miércoles, 21 de marzo de 2012

autobombo feisbukiano y la erosión de la autocrítica

atRifF

siempre necesitamos una palabra de aliento. es bueno saber que vamos por buen camino. todo eso está muy bien. pero qué pasa cuando la adulación se adueña del asunto, cuando el pulgararriba se convierte en un gesto estereotipado, signo casi vacío de supuesta reciprocidad impuesta -a la fuerza- en aras de la amistad feisbukiana.

¿cómo? ¿es que no sabemos que facebook construye modelos sicológicos y sociológicos basado en la aprobación? la desaprobación en facebook es anatema. y mis amigos artistas no parecen darse cuenta del asunto. y se la pasan bombardeando fotos de obras en espera de halagos y la lluvia de "gracias" subsecuentes que los mantienen en el thread de cada post.

lo peor que le puede pasar a un artista, ese ser supuestamente informado de las veleidades, informado de los dobles códigos de la semiótica del poder, es que termine siendo víctima, peor, autovictimizándose por la supuesta aprobación de los demás. ese bombardeo de fotos viene con comprobante de pago: exige pulgararriba de parte del otro. cuando el intercambio se exige pierde su sinceridad y se convierte en parodia.
sin darnos cuenta, hemos convertido en norma la lisonja.

por cada "apretaste bro!" habrá un "volao acere", por cada "buenísimo mi bro" habrá un "a ti mi bro, buenísimo". ¿que babosería es esa?

la distribución sociolista lisonjera mata la desaprobación, mata la crítica. y lo que un artista necesita de verdad es la crítica, no la lisonja.

a mis amigos artistas feisbukianos-bombardeantes, que sepan que rehúso caer en esta moda obsesivo-compulsiva. para su información, veo bueno, pero veo también muchísima repetición de lo mismo.

sin lisonja, los quiero.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

completo contigo. lo de facebuk se ha convertido en una enfermedad.

JR dijo...

Abrumador, Alfredo, es un fenómeno abrumador que me ha catapulteado outside del encanto inicial de fb. Cierto que me ha brindado algunos momentos placenteros como el de encontrarme con antiguos compañeros de trabajo desperdigados por el mundo. O las numerosas muestras de afecto en algún cumpleaños. O compartir fotos de instantes memoriosos. Pero también he tenido que afrontar desaires (y tú también) por la falta de la cuota suficiente de pulgarribas. Desplante reforzado por la falta de valor para plantearlo cara a cara. Siguiendo esta tradición facebookiana de la aprobación social, me doy el lujo arbitrario ahora y sin el menor rigor metodológico como investigador (que crítico no soy) de levantarle un pulgar a lo que llena mi mundo sensorial y afectivo: fotos, artículos, obras de arte, música, videos, frases o posts. Y a cambio no coloco por mi mano ni uno solo de mis textos o de mis eventos porque me da pudor. No estoy exento de ego, pero vivo trabajándolo para que no ocupe más del espacio necesario, consciente de que para mí esa es la manera serena de crecer y coexistir. Lo que uno pueda legar lo decidirá definitivamente la comunidad real, la historia, la memoria, o lo que sea, cualquier cosa menos una red virtual. Si el recorrido personal ha cubierto una necesidad social amplia entonces la vida te asegura un pulgarriba vertical y bien plantado.

Anónimo dijo...

buen texto

Anónimo dijo...

EXCELENTE ALFREDO, NO HAY NADA MAS DANINO PARA EL CREADOR, NADA MAS LIMITADOR.
NI PARA LAS PERSONAS EN GENERAL, SON LOS TRABAJOS DEL EGO, SIEMPRE UNA NOTA SUPERIOR DEL RESTO.
ABRAZOS

ERNESTO

Anónimo dijo...

No solo artistas. Muchos escritores y periodistas le meten bien a la lisonja y autoentrevistas.

Anónimo dijo...

Justo y necesario. "Temed a los admiradores" nos ádvirtió, sabiamente, Stanivslasky...Hace bien recordarlo. Los quiero, llenita de buenos halagos.
Teresa.

atRifF dijo...

Gracias por la interacción. Siempre he pensado que la técnica pulgararriba es una manera de reducir la discusión. Hay solo dos opciones "sí" o "no", pero el "no" feisbukiano está vigilado. Discutir en una pared feisbukiana se considera una intrusión, especie de obsecación de un amigo que "quiere hacerse el duro".

Luego, está más que claro que lo que se busca ese espacio es halago, consenso de venta futura. Acomodación. Y creo que el halago, lejos de halagar, destruye.

Anónimo dijo...

Agrego que a veces lo uso como aviso de solaridad y que me gustan los corazoncitos por aquello de la brevedad.

Anónimo dijo...

tienes toda la razon , AT, sin embargo creo que has cometido un pequeno desliz Lyotariano, Facebook no es la realidad, no son amigos reales, no es gente real, no son opinines reales basadas en observaciones reales, todo no es mas que un Juego , es jugar a lo bueno…me recuerda un poco Tan lejos y tan cerca, ves? al final son solo ceros y unos...

Alfredo Triff dijo...

ano, te leo. sí caigo en la trampa pero tú también. me hablas como un sujeto liberal pre-virtual. no puedes excluirte del paradigma 0-1 (o análogo, o fuzzy circuitoide). no creo que seamos tan "carne y hueso". moramos una transhumanización incipiente. como dices ... al final son ceros y unos.

Anónimo dijo...

Es esto una discusion? Y pregunto si la discusion no es un pulgar arriba figurado.

Anónimo dijo...

abajo el pulgar arriba.

Anónimo dijo...

FB es un cajón de sastre y pasado un tiempo se vuelve pudridor, pierde la novedad y como todo lo que creamos los humanos: tiene su parte positiva y negativa. No creo que nadie tome en serio lo que se dice en FB cuando se trata de arte. Una foto del internet o de un libro nos da a penas una idea somera de la obra de un artista visual, otra cosa muy distinta es un texto escrito. Cuando se da o se recibe un dedo arriba, no se espera una evaluación critica de la foto de la obra; lo que se quiere decir es que se anda por estos caminos, me gusta que estás trabajando en lo tuyo, sigue así…no desfallezcas, dale-dale no pares. La verdad, es algo infantiloide y después de leer este ensayo me doy cuenta que es una pérdida de tiempo. Saludos, Judith.

RW dijo...

Ok,ok,ok…el ego es lo de menos, quizá se trata simplemente de saber que está ahí (en aquel cromosoma del reptil interno inevitable) y de algún modo domarlo, redirecionar su energía de veneno por conductos de provecho para uno y los otros. Todo mientras rinda la fuerza de la química social en juego, en este laboratorio de la opinión y el consenso (a donde nadie nos forzó a entrar) que es fb.
Tal vez no hay que esperar devolución alguna del reconocimiento y así no sufrir la asimetría, el déficit de correspondencia, las inclinaciones alternas de la balanza, la parte baja de la ola, el recelo por la pulgada ajena, la traición de los espejos. Tal vez basta con dar y dar las gracias sin la obligación sagrada, partidista de hacerlo o de vivir para no fallar al criterio de un criterio de un criterio…
Recordemos lo transitorio que es todo y no sólo el fruto banal de las redes, la frivolidad comenzó mucho antes.
¿Quién no tiene política de edición, qué mecanismo de afirmación sobre la tierra la genera?
¿Cuándo es un abuso la admiración de la obra que cuelgan, cuándo es un abuso callar dicha admiración?
Pulgares en todas direcciones, porque la vida no es el circo romano aunque a veces lo desborde y tampoco una botella para Santa María en la carretera. Porque lo que es arriba es abajo y todos vamos sobre esta pera imperfecta, de acuerdo con su centro, de cabeza.

Ivelisse dijo...

Excelente articulo. Le puse el "pulgarriba" (muy cómico el término). Siempre me he preguntado por qué en FB no hay un"pulgabajo"? Quizás no es políticamente correcto? Al no darnos esta posibilidad , ya FB está censurando nuestra opinión. "O te gusta, o te callas", porque para disentir hay que entonces empezar un debate feisbukiano y normalmente estos debates no son nada civilizados. He visto cada "perretas" en FB! En fin, los sociólogos y sicólogos tienen un campo inmenso de investigación aquí. Somos los cobayos de un laboratorio virtual.