domingo, 28 de febrero de 2010

¿Cómo lidiar con la naturaleza?, o cada Chile tiene su Nazca

UPDATE: 700 muertos, dos millones de desplazados


  
(Imágenes tomadas del Huffington Post)

El terremoto de ayer de 8.8 en la escala Richter estremeció todo Chile, sus temblores secundarios se hicieron sentir en Sao Paulo, Brazil. Se reportan cerca de 500 muertos, más de un millón de desplazados. Al terremoto le siguen maremotos:


Claro que al terremoto no hay que buscarle más causas que las que tiene. La geología tiene la explicación del fenómeno. Se dice "la placa tectónica Nazca" se ajustó.

¿Y toda la destrucción? Una acumulación de energía que se produce cuando los materiales del interior de la Tierra se desplazan, en busca de equilibrio, desde situaciones inestables que son consecuencia de las actividades tectónicas que inciden en bordes de la placa.

Lección: cada Chile tiene su Nazca.

¿De qué nos sirve conocer que la placa de Nazca se encuentra en el océano Pacífico oriental en frente de Chile y el Perú? Obviamente, el datum nada tiene nada que ver con los intereses de los damnificados. "Destrucción" es una forma de describir el dolor de cientos de muertos y los cientos de miles de vidas afectadas por el terremoto.

¿Dios mío, dónde estás ahora que te necesito?

Dios teísta: Estoy aquí, pero tengo mis leyes, no hay nada que hacer. 
Dios deísta: No tengo nada que ver con el asunto, ¡alégrate que sufres, que ya es algo! 
Dios maniqueo: Ya me conoces: Eso te lo mandé para que sufras y seas mejor. 
Dios escolástico: Si me meto en el asunto te voy a joder el libre albedrío, que es lo único que tienes que vale la pena. 

Hay otro camino: La Naturaleza es lo que es. Que la desgracia no venga de la mano del hombre, del libre albedrío del hombre, no le quita su dimensión de maldad, desde que produce sufrimiento. Y ese sufrimiento no se detiene ante la causasión no/humana de la naturaleza. Mal es mal, lo que cambia es la causa.

El terremoto se produce por "causas de inestabilidad," exceso de energía que posibilita presiones en ciertas capas. Nosotros también "fallamos" y creamos inestabilidades. Hablo desde la metáfora, la inestabilidad humana y la natural no se intersectan necesariamente, pero podemos compararlas desde la imaginación. Sin ánimo de armagedonizar, creo que el terremoto chileno y haitiano nos da qué pensar... hasta qué punto nuestra vida pende de las cosquillas de los mantos y los núcleos terráqueos.

Pura comida para el coco.

De paso, tumiamiblog se solidariza con la desgracia del pueblo chileno.

8 comentarios:

R.L.R. dijo...

Todo ser vivo nace, se desarrolla y muere y el planeta tierra es un organismo vivo que inevitablemente tendrá una vida limitada. La pregunta es si la acción humana no está acortando aun más esa vida y el planeta reacciona violentamente a aquella acción, para sacudirse la plaga que lo está expoliando...

Anónimo dijo...

Oye mostaza, el libre albedrio no se lo jode nadie a nadie, por eso se llama LIBRE...ok? Porque es eso, es por la Libre, la liebre...jajajajajaja...libremente esclava. Submit to what that wants. Fira. Isaura. PD. En mi mundo, las esclavas escojemos a nuestros duenios. Es una especie de compra alreverso.

Feminista dijo...

Por algo le llamamos la furia de la naturaleza. Recuerdo cuando Andrew y la destrucción que se formó y un domingo en la iglesia, al padre se le ocurrió hablar de la ira de Dios y por poco se le arma un motín de feligreses.

Anónimo dijo...

Tambien el duenio termina haciendo lo que la esclava quiere en mi mundo...asi que...alistaos

Anónimo dijo...

R.L.R. trae un punto muy interesante en cuanto a la duración de nuestro planeta. Antes que acortar la vida de este hogar Tierra por nuestras acciones, me parece que más bien podríamos estar disminuyendo la de los humanos.

La naturaleza ha probado su resistencia, una y otra vez, sorprendiéndonos con su capacidad de recuperación o evolución. Nosotros somos los que aparentemente no aprendemos de los errores y experiencias del pasado, y apostamos a nuestra eternidad como especie.

Un pensamiento de solidaridad para aquellos chilenos que perdieron a seres queridos en esta catástrofe, y a todos, constancia para reconstruir a su país. No cabe duda que Chile es capaz de acometer y vencer esta tarea.

Saludos,

MI

Anónimo dijo...

Gracias por ofrecer un vision imparcial de lo que ofrece la naturaleza y el sujeto. A la hora de hablar de efectos tiene el mismo significado. La naturaleza falla porque el exceso de energia aflora y el hombre tambien porque necesita compensar su exceso.En conclusion nada falla sino que es el propio proceso evolutivo de los "entes" los que determinan lo que nosotros decimos catastrofe.

Vaya lio debe tener Dios consigo mismo.

Felicidades por este articulo donde solidadridad, teologia y logica se funden sin que haya ninguna "falla" que mueva el piso del escrito.

Amilcar Barca

A.T. dijo...

Thanks RLR, Ano, Femi, MI y Barca.

Ultiminio Asteroide dijo...

Alguien dijo "Dios siempre perdona, el nombre algunas veces, la naturaleza nunca"
Y es que no hay moral en la naturaleza, ella es anterior y posterior al bien y al mal. Claramente el universo es un fenómeno violento y los que en él vamos envueltos tenemos nervios a diferencia de las estrellas. Son esos nervios y la incapacidad de nombrar lo innombrable lo que nos hace llamarle malo a ese orden de cosas.
Tal vez.