lunes, 2 de enero de 2012

Hazte filántropo

Carlos B. Cintas
¡Ileana Fuentes anda en busca de filántropos! Especie rara en nuestra cultura, casi en vías de extinción. Y no por falta de dinero. Fuentes hace historia:
El ejemplo de Cintas aún vive. Víctor Batista Falla, que hoy reside en Madrid, financió en Nueva York la revista literaria Exilio en los años 60, y desde hace 10 años es el motor de la Editorial Colibrí, dedicada enteramente a la promoción del ensayo cubano. Roberto Goizueta, ex presidente de la Coca-Cola, fue en vida un mecenas y legó una fundación filantrópica que lleva su nombre. La impresionante sede del Cuban Heritage Collection en la biblioteca Richter de la Universidad de Miami le hace honores al apellido Goizueta. Allí también se reconoce a la Familia Bacardí en la sede del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS, por sus siglas en inglés), la bien llamada Casa Bacardí; y a Carlos y Olga Saladrigas, que posibilitaron el aula magna del ICCAS –que lleva su nombre-, emporio de la intelectualidad cubana extramuros. Saladrigas, además, ha inspirado a otros cubanos adinerados a nuclearse en un gran proyecto llamado Cuba Study Group para un tránsito pacífico hacia la democracia y el libre-mercado.
La generosidad no tiene que estar exenta de interés.
Es menester señalar que las donaciones filantrópicas se descuentan de la declaración de impuestos. No estamos ante decisiones totalmente desinteresadas ni tampoco exentas de una saludable vanidad. Se contribuye al bien común que se escoge –un museo, un hospital, una cátedra- o se “contribuye” con los impuestos al bien común obligatorio e impersonal, el Tío Sam.
¿Cuántos artistas, escritores, arquitectos, músicos no se ha beneficiado del legado de la beca Cintas? Ileana nos dice que ese espíritu es digno de emular. Pero la filantropía necesita de un espíritu particular. ¿En qué consiste?

¿Por qué no aparecen más cubano-americanos filántropos?

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Al menos uno de los nombres que menciona Fuentes en el artículo original es una estafa publicitaria sin escrúpulos y es dificil que ella no lo sepa. A lo mejor es que estamos acostumbrados a beber de la teta, desde mucho antes de la revolucion, pero que nos gusta hacernos cuentos para antes de dormir.

A.T. dijo...

Ano, muchos otros mecenas del arte americano tienen historias turbias. Rockefeller, Vanderbilt, Carnegie, etc,. No creo que se trata de moralizar.

Anónimo dijo...

El más oneroso, dispendioso, dadivoso, generoso y canceroso filántropo cubano es Hugo Rafael Chávez Frías; pide a él lo que quieras y te lo concederá, ya sabes cuál es la condición. ¿Puede un filántropo ser también delincuente?. Saludos. Judith G.

NG la banda dijo...

Michael Jackson fue un gran filántropo. La gente no lo sabe. Donó más de 300 millones a distintas causas.

A-pollin-aire dijo...

En serio que me ha sorprendido muchísimo ver quién ha salido en defensa de esta maniobra pseudoartística del Sr. Pérez y quién no ha dicho ni jotapérez entre pincelada y subasta o a la cálida espera de ambas. Ver para creer, que si no fuera por los intereses creados ... y btw, ¿a quién se le ocurre construir un museo de "arte" en pleno mar, esperando con sus perezosas alas abiertos y sus cristales calovales hechos añicos las huracanadas ráfagas de El Niño, La Niña y la Santa Mariarte?

Anónimo dijo...

No se trata de moralizar sino de sacar cuentas y recordar que la misma agua... Los hispanos no somos peores que los americanos sino "distintos", con una manera particularmente molesta de ser tramposos, la de los gringos tiende a ser glamorosa y la otra tiende a dar pena, es hasta menor. Habria que ver cuantas de esas causas que apoyo Michael Jackson llevan su nombre, y que tipo de causas son.

Anónimo dijo...

no hace falta filantropia , lo que hace falta es cultura y que los del billete esten dispuestos de una vez por todas a pagar lo justo por el arte, estan acostumbrados a "porque tengo baro ,merezco todo" , si quieren que esto realmente se ponga serio , entonces que empiecen a pagar bien a sus putas, vayan a hacer misericordia a la iglesia…AT , me sorprende que te apoyes semejante aberracion...

A.T. dijo...

Ano, la filantropía es esencial para la cultura filantropía es amor por la humanidad, y el amor se manifiesta de muchas maneras. "Billete" como le llamas significa -de acuerdo al alemán barbudo- trabajo condensado. Se da lo que se puede dar. Un filántropo no tiene que ser millonario. NPR, causas comunitarias, non-profits, etc, etc. Claro, Ileana habla de alta filantropía, como esto. O acaso no sabes que para hacer cultura hace falta dinero.

Anónimo dijo...

para todo y para nada hace falta dinero, pues la unica cultura posible pensando de esa manera , es la que ya vivimos , "la del dinero", por otro lado, un artista no es " la humanidad" esa entelequia que apesta a Kantianismo;un artista , se tira peos, es aberrado, vicioso, y ambicioso, y lo unico que verdaderamente siente cuando recibe una de esas becas es(aunque se disimule bien) una profunda humillacion...

Anónimo dijo...

para todo y para nada hace falta dinero, pues la unica cultura posible pensando de esa manera , es la que ya vivimos , "la del dinero", por otro lado, un artista no es " la humanidad" esa entelequia que apesta a Kantianismo;un artista , se tira peos, es aberrado, vicioso, y ambicioso, y lo unico que verdaderamente siente cuando recibe una de esas becas es(aunque se disimule bien) una profunda humillacion...

JR dijo...

Una de las cuestiones que más pueden influir en la escasez de filántropos cubanos es la tendencia a politizar toda propuesta vinculada al tema cubano. El castrismo se ha visto favorecido por la filantropía foránea debido a las simpatías de las que goza en los medios liberales e izquierdistas tanto estadounidenses como europeos. Rockefeller, Getty y otras instituciones han ofrecido becas a profesionales del interior de la isla. La Cuba Avant Garde fundada no hace mucho por dos filántropos norteamericanos ha servido de cobertura predominantemente a la actividad de creadores y promotores de la isla. Un conocido chocolatero alemán se encargó de promover el nuevo arte insular de los ochenta y los noventa por museos y galerías de Europa. En Viena hay abierto un Museo de Arte Cubano con asesoramiento del Bellas Artes de La Habana, gracias al mecenazgo del coleccionista Maximilian Reiss. Las curadurías cubanas transitan por España por obra y auspicio de banqueros y empresarios ibéricos.

El problema es la diáspora. Hasta los potenciales filántropos sienten incertidumbre o desconocen la cultura generada extramuros o son prejuiciados por intereses partidistas. Hace unos años, mi amiga Lourdes Abascal (hoy Zayas-Bazán) y yo nos reunimos con Joe García, por aquel entonces uno de los directores de la Fundación Cubano Americana. El objetivo era argumentarle la necesidad de un Museo Cubano-Americano. Se le explicó pormenorizadamente toda la gestión de la cultura castrista en torno a la preservación y presentación de una historia favorable a la ideología totalitaria. Se le fundamentó concienzudamente el por qué crear una institución, al menos, que sirviera de contrapeso. Nos escuchó con cortesía, nos brindó café, se despidió gentilmente y más nunca se habló del asunto.

Quién sabe cuántos filtros políticos tamizaron, por aquel entonces, la caballerosa indiferencia.

Anónimo dijo...

Los comentarios -bienvenidos siempre, aún los viperinos porque ¡Que viva la libertad de expresión y de opinión! - confirman la tesis: No se sabe mucho sobre filantropía, no se sabe distinguir entre mecenas privados (los Oscar Cintas) e intereses políticos personales (Fidel Castro, Hugo Chávez). Los artistas no necesitan filántropos, estrictamente hablando, aunque a través de la historia han tenido mecenas, especialmente la Iglesia Católica -hablando de historias turbias- y toda la aristocracia europea desde hace siglos. Además, los artistas y los creadores necesitan mucho más: comisiones -ya sean privadas o de becas y fellowships - y gente [compradores]dispuesta a pagar con justicia y generosidad -sin regateo explotador- el arduo trabajo de creación -sea una pintura, una fotografía, una escultura, una obra de teatro, una ópera, una biografía, un video o documental, o una película independiente, o un libro... Las instituciones culturales y de servicio social, al igual que las de carácter científico y docente, TODAS necesitan filántropos: las sinfónicas, las compañías de ópera y baile, los museos, las galerías alternativas, las editoriales no-comerciales, las universidades, los centros de investigación, los hospitales. Sin las instituciones y sus mecenas (léase filántropos) no hay preservación histórica, ni calidad de vida. Sí, hace falta más información, y encouragement para el desarrollo de la filantropía, no hay duda. Lo afirmo con la credibilidad de mis 35 años de experiencia en las artes, la academia y el sector non-profit en este país. Y, by the way, Feliz 2012 para toda la familia de Tumiami. Ileana Fuentes

A.T. dijo...

"la del dinero", por otro lado, un artista no es " la humanidad" esa entelequia que apesta a Kantianismo;un artista , se tira peos, es aberrado, vicioso, y ambicioso, y lo unico que verdaderamente siente cuando recibe una de esas becas es(aunque se disimule bien) una profunda humillacion...

Ano, qué fumaste?

Anónimo dijo...

No parece haber fumado nada extraordinario, lo que parece es algo cansado. De verdad alguien todavia piensa que un artista es "algo" especial? porque si es así Einstein tenía razon en que lo unico infinito es el universo y la estupidez humana. Ademas no hay aqui ataques personales, por que calificar alguno de viperino? Lo del arte para contrapesar la propaganda politica de Cuba seria entonces propaganda politica del exilio, donde el arte? por eso debe ser que aqui seguimos en la rapinnera esa de cojar a la "causa" (jaja!) para el relajito personal.

Y eso de que para hacer cultura hace falta dinero es una bromita tan vieja que ya es pesima. Lo de hacer cultura lo inventaron los contemporaneos, que los clasicos se la jinetearon muy bien hasta vendiendole favores a los poderosos (Medicis, Papas?). Por lo menos las cosas estaban claras y no era el gran timo que es hoy.

IváN dijo...

Creo que no se puede confundir filantropía y mecenazgo. Hay mecenas misántropos y filántropos que no son mecenas. En Europa, con la caída de la socialdemocracia, por ejemplo, se viene abajo un modelo público del arte, pero no hay condiciones para sustituirlo (aunque así lo pregonen) por un sistema privado tal como el que ha funcionado (hasta hoy) en Estados Unidos. Los métodos de crowfunding o parecidos son los que van a crecer, y más en épocas de vacas flacas. El Mecenas-Mesías está algo lejos de la mayoría de proyectos culturales.

Anónimo dijo...

Anoche me senté a ver un anuncio del St. Jude Children's Hospital, un hospital en EE.UU. para niños con cáncer, que ofrece tratamiento sin mirar quién puede pagar y quién no. El anuncio era, precisamente, dirigido a posibles contribuyentes, donantes, mecenas, filántropos. Ese dinero privado, donado "por y para el bien común" es lo que hace posible que no importe si hay seguro médico que pague. El crear [arte o soluciones médicas] no es que dependa del dinero...Sobre todo en el campo cultural, se pasan muchas necesidades. ¿De dónde viene ese rechazo hacia el dinero, hacia quien dona para que otros disfruten de cosas inalcanzables y mejoren su calidad de vida? ¿Y qué importa si se hace por vanidad? Parece que venimos del pensamiento de la caridad, de la limosna, donde el que da sabe que el necesitado SIEMPRE será un muerto de hambre que no ostentará ni su fortuna, ni su posición social, ni su poder... El jodío paradigma de la caridad y la limosna. El mundo anglo-protestante es mucho más transparente y pragmático, y se incentiva el espíritu filantrópico por aquello de que DAR demuestra que se tiene suficiente para dar y eso es prueba de que Dios lo ha seleccionado a uno/una para la salvación eterna siempre y cuando se practique la generosidad: "Por vuestras acciones -your deeds- seréis juzgados"... Ileana Fuentes

Anónimo dijo...

Pero no se trata de volver al Mecenas-Mesias, que por algo paso como los modelos politicos. Ese fue nada mas que un ejemplo. Se trata de que el artista piense que tiene que ser un mantenido, que se reconozca como artesano, pero para eso hace falta un poco de humildad, o mejor aun honestidad. Por supuesto que eso es una utopia milenarista, tambien haria falta que Haiti crezca hasta la autosuficiencia politica, que en Miami dejen de defalcar al medicare y que los cubanos dejemos de pensar que somos la cereza en la punta del helado.

Anónimo dijo...

Un medico no es un vanidoso y su bien es concreto y evidentemente necesario, el artista... bueno, con tanto conceptismo abstracto y solipsismo... hummmm

Anónimo dijo...

los debiles no solo deben morir, hay que ayudarles a morir...

Anónimo dijo...

Rosa de la Cruz daba dinero pero se canso de lo mal agradecidos que son los cubanos y mas cuando son artistas o se lo creen demasiado.

Anónimo dijo...

Rosa de la cruz regalaba lo que no es de ella , dinero robado a lo campesinos cubanos

Anónimo dijo...

A qué campesinos, si cuando Rosa de la Cruz compraba arte y daba dinero lo hacia con el dinero de del trabajo de su esposo como representante de la marca Miller. Que se sepa Rosa de la Cruz no tenia nada que ver con los campesinos cubanos ni vive en Cuba.