sábado, 15 de marzo de 2008

Manhatta



Tumiamiblog

In 1920, el pintor Charles Sheeler y el fotógrafo Paul Strand colaboraron en Manhatta, posiblemente el primer film avant-garde americano. Basada en el poema homónimo de Walt Whitman (1860), la película de 11 minutos es precursora de otros más conocidos, como Berlin Symphony de Walter Ruttmann's (1927), e incluso la famosa Man with the Movie Camera de Vertov (1929). Se trata de un día en la vida de la ciudad de New York, filmada durante varios meses en el área del bajo Manhattan. Con tomas oblicuas y angulares Sheeler/Strand nos ofrecen una visión cubofuturista del capitalismo fordista. Manhatta debutó en 1921 como New York la magnífica. Un año más tarde fue exhibida en Paris como La Fumée de New York (la última parada de la gira fue en Londres). El film desapareció misteriosamente hasta principio de los años 50, hallada por un estudiante en los archivos del British Film Institute. Manhatta es como un tableau vivant que le canta a los roaring 20’s, la América pujante los Demuth, Hopper y el propio Sheeler; post-cubismo industrial fordista, optimista, de industrialismo aún joven y pujante. Algún crítico reciente de peso la ha llamado “el primer film postmodernista”. Lo cierto es que la película es una joya. Enjoy!

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días a todo el culto pandillón. Lléguense a ver una crónica machetera sobre la exposición del Conde Mateo en Farside Gallery (esta noche) en Penúltimos días. Gracias y saludos a todos.
mache

Anónimo dijo...

Perdón, gracias también por traer a Sheeler, junto con Demuth y Hopper, basamento importante de mucha estética y pintura cubana. Sumo a Homer. Saludos again e buona latte a tutti.
mach

Soy feminista dijo...

No creas que esperaba una sorpresa hoy sábado. Y viene muy bien comparar la ciudad de hoy con aquella. Todos hemos siempre soñado con un New York disntinto. La diferencia que noto es que a diferencia de Miami, en que cada cultura funda un nuevo Miami, en New York uno siepre habla en pasado. La ciudad tiene ya más de 200 años.
Gracias por el film.

Daína Chaviano dijo...

Impressive! Ciertas tomas me recuerdan la estética impresionista de Metrópolis y Aelita. Me gusta el fondo musical que le han puesto. Esa especie de minimalismo tecno le viene muy bien, aunque no soy muy fan de lo tecno. La combinación de esa música con ciertas tomas remite un poco al ya clásico Koyaanisqatsi.

JR dijo...

Es magnífica. Y me uno al criterio de Daína, la banda sonora ayuda a ese aire vanguardista; si se pulsa Mute entoces asistimos a otra película. Pero, indudablemente, es emblemática de la cristalización de la sociedad industrial, o lo que Zygmunt Bauman llamaría el tiempo sólido de la modernidad.

Anónimo dijo...

La belle epoque.

Son de la loma

el cabron dijo...

Tienes razon. En ese mundo de nuestros abuelos habia una fe sana y mucho optimismo. Whitman es uno de mis poetas favoritos.

boniato dijo...

que bonita la cuidad........cuanta mecanizacion cuanta maquina cuanta vida.................

wikipedo dijo...

Mannahatta
by Walt Whitman
(1819-1892)

I was asking for something specific and perfect for my city,
Whereupon lo! upsprang the aboriginal name.
Now I see what there is in a name, a word, liquid, sane, unruly,
musical, self-sufficient,
I see that the word of my city is that word from of old,
Because I see that word nested in nests of water-bays, superb,
Rich, hemm'd thick all around with sailships and steamships, an
island sixteen miles long, solid-founded,
Numberless crowded streets, high growths of iron, slender, strong,
light, splendidly uprising toward clear skies,
Tides swift and ample, well-loved by me, toward sundown,
The flowing sea-currents, the little islands, larger adjoining
islands, the heights, the villas,
The countless masts, the white shore-steamers, the lighters, the
ferry-boats, the black sea-steamers well-model'd,
The down-town streets, the jobbers' houses of business, the houses
of business of the ship-merchants and money-brokers, the
river-streets,
Immigrants arriving, fifteen or twenty thousand in a week,
The carts hauling goods, the manly race of drivers of horses, the
brown-faced sailors,
The summer air, the bright sun shining, and the sailing clouds aloft,
The winter snows, the sleigh-bells, the broken ice in the river,
passing along up or down with the flood-tide or ebb-tide,
The mechanics of the city, the masters, well-form'd,
beautiful-faced, looking you straight in the eyes,
Trottoirs throng'd, vehicles, Broadway, the women, the shops and shows,
A million people--manners free and superb--open voices--hospitality--
the most courageous and friendly young men,
City of hurried and sparkling waters! city of spires and masts!
City nested in bays! my city!

dolphinviajero dijo...

New York es New York en cualquier tiempo, porque entre su monumentalidad urbana se han condensado las utopías del ciudadano global.