lunes, 6 de julio de 2009

El Poder, esa debilidad sexual del cubano


Rosie Inguanzo

El "hombre nuevo" se fraguó en el miedo de Virgilio Piñera, la resignación abúlica de Lezama Lima, la retractación de Heberto Padilla, la sospecha epidémica de René Ariza… El hombre nuevo es el espía. Nace para espiar y delatar lo que ve. Ese perfeccionamiento al que se ha llegado. El ejemplar inmejorable del sistema vigilante y vigilado –sistema panóptico operando desde el lente ocular, desde los cerebros (sin tecnología avanzada). El hombre nuevo es un militante que desde que nace lleva en la genética ideológica el germen de la delación (transmisible como un rasgo facial, como un lunar), el afán indiscriminado de inmiscuirse en las vidas ajenas, el olfato cazador de desertores, de quebrados, el aliento de extraerles su privacidad. ¡Qué va a ser! Él mismo se sabe observado, agarrado por los huevos, descubre que se mira a un espejo-vidriera, él ha nacido para esta representación ejemplar. Mirahueco como oficio; echa pa'lante a su madre, dado el caso. No aprendió otra cosa, no sabe intuirla: ah, La Libertad. Ha de ocuparse de las minucias de otros que condenen al observado, repitiendo autómata el discurso que elimina la individualidad en pos del denominador común. Es un delator asignado.

Institucionalizado
Ligado
Cuartado
Estipulado
Matriculado
Militante
Fichado
Con acta
De ahí que la campaña retórica, el circo montado para que EU libere a los espías, sea crucial: el ejemplar del (su)realismo socialista cubano devenido espía en EU -cuando todo un país espía. Al discurso comunal se le hace insoportable la descomposición del símbolo: cinco espías SON los 13 millones de habitantes (salvo menudas excepciones). Esos simples espías aquí, incognoscibles, extraterrestres, sin contexto, aún espían en la cárcel norteamericana porque han nacido para ello; huelen las paredes, olfatean la luna, otro planeta. Las paredes tienen oídos. Hay que representar la abolición de la individualidad en pos de fundirnos con el opresor, con el Poder -ese morbo que es una debilidad sexual.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

De pinga! Rosi perdoname el frances. HLM

JR dijo...

Uácala!!! Coño, por las fotos creo que me metí en el Granma.

enemigorumor dijo...

Todos medio que se parecen a ti JR...

grettel j. singer dijo...

rose, qué fuerte está esto...

Anónimo dijo...

El plomo esta muy caro, mejor usar una buena soga. De esa manera se puede usar para el entierro en el mar, solo un saco de yote y pierdas y se acabo el asunto.

Gua Jiro

La Mano Poderosa dijo...

Bueno, deben de tener los mismos derechos que tuvieron los que fueron derumbados injustamente por los inmorales partidistas, funcionarios del gobierno actual de Cuba, y cuasante del asesino de los inocente humanitarios sobre aguas internacionales. Yo mismo propongo en llevarlos hacialos el mismo sitio que el gobierno cubano derrumbo las avionetas desarmadas y sin ninguna manera de defenderse contra unos migs rusos. Despues, les regalo a cada uno un ancla con una corbata hecha de una buena cadena, para que pueden ver el fondo del cementario de los miles de victimas que han muerto debido al sistema que esos 5 aman tanto. Al final, le pido a Dios, que hable con el diablo, para asegurar que le ponga la ornilla en high para estos 5 hijos del grandisimo susodicho pinguero. Y que los meten en una perpetua caja china.

Feminista dijo...

Rosie: No he tenido mucho tiempo hoy, pero te felicito. Hay algo muy falocéntrico en el chivato cubano.

Anónimo dijo...

Pero recordemos que Lezama se escribe con zeta.

Anónimo dijo...

Claramente, blogolandia es rápida y al paso…tenlo en cuenta y sigue revisando. RI

Anónimo dijo...

Que no agredía. Nada más lejano de mi intención.

R.L.R. dijo...

Feminista si la chivatería fuera esencialmente masculina, estarías discriminando a las heróicas presidentas y responsables de vigilancia de los CDR.

Feminista dijo...

Con toda razón. RLR: Me refería a ese grupito de héroes representativos de nuestro falocentrismo.

Anónimo dijo...

que horror. que realidad esa..
alina brouwer.

RI dijo...

Rafa, el Poder sí es esencialmente masculino. Y no sólo allá, si no en todas partes. Eso es lo tremendista.

El tono del post es de coña, naturalmente; se juega con el género neutro, que en español es…masculino.