martes, 18 de enero de 2011

La importancia de llamarse blog

Ernesto González

Una canción de Marta Valdés, compositora cubana imprescindible, asegura que “el mundo está al revés, resulta que me quieres”. El inesperado descubrimiento de una certitud imposible, marca de manera tan definitiva a la autora, que no duda en proclamar que el mundo TIENE que estar de patas para arriba. Las cosas no son como aparentan. ¿O no será que están cambiando siempre y nos dejan detrás?

No sé cómo Marta ve las cosas en estos momentos, pero estoy seguro de que no es partidaria de los manuales amorosos ni de los show to que pretenden enseñarnos hasta cómo darle vueltas a un destornillador. Para Marta, diría, el misterio develado que le desgajó esta canción es una especie de motor de vida, un cambio permanente, una sorpresa tras otra: buenas, malas y regulares. O imposibles pero ciertas.

Tampoco sé si mi admirada Marta tiene un blog. Me imagino que de abrir uno, sería con esa premisa de sentirse siempre descubridora, abierta a la posibilidad de que el mundo podría estar al revés, al menos a veces. Quizás invitaría a otros intérpretes o a músicos a escribir una nota (musical o existencial), y cuyas sensibilidades hacia los sonidos reflejarían una más enriquecida apreciación de la realidad. O invitaría a cineastas, que sumarían su capacidad de aunar imagen y sonido al acto poderoso de sentir la realidad en muchas direcciones y en muchos planos, para comprender la volatilidad de todo. O quizás hasta invitaría a un niño estudiante de canto a decir lo que le significa cantar.

Esta manera de construir un blog, a través del reflejo de visiones diversas aunque sea sobre un solo tema, parece la forma más útil y estimulante de disponer de una voz en la internet. Una voz que sería la suma de varias y que ostentaría una envidiable coloratura. La otra forma de “bloguear”, individualmente, funcionaría mejor de no existir esa insaciable hambre de novedad que nos han inculcado los medios de comunicación.

El análisis de esta hambre programada, que no real, paradójicamente, sí desbordaría las posibilidades de “bloguear” en solitario por un largo período. Sin embargo, hay escasos acólitos de estos análisis, son pocos los sobrevivientes al NOVEDICIDIO generalizado. Porque, en realidad, hablando en plata, ¿la mente de quién puede elaborar ideas interesantes, o quizás legibles, diariamente?, ¿cómo puede nadie colmar (calmar) nuestro INSACIABLE NOVEDICIDIO?

¿No será que nos están re-re-reciclando constantemente hasta volvernos consumidores consumidos por una sola novedad con nombres diversos? Si abriéramos, por ejemplo, un blog para contar las idas-y-venidas de Lindsay Lohan su rehabilitación/caída/prisión/rehabilitación/caída/prisión... ¿A cuántos otros famosos (deportistas, músicos, artistas o desconocidos boliteros) podríamos inclu en el mismo patrón de pecado y redención? ¿Y si agregáramos, al final de ese patrón el renacimiento personal en Jesús, como testimonia un ex-presidente, no podríamos en la práctica asegurar que TODAS LAS CELEBS (y hasta los boliteros) cabrían en él? La forma de tratar el tema cubano, por ciertos blogueros, es un buen ejemplo de NOVEDICICIO simplón, (con imaginación y buen gusto hasta un NOVEDICIDIO puede ser paladeable) y denota una ignorancia extrema.

¿Cómo pueden estar tan seguros de lo que dicen si no pisan suelo cubano desde hace cuarenta años? ¿O es que el día de ayer es igual al de hoy? Preguntémosle a la voluble Lindsay. Ella diría algo así como sí pero no. Esa manera rígida de ver la realidad a través de la historia personal, es una de las peores características del ego, que no puede desprenderse de la cápsula que ha creado para evitar contacto con la realidad-cambio. El ego no quiere cambios de ningún tipo, los detesta, porque eso implica desprenderse de su seguridad falsa, prefiere arrastrar el pasado y construir el mismo futuro psicológico, fijo, seco.

El ego carga con el odio sin saber que no toca lo odiado sino que se enajena a sí mismo. Y embargo, la realidad se mueve, lo deseemos o no. Y nos deja atrás. Y están aquellos que aunque no tengan ningún blog, son capaces de aceptar que el mundo puede volverse al revés algunas veces y darnos incontables sorpresas, buenas regulares y males, y con ello dinamismo, cambio, y por supuesto, mucha vida.

Por favor, si alguien conoce a la imprescindible Marta, exhórtenla a empezar un blog ahora mismo.

5 comentarios:

Ciego pero veo dijo...

Un post necesario Ernesto. Ciertamente el novedicidio hace olas. Gracias a espacios como este que es como pellizcarse para saber que no estamos en un reality show.

Anónimo dijo...

spookie!

Anónimo dijo...

That's reality right there for you. You can only delete so many records from the same IP address. Spookie

RI dijo...

"El ego no quiere cambios de ningún tipo, los detesta, porque eso implica desprenderse de su seguridad falsa, prefiere arrastrar el pasado y construir el mismo futuro psicológico, fijo, seco." Te secundo Ernesto, a nuestro ego hemos de llevarlo a la tintorerIa.

A.T. dijo...

Ernesto: Me agrada que veas eso en Marta, la música de Marta. En otro mundo paralelo, esa gran bolerista debe tener un blog. Por cierto, el mundo está al revés.