sábado, 14 de marzo de 2009

Póster Boy (y el nuevo movimiento)







Póster Boy trae al tapete (nuevamente) las posibilidades liberadoras del graffiti -así como el antidiseño.* Alternativa al camino trillado impuesto por la industria del di$$eño (algo así como $$subprime mortgage del arte). Póster Boy caracteriza un movimiento de esos artistas jovenes hartos del mercado del arte post-capitalista**. Dice el artículo de El País: ...(a Poster Boy) le han salido colaboradores en el mundo del arte callejero de Nueva York, donde hoy ya hay muchos militantes antipublicidad. Y una cosa es darle color a las calles y otra diferente, apuntar al corazón de las empresas que, por ejemplo, empapelan con sus proclamas las cabinas telefónicas. Jordan Seiler, un artista increíblemente veloz en el arte de dar el cambiazo y sustituir esos anuncios por obra propia está organizando junto a Poster Boy un inminente golpe de estado contra las muchas compañías que cuelgan sus carteles ilegalmente en Nueva York.

En otros posts tumiamiblog ha comentado la importancia del grafitti como alternativa a la asfixia mediática del capitalismo tardío (gracias a Juan-Sí por comenzar la discusión).
_________
*Acaso Schiller tenía razón y después de todo el arte puede cambiar la sociedad. **La industria del arte global se ha convertido en una gigantesca feria homogénea que se ha dado en llamar "art-fair art". Consiste en un engranaje de coleccionistas, museos, curadores, escuelas de arte e instituciones académicas, críticos, revistas y por supuesto, ferias. Art Basel Miami Beach es el paradigma.

8 comentarios:

R.L.R. dijo...

Gracias por este post. Uno no es capaz de asumir posturas tan extremas, pero siempre es bueno que exista una avanzada que empuje la cerca un poco más allá. Las piezas callejeras no son todas tan creativas (no es fácil ponerse a conceptualizar huyendo de la fiana en medio de la noche) pero aquí lo verdaderamente genial es la actitud. Esto sí es una cátedra de Arte de Conducta.

Me cuadró la respuesta que dieron a la caricatura anti Obama del NY Post.

Anónimo dijo...

Bolao Triff

Soy feminista dijo...

Muy buen material para estudiantes.

AT. Comparto lo que dice RLR. Pero el asunto es "think out of the box." Hay que ver que los grafiteros hacen lop suyo en situaciones casi delictivas (mucho mejor que muchos artistas vendidos al sistema). Eso sí es arte contemporáneo.

JR dijo...

Es una expresión contracultural que refleja lo exhausto no solo del mercado sino de todo un modus vivendi, así que cuidado, no debe interpretarse como un fenómeno aislado o transitorio. Es desposterización versus consumismo para, definitivamente, dirigirse al replanteamiento ético de fondo. Lo mejor de todo es que debe esperarse que este arte de las calles penetre en los interiores ideológicos de la sociedad y se manifieste como un digger art, crujiendo el argumento de las intervenciones y el comportamiento enardecido. Se entenderá entonces, que aún no proclamándose manifiesto, tampoco transcurre como el retozo bohemio de adolescentes trasnochados.

Anónimo dijo...

Alfre: Me quedo con el arte callejero. Es más auténtico.

El Boli

PS: Cuándo vienen de nuevo por acá? Me quedé si poder verlos.

A.T. dijo...

Boli: gracias por la visita (y que se repita). estoy liado con un montón de cosas. Te mando un emilio y te explico.

Anónimo dijo...

Que lindo~!

Anónimo dijo...

Bueno femi tambien hay grafiteros que logran aislarle la adrenalina y la ilegalidad que define al grafiti, para enclaustrarlo en galerias. Pedro Vizcaino es un buen ejemplo de tal. Un buen grafiti pero sin peligro y sin urgencia.