lunes, 20 de octubre de 2008

Pequeño cartoon artist


Ingeborg Portales

Ele se obsesiona, se pierde en una hoja en blanco. Con trazo ininterrumpido y vertiginoso dibuja silenciosos payasos, mascotas, héroes y fantasmas. Los nombra y los conoce de memoria, aunque cada día sean más. Inventa y colecciona historias como canicas de cristal. Desconfía y las esconde de mí. Me pregunto en qué rincón de su cerebro infantil habrá quedado sitiado el autismo, privándolo del verbo. Sé que no debería hacerlo, invado su mundo. Ele duda resabioso, pero promete que me regalará algunos y cumple. Aquí están.

11 comentarios:

La cafeina dijo...

Como nos perdiamos todos en esos dibujos de la ninez! Como es que no podemos volver a ellos...

Muy lindo Ingeborg.

Rosie Inguanzo dijo...

Tu y tus personitas especiales...carinyos.

Anónimo dijo...

El nino tiene su talento para el dibujo.

La Mano Poderosa dijo...

Lo bello es que denota alegria, algo que muchos perdemos al "crecer".
Gracias Ingeborg, quizas todos poderemos descubrir ese rincon de alegria infantil. Muchos hemos perdido ese duende en la oscuridad de los años a titularnos "adultos".

A.T. dijo...

De ahí la precocidad de las imágenes.

Anónimo dijo...

anonimo y at, exacto, creo q ele es precoz y tiene talento, a pesar de ese autismo, (no verbal). pienso entonces, en todas esas oscuras zonas y asociaciones, talento, genio, enfermedad, locura... y sus fragiles limites.

ipm

Anónimo dijo...

se parecen a los dibujos de consuelo cataneda. consuelo tine su problema claro.

Anónimo dijo...

Dicen que los autistas tienen un lado del cerebro mas desarrollado. No sera otra forma de decir que son geniales?

el autista dijo...

El autismo es una incapacidad relativa al desarrollo mental que típicamente aparece durante los tres primeros años de vida. Es resultado de un trastorno neurológico que afecta el funcionamiento del cerebro, el autismo y sus comportamientos asociados pueden ocurrir en 1 de cada 150 individuos. El autismo es cuatro veces más frecuente en los niños que en las niñas y no conoce las fronteras raciales, étnicas y sociales. El ingreso económico, el modo de vida y los niveles educativos de la familia, no afectan la posibilidad de que estos casos se ocurren.

El autismo impacta al desarrollo normal del cerebro en áreas relacionadas con la interacción social y las habilidades comunicativas. Los niños y adultos con autismo típicamente tienen deficiencias en la comunicación verbal y no verbal, en las interacciones sociales y en las actividades de ocio y juego. Este trastorno les dificulta comunicarse con otros y convertirse en miembros independientes de la comunidad. Pueden exhibir movimientos repetitivos del cuerpo (sacudimiento de la mano o balanceo del cuerpo), respuestas inusuales a la gente o apego a objetos y resistencia a cualquier cambio de rutinas. En algunos casos, muestran agresividad y/o un comportamiento con tendencias a hacerse daño a sí mismos.

Se estima prudencialmente que actualmente cerca de 1,500,000 personas en los Estados Unidos sufren de alguna forma de autismo. Esta tasa de incidencia lo ubica como la tercera incapacidad más común de desarrollo-más común que el Síndrome de Down. Aún así, la mayoría del público, incluso muchos profesionales de las disciplinas médicas, educativas y vocacionales, todavía no se han enterado de cómo el autismo afecta a la gente, y no saben trabajar efectivamente con individuos con autismo.

La realización de un diagnóstico adecuado es difícil para el médico practicante con limitado entrenamiento o exposición al autismo, ya que las características de dicho trastorno varían mucho. Una breve observación en un solo medio ambiente no puede presentar un cuadro verdadero de las habilidades y patrones de comportamiento de un individuo. A primera vista, la persona con autismo pareciera poseer retardo mental, una incapacidad de aprendizaje o problemas de audición. Sin embargo, es importante distinguir el autismo de otras condiciones, ya que un diagnóstico preciso puede proporcionar la base para construir programas apropiados y efectivos de educación y tratamiento.

R.L.R. dijo...

Inge, gracias por compartir esta maravilla. Qué misteriosa la naturaleza y la mente humana. ¿Podrá la ciencia algún día explicar esos secretos circonvolutos?

Adal dijo...

inge, como siempre, te la comistes y esta vez, me pegastes duro en el corazon. gracias a malele, comprendo muy bien al autismo. es un camino que no conocia. caminando con ella y como trabaja y hace cambiar a esos niños, no cientificamente, sino con un amor incansable. al ella estar en el centro de su universo, transforma su energia y la comparte con los niños y lo que sucede es magico. ya la conoceras y veras lo que te digo. acuerdate que nada es casualidad y por algo te escribe. espero que tu amistad con malele sea fructifera para ambas!