lunes, 16 de noviembre de 2009

De mis aventuras juveniles en la Universidad de la Florida


Adalberto Delgado

Una vez quise escribir un libro y no sé... quizás todavía esté a tiempo, sobre la vida en Tampa, Fl., en los años 60, cuando el fervor del rock, el nuevo dadaísmo y Fluxus eran parte de su historia. University of South Florida, Art Department: creo que por ahí empezaría la cosa. Lugar donde venían a hacer sus litografías los grandes maestros de la época: Jim Dine, Arakawa, Rauschenberg, Rosenquist y muchos otros. Me acuerdo ver anunciado en los periódicos portfolios creados con lithos de estos señores por $4,000. Qué pena no tener ese billete en esa época de estudiante. Recuerdo mi llegada al apartamentico en Fowler: Era como ir de la Habana al campo. Un bungaló fabricado a principio de los 70's, con vecinos white-tracheros de verdad. Ahí está mi vecina pidiéndome que la acompañara, Colt 45 en mano al cine porno, a pajearnos y tomar laguer. ¡Wow! ¡Qué divinidad! decía yo, que recién llegaba casi de vivir nada más y nada menos que en Londres. Ahora me encontraba en un cine de mala muerte con mi vecina, masajeándole las tetas mientras ella se pajeaba y tomaba cerveza. ¡Éramos los únicos en el cine a las 3:30pm! Otra vecinita estudiaba arte y se pagaba su escuela bailando topless en un Go-Go. La chica tenía un talento increíble para el arte y el baile al desnudo, había que verla desarticulándose encima de una tarima con los rednecks locos poniéndole billetes en las ligas.

Tenía un roommate venezolano: Leopoldo que tocaba la guitarra de maravillas mientras yo lo acompañaba con mis tumbas al aroma de una buena breva colombiche. Los vecinos salían al patio de tierra, especie de jardín seco y moribundo, bajo una luna llena y un cielo estrellado, como los de la campiña cubana. Se incorporaban otros amigos de la universidad y se formaba el guasabeo de inmediato. Los paquetes de chips y las cervezas baratas no faltaban. A una chamaquita del frente le gustaba cantar y Leo le proveía su repertorio, mayormente de canciones de la época, onda Allmand Brothers y Steele Dan.

Como es de esperarse, el Art Departament se caracterizaba por el bullicio, la risotada y la gozadera. El elemento era único y los maestros, todos artistas todavía cotizados, se incorporaban de linda manera al elenco estudiantil. Yo, precoz al fin, me allegaba a los alumnos con maestrías, para aprovechar los estudios al máximo. Habíamos tres cubanos: Jake Fernadez (de Miami), Luciano Alfaro III (de Chicago), y un servidor. Jake hacía su MFA en pintura, el otro en escultura y cerámica. Tipos cojonudos de verdad, con una obra bien alante. Luciano, años mas tarde, se ganaría el Grant de Polaroid de $100,000, con sus fotos polaroids gigantescas. Marcia Tucker, por aquella época curadora del Whitney, nos premió a Luciano, Jake y a mí por nuestros trabajos. A mí que nadie me saludaba porque no me conocían, bastó con el premio para hacerme famoso en la escuela. Marcia hizo uso de tres piezas mías (fotos polaroids con negativos), para explicar lo que le gustaba de la muestra. Claro, yo estaba orgulloso, pero los otros dos cubiches no se quedaban atrás. La noche terminó con un fiestón a todo dar en casa de Luciano, que junto con su "lover", daban las mejores fiestas de Tampa en esos años.

Y eso es todo por ahora queridos amiguitos. Hasta la próxima. Los quiero y me quedo corto.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Adal que vacilon esos anios de juventud. Yo estudie en NJ pero lo mismo puro relajo y diversion.

el guajiro

Anónimo dijo...

ah, sablazo del recuerdo... y es que gracias a este auexilio nuestro y constante, no sólo no somos locas sino que mucho menos pocas... las divas, los artistas, los cerebros fundidos por doquier mundano, vómito constante de la isla salá coloreando el inhóspito paisaje... Luciano Franchi de Alfaro III, personaje de todas partes, pero sobre todo cubano, quien hasta después de muerto tiene su página en facebook, mantenida por sus alumnos...

http://www.facebook.com/topic.php?uid=51809732999&topic=6486#/group.php?v=wall&gid=51809732999

el dandy Luchiano, como se hacía llamar, deleitaba con ropa vieja con anís y se paseaba con capa de terciopelo y sombrero alado por el art institute chgo enredado en bufandas multicolores diseñadas por Babacho, su pareja, también cubano y diseñador de ropa. se mudaron a NY luego, donde último los vi, enredados en humos y enfermedades multicolores y nada racistas...

qué bueno que lo recuerdes hoy, qué bueno, que mucho son los olvidados.

Néstor Díaz de Villegas dijo...

Y todos los pedantes de la ENA y el ISA, ahora ni saben quién cojones fueron o son estos grandes artistas cubanos con una obra que vale madre!!! So unos orgullosos pendejos todos, que ignoran a Trasovares y Fernando García, con sus extensa obras de vanguardia, no son tomados en cuenta como artistas cubanos!!! Y tu obra Adalberto, que pertenece al arte cubano de los 80, fuera de los catálogos que reunen los críticos, que verguenza!!!

Anónimo dijo...

QUE ELEMENTO COMPADRE!

Anónimo dijo...

flaco, tu si q gozaste la papeleta :)

asi se despide mi padre siempre en sus correos,

los quiero y me quedo corto...

saludos
inge

RI dijo...

Te fuiste de La Paloma a la universidad sin perder un ápice del swing palomero…estilo muy original y deleitable. Ese libro ya está escrito Adalbertico. Y lo vamos a publicar.

Adal dijo...

ese sablazo del recuerdo...luciano era un gran tipo. no sabia k habia muerto, ya k no mantuvimos contacto. pero si lo queria mucho, a el y a su pareja. y k fiestones aquellos!

nestor, tu como siempre, diciendolas como son, por tu creatividad y tu modo sincero de decir las cosas, tal y como son!

inger, ni te inmagines k goce fue esa universidad. fuera de serie en todos los sentidos.

guajiro, eso era donde quiera, pero en la universidad de sur de la florida, lo que era arte, teatro y baile, demasiada gozadera hermano. ademas, la enseñanza y la informacion fue espectacular! y que vecinitas!

flaquita, ojala y asi fuera, me encantaria que todo se quedara para la posteridad! lastima que no tengo mejor documentacion.

A.T. dijo...

Adal, apretaste, acere.

JR dijo...

Buen post, y ciertamente mantiene el estilo adal. Néstor, todo lo que protestas es pura verdad. Ese arte es una deuda para los investigadores.

Anónimo dijo...

El que es una verguenza es Nestor D. de V. que para hablar bien de unos tiene que desbarrar de otros. Total, esa furia es tipica del que no sabe, perreta del que vio a su "inmortalidad" doblar la esquina, como la bala.

A.T. dijo...

Dejen al NDDV tranquilo.

Heriberto Hernández Medina: dijo...

El desconocimiento, aunque no exime de culpa, es un atenuante. Yo, la verdad es que he conocido muchos de los artistas de Miami gracias a amigos como Adalberto, que me dio un tour por Miami Metáfora y me dijo quien era quien y me descargo todo su pedigree entre anécdotas sabrosas, como él sabe. El mismo NDDV y otros poetas y artistas del exilio han sido un descubrimiento para mí. La verdad es que Miami no siente el orgullo que debería sobre sus artistas, y no los promueve y muestra como el rostro de una ciudad cuya mayor riqueza, incluso como destino turístico, podría ser su red de galerías, librerías y teatros. Es una pena. En tanto, seguiremos haciendo nuestra tarea de arqueología social, ayudados por amigos como Adal, que lo vivieron, en espera de ese libro que se hace muy necesario.

Néstor Díaz de Villegas dijo...

Doblaría la esquina, pero la vi, ¿no? Y si no la hubiera visto, igual, total. Quedan mis libros de poesía miamense, y a quiénes hablarán esos poemas, nadie puede decirlo todavía. Veo a futuros cubanos leyéndolos, a cubanitos de Miami asombrándose de que yo existiera y escribiera en sus calles, ¿para qué más?

Anónimo dijo...

Esta bien, es posible que alguien lea despues tus poemas, NDDV, pero eso de que escribieras "en sus calles" es una mala premonicion. Porque no te dedicaste mejor a cantar canciones cheas para los concursos de la OTI?

Néstor Díaz de Villegas dijo...

Mis poemas SON canciones cheas de la OTI!!!! La cheancia de Miami merece su poesía, y la encontró en mí...

Tus calles Miami,
tus callejas,
tus cejas, peinadas
por el viento,
del camino invisible
monumento
por donde pasé
ay, por qué, etc...

A.T. dijo...

NDDV, tu/nuestra poesía miamense es parte de tu legado al mundo.

Adal dijo...

nestor, para k perder el tiempo? tu lo hicistes como nadie. tuvistes mas cojones k muchos...tu, miñuca, jose g. boada, demi, fernando, bongo joe, pedo damian, el propio alfredo...k importa si ya la hueya marco el destino? nada se perdio y todo sigue tan vigente como esos dias, porque lo que entonces se logro, todavia muchos luchan por lograrlo. ya es hora de relajar, ver lo que otros logran (o no) de reirnos de aquellos que fanfarrean sin conocer la realidad del asfalto al cual te refieres con tu poesia o la del "campa" aquel poeta situado en su altar de la ocho avenida, frente al parque, cerca del teatro marti y frente a una bodeguita! ah, diambulos de las aceras de la seis calle. narradores de cuentos de la doce avenida! que bueno ser tu amigo y haber conocido a esos otros, que buena la amistad y experiencia de haber conocido a alfredo, quien nos junta y nos da oportunidad a recordar aquellos tiempos de verdadero goce, si callejero y de verdad! aprovecho para enviarte un abrazo fuerte y recordarte que vives en mi corazon, hermanito querido.

Anónimo dijo...

Ahora si, esto es otra cosa, Adal muestra su afecto, su amistad y esta bien. No compara, las vivencias y las historisa no hay por que superponerlas. Decir que he molestado un poco, yo he leido con gusto algunas cosas de NDDV.