jueves, 17 de abril de 2014

Muere Gabriel García Márquez: El Nobel que más daño ha hecho a Cuba


Rosie Inguanzo

Lo conocí en La Habana en 1993, en el Teatro Hubert de Blanck durante el estreno de El público, de Federico García Lorca, dirigido por Carlos Díaz, y un mágnifico equipo del que poco tiempo después varios actores saldrían al exilio.

¿Qué es digno de vergüenza ajena? Que un Nobel de Literatura, hispanoamericano por demás, haya sido amigo íntimo y gran admirador de Fidel Castro hasta el final. ¿Qué le dice al mundo libre? ¿Qué imagen de Cuba se proyecta al mundo occidental a partir de su apoyo al sistema cubano? 

¿Que fundó la Escuela Internacional de Cine y Televisión en San Antonio de los Baños? ¿Qué intercedió por la libertad de ciertos presos políticos?
Me consta de primera mano que sabía del estado represivo y del Grupo de los 75. Hace pocos años, en casa de Pedrito Portal, el poeta Raúl Rivero me dijo que el Gabo personalmente había gestionado su libertad y salida de la isla. Pero, ¿hemos de agradecerle la diligencia?

Es obvio que no estaba ciego a la realidad cubana sino perfectamente enterado de la represión en Cuba. Luego ¿no se avergonzaba García Márquez de los presos políticos de Castro, su amigo íntimo? ¿Por qué no lo denunciaba internacionalmente como debería hacer cualquier persona decente, periodista de profesión? ¿Acaso quería limpiar su nombre con gestos por debajo de la mesa y de paso aliviar su empercudida conciencia? No me interesa desentrañarlo, preveo una psiquis corrompida.

Soy profesora de literatura y lo enseño, como debe ser, reglamentariamente, por su singularidad, pero no porque me parezca un escritor excelso; pienso que escribió como el hombre que fue: mucha formalidad y poca sustancia (a menos que se entienda por sustancia una militancia ciega de un ojo). Infantilerías las del sobrestimado Macondo; prefiero Comala, La Mancha, el Sur de Borges—al que se llega en un tren que nos deja en tierra de nadie, si acaso en el pasado. Ni por asomo está en mi lista de escritores favoritos. Y no le voy a desear que descanse en paz —soy agnóstica, mas creo que lo bueno está en la vida.

9 comentarios:

Alexshhh dijo...

Powerful stuff here. 100 Years of Solitude was one of the first books I read which really put me on the track to studying literature, which I'm doing now seven years later. Always so difficult when you find you have to separate the artist from the (wo)man. I don't remember reading any Marquez in your class, but assume you taught him in Literature, wish I'd have taken it --

Miguel Iturralde dijo...

Muy sincera tu opinión. Sin duda que GGM fue grande, y apoyando lo expresado por tu ex-alumno, es extremadamente difícil separar al artista del ser humano, por lo tanto, solamente queda pensar en cómo él bregó con su conciencia. Me parece haber leído hace muchos años que el personaje central de "El otoño del patriarca" tiene mucho de su dictador favorito. Saludos.

sonora y matancera dijo...

eso, vale, pero sí, rubia, que descanse en paz porque sus huesos ya van cansados de tanto joder, a tanta puta triste como a tanto cubano triste como tú y como el resto de nos, los cuba.

pero de que escribió de una manera novel que le valió un nobel, no se debe negar. que fuera algo bueno o malo, en sí o que gustara o no, que según los que sacan cuentas, es lo que cuenta. de que esa imagen de amor fufú con el tiranosauro fifonauta no nos ayudó y nos hizo daño, a nivel de imagen, vale, pero y... ¿nos ayudamos nosotros, en serio? ¿hemos sabido crear una verdadera imagen que valga la pena... no sé, defender? ay, pues eso, que descanse en paz y que sus cenizas floten sobre la cabeza fifoide y lo asfixien a tal punto que le causen una crisis respiratorias de esas que, ya, se acabó el querer.

judith ghashghaei dijo...

No sabemos si Gabo estaba amenazado de muerte, o su familia y le obligaban a actuar de cierta manera. No lo digo para justificarlo, peeeero parece curioso y raro que Cortazar primero suscribió el documento a favor de Padilla; luego se arrepintió de ello y escribió “La Noche de los Chacales” y por si las moscas se fue a Paris…Saludith

RI dijo...

Lean esto, Congreso de la Lengua 2007, da risa; por Antonio Muñoz Molina: "Esta mañana, en el Congreso de la Lengua, la canonización, la apoteosis, el embalsamamiento en vida de García Márquez. Un hombre, visto de cerca, bastante ajeno a todo, aunque complacido de la pompa. Una borrasca, un tifón de discursos, un huracán tropical de palabras, de multitudes aplaudiendo y poniéndose en pie. Parecía un congreso de un partido comunista del Este de Europa en los años sesenta o setenta, del Partido Comunista rumano, para ser más precisos. Se ve que las personas necesitan eminencias, procónsules, genios a los que adorar. García Márquez es el modelo napoleónico del escritor latinoamericano; el que domina por sí solo la literatura y casi la vida pública de un país entero: Neruda, Asturias, Carpentier, Paz, Jorge Amado. Yo creo que en quien se reconoce de verdad García Márquez es en Fidel Castro. Fidel, como dice tanta gente. Gabo, Fidel, todos amigos. Le atraen los dictadores en declive: el de El otoño del patriarca, que es una profecía extraordinaria de la vejez de Castro, Bolívar en El general en su laberinto."

SLaurentina dijo...

Señora Inguanzo, con todo el respeto que usted merece, le pregunto algo, ¿usted es realmente escéptica? A veces, afirmamos algo y de inmediato nos contradecimos con alguna oración. Es eso. Gracias por su atención.

SLaurentina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
judith ghashghaei dijo...

RI a propósito de lo que dices al final de tu comentario, alguna vez leí o escuché que para Gabo, el comandante era una pieza antropológica que le servía de inspiración para observar y luego escribir las novelas sobre dictadores, tenía el privilegio de estar cerca a Fidel y estudiarlo detenidamente para mostrarlo en todas sus facetas. mientras tanto disfrutaba sus hallazgos comiendo y bebiendo bien, gozando.

atRifF dijo...

Un comentario de U-lises: Si una cosa se puede decir de el es que fue fiel a sus convicciones: Vivio su vida en una inercia total (como todas sus novelas, incluyendo "100 anos (perdon), an~os de soledad", En otras palabras, participo de la mente de carnaval existente en nuestros pueblos. Solamente que el siempre se arrimaba al que llevaba la batuta. (perdonen la falta de acentos y la n~)
Otro comentario simpatico en el blog de Mun~oz Molina: El nobel que mas dan~o ha hecho a Cuba es Al Gore, que mientras era vicepresidente no elimino el bloqueo. (perdonen los acentos y la n~)