martes, 16 de febrero de 2010

El hombre que se atrevió a ser libre

Iván de la Nuez

Marcel Duchamp gobernó su obra y el recorrido de la misma. Una travesía que se convierte en una espiral entre el arte, el ajedrez y la libertad, con su sabiduría para salir y entrar, diseñar los contornos, renunciar a tiempo. Con la estrategia de utilizar las obras como una geografía o una cabaña de verano. Un país que se visita y al que se regresa, según el caso, a través de una obra definitivamente inacabada. ¿Fue un artista moderno o es el primer representante de lo que hoy conocemos por postmodernidad?

Duchamp es un islote al margen de esa querella. Porque fue un vanguardista más que un modernista, algo más fácil de entender para la crítica de tradición europea que para la norteamericana. Casi podría decirse, con Octavio Paz, que el arte del siglo XX bascula entre la pluralidad de obras de Picasso y la escasez de piezas de Duchamp. Entre el exceso del español y la austeridad del francés.

Hay otros…

Para Duchamp era tan importante su idea del arte como la dedicación a su oficio de flaneur. La creación de El gran vidrio como jugar al billar con Juan Gris. Inventar el ready made o tomarse en serio la idea de convertirse en un humorista famoso. Cultivar la amistad con Picabia y ser expulsado de su apartamento por una bacanal que duró dos días y “enfureció a los vecinos”. “Encantado de ser paria”, transitó por París, Nueva York o Buenos Aires. Ciudades que fueron, sobre todo, lugares de deslizamiento. Como lo fueron sus obras (El gran vidrio, Desnudo descendiendo una escalera, Fuente). Como lo fue el ajedrez: opciones infinitas en un ámbito acotado…

Así son las definiciones de un Duchamp que denomina su etapa de aprendizaje como “clases de natación”. El que no pretendía pintar el juego de ajedrez, sino a los jugadores pensando el ajedrez. Su obra supone una crítica al concepto mismo de obra. Es un artista que critica el propio criterio de artista. (Con la mínima demagogia, no sobra decirlo). Y, claro, ahí están los ready made, que suponen, para Octavio Paz, “un dardo contra lo que llamamos valioso”, “un puntapié contra la obra sentada sobre su pedestal de adjetivos”. Este hombre mostró algo en el firmamento del arte moderno, pero en cuanto ese algo se hizo tangible, prefirió esfumarse…

Tuvo el don de entender las palabras, y por eso supo que los medios eran eso –medios- y nada más. Fotografía, cine, diseño, humor gráfico, arte conceptual, performance… Cualquier cosa que hiciera un lugar a la poesía. Fue un –definámoslo así- desmantelador. Y fue asimismo –otra vez Paz- “uno de los pocos hombres que se atrevió a ser libre”. Ahí está la cifra de su obra: por encima de todas las artes, Marcel Duchamp practicó el arte de la libertad.
__________
Versión de un artículo aparecido en Lateral, 1999. Adaptado a Tumiami Size.

9 comentarios:

JR dijo...

Hermoso texto el de Iván. Biografiado así un genio tan duchampiano como Duchamp, hasta sus recónditos e inevitables minutos prosaicos se asumen con carácter.

Anónimo dijo...

El arte de libertad esclavo del concepto. Porque sino no puede "leerse" ni explicarse. En fin, que a mi todo el arte conceptual me vale un porro.
El figurativo

Anónimo dijo...

Ay muerte, yo soy el que mato el arte. Estoy condenado en el infierno. Tener que caminar por los museos y ver mi obra, y darme cuenta de mi crimen. Yo fui el que mato el arte.

Duchamp

A.T. dijo...

Cierto, Iván. Hay que atreverse a ser libre. Gracias por ese post delanuezístico.

Anónimo dijo...

nueva perreta de Fidela Castrata, la Empella de Puerca del exilio,
http://www.penultimosdias.com/2010/02/16/la-cita-del-dia-515/

Cristina dijo...

"desmantelador"; síntesis precisa.

A.B dijo...

A veces cuando voy a mear a ciertos urinarios, me viene la tentacion de coger un marcador permanente y firmar
R.Mutt.

Hay (... o había) una pequeño bar ("tasca" para los catalanes) en el barrio de la Ribera donde servían en un orinal de clínica un brebaje alcohólico inspirado en Duchamp.

Amílcar Barca

Pdta: Que te vaya bien "Atopía" el elenco de creadores visuales y la propuesta curatorial me han parecido muy apropiadas.
Creo que estaría bien Ivan que presentaras Javier Mariscal a Vizcaíno. Por la relación que existe con su obra de los 80 y porque está filmando una película de animación con Trueba sobre la Habana.

Anónimo dijo...

ASESINO

arte

OBAMITA dijo...

Triff go to this site
http://www.pbs.org/wgbh/pages/frontline/

Frontline, THE WARNING, Deals with Born's warnings of the economic depression, and how Greenspan, Pres, Clinton, etc. just continued to deregulate and allowed the derivatives to go unchecked,againsts Born's warning and just held back on taking any steps, based on Greenspan and the Clinton's administrations encouragements for financial gains. This led to AIG's implosion in 2008 and the predicted debacle. Take note of the key players during the Clinton era and see where they are now, including Geithner (which was with AIG, and now with Obama) you can watch this online, and it may break your Bushist dialectic, the blame goes back to more than a decade ago.