de una gran cultura, algo nos separÓ, pero no se supo, no se sabe quÉ. se especula, hay teorías, pero ya realmente no importa. han pasado tantos años y uno comienza a olvidar. ¿serÁ acaso que somos otra cosa! que no somos lo que dice la historia, que esa historia no fue escrita, que no hay historia que contar, que todo es falso! pero, ¡debemos llegar a esa conclusiÓn? y todo esto que hemos hecho. y todo el trabajo de por medio. hay muchos intereses: nuestros jÓvenes tÉcnicos, nuestra industria, nuestra cultura depende de la posibilidad de un contacto. es por eso que vamos a reuniones para debatir y analizar el asunto y bregar con nuestras dudas. el proceso es abierto e inclusivo. se escuchan todo tipo de opiniones. las conclusiones se analizan la semana siguiente de una manera democrática. se repite lo mismo: de acuerdo a las posilbilidades "siempre hay una posibilidad". de ahÍ que los protocolos establecidos tienen sentido. buscar contacto no es una mera formalidad. es todo un ritual que nos hace mejores. no podemos cerrar la puerta. un dÍa, el menos pensado, haremos contacto.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Que fumo Nestor?, Digo, Triff?

sonora y matancera dijo...

contacto contagioso, dale

JR dijo...

el contacto a veces no se recupera. nunca, nunca más. o de lograrse excepcionalmente, entonces puede que se pierda muy a menudo. en el caso de la esperanza ocurre distinto. es lo último que se pierde. llegue a tenerse o no

Anónimo dijo...

y quien respondera?

Anónimo dijo...

Contacto era un programa de la televisión.