lunes, 26 de julio de 2010

TU ASTROGLOBO AQUÍ


Dña Edamame Guisant du Petit Pois 

La astrocritiqué de TMB hoy se enfunda la camisola esotérica, la chancleta de palo y el cabo de tabaco para hablar con el más allá y aconsejarles cómo “atraccionar” jevos y jevas pa´cá... 


ARIES: Los arianos no creen ni en su madre, mucho menos en espiritistas y santeros. Ellos dicen que el bembé pa'yemallá se lo pasan por el babalú ayé. Con gente tan descreída y tan chusma no se puede comulgar de forma civilizada, así que no les pongan velitas ni les hagan trabajitos, que no se lo merecen. Más bien escupan su fotografía y luego rocíenla con meaíto caliente. Ya verán, ya verán, cómo disfrutan de los deportes acuáticos. 

TAURO: El toro, con todo su simbolismo de animal machote, estoico y sangriento, es tremendo mariquita. Ve unos trapitos rojos y se fascina con tanto color. La vaquita que lleva dentro se muere de ganas por ponerse la capita. Los Tauros son devotos de Santa Bárbara bendita, maravillosa virgen puta. Eso justifica que sean tan cafres, desagradecidos e inmorales. Por eso, un despojo con ramillete de romerillo espolvoreado de guao y unos cuantos azotes en esas nalgonas vacunas no les vendrían mal. De hecho, eso los motivaría a caer flechados... o por lo menos abanderillados. 

GÉMINIS: Los geminianos chupan, pero no tragan. Y te lo dicen en el contrato que hay que firmar antes de con ellos follar. Claro indicio de que creen, pero lo disimulan. Ah, la magia negra… Yo los he visto poner vasitos de agua en los rincones y ofrecer manzanas podridas en altares varios, pero siempre cuando creen que nadie los está mirando porque admitir que son tan folcloristas derrotaría la ilusoria idea de que son intelectuales de alto alcance. Córtenles un mechón de pelo y embadúrnenlo de semen caliente de negro fogoso y me agradecerán los aullidos antes de que amanezca. 

CÁNCER: La virgen de Regla, alias Yes-mas-allá, protege a los gentiles cancerianos por aquello del motif marino. Dicen que a la virgen le gustaba, en su juventud, irse a la costa a coger cangrejos para metérselos en los calzoncillitos a sus hermanos menores. Medio sadista la neurosanta, que se deleitaba al oír el angustiado grito del revoltillo de huevos. Y así nos han salido sus protegidos, pero con cierto desvío a tendencias masoquistas. Así que pónganles ajonjolíes pegajosos en los púbicos mientras duerman y tiren con ganas al rato, que ni una ladilla rabiosa se compara al goce que experimentarán. 

LEO: Los leoncillos creen y, lo que es más peligroso, practican la fe yoruba con tanta devoción que cualquiera diría que los acaban de bajar del barco de esclavos. Son seres desprestigiados por sus mentiras, aunque se crean privilegiados y protegidos. A escondidas lo mismo fuman tabaco que toman café, que lo hacen de frente o de pie mientras hierven el agua del té. Changó es de ellos y también Obatalá, dicen confiados. Son diestros en la rumba, el toque del cajón de bacalao y, como buenos engañadores, en el chachachá. Para atraerlos sugiero húmedos talcos de opio afghano mezclado con ajo andaluz molido, crema de ácaros de colchón cubiche y flujos de adentro, pero de muuuy adentro. 

VIRGO: Ochún, la patrona virgen de la isla en vilo es Virgo, así que la tarea es remar en bote hasta que lleguen a esas costas más fermosas, o las más fermentadas, que a estas alturas… Si están del lao´acá, inviten a un macho mexicano, un bicho boricua y un niche dominicano para que hagan de los tres pescadores e invítenme a mí en el papel de virgen, que ya tengo listo el manto. Iremos todos en busca del jevón ideal cubano, de cuyo encanto y novedad ya no queda ni polvo. Y hablando de polvos baratos, móntense en el bote y remen y recen hasta que se les aparezca algo entre ola y ola. Y si no se hace ná, el esfuerzo quedaría subtitulado así en la contímpano literatura isleña: la des-nata-acción de la nanaína diaria. 

LIBRA: Los libritoides son hijos del placer que produce creer que existe la belleza y tener que vivir con ambivalencia para lograrla. Y pa' eso cuenten con San Lázaro, rey de los fiesteros, borrachos y pecadores, hoy diríamos craqueros, periqueros y orgíastas. Les gusta mucho perfumarse con colonias baratas y afeitarse entre las nalgas para que no cunda el pánico a la hora de la verdad. Bollitos de frijoles caritas fritos en manteca de puerco rancia les sanará la herida de la hernia estomacal y de paso, les abrirá el apetito sexual por los hors d'œuvre manuales. 

ESCORPIÓN: Los escorpiones se creen que en la carretera hay sólo una vía y por eso venden tanto su alma al cabrón de Satanás, que se aprovecha y los latifundea por sus inclinaciones de andar por vía doble. Son ingenuos o se hacen, ése es el enigma. Berracos escarabajos avasallados por su meaculpa, juran y perjuran. Para curarles el problemilla de la duda entre saya y pantalón, deben ingerir mucha proteína: polvitos de uña y lengua viperina rallada mezclados con el desayuno de jugo de papaya y espinaca a lo popeye; y en el almuerzo bistec de soya a la plancha con huevos bien duros. Ya verán que a la hora de la cena les agradecerán con creces la bien aceitada tortilla de bacalao con chorizo. 

SAGITARIO: Changó los gobierna y San Lázaro los rechaza, ése es el conflicto del arquero... querer ser luz y no tener la electricidad pagada. Se lo pasan de un bembé pa´l otro. Bailan, cantan, ríen y en su casa lloran, gimen y patalean. Si los quieren conquistar, prepárenles un boniato acaramelado rociado de grajo añejado con alfileres de cobre y cocínenlo a la hoguera de humeantes bagasos de cañas. El aroma ahumadito de tanto forro tropical le dará sabor al almidón duro de su montura y así confundirán el paladar del tubér-culo equino. Pa´que aprenda y no se las dé de fino… 

CAPRICORNIO: El niño de Atocha, ese enanito travesti y bien armado, protege a los chivos berrenchinos nacidos bajo el signo de la revelación oscura. Hurgan hasta que encuentran o la gente se cansa y se los da gratis. Y cuando les cantan las cuarenta van y se esconden bajo el manto del niño santo. Ayelé, ayelé, empiezan… así que prepárenles cánticos con fondo de la Aragón, pare cochero, y compren perejil seco, anís estrellado y hagan fricasé de coneja a la Yuca equivocada. Remedio santo pa´tanto guanajo. 

ACUARIO: La mujer en llamas encadenada a sus pecados pechos es el símbolo de este signo magníficamente maldito. Se esfuerzan por salir de la putridez del espíritu sólo para sucumbir en la de la carne. Picadillo sexual criollo a toda hora es lo que añoran. Despojos de faciales de pepino cucumbié en el vientre para apretarle el intestino, tés chinos para diábeticos que les aclare las entrañas, mujercitas dispuestas a cargar con sus maletas repletas de carga emocional y ya, cura eficaz. 

PISCIS: Éstos van por la vida con el halo de la Virgen de las Mercedes, dando y cogiendo vestidos de blanco, con la túnica marina siempre levantada. Claro que algunos padecen de abismales atrasos y llevan de la mano al encapuchado negro. Pero en fin, son gente de acción aunque compulsivos y adictivos. Lo que los salva es que aprecian el buen humor. Para atraerlos no hay nada más eficaz que el rechazo total, salpicado de indiferencia y olvido. Garantizo flechazo inmediato.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

LLEVAS DEMASIADO RECIO A LAS ACUARIOS, PERO TIENES TODA LA RAZON. NOS MORIMOS POR EL PICADILLO!!!! ANAMARIA

Ariel Santos dijo...

Y a los aries!

Anónimo dijo...

caballero que bueno esta esto,esta walteria de mercadeo lleva recio a todo el mundo en fila india pa'que nadie se equivoque

Justo J. Sánchez dijo...

Yo que estaba esperando una disquisición de Paul Virilio, me desvirgué de risa. ¡Gracias Walter!

Anónimo dijo...

Estoy tratando de imaginarme esto: "Bollitos de frijoles caritas fritos en manteca de puerco rancia les sanará la herida". Ay me muero de risa. RI

A.T. dijo...

ESta vez me salvé.