sábado, 10 de abril de 2010

Graciela, la inigualable, ha muerto

Micael Ávalos

Me acabo de enterar de la muerte de Graciela Pérez, ocurrida ayer, 7 de abril, en Nueva York. Como el lector interesado podrá encontrar en otros lugares información al respecto, yo considero oportuno llamar la atención sobre ciertos aspectos que siembran confusión en la biografía de Graciela. Su fecha de nacimiento no me queda clara, la mayoría cita el día 25 de agosto de 1915, pero he leído a otros que dan como fecha de nacimiento el 23 (Giro, por ejemplo). Muchos creen que la Anacaona fue la primera orquesta femenina fundada en Cuba, pero cuando la orquesta hizo su debut en el teatro Payret el 19 de febrero de 1932, ya se conocían la Charanga de Irene Laferté, fundada en 1928 y la Orquesta Ensueño, formada por Guillermina Foyo y sus hermanas en 1930. Asimismo una etapa poco conocida es aquella entre su salida de las Anacaona en el 39 y su llegada a New York en el 43.

Graciela me contó que durante ese tiempo tocaba en la radio con el trío de Nené Allué (1905-1959) que ya para esta época era cuarteto y tenía nada más y nada menos que a Abelardo Barroso como voz prima. Esta debe contarse como una de las grandes pérdidas de la música cubana, comparable casi con la de falta de grabaciones de Pablo Quevedo. Solo nos queda imaginar cómo sonaría el dúo de Graciela con Abelardo. Es también lamentable que Graciela no haya grabado más mientras formaba parte de Machito y sus Afrocubans. Muchas veces quedaba limitada a cantar boleros o algunos sones y Machito llevaba la voz cantante. Su mejor disco para mí sigue siendo Íntimo y Sentimental del cual quiero que escuchen estos temas que se encuentran aquí. Su colaboración con Cándido Camero en el disco Inolvidable sigue siendo ejemplo de su amor por la música cubana y de sus deseos de seguir cantando, incluso cuando ya la voz no le daba más.

Se impone quizá, después de su muerte, una reconsideración cabal de lo que significó Graciela para la música cubana. Su carrera es el símbolo de la relación fluida que ha existido siempre entre la música cubana y la norteamericana. Su fácil pasaje del son al jazz, del jazz al bolero y de éste de vuelta al son, y su presencia en momentos claves de la historia musical cubana y norteamericana como lo son el fenómeno de las orquestas femeninas durante los años 30 en Cuba, la creación del jazz latino en los años 40 en New York, y más tarde en la misma ciudad, el esplendor inicial de la escena salsera en los 60, convierten a Graciela en un símbolo eterno de ese transvase constante de forma y substancia entre una y otra.


7 comentarios:

Anónimo dijo...

Se fue físicamente una gran señora y figura cumbre de la música cubana y, por qué no decirlo, universal. En paz descanse. Saludos.

MI

JR dijo...

El texto de Micael y la voz de Graciela me hicieron navegar, momentáneamente, hasta el litoral habanero. Sin tocar tierra. Disfrutando de la polis utópica. Esa... La Habana de mis mieles adornada por lentejuelas de neón y cenefas espumosas. Cartografía onírica. Muros y balcones con pieles y pubis en retoño. Ciudad vista como un evanescente delirio entre dos cubitos de hielo.

JR dijo...

Descanse en paz todo, Graciela, menos tu voz.

sonora y matancera dijo...

graciela, de las que ya no van quedando, qepd.

JR: quién nos ve en LH, sentados en un balcón rodeados de pubis(es) en retoño... rociados por los rocivahos fantasmagóricos de todos los "idos"... tremenda la especulación por espectacular

Anónimo dijo...

A propósito de Congratulations to Someone me parece oportuno decir que Dinah Washington grabó una versión fabulosa de esta canción, y que me imagino estaba fresca en los oídos de muchos para el momento que Graciela grabó su versión. Esto creo que ilustra estos vasos comunicantes entre el jazz y la música cubana de manera especial. Esta canción fue popularizada en su momento por Louis Armstrong, y como les decía anteriormente luego vuelta a grabar por la Washington, quien a su vez se hizo famosa en los 50 y principios de los 60 con What a difference a day makes! que como Uds. saben es sólo la versión inglesa del original de María Grever, Cuando vuelva a tu lado. Claro que la Grever era mexicana, pero sí fue la compositora favorita de muchos cantantes cubanos, o quien puede olvidar al Bola cantando Alma mía.
Micael Avalos

A.T. dijo...

Está saliendo la poesía... feliciades. Muy buen post y merecido para Graciela de Micael.

Creo que la voz de Graciela tiene otro tonar, otro sabor que le da haberse entrenado desde el jazz band de Machito, por ejemplo, si se le compara con Elena o el saoco mismo de voz, Moraima. Y sinceramente, Graciela está al mismo nivel que estas. Ni más ni menos.

Anónimo dijo...

QUE PENA QUE SE MUERAN LOS BUENOS.