sábado, 17 de enero de 2009

Doris Salcedo y la huella que no se borra





El arte de la colombiana Doris Salcedo (1958) busca en la historia los residuos orgánicos de nuestra violencia. La vida adosada a la superficie del mueble, la pared y el piso. Utilidad en función de la memoria, la grieta como símbolo del miedo. Al final lo que queda es el objeto como testigo mudo. ¿Qué es la memoria sino el horror de olvidar? Salcedo objetifica la historia y la condensa en lo particular: La violencia es un tejido viviente -y blancuzo- que nace de la madera de tu mesa. El aparador (lleno de cemento) puede ser tu tumba. La grieta en la galería pública es el confuso estupor tan familiar que te habita. Cada amuleto se merece su fantasma.
________________
De arriba a abajo: Shibboleth (2007, primera foto, arriba) para el Tate en Londres consiste en una hendidura de 167 metros en el piso de concreto del museo. Untitled (1998) y Untitled (1995) hechas de metal, cemento y madera. Instalación para la 8va Bienal de Estambul.

9 comentarios:

Soy feminista dijo...

AT: Gracias por mostrar el trabajo de Salcedo. Tuvimos la oportunidad de ver un par de cosas de ella en la feria Basel del año pasado. Es un arte del archivo de la memoria. El silencio y el olvido del sufrimiento humano.

Anónimo dijo...

Buenisima artista,..me cuadra mucho,y esa pieza de la biennal de estambul esta super-genial,gracias tumiamiblog por volver a ver a esta gran artista..me cuadra mucho..

Vizcaino

IváN dijo...

Muy buena artista. Además, tiene la extravagancia de ser coherente.

sonora y matancera dijo...

no la conocía y me encantó.

Anónimo dijo...

Preciosa obra. Gracias!

Anónimo dijo...

Si Feminista "el silencio y el olvido del sufrimiento" quedan expresados aqui. Me la perdi en Basel. Donde la viste?

Anamaria

Soy feminista dijo...

Anamaría, no recuerdo la galería. Creo que era europea. Había un escaparate y una mesa pequeña con tejido en la madera.

enemigorumor dijo...

Demasiado telenovelera la Doris.

Anónimo dijo...

Prefiero a Duchamp.