sábado, 25 de noviembre de 2006

Todos llevamos un Varela adentro


Alfredo Triff

Después del humo gris de la noticia y los titulares del periódico ¿qué queda del incidente de ayer en el Nuevo Herald? El melodrama, el pesar por una decisión fallida, la pérdida de un talento. También el hecho puede verse desde su alcance simbólico. José Varela (el célebre caricaturista, quien es también karateca), vestido de camuflaje, cuchillo en mano y portando ametralladora (no importa que fuera de juguete, tenía un láser intimidante). ¿Locura? Quizá (hoy en día todos estamos un poco locos y el loco se auto-inmola). O la locura puede conllevar a otro escenario: Te vas al techo del Herald y amenazas con tirarte (dices lo mismo y puede que hasta sea más efectivo). No, aquí hay otro procedimiento, una producción teatral que se aviene a la metáfora perenne de quienes somos los cubanos: El tremendismo. Detrás de “la toma de la oficina” de Castelló está la carga al machete, Chivás y el tiro en la ingle, el 10 de marzo, “patria o muerte venceremos” y también Radio Mambí, la brigada 2506 y el exilio combatiente. Todos llevamos un caricaturista y un karateca. Pero somos más dados a coartar el arte por el golpe fulminante con la diestra. ¡Ah! La fuerza, la barricada, la autoinmolación por lo justo. ¿Y el civilismo? ¿Y aquello de sentarte y conversar? No que va, la sociedad no sirve, hay una conspiración en ciernes por los cuatro puntos cardinales. Somos especialistas en darnos cranque, en “quítate tú pa’ ponerme yo” que es la génesis del golpe de estado. Nuestra paciencia es efímera, finísima... siempre en juego. Que se sepa: Somos una isla con el mundo en contra nuestra.

21 comentarios:

el antilope del oceano subterraneo dijo...

¿Sentarnos a conversar? ¿Con quien? Con el poder no existe el dialogo, el poder es férreo e implacable, demasiado bien armado de dañinas demagogias y diplomáticas reprimendas. ¡Radical! La censura es el más cruel acto de violencia y en la esfera de los medios de comunicación masiva, debería ser sancionado severamente con privación de libertad y no tomado a la ligera. La censura como asesino invisible engendra violencia corpórea, cruzadas, disidencias, ocupaciones, revoluciones y guerras. Entiendo a José Varela, estoy de su parte, lo considero un hombre de mucho valor y que por desgracia encarna en un espacio y tiempo donde la heroicidad de la raza parece extinta. ¿Un loco? Mas locos son los que lo tientan.

La Mano Poderosa dijo...

Atlantis se hundio, quizas nunca existio. Otro acto surrealista, otra vida tragica de un cubano en el destierro. Como en el acuerdo de paz, en el 1898, entre los EEUU y España, los mambises cubanos fueron excluidos de las negociaciones en su propio pais. Lo mismo va a ocurrir al abrirse las relaciones entre la Cuba de hoy, y los EEUU. Hay que silenciar al exilio, y las voces dentro de la Isla, presos pero libres. Paranoia? Quizas, pero merecida, cuando se considera los 47 años de injusticia y matanzas. Los cuentos de los sobrevivientes de campos de concentracion eran surreal tambien, no? Pero, si Hitler se hubiera quedado vivo y en control por medio siglo, hubiera el mundo reaccionado o afirmar, la existencia de esos campos y el genocidio de tantos, no solo los hebreos? Si, aunque se comprueba que hay espias Castristas entre nosotros, derrumbe de avionetas civiles sobre aguas internacionales por ese sistema, profesores universitarios que actuan como agentes para destruir la oposicion contra un regimen totalitario, y los cubanos de exito, fuera de su pais, en una democracia, que han logrado el "American Dream", son calicifados por Caligula como la "mafia miamense", cuando ellos si lo son, desde Eusebio Leal hasta Raulina,! Nuestra recompense es burla, resentemiento y envidia, desde los otros latino americanos, con el apoyo nacional de los anglo sajones, y la prensa nacional. El prototipo cubano es "Scarface", y nuestra frase mas conocida no es "libertad" es "say hello to my little friend"! Limbo, purgatorio, paranoia, no es el destierro? Como lo paso Felix Varela, Jose Marti, y millones de Cubanos, ese es nuestro legado, por ejercer la libertad, y ser utilizados por ambos lados de la orilla. No hay locura mas bella, que la que dice la verdad!

Alex NY dijo...

Lamento mucho lo de Varela, pero no es con tu arenga, Antilope, que el asunto se resuelve. No le eches lena al fuego que te quemas.

La Mano Poderosa dijo...

Antilope, estas, "right on the money'!
Pablo Alfonso renuncio, porque nunca el herald publico una disculpa, como habia sido condicion de su regreso. Cancio donde esta? Tom Fiedler, pidio disculpas por haber usado la raza de perro equivocadamente, como dijo el, "en vez de chihuahas, debia haber dicho boston terriers". Al fin seguimos siendo perros en su perspectiva y opinion, y este es el editor principal? Lo triste es que hemos perdido algo tan valioso como la libertad de expresion, en ambos lados de la orilla. Muchos han perdido LA DIGNIDAD! Anuncio, pa' todos! Mi proximo projecto monumental sera titulado "NUESTRA DIGNIDAD"! Ya lo tengo hecho para colocarlo en los jardines esculturales en Miami por Biscayne Park. Como sera, se preguntan? Bueno, se compone de un pedestal eclectico barroco, estilo Louis "26", enchapado con oro del moro, con una escultura mas alta que la minerva "La Republica" dentro del Capitolio en Cuba. Solo con una diferencia, sera invisible. No existe nada mas que el viento que pasara sobre el pedestal vacio. Es nuestro legado, un monumento a la dignidad cubana, la nada.
Hay muy pocos que les queda la dignidad y son considerados comemierdas multifaceticos, o unos tontos locos!

El Buti dijo...

Sin pelo en la lengua.

el gordiflon dijo...

Una cancion de Leo Maslia que dice:

La censura no existe mi amor
La censura no existe mi...
La censura no existe...
La censura no...
La censura...
La...
...

Inkieta dijo...

Valium would have helped that day.

jr dijo...

Opino que lo que plantea Triff gravita hacia el núcleo del problema. En el mapa genético del cubano está registrada esa relación disfuncional con el poder. ¿Por qué somos así? Esa interrogante es la que estarán procesando los actuales submarinistas de la sociología criolla. Sinceramente, me apena hasta extremos sensibles lo que ha ocurrido con Varela, porque no sólo se trata del talento apreciado, sino de su noble condición humana, pero tal como plantea Alfredo, en el suceso lamentable conmociona la carga alegórica del radicalismo como vocación. Varela por unas horas protagonizó su gesta insurreccional con toma de poder inclusive y dando a conocer su pliego de demandas. Lo esperanzador - y también con matiz simbólico-del acontecimiento es que el caricaturista fue reflexionando y se reajustó a la gravedad de la circunstancia para asumir las opción más sensata. Ese último comportamiento del caricaturista es el que debemos tomar más en cuenta. Ojalá cada cubano asumiéramos o nos adelántaramos a esa culminante porción rectificadora de Varela. Lo realmente preocupante es más aberrado todavía, e intricadamente corregible, y es esa bestezuela humana que a René Ariza se le antojaba habitando en el interior de cada coterráneo. Una condición paranoide, peligrosamente imitativa, capaz de poner al mundo al borde del cataclismo como en aquella angustiosa jornada de octubre de 1962. El ejercicio contaminado de dicho protagonismo social es la secuela de un metabolismo nacional largamente enfermo. De lo cual nos inmunizará, en el tiempo, el propio dolor de las vulnerabilidades o pereceremos. O quien sabe si aparezca con el avance vertiginoso de la ciencia un milagroso e infalible remedio biogenético que nos ayude a despojarnos de nuestras demencias existenciales. Logro que pudiera ser el argumento para el primer Premio Nobel de un cubano. Y, a la vez, sería un buen pretexto para alguna ingeniosa caricatura de Varela.

EL ICONOCLASTA dijo...

Este performance solo fue extemporaneo, pero efectivo.El dia 2 de diciembre hubiera sido mas significativo para opacar el desfile que planean en La Habana.Las llamadas telefonicas que realizo Varela no hablan de ninguna locura, hablan de humillacion acumulada y de impotencia real.Todos sabemos que este poder es mas sutil y duradero que la tirania cubana porque es un sistema impersonal con "movimiento rectilineo uniforme".
Que haya predominado el karateca y no el artista es un hermoso simbolo de esta epoca. Es algo asi como una pequeña maqueta para ilustrar la eficacia del valor personal.Nos dice que los suicidas son el arma mas poderosa de estos tiempos.El efecto causado por uno de estos hombres deja un rumor que no se apaga como una onda expansiva.Es la mejor caricatura que haya hecho Varela en su vida.Fue tragico, ridiculo,valiente y mostro el desequilibrio de los que se cansan de tanto esperar.

La Mano Poderosa dijo...

Icono, de acuerdo...
Jr, la respuesta es que pereceremos, no venceremos. Vencer la nada es igual que perecer.

jr dijo...

Te doy toda la razón, Icono, el happening de Varela es caricaturesco al lado de las bombitas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, las duchitas rusas de napalm en Afganistán, las orgías sangrientas de los soldaditos cubanos en las aldeas angolanas, los atentaditos fundamentalistas a las Torres Gemelas, el boomcito latinoamericano de desapariciones y torturas, las matanzas en plazas públicas por los chinitos comunistas, etc, etc, etc... Varela es, sin dudas, un kamikaze inocuo. Llámame, Icono. Ayer Amilcar y yo te andábamos localizando para darnos unos buchecitos en lo de Daína en Hoy como Ayer, pero no encontré tu teléfono. Fuimos por lo de La Isla de los Amores Infinitos, pero lo realmente descargoso fueron los boleros infinitos.

Coteron dijo...

Queridos aseres, será que todos estamos locos o es la era de las eternas disidencias, de inconformidades insípidas, dolores archivados en la contraconciencia que cargamos amen de carruseles infinitos. No les parece absurdo aplaudir el suicido, homenajear las heroicas hazañas del absurdo o simplemente alentar la estupidez. Será que ustedes acaban de descubrir que la democracia es sólo un recurso falaz, utópico y personal que se acomoda a lo circunstancial. A quien se juzga, al artista, de quien se burlan, del karateca. Me parece ridículo dedicar palabras a una suerte de mala película de acción contada a lo “monty payton “ .

El Chamo dijo...

Quiero anadir que el capitulo de Varela no me sorprende en lo mas minimo. Se viene gestando hace mucho en nuestra falta de capacidad politica y cuando digo politica me refiero a la capacidad para el compromiso politico que es de donde salen en definitiva las cosas buenas. Para nosotros los latinos siempre se trata de una cuestion de vida o muerte.

Boniatillo dijo...

bueno amigos no nos cabe duda que lo que hizo VARELA fue un acto de locura...
para que justificarlo.
se le fue el patin, intimido a unos cuantos, creo mas inestabilidad para los que estan alli trabajando, se desgracio.
eso no es lo mejor que puede hacer con la democracia un cubano digno. eso es lo que hace un hombre deseperado con un patin de sobra. ..creo boniatillo. el pobre hombre porque talento de sobra.

Boniatillo dijo...

uyuyui! eso es lo mejor que puede hacer con la democracia un cubano digno?
quiese ponerlo asi...entre signos de interrogacion.

mailmo dijo...

Detrás del evidente resumen de influencias que abarcan desde Rambo y los súper héroes hasta Mishima y la tradición samurai pasado por el tamiz cubano, late un grito de soledad y frustración, del aislamiento, de la desesperación personal y colectiva que padecemos en las sociedades contemporáneas. Es mucho más complejo que el susodicho tremendismo que nos caracteriza como pueblo y es eso también. Varela es un reflejo de la enajenación temporal a la que cualquiera puede descender, ¿acaso no lo es transformarse en bomba para alcanzar el Cielo o beber KoolAid mezclado con cianuro para llegar a otro Paraíso? Es reflejo de incomunicación que prevalece en todas las latitudes. Si nos diéramos más tiempo los unos a los otros, si los amigos nos escucháramos, si las familias se comunicaran, si no criáramos a los hijos varones diciéndoles que expresar emociones equivale a debilidad de carácter, posiblemente Varela no hubiera terminado parapetado en la oficina de Castelló armado con un rifle de juguete y vestido con lo que constantemente presentan como uno de los uniformes de la fuerza. En un acto que inspira profunda conmiseración y un recordatorio de lo esencial que es escucharnos.

Baron Rojo dijo...

Sí, es cierto. Esto es algo así como una especie de Mishima a lo Mikimbín. Pero es que los cubanos no son japoneses. De todos modos, incluso Mishima montó todo aquello impulsado por dos razones que no tenían necesariamente que ver con su coartada política (aquello de la pérdida de la gran tradición del Japón). Una era sentimental y otra literaria: pensaba que ya no le darían el Nóbel porque ya lo tenía otro japonés. Lo mejor que podría pasar es que declararan locura temporal y pudiera salir sin otro cargo. Ojalá.

A.T. dijo...

En otras palabras, nuestra version tropical del Gotterdamerung es a nivel de frita cubana, papitas y un batido de chocolate.

La Mano Poderosa dijo...

Bacalao en la Bahia de Miami!

PepitoMv dijo...

Con todo el respeto por la obra de Varela, me parece que su gesto sólo sirve para reafirmar los peores estereotipos que envuelven la relación agónica entre cubanidad y política. Me es muy revelador que el periódico on-line haya hecho una cobertura en primera plana y minuto a minuto de los hechos, mientras silenció el gesto gallardo y sí muy político y acorde a las reglas de Pablo Alfonso. Prefieren proyectar esta otra imagen de los cubanos, siempre a punto de ladrar y morder, acalorados y reactivos. Otra cosa que me he preguntado muchas veces desde que comenzó la crisis de los periodistas en el Nuevo Herald es Por qué una comunidad tan afluente nunca se preocupó por crear su propio medio noticioso totalmente cubano (en cuanto a financiamiento), conformándose con este sucedáneo del periódico americano. Esta dejadez o entrega tiene su correlato en la de haber descansado en el embargo como principal herramienta para lograr el cambio del (y castigo al) gobierno cubano, sin reparar en que estaba delegando esa misión al gobierno americano.

Baron Rojo dijo...

Alfredo: El sabor del batido es discutible. Todo lo demás, imprescindible.