sábado, 13 de junio de 2009

Ha muerto el más cubano de los gallegos: el gallego Regueral


Delio Regueral

La última lección es la de morir como se vive y viniendo de él no me extraña la maestría con la que se fue. Empezó a morir en Gijón, España, el 17 de enero del 1924, pareciera que después de llenar sus pulmones por primera vez fue la ultima vez que lloró. Vivir por naturaleza con bajísimo grado de concentración de adrenalina en la sangre, encontró cabida su espíritu aventurero en la guerra civil española. A la corta edad de 12 años tomó partido contra el fascismo franquista. Ostentó con orgullo el penoso título de ser el preso político más joven de la dictadura y condenado a muerte, escapa por la frontera francesa a mediados del 43. Durante la segunda guerra mundial vuelve a involucrarse activamente contra el fascismo (después de un bombardeo alemán es rescatado de entre los muertos). Cinco años más tarde llega a la Habana, casi por casualidad a bordo de un avión con destino a Panamá que se vio obligado por problemas técnicos a hacer un aterrizaje forzoso. Ejerció el periodismo mientras el país navegaba sin rumbo por el caudaloso río de las dictaduras. Sus reportajes arriesgados en la prensa escrita y radial lo llevan a ser el primer periodista “cubano” que publica en la revista LIFE el famoso caso del “onceno cadáver” y desde la clandestinidad toma partido una vez más, esta vez contra Batista. Sube a la sierra y regresa a la Habana con el grado de capitán, al que renuncia una vez que triunfa la revolución. En 1973, atiza las teclas de su Olivetti sin más compromiso que con la justicia para denunciar al mundo otro de los innumerables sucesos del surrealismo de la revolución fidelista, lo que le costó su libertad y en 1982 retorna a la madre patria. Aventurero, escritor, periodista, científico y comprometido únicamente con sus convicciones, se va conciente, sin dolor y feliz el 4 de junio de 2009, a vivir como el mismo titulara su novela, “La Noche Ancha”. Adiós mi viejo.

12 comentarios:

A.T. dijo...

Delio: Tremendo aventurero el viejo. Que en paz descanse.

Anónimo dijo...

Lo lamentamos Delio. RI

Anónimo dijo...

Recibe un sentido pésame de un deconocido. Que descanse en paz.

MI

R.L.R. dijo...

Recibe mis condolencias, Delio.

grettel j. singer dijo...

delio, te dejo un abrazo y un sentido pésame.

JR dijo...

Mi pesar, Delio, por tu pérdida. Él ahora está más feliz que nosotros. No pierdas el trayecto hasta este blog que aquí hay amigos.

Joel Rojas dijo...

Que en paz descanse tu viejo Delio. Un abrazo

La Mano Poderosa dijo...

And the dance continues, as fools sway to the music, with deafened ears and eyes wide shut.

Anónimo dijo...

Nunca llamen a un Asturiano un Gallego!
Respeta a los gloriosos Asturianos. Particularmente a los que han dado su vida por sus convicciones.

Don Pelayo

"Adalante mi escudero, que me caballo pie halla".

Anónimo dijo...

Es cierto, pero en Cuba a todos los españoles les decían gallegos y a todos los árabes, turcos.

Anónimo dijo...

y a todos los judios, polacos

Delio Regueral dijo...

Gracias Alfredo, Rosie, Rafael, Grettel, JR, Joel, La Mano y a todos los anonimos. Inter-abrazos.