jueves, 11 de febrero de 2010

Mi lugar es el sinlugar, mi señal es la sinseñal

Rosie Inguanzo

Entre los hallazgos en Washington DC está Rumi (جلال الدين محمد رومي Yalal ad-Din Muhammad Rumí, 1207-73), el poeta místico del Islam. Me lo presentó A. en el museo que más me ha gustado de esta ciudad, el Freer Gallery of Art, del Smithsonian. El edificio –o la casa impecablemente, blancamente, exquisitamente neoclásica- es para morirse, y cobija una colección, o varias, que el industrialista y mecenas Charles Lang Freer trajo de sus viajes: empezando por los simbolistas norteamericanos (allí joyas de James Whistler), pasando por una impresionante galería de arte asiático, del lejano oriente, hasta llegar al sótano donde yacen enmarcados textos persas antiguos, manuscritos budistas, cientos de objetos, miniaturas, dibujos hindúes e islámicos, un jarrón del siglo VII -pieza única en EE.UU., donde desde la pictografía islámica que cubre toda su superficie de plata, brota una virgen con el niño, morenitos, sincretizados. En estos tiempos turbios para el mundo árabe, conviene recordar -antes de caer en generalizaciones bochornosas que puedan herir la sensibilidad de un solo árabe que no participa de la barbarie- conviene recordar que fueron los cristianos en su momento quienes mataron, desterraron, despojaron sin piedad a los árabes -y a cualquiera que se rebelara contra el dogma o profesara otro credo. Conviene meditar sobre la historia circular de estas religiones enfrentadas, su poder sangriento, la torpeza teológica de ambas partes, y sobre el peligro de tomar al pie de la letra los textos “sagrados”. Por sólo airear vastas ironías, el apóstol Pablo, o Saulo de Tarso fue asesino de cristianos: mató a Esteban a pedradas, por cristiano. Y es que a veces pierdo las ganas de admirar un templo cualquiera (y adoro templos, cementerios, bibliotecas -comparten la misma atmósfera, el mismo silencio), revuelto el estómago con tanta sangre en nombre de Dios -o Cristo o Alá. En estos tiempos turbios para el Islam, debido a que los extremistas islámicos tienen por moda forrarse en dinamita y estallarse contra la cristiandad y el pensamiento occidental, reconforta reposar estos versos del poeta sufí (rama del Islam):
¿Qué puedo hacer, oh musulmanes? pues no me reconozco a mí mismo.
No soy cristiano, ni judío, ni mago, ni musulmán.
No soy del Este, ni del Oeste, ni de la tierra, ni del mar.
No soy de la mina de la Naturaleza, ni de los cielos giratorios.
No soy de la tierra, ni del agua, ni del aire, ni del fuego.
No soy del empíreo, ni del polvo, ni de la existencia, ni de la entidad.
No soy de India, ni de China, ni de Grecia.
No soy del reino de Irak, ni de Jerusalén.
No soy de este mundo, ni del próximo, ni del Paraíso, ni del Infierno.
No soy de Adán, ni de Eva, ni del Edén, ni de Rizwán.
Mi lugar es el sinlugar, mi señal es la sinseñal.
No tengo cuerpo ni alma, pues pertenezco al alma del Amado.
He desechado la dualidad, he visto que los dos mundos son uno;
Uno busco, Uno conozco, Uno veo, Uno llamo.
Estoy embriagado con la copa del Amor, los dos mundos han desaparecido de mi vida;
no tengo otra cosa que hacer más que el jolgorio y la jarana. [… ]

...o este consejo culinario que compartí (la traducción es mía) con los alumnos (entre ellos una palestina preciosa):

Comiendo poesía

Mis poemas se parecen al pan de Egipto -una noche
te hartas y no puedes comerlo más.

So trágalos ahora, mientras están aún frescos,
antes que el polvo del mundo se pose sobre ellos.

Donde pertenece un poema es aquí, en el calor del pecho;
afuera en el mundo se muere de frío.

Tú has visto al pez -ponlo en tierra firme,
batallaría por unos minutos, hasta quedarse quieto.

Incluso si te comes mis poemas cuando todavía están frescos,
aún tienes que sacar afuera muchas imágenes tuyas.

De hecho, amigo mío, lo que estás comiendo es tu propia imaginación.
No son éstos un puñado de viejos proverbios.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Casi todo, por no decir todo, lo que en el sótano de ese museo descansa, ha sido robado en diferentes épocas. Ese sótano, contiene una importante muestra del botin robado y depositado en el gran almacén del pirata mayor (EEUU).

Anónimo dijo...

Bello y justo.

Anónimo dijo...

¡Bravo Rosie!

Ano. 8:11 AM,

En las arcas oficiales -dejando a un lado las colecciones privadas- de los paises occidentales (Inglaterra y Alemania me vienen a la mente) descansa gran parte del patrimonio cultural del mundo antiguo. Por supuesto que no está bien. Pero, si remediando los errores del pasado, ellos restauran y preservan esas obras, y están disponibles para ser apreciadas, ¿no te parece que es mejor alternativa que verlas desaparecer "a lo talibán" como les pasó a los dos Budas gigantes preislámicos de Bamiyan?

Saludos,

MI

Anónimo dijo...

pero que pirata de que? mas han robado los rusos, los nazis, los chinos, los franceses, los ingleses incluso de los demas europeos. por lo menos aqui se mantienen las cosas, es esos paises de donde se ha "robado" las cosas ni las cuidan. Otra cosa, el Smithsonian lo construyo un "bastardo" ingles de apellido Smithson. La cultura es tambien una moneda que se puede utilizar y muchos "imperios" la han utilizado a su conveniencia. NO es mejor concentrarse en la poesia de Rumi y el echo de que se puede encontrar en algun sitio de este pais? Ya, desgraciadamente en su propio entorno cultural del medio orientes solo entre los Derviches (ilegales en Turquia su tierra natal) se puede ver su poesia. Tampoco hay que hablar de eso, porque la poesia de Rumi trasciende eso, sino, lee donde dice que no es ni cristiano ni musulman etc, etc.

sonora y matancera dijo...

en serio, ANO 811, que si de ladrones culturales se tratara, habría que vaciar todos los museos de España antes de los de EE UU.

RI, lindo tema, bella ilustración, acorde traducción... que los árabes granadinos eran los iluminados --viviendo en armonía con judíos, cristianos y demás-- cuando en el norte de la madre patria, ya se sabe, si se caían comían hierba, linda y verdecita, pero hierba...

JR dijo...

Para aquellos que se dejan absorber por las fuerzas endógenas del planeta. Para aquellos que reducen lo dimensional a lo que ven y palpan y desconocen que lo trascendente no involucra axiomas conocidos. Ni pitagóricos, ni newtonianos. Para los que cuentan en su agenda con solo un mundo y un credo restringido, la clave está ahí, simple y consistente; el lugar es el sinlugar, la señal es la sinseñal. Del otro lado quedaron los dogmas. Todos los iluminados han cubierto su recorrido con ese código ultra.

Ernesto dijo...

RUMI ES EL POETA MAS TRADUCIDO AL INGLES, SEGUN TENGO ENTENDIDO, Y EL SUFISMO, EL CORAZON DEL ISLAM, ES UNA HERMOSA TRADICION DE ENSENANZA PSICOLOGICA-ESPIRITUAL, OJALA LA CONOCIERAMOS MAS.
PRECIOSO POST.
GRACIAS, ROSIE
ERNESTO

Anónimo dijo...

lo disfrute muchisimo Rosie !!!!inge

R.L.R. dijo...

Un post de profundo y trascendente humanismo, RosIn. Gracias.
Nos recuerda el macabro origen del apellido Matamoros y me recuerda al Bush post 9/11 hablando de lanzar una nueva cruzada y un amigo canadiense preguntándose risueño "He doesn't knows we lost the crusades?".

La Mano Poderosa dijo...

Si queiren hablar del robo del patrimonio nacional y mundial, tendran que empezar con nuestra
Isla de Cuba y su gran exportacion y venta de su cultura, arte y pueblo. Eso si son los grandes "Pirates of the Caribbean", le ganaron a Disney.
Ya no se recuerdan los militares y los diplomaticos Sovieticos, ni los Chinos, ni los Iraneses, escogiendo lo que querian de las "tiendas"? Sera que no han visto nuestro producto nacional en venta por España, y otros paises, las grandes y reconocidas jineteras? Solo les falta a los hermanitos y sus complices vender y distribuir DVDs de "Jineteras Gone Wild"!

La Mano Poderosa dijo...

RI,
Gracias por el regalo este en los dias de los enamorados. Cariño,
La Mano

A.B dijo...

Fue unos de los primeros libros de poesía en farsi que recibí -y aclaro el origen persa- porque el amigo que me lo regaló, que es iraní, querìa matizarlas diferencia entre éstos y los árabes, del cuales sólo les une la religión musulmana.

Washington bien merece una visita a la Phillips Collection

Un abrazo por por apostar por la lírica oriental

Amílcar