jueves, 8 de diciembre de 2011

Y[oyito] generation: el naufragio moral


 

Jesús Rosado

¿Por qué Y(oyito)? Bueno, es que el juguetón diminutivo que da nombre a la conocida fonda de Hialeah, la ciudad estadounidense de mayor densidad poblacional venida de Cuba y donde se congrega habitualmente el comensal criollo, se asocia a uno de los sucesos más sangrientos en la historia del condado, en el que el protagonista fatal fue precisamente un cubano. El acontecimiento, por su condición de masacre, se convirtió ante los medios y la opinión pública en la expresión extrema de un proceder oscuro que parece caracterizar a ciertas facciones de las últimas oleadas migratorias provenientes de la isla.

En el caso de Yoyito Cafe, el horror se origina en el ímpetu machista y la práctica de la violencia doméstica, un fenómeno exacerbado tras el arrasamiento del remanente ético en el paisaje bajo el castrismo. Quien sigue la prensa en Miami, lo sabe. Uno tras otro, como cuentas de un rosario diabólico, periódicos y noticieros nos desgranan el último hecho brutal ocurrido en la escena cubano-miamense. Un anciano que descarga la pistola sobre su compañera sexagenaria. Un duelo mortal entre dos Yarini sagüeseros por una “hembra”. O, más burdo aún, una contienda a tiros para conquistarse el derecho al parqueo junto a un edificio en la Pequeña Habana.

Pero la cosa no se limita en el drama a domicilio. Se desborda a proyecciones públicas de amplio alcance, enrojeciendo aún más la crónica, compitiendo con la noticia del narcotráfico mexicano o el bajofondo de Centroamérica. Efectivamente, junto al cubanazo de visita que se involucra en un confuso incidente de pedofilia, los titulares pregonan la captura de redes de fraude al Medicare, donde pululan los Reynier y las Yamilé de manera tan profusa que hay analistas que vinculan el lucrativo delito en la Florida con la tutela de los servicios de inteligencia de La Habana.

O qué me dicen, por ejemplo, del caso de Yanny Águila, el cubanito de 24 años llegado a Miami hace poco más de un lustro, quien al paso de tiempo se convirtió en promotor de la venta de armas a una organización terrorista del Medio Oriente. O cuéntenme del sacrificio ilegal de caballos para comercializar la carne, negocio manejado por cubiches que tiene su centro de operaciones en las fincas de Ockeechobee. O recordemos lo sucedido no hace mucho con el sonado caso de treces estafas hipotecarias donde estuvieron implicadas Yaneislys Acosta, Yurima Espinosa y otro puñado de timadores cubanos.

Ahora, hace apenas dos días fue arrestada Kenia Quiala Bosque, acusada de intentar vender su crío de ocho meses por la cifra de $7000. Dios nos coja confesados ¿Cuándo habíamos presenciado semejante desmadre cubano? A una mamá en nuestra tierra querida, siempre se le ha erigido un obelisco en la memoria, tributando la entrega y el sacrificio. ¿Qué frenesí es éste? ¿Depauperación moral que perfila al homo castrensis tras décadas de sojuzgamiento? ¿Neurosis cultivada sobre la formación disfuncional de un inmigrante traumatizado desde la procedencia con sus consecuentes fallas de adaptación? ¿O serán los efectos de la actual crisis económica en los grupos advenedizos? Tal vez, es todo junto.

La diferencia entre este antisocial de nuevo tipo engendrado por el castrismo, que viene saltando orillas en las dos últimas décadas, con la de los delincuentes cavernícolas que Castro infiltró en el éxodo del Mariel estriba en que aquellos fueron extraídos de la cárceles donde cumplían condenas por los crímenes cometidos. Estos de ahora no. Estos son entes pre-delictivos, algunos incluso hasta con instrucción por encima de la media, pero aspirando a ser carne de presidio desde la misma calle. En Cuba, vivían como normalmente sobrevive gran parte de la población en la isla: inventando, sustrayendo, empobreciéndose espiritualmente, acosados por las miserias y las bajas pasiones humanas, intoxicándose de marginalidad. Hasta que el modo de vida aberrante los convirtió en psicópatas encapsulados. Protohistoria del desdichado chupi-chupi. Acá, pierden la perspectiva de que viven en un estado de derecho, quebrantando leyes que propician y velan por la convivencia.

Me cuenta un colega que recientemente el Board de Educación aplicó una encuesta en escuelas de Hialeah. Las respuestas entre cierto segmento aún cercano a la actualidad cubana fueron tremendas. El holiday preferido era el 26 de julio. La queja fundamental era la falta de dinero para salir en las noches y divertirse. La mayor aspiración era el retorno a Cuba. No crean que es fácil ir tecleando estas circunstancias. Más difícil aún, es discernir cómo abordar socialmente un problema que impacta negativamente a una comunidad nutrida por exiliados laboriosos. Pero no podemos darle la espalda, hay que desnudarlo al ojo público y afrontarlo en su real dimensión. La matanza de Yoyito es la amarga alegoría de una generación torcida. Un conjunto humano pendiente del salvavidas, cuyas actuaciones desviadas son sombras sobre nuestro presente y que urgen de corrección civilizada para que no nos oscurezca el futuro.

23 comentarios:

Anónimo dijo...

Se espera que los inmigrantes sean buenos ciudadanos y, sobre todo, eficientísimos trabajadores, peeeero… en Cuba, aquí en USA y en todas partes los gobernantes, banqueros, religiosos, docentes, entrenadores deportivos, etc. son delincuentes. Quizás la presente descomposición social no tenga que ver con una nacionalidad en particular o un grupo de inmigrantes que llegó antes o después; posiblemente tiene que ver con que estamos ahogándonos en este fétido océano de la felicidad y no sabemos ¡Oh Jesús! a qué o a quiénes aferrarnos para no hundirnos y salvarnos. Gracias de todas formas por llamar la atención sobre este tema, vale la pena para informarse y reflexionar. Saludos, Judith G.

Anónimo dijo...

Esto me recuerda a Paraiso la pelicula de Leon Ichaso

Lazaro Gonzalez dijo...

otros cubanos tambien emigrados desde el castrismo hacia otros destinos tienen otro comportamiento.

Anónimo dijo...

curioso: y esa degradacion no ha penetrado los circulos del arte local?

Anónimo dijo...

¿Qué nivel de pensamiento nihilista -o cínico- puede darnos la frase "en todas partes los gobernantes, banqueros, religiosos, docentes, entrenadores deportivos, etc son delincuentes..."? ¿Qué significa eso de "fétido océano de la felicidad"? Comentario de Anónimo aparte, JR: Has escrito un escalofriante artículo que llega muy profundo y que pone al relieve el hecho de que cualquier emigrante que arriba a cualquier sociedad, cuando trae conductas sociales deformes -que no por resultar de la deformidad mayor que es el sistema, son menos destructivas- llega a socavar la paz social y el equilibrio establecidos en la sociedad anfitriona. Hablar de estos temas nos hace vulnerables a que se nos acuse de anti-inmigrantes, y en el caso cubano en particular, anti-cubanos. Pero no es así. Hay que reconocer que de un o una individuo delincuente hay 100,000 (por decir una cifra) personas decentes y trabajadoras. No obstante, me sospecho que si existe algún estudio sobre la criminalidad y la delincuencia de los últimos 10 o 15 años en el sur de la Florida, y especialmente en Miami y en Hialeah, , su contenido nos daría una radiografía del hombre (y mujer) nuevo que ha parido esa deshumanizante revolución en cincuenta años de atropellar -física, moral y espiritualmente- a todo un pueblo. De eso es de lo que trata este doloroso texto tuyo: señalar que la deformación que se escenifica aquí viene de un ensayo general y diario allá. Te felicito, Jesús, por el análisis, y entiendo la iracunda desesperanza en el proceso de teclearlo. Ileana

Miguel Iturralde dijo...

Buen artículo con una perspectiva muy ínteresante desde nuestro punto de vista kubishe.

Pero también coincido con lo que expresa Judith G. JR, lo que describes es también lo ya habitual aquí en Puerto Rico, la Isla del Encanto (Espanto para muchos): el narcotráfico, el robo de cuello multicolor, el abuso contra las mujeres y los menores, la violencia generalizada. En síntesis, el desmoronamiento total de la vida civil. Ya logramos desbancar a México en las estadísticas de asesinatos -ellos con 18 por cada 100,000 habitantes y nosotros con 26/100,000.

Vivimos tiempos donde el alcance de la felicidad está predicado totalmente en lo material, en tener "cosas", y mientras más, mejor. Disfruta y diviértete y no mires pal' láo.

Saludos,

MI

Anónimo dijo...

El que escribio este articulo es un imbecil al que todo lo malo que hacen los cubanos es culpa de Fidel. Es la mentalidad del exilio de los 60 que considera al que llego del 80 pa'lante como basura. Pero se olvidan que ese mismo exilio de los 60 tuvo que convivir con los Ventura, los Carratala y un monton mas de asesinos y gangsters que tuvieron que ir echando cuando llego el gangster mayor a La Habana. Ese mismo exilio de los 60 invento el trafico de drogas por lanchas rapidas, y convirtio a Miami en la republica bananera que es hoy. De que moralidad hablan? Mas personas ha habido y habra siempre, como tambien los hay buenos de todas las generaciones. No se puede predicar moral en calzoncillos

Anónimo dijo...

No hay dudas de que la degradación moral de los cubanos sólo se diferencia de la general por el acento, y que tuvo su génesis en las generaciones anteriores. Simplemente aquellas aguas trajeron estos lodos, pero me parece que no se trata de señalarse los unos a los otros sino de ver la desagradable realidad en que estamos inmersos. Sin embargo, y acordándome de la famosa "teoría de la ventana rota" vuelvo a hacerme la misma pregunta: y esa degradacion no ha penetrado los circulos del arte local? la pelea de los artistas cubanos porque se les reconozca como intelectuales y de los periodistas por ser poetas y de los poetas por ser periodistas no reproduce la misma dinámica? y la soberbia de quien se alza sobre el fango para mirar como el marmol blanco a los demas que estan sucios, no es la misma porqueria?

Anónimo dijo...

eso sin contar los politiqueros cubanos corruptos de Miami

Garrincha dijo...

problema de muchos, consuelo de bobos.
jesús tuvo la puntería de señalar un tema incómodo del que no se habla con seriedad por chovinismo o por ignorancia (valga la redundancia).
resaltar otras delincuencias a otros niveles o en otras geografías no hace otra cosa que ningunear inconcientemente el post de jesús, o peor, el tema.
tanto cubaneo (cubanismo negativo, que le dicen) hay que señalarlo, y no irse por las ramas.
la tribu cubiche tiene ejemplares que dejan mucho que desear y no se les critica como se debe.
no importa si también hay finlandeses y paraguayos desfalcando el medicare por poner un ejemplo.

Miguel Iturralde dijo...

Garrincha,

Precisamente la parte del escrito que más me llamó la atención fue la mención de la encuesta administrada por la Junta de Educación. Presumiendo que las respuestas sobre el feriado favorito -26 de julio- y que la aspiración máxima es la de regresar al terruño representan una tendencia general y no casos aislados, entonces hay un problema gravísimo con los nuevos exiliados. Son muchísimas las interrogantes que surgen respecto a cómo se ven a sí mismo estos hermanos y sus posibilidades de "asimilarse" de modo positivo a la nueva sociedad que los acoge.

¿Son los nuevos emigrados cubanos motivados primordialmente por presiones económicas, al igual que dominicanos, salvadoreños, etc., y no por la falta de libertad en todos los sentidos? ¿Se puede razonar que personas desarrolladas en un ambiente en el que todo se vale para sobrevivir (resolver), continúen dicha conducta en otro lugar al encontrar en éste circunstancias permisibles?

¿Y qué con los caciques políticos tradicionales y los problemas de corrupción en la policía de Miami? ¿ahí también están las Yanielys y los Yohandrys? Es muy amplio y complejo el dilema.

Deseo relatar algo que guarda cierto paralelismo. En septiembre pasado pasé tres semanas con mi esposa cuidando a un familiar muy cercano que sufrió un accidente de gravedad en la ciudad de Santa Fe, NM. Durante esa estadía noté la demarcación que establecen, no ya los hispanos autóctonos del estado, sino los inmigrantes mexicanos de décadas con los "últimos que han llegado", los pandilleros y narcotraficantes responsables por los crímenes en esa ciudad.

Repito, mirando desde otra perspectiva, opino que estamos ante una cuestión de enormes proporciones que trasciende fronteras y sistemas políticos. No somos mejores ni peores.

Saludos,

MI

Anónimo dijo...

tu te imaginas si no pasara cosas asi , que aburrimiento en el miami este?

sonora y matancera dijo...

uds. los tumayambaneros se están buscando tremendo acto de repudio de las grosomasas cubiches ... 1ero la RI despreciando las masitas de puerco fritas y ahora el JotaeRre manchando el renacer publicitario de Yoyito´s Cafe, donde el arroz con pollo viene ensopao en sangre...

qué pero qué desagradable, pero alguien tiene que hacerlo, por dio... basta ya de pasárnosla apuntando pa´los "indios", pa´los "negros", pa´los "demócratas" y seguir viviendo sin mirar el interior oscuro de la burbja blanca que es Mayami sin-castrostrofe...

y me voy a preparar para el arrebato del Triff, que vendrá a cerrar el ciclo sobre este tema, emepzando a tomar diazepanes desde hoy, vaya...

Anónimo dijo...

Querida Ileana el fétido océano de la felicidad hace rato es un tsunami. Mira lo que el “ni-hilista” (Ojo: rehúso a re-usa-r el término “cínico”) presidente declaró en Osawatomie, Kansas hace una semana:
“Con mucha frecuencia vemos que las empresas de Wall Street violan las leyes básicas dirigidas a prevenir el fraude financiero. Esto se debe a que el castigo es demasiado insignificante y aún más, a que no hay ninguna sanción para los casos repetitivos. Ya es hora de frenarlo”. A mí se me hace que ya es tarde para recoger la rebosada caca, estos delincuentes de Wall Street hace tiempo tendrían que estar en la cárcel juntos con los personajes que tan apasionadamente Jesús nos describe en su crónica, pero eso no va a pasar nunca: estos gánsteres corporativos son dueños del oscuro y multimillonario negocio carcelario y del mundo. ¡Ay! pero hoy es viernes, mejor me preparo una carbonara gluten free con vinito sin alcohol y me pongo al día con mi telenovela: Amor en tiempos revueltos, buenísima. Feliz fin de semana. Judith G.

Garrincha dijo...

estimado miguel:
el que piense que emigra por razones puramente económicas es porque duerme mejor por la noche con ese consuelo, o porque no ve la conexión.
no importa si el que está en el poder es un faraón, mussolini, un ayatollah o un dictador.
cuando alguien emigra por frijoles significa que quien le manichea los frijoles lo está dejando fuera.
si los gobiernos dominicanos, salvadoreños, mexicanos, venezolanos y colombianos hicieran mejor las cosas, no habría gente huyendo de la falta de oportunidades.
pero es curioso como hay gente que tiene cero conciencia política. ¡cero!
no ve los nexos o prefiere ignorarlos.
los yanielis y los yohandrys no participan del caciquismo, el descaro y la pachanga política de miami simplemente porque no llevan el tiempo suficiente, porque no han aprendido bastante y la mayoría no quiere integrarse socialmente.
asumen que miami es cuba con barbeque.
cuando los hijos de ellos nazcan aquí, se eduquen y decidan qué camino tomar, veremos a alguna yakusaidis optando por un puesto de concejal en la ciudad.
mientras tanto, esa parte "metecabeza" de la emigración en general (del país que vengan) optará por otros niveles de fraude (medicare, tarjetas de crédito) sin meterse en política.
y le darán un mal nombre al resto de los cubanos que vienen a romperse el pecho trabajando y a integrarse a este país.
alguien tenía que nombrar a ese segmento del exilio que da pena, y jesús lo hizo.

Anónimo dijo...

Señor Rosado: Continúe haciendo curadurías que le va a ir (no mejor) pero menos malo que lo que ha publicado en este artículo de tan pésima calidad literaria.
Además es Ud. una vergüenza para la comunidad cubana donde quiera que se encuentre. Siga como le digo con el arte que le irá (menos mal). Además veo que el color "rosado" a Ud. le viene muy bien.

mantilla dijo...

Por culpa de unos cuantos¿habra que cargar con la cabrona palabra escoria?

bolleur dijo...

Estos cubañangos regatoneros de dientes de oro y camiseticas apretadas, mezclilla spándex y licras celulíticas que ya inundan Miami (y el mundo, que se diga, por no recaer el golpe solo en Hialeah), no son peores que los cheos batistianos con bigotico de los 60, ni que los soldaditos de plomo que se entrenaban en los Everglades en los 70, ni que los criminales con tatuajes del Ché de los 80, ni que los balseros alumnos del fraude de los 90, ni que los gusanos rojos y económicos del 2000.

Y a todos ellos los recibían con los brazos abiertos otros grupos de cubanos evolucinado o en vías de: las familias cubanas destrozadas de los 60, las trabajadoras de los hoteles de la playa; las trabajadoras en factoría de los 70; las de clase media casi ya profesional(2 televisores, 2 carros, 4 trabajos) de los 80; las de trabajadores de factoría, las de clase media y las profesionales de los 90 y además de las de congresistas casi caudillos, senadores casi presidentes, negociantes casi ladrones, artistas casi estrellas, traficantes de droga casi políticos, alcaldes casi nada por selo todo del siglo 21.

Nosotros y ellos... la evolución cubana, porque la R se quedó dormida en los laureles de la inercia nuestra, de todos. No somos nadie, compay.

JR dijo...

Gracias por todas las opiniones, incluyendo las adversas y ofensivas. Sé que el tema es hiriente para la sensibilidad cubana y que puede generar repudios, pero lo que es innegable es su autenticidad. No estoy al margen que vivimos en una época de crisis global de valores, mas yo soy miembro de una etnia por ADN y formación cultural y trato de comprender cómo afecta esa precariedad moral el legado de mi tribu.

JR dijo...

Perdón, olvidé algo importante. La mayoría de la comunidad cubana en el exterior ha demostrado ser constructiva y próspera, todo el que quiera abordar esas virtudes está invitado a escribir en Tumiami. Ahora eso sí, les aseguro que los autoelogios no resolverán nuestras carencias éticas.

Anónimo dijo...

¡ Impecablemente razonado, abarcador y sentido cierre/conclusión!.
.JR muchas gracias
¡ Qué tengas una creativa y productiva semana!.
Judith G.

Anónimo dijo...

Y qué gónadas me importa a mí, si los hunos o los otros saquean Roma...todos los que justifican el mal propio con la paja en el ojo del vecino se contenta cómodamente con la masturbación mental de que se puede vivir feliz con tamaña viga encabillada en la cavidad o-cular...me parece estar viviendo en la ínsula barataria donde Ancho de Panza nos violaba el intelecto con aquello de que no estabamos tan mal cuando los había peores, es decir, compararse siempre con lo peor y no con lo mejor para seguir con el fango hasta la nariz, subidos y sumidos en la materia escatológica...en fin, sigan pensando que el chicarrón es carne y, lo peor, que esto es un buen modelo a repetir en un Cuba sin Gastro Pus...¡Dios se apiade de nosotros!

Anónimo dijo...

JR, eres un ideologo, esa es tu carga,tu cruz...