martes, 13 de enero de 2015

¿Es viable el islamismo dentro del Islam?


alfRrEdo tRiFf

Desde la desgracia "Carlie Hebdo" en París se ha discutido si existe una propensidad intrínseca del Islam a la violencia. Avanzamos que no.

La religión es un neutro (cómo usar un martillo, para clavar puntas o matar). La discusión de que se trata: cultural, social o política --de la religión-- equivale a grupos humanos maniobrando un neutro.

El Islam no es más violento que el cristianismo. Las cruzadas no se originaron en el Levante. El fratricidio entre cristianos que asaltó a Europa por más de cien años, desde la reforma hasta fines de la contrarreforma emerge de contradicciones inmanentes al cristianismo. La matanza de musulmanes en Srebrenica es un acto nacionalista fascista. ¿No tiene un matiz religioso?

El islamismo (el eje radical religioso del Islam) rompe con la globalización y la tradición política occidental. Para el Islam, la modernidad representa décadas de proyectos políticos fallidos.*

La llamada secularización siempre estuvo en función de regímenes autocráticos. Tomemos tres ejemplos: Egipto, Irak y Siria. Cada cada caso demuestra el fracaso del modelo (socialista) Baaz que consiste en un tímido arreglo secular para darle forma a la vida diaria desde el nacionalismo. En Egipto, mediante políticas represivas de persecución de Los hermanos musulmanes. En Siria, como escudo represivo de la minoría alauíta en el poder sobre la mayoría suní. En Irak, como política de expansionismo territorial y la opresión brutal de la mayoría chía.

El resultado es que el islamismo emerge con más fuerza dentro de la desigualdad y la explotación de la constante autocrática en el Medio Oriente: la única oposición política a ese modelo seudo-secular y fallido.

El problema "islámico" (obra en 4 actos)

1. El conflicto palestino-israelí.
2. El experimento teocrático dentro del Islam en el siglo XXI.
3.  Yihadismo y talibanización desde 9-11.
4. La guerra de Irak y el el fratricidio suní/chía.

1. El diferendo palestino/israelí implica directamente a EEUU. La política israelí de asentamientos y fragmentación de los territorios palestinos causan la primera y segunda intifada. El neutro religioso es usado tanto por el sionismo dentro de Israel como por Hamás. El diferendo es la gasolina del islamismo.

2. El Medio Oriente comprende un collage de naciones que emergen del colonialismo europeo en la segunda mitad del siglo XX. El Medio Oriente sigue siendo un conglomerado pre-moderno. La agenda "Islam es la solución" de Los hermanos musulmanes presenta un modelo de gobierno desde la teocracia al modelo Bazz. La popularidad de Los hermanos no puede ponerse en duda. Su estrategia es construir desde abajo, una red de distribución de seguridad social como arma de reclutamiento y movilización. Es la misma técnica usada por Hamás en Palestina.        

3. El yihadismo en el siglo XX es la radicalización de la vía teocrática, es decir: "Islam es religión y es estado". De ahí la declaración de Bin Laden justo después de 9-11:
Quienes intentan ocultar la verdad evidente de que se trata de una guerra de religión engañan a la nación islámica.**
El nuevo yihad de Al-Qaeda que proviene de una lucha de liberación durante la guerra de Afganistán con la URSS persigue la "talibanización" de la sociedad.***

4. La guerra en Irak altera el balance suní/chía anterior. Se reconoce como un "error" de política internacional (y de geopolítica para EEUU) alterar el balance asimétrico de fuerzas sunì/chía existentes en la sociedad irakí desde mitad del siglo XX. Los suníes ahora pasan al clandestinaje, y se suman al yihad de Al-Qaeda dirigida por Abu Muzab Al-Zarqawi. Aquí aparece el embrión del Estado Islámico. Pero Irán se convierte en potencia indiscutible (aclaremos: el islamismo de Irán es una excepción de la regla). ****

Sin embargo, la  mayor crisis de identidad del Medio Oriente hoy es la guerra fratricida entre el eje Al-Qaeda/ISIS y el poder chía/alauita representado por el actual gobierno de Irak y el fracasado gobierno de Bashar Assad.

Tal parece que el islamismo radical es el nuevo capital del siglo XXI. Sin embargo, la fuerza que alimenta al islamismo radical se consume rápidamente.

(En un próximo post trataremos la crisis que supone el auge del "islamismo" dentro de Islam).
_________________
Aclaremos que dentro de la tradición occidental, la política es un juego pluralista y de oposiciones. **Libération del 5 de noviembre de 2001, pág. 8. *** La talibanización tiene un origen en la ideología wahabí (de ahí la cercanía con Al-Qaeda). Los hermanos musulmanes entonces aparecen como una fuerza más moderada que esta última. ****La prueba es la gestión actual del presidente Hassan Rohuani, que ha logrado contener los extremistas ortodoxos y acaparar fuerzas moderadas dentro de su coalición.