viernes, 26 de septiembre de 2008

El desenlace del tira y encoje del exilio parisino de "la Bisté" y compañía



Ramón Alejandro (de su libro inédito Adua la Pedagoga)

Fernand había tomado la precaución de considerar a tiempo la futura inserción social de las nerviosas muchachitas. Y de esta manera fue como "la Ojoeculo", "la Núñez Ynastrilla", "la Bisté", "la Carne Fresca", "la Pavlova", "la Capricho", "la Trompoviva", "la Cuquitranca", "la Cachalote", "la Siemprencoba" y todas las demás cuyos nombretes y nombres olvido, llegaron todas azoradas y muy sofocadas por la precipitada carrera hacia el puerto de su salvación. Se encontraron con una genuína recepción oficial de la mariconería parisina compuesta por los cundangos más importantes dentro del mundo de la farándula y del espectáculo. Que las acogieron con el mayor beneplácito y las albergaron y las protegieron con el ejemplar espíritu internacionalista de la poderosa Cofradía del Sagrado Bulto y La Divina Tranca (que es la masonería, o sociedad secreta, más extendida y bien organizada que haya existido jamás en el mundo). Porque los mismísimos poderosos partidos comunistas de esa época no les llegaban a las chancletas en el ejercicio de esa práctica revolucionaria. Varios fueron los matrimonios que comenzaron su idílico devenir esa misma noche. Recuerdo principalmente que "la Carne Fresca" se casó con Thierry Le Luron, el celebérrimo cómico de la televisión. Y que esa pareja duró muchísimos años. Y que muertos de risa fueron muy felices y se comieron muchísimas perdices. Hasta que los virus malhadados que aquellos monos verdes incubaran un día en las misteriosas selvas africanas las separaron a las dos, y a cada una de ellas por su propia cuenta. Allí en el dintel de esa puerta de cuerno y de marfil que nadie nunca ha podido pasar agarrado de la mano con nadie. Néstor trató de interesar a este grupo de bailarines, para alrededor de este suceso novelesco, articular el libreto de su film. Pero se dio rápidamente cuenta de que las muchachitas no estaban para ninguna agitación política. Y lo único que les podía interesar en su desenfrenada lucha individualista por abrirse nuevos caminos fuera de Cuba, era la perspectiva de poder empatarse con algún barito bobo por su participación en el proyecto. Y como a Néstor no se le daba con mucha facilidad eso de repartir baritos, que éstos fueran vivitos o bobitos, así como así, pues le viraron la cara. No por nada en particular, sino porque cada una de ellas había cogido ya por su propio camino, y que ya ni se acordaban de Jibacoa, de la playa de Bacuranao, ni de la madre que las parió. Y se tuvo que dirigir a otros flagelantes para su procesión y su drama. Severo estaba loquito porque lo interrogaran por aquello de salir en la foto, fuera la que fuera. A pesar de que François Baahl no le permitía emitir la más mínima queja ni crítica en contra de la Revolución Cubana, porque en aquellos años ellos hacían parte de la constelación Tel Quel. Y que por aquellos tiempos todos esos intelectuales parisinos eran muy de izquierdas, y hasta maoístas, según ellos. Y se tomaban muy en serio esa maraña mental que andaban tejiendo en su intrincada indromuria entre todos ellos. Pero Severo quería salir en "algo" por aquello de la "publicidad" y todo ese brete, porque siempre le encantó el paripé y la cosa. Adua le reprochaba de que con el pretexto de que su hermana trabajaba en la Televisión Cubana ella no podía criticar al proceso revolucionario. Porque sabía que en realidad ese chantaje y supuesta amenaza de que su hermana fuera a perder su puesto de trabajo era un embeleco infundioso. Para que en su realidad cotidiana, y persiguiendo su ingenua ambición profesional, pudiera seguirle la corriente y embarajarle la jugada a La Momia que estaba de parte de la Revolución en aquellos días. Todos sabíamos muy bien que era su pareja dizque maoísta, aunque solapadamente era tremenda millonaria que se hacía pasar por intelectual. Y que era esa misma Momia quien con su sanacada pretenciosa, la mantenía tan calladita. Adua, que bien la conocía, esta vez tenía la firme intención de hacérselo pagar bien caro. Y tan sólo para vejarla y burlarse de ella la hizo declamar en varias tandas de filmación algunos vagos discursitos. Porque entre la presión de François Baahl y lo poco que Severo hubiera jamás sufrido de la represión contra los homosexuales en Cuba, resultaba que verdaderamente no tuviera gran cosa que decir, y mucho menos que denunciar. Y era tan poco lo que tenía que decir sobre el tema que terminó por hablar, si mal no me acuerdo, de los muebles estilo Imperio firmados por un prestigioso ebanista del siglo XVIII en el cual Severo estaba sentado. Con alguna que otra insipidez de ese mismo paño y jaez. Yo, aparte de haber servido de enlace entre "la Bisté" y Fernand, en aras de mi vieja amistad con Paquito Serio, no me sentía para nada implicado en el asunto y me negué a entrar en ese jueguito de relaciones de fuerza, tira y encoje, tiquismiquis y paripé.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Es para morirse de la risa.

Anónimo dijo...

Triff "mas" lleva tilde, siempre que es de cantidad.
El gramatico

A.T. dijo...

Gracias. No lo revisé en detalle.

Soy feminista dijo...

La historia no tiene desperdicio. Gracias.

Anónimo dijo...

CHISMES VANY CHISMES VIENEN. PERO QUE RICO ENTERARSE.

Anónimo dijo...

Daína y Wendy se parecen (posando), aunque la primera se conserve mejor, tenga mirada real y sea, como se sabe, el futuro del mundo.

Pancho Villa

Anónimo dijo...

Vi una foto de ramon alejandro con aretes y coño...como me recuerda a mi abuela.
Cubiche.

Anónimo dijo...

Cubiche,
Coño, respeta mas a tu abuela.
Lo que si, en esa foto de Ramon se le volaron las cotoras.

Anónimo dijo...

Las cotorras,los flamencos,los cisnes,las aves del paraiso,etc,etc,etc,etc....

machetico dijo...

Gracias por el aviso. Huiré con toda la fuerza de mis patas de esa "visión", ese coco que debe meter miedo. Una nota tan útil como los partes que nos advierten de los huracanes. Ni me acerco por Calzada y K.

Anónimo dijo...

parece que a machetico no le gusta la pintura de Calzada, pero la de él a quien le gusta?

A.T. dijo...

Dejen al machetico tranquilo. Ya se fumaron las pipas.

Anónimo dijo...

De la paz? Cuales pipas?
SLR.

Anónimo dijo...

Muy lindo y simbolica la foto de esas dos cubanas de las dos orillas unidas en Paris por la amistad y la literatura. Ojala muchos siguieran el ejemplo. Seguramente de seguirlo tendrian mucho mas exito y vivirian en paz. Esa paz es la de la pipa a la que refiere AT

Anónimo dijo...

En este blog hay paz y amistad,de vez en cuando algun que otro encontronazo pero de eso se trata,de discutir sanamente los puntos de vista. Este no es un blog pugilistico ni tampoco belicoso como ese de las FARC que comanda Tiroflojo.
SLR.